¿”Rastrera” o no? Cazan a Olga Moreno robando comida a sus compañeros, incluida su mejor amiga, Melyssa, en ‘Supervivientes’

Olga, cenando patatas del Rober King. (FOTO: CUATRO)

Si hubiera un Máster en CCC, Cómo Cargarse un Concurso, lo impartiría Olga Moreno. La muchacha ha esperado hasta las últimas semanas para cometer una de las mayores traiciones que se recuerdan, que la llega a ver Julio César y lo de que Bruto le apuñale le sabe a poco.

Olga, teniendo crema de cacao propia, le robó la suya a su gran amiga Melyssa. No contenta con eso, también le robó patatas a Albalá. Creo que Olga Moreno se disfraza de langosta para colarse en las plagas y robar cosechas. Madre de Dios, qué ansia por llevarse la comida que no es suya en Supervivientes.

Pero antes de seguir con el tema… ¡Seguidme en redes antes de que me las roben! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Empezaremos por decir que Lara iba muy guapa, lo que pasa es que le habían puesto como complemento de la falda una red de pesca que nadas en el mar con eso y sacas atunes. En los brazos le habían puesto unos alambres apretados como si se hubieran portado mal y estuvieran castigados.

A Omar, en plató, le habían perfilado la barba y el pelo con un láser de precisión militar. Daba cosa verlo, Omar ha pasado de ser una persona a ser poligonal. Omar puede pasearse por Minecraft sin llamar la atención.

Carlos Sobera… es que Carlos Sobera es como Supermán, ¿de fuerte? No, de que solo tiene un uniforme de trabajo. Siempre va igual el jodío. Innova tan poco que innvieja. JAJAJAJAJA VALE, NO SE ENTIENDE. Ya me pego yo.

Y empezamos con el primer robo de Olga en Supervivientes, porque todo lo dicho aquí se circunscribe al concurso. Olga es como en Ocean’s Eleven, pero a lo bocazas, porque con Alejandro Albalá a medio metro dijo “¿Y si le quito pollo con patatas a Alejandro?”.

Y Albalá le oyó, claro, porque Olga dice eso mismo del gato de escayola del salón y el gato también la oye. Los abuelos solo oyen con sonotones o cuando Olga dice que va a robarles.

“No me ando con tonterías, que abro el bote de nocilla y me lo como entero”, le respondió Albalá, sin saber que eso ya lo había pensado Olga, que cuando tú vas ella vuelve. Vuelve con las alforjas llenas.

“¿Me estás echando cojones?”, dijo Olga, que no se amedrenta cuando la amenazan. Olga se cruza con un oso con la rabia y se acojona el oso.

Y Olga, con la excusa de ir al baño por la noche, se fue y robó patatas a Albalá. Les dijo a sus amigas Lara y Melyssa “buenas noches, chicas” y se puso a comerse las patatas ella sola.

Para Olga ‘repartir’ es partir dos veces las patatas para que parezcan más, pero sin dar a nadie. ¿Sabéis ese dicho de ‘Compartir es vivir’? Pues Olga no vive.

“La frase de la noche es que hay que ir robo a robo”, dijo Sobera, porque lo de anoche parecía una clase en la academia de la Policía. Las próximas generaciones de ladrones se van a poner esta gala en Youtube como si fuera un tutorial del hurto.

Y aunque todo el mundo consideraba que lo de robar estaba mal, ahí estaba Marta López para defender a Olga. Cuando el abogado del diablo se mete en líos le defiende Marta López.

“A mí primero que me abucheen y luego puedo hablar tranquilamente”, dijo Marta, porque sus opiniones son más impopulares que un exhibicionista en misa de 12.

“Me ha parecido bien lo que ha hecho, porque cuando nos hacen cómplices a los espectadores no lo están haciendo a escondidas“, dijo Marta de que Olga hubiera robado. Tócate el papo con las pinzas de la barbacoa. Claro, Cristina Cifuentes no robó en el Mercadona, es que nos estaba haciendo cómplices.

O sea, que si tienes sexo con una gallina en un andén del metro los que están esperando el tren te dan lubricante, porque claro, son cómplices.

Creo que Alejandro se ha dejado quitar patatas por Olga“, dijo Marta López. JAJAJA Acabáramos. Al final fueron las hijas de puta de las patatas las que sin quererlo ella se metieron en la boca de Olga.

Olga sacrifica a un esclavo arrancándole el corazón para ofrecérselo a los dioses y a Marta López le parecería bien.

– Olga le ha robado el andador a una pobre anciana que se ha caído al suelo… ¿qué opinas, Marta?

– Que esa vieja es una vaga y cualquier excusa le vale para estar tumbada, Olga lo ha hecho por su bien.

– Gracias, Marta.

Y así.

Está Olga desatada en Supervivientes con el hurto. Alí Babá les hizo un ERE a los 40 ladrones y ahora es Alí Babá y Olga en funciones

Los de la organización les preguntaron a todos los concursantes si alguna vez habían robado comida a algún compañero. Todos lo negaron. Olga dijo “lo llevas claro para que yo diga algo”. “No, paso”. Joder Olga, qué sangre fría. A Olga la detiene la KGB, la tortura y acaba por soltarla con una disculpa.

“¿Cómo voy yo a coger comida, no se puede comer comida de recompensas”, dijo Olga. CLARO, CLARO, QUÉ LOCURA, OLGA, QUÉ PUTA LOCURA, ESTA GENTE ES GILIPOLLAS, SI ESO NO PUEDE HACERSE, ES IMPOSIBLE.

Inciso. No sé a cuento de qué, pero Marta López dijo: “A todas las chicas que hay aquí y a algún chico les podemos preguntar si el tamaño importa o no”, dijo Marta, que sí, que le importa. Si te cabe el pene en una bolsa azul del IKEA no le hables, que es poco. No, en serio. Con que mida un palmo le vale. ¿Qué palmo?

hands giants GIF

Total, que a la mañana siguiente Albalá notó que le faltaban patatas. “Ayer la tapa del pollo estaba movida y faltaban patatas“, dijo, porque es todo un investigador astuto. Albalá los libros de Sherlock Holmes te los resuelve con mirar el título.

Y a raíz de eso salió que a Gianmarco le habían robado de su hamburguesa. El propio Tom confesó haber sido autor del robo, pero trató de implicar a todo el mundo, que si habían sido él y Marta, que si Omar estaba por allí, que si Albalá lo sabía… que si la abuela fuma.

“Qué asco… te roban, te cogen de tu saco, todos colaboran, todos lo saben y resulta que te tienes que reír”, dijo Gianmarco amargado, porque sí, lo sabía todo el mundo antes que él. TODO EL MUNDO. Le preguntas a un aborigen de lo más profundo del Amazonas ¿Robaron a Gianmarco? Y te dice “coño, claro”.

Daros un abrazo”, les dijo Lola al italiano y a Tom para que hicieran las paces, pero Gianmarco no quiso, pero creo que porque Tom llevaba puesto solo el taparrabos y eso era como abrazarse a un pollo crudo.

A Melyssa también le habían robado crema de cacao. Al principio le dio igual, pero luego le dio una perra con el asunto que no paraba de darle vueltas.

“No me corto yo el pelo para que venga un pringao a quitarme lo que es mío“, dijo Melyssa, como el que planta melones y se los roban de la mata cuando están maduros.

¿Y quién le había robado? Sí: Olga. Su súper amiga. Olga, que tenía SU PROPIO TARRO DE NOCILLA. Pero para qué gastar tu crema de cacao cuando te puedes comer la de tu amiga del alma. Se portaba mejor con sus seres queridos Rose empujando a Di Caprio a helarse en el mar que Olga con Melyssa.

“Me robas de mi bote, me pides perdón, me das un poco, que es lo que te queda y al día siguiente me lo quieres pedir?”, no, dijo Melyssa cuando se descubrió el pastel, porque Olga fue y le dio lo que le quedaba de su propio bote. Es como si el Dioni hubiera ido al banco a dejar diez euros después de haberse llevado el furgón.

“¿Sabes lo que pasa?, que lleva tres meses cuidado a Melyssa y Melyssa tampoco tenía por qué dejar mal a Olga delante de todo el mundo”, dijo Marta, que ya es exagerado. Marta se encuentra a Olga robando de leche de la teta de una madre mientras el bebé mira con cara de pena y Marta lo justificaría.

– El bebé, ahí, montando el pollo por un poco de leche, qué desconsiderado, queriendo dejar mal a Olga.

Y así.

Total, que a Melyssa se le ha caído un mito. “Me cortó ella el pelo…”, dijo Melyssa sobre Olga. Melyssa tiene el corazón más roto que la nariz de la Esfinge.

“Me entristece, porque yo la quiero, por eso estoy triste, estoy en shock, estoy hundida“, dijo la muchacha. Melyssa se encuentra a su novio montándoselo con la abuela en la mesa de la cocina y se siente menos traicionada.

“Quizá algún día todo pueda volver a la normalidad, porque la quiero, pero ahora necesito mi espacio”, dijo Melyssa. Necesita su espacio y una caja fuerte.

“Me niego a pensar que tengo que vivir en un lugar en el que tengo que estar pensando en si me roban o no”, decía por su parte Lara Sajen, que se va a ir a vivir a la aldea de los pitufos para estar segura y despreocupada. 

El caso es que Tom reveló que Olga confesó el robo porque él mismo le dijo que habían preguntado por el robo de Melyssa y pensando que la iban a pillar, Olfa decidió adelantarse. Vamos, que no parece que lo de confesar fuera un ataque de sinceridad o de mala conciencia.

DIRECTO

“La última vez que nos quedamos solos tú y yo fue un drama”, dijo Melyssa a Carlos Sobera. Lo mismo le pasó a Josefina un día que Napoleón había bebido mucho y no cumplió en el lecho.

El caso es que a la playa donde habían dejado sola a Melyssa llegó una barca y dentro estaba... Candice, la hermana de Tom. Las dos se llevaban bien. Candice, al lado de Melyssa, que está negra, parecía de un blanco refulgente. A la hermana de Tom la usan para hacer el test de calidad de los folios blancos. O son igual que ella o los desechan.

Cuando Melyssa llegó del encuentro estaba contenta, lo que despistó a Olga, que intentó sonsacarle por qué estaba tan feliz. Olga se estaba haciendo caquita.

Sofía Cristo, en plató, estaba espléndida. Qué jefa. Ella fue la que dijo que Olga había sido “rastrera” en lo del robo. “Me parecere demasiado que llaméis a Olga rastrera”, se quejó Marta, pero para ella es demasiado cualquier cosa que no sea “Olga es la mejor, no se equivoca, lo hace todo bien y le como la boca”.

El caso es que Sofía Cristo acabó retirando lo de “rastrera” así que ahora no sabemos si lo es o no.

Para Marta López Olga no ha fallado a Melyssa al robarle comida teniendo ella. “Traicionar la amistad no, porque si te cojo una cosa y luego te lo digo, pues…”, dijo Marta. JAJAJAJA

– Antonio, mira, que mientras dormías te he cogido un riñón.

– ¿Pero necesitabas uno, te fallan los tuyos?

– No, pero quería tener tres. No te puedes enfadar, porque te lo he dicho.

– Ay, picarón, a mis brazos.

Y así.

La tesis de Rocío Flores es que todos habían robado, algo que es mentira, pero es que además no justifica nada. Me descojono cuando alguien quiere justificar un mal porque lo hacen todos.

“Olga lo ha dado todo”, dijo Rocío Flores. No, dado no, cogido. CO GI DO.

“¿Por qué no hacemos una cosa, por qué no echamos a Olga ya?”, dijo Marta, en plan irónico… pero OJALÁ.

Tras saberse el robo Olga inmediatamente se puso a comerle la oreja a Lara Sajen, a decirle que ella era la mejor, que se merecía ganar… “Eres mi apoyo aquí, no te puedes ir”, le dijo. JAJAJA Claro, porque a su otro apoyo acababa de robarle.

En directo Olga dijo que su semana había sido dura. “Ha pasado algo con una amiga…”, dijo entre lágrimas, como si a una amiga la hubiera atropellado un trolebús y ella no tuviera nada que ver con el suceso de la amiga.

“Me siento vacía, me siento sucia y no soy así”, dijo llorando. “Me lo merezco y ya está, no quiero llorar más”, añadió, montando un cirio de lloros que le van a dar el Oscar en la categoría a Mejor Drama Sobreactuado.

“Asumo mi culpa”, dijo, como si lo de asumir la culpa fuera una cosa que se puede elegir. ¡Me pido no asumir, presa, en mi rebota y en tu culpa explota!

A Olga le faltó sacar un látigo y arrearse en la espalda como un nazareno penitente.

“Llevo tres meses conviviendo a diario con una persona, que la quiero, que no quiero hacerle daño ni verla pasarlo mal, pero me cuesta dar mi confianza y si soy desconfiada de por sí, pues me cuesta más, pero tampoco quiero que la machaquen, ni dañarla, pero no me sale volver a estar como estaba”, dijo Melyssa, que NI OLVIDO NI PERDÓN… 

Este jueves vermos más del asunto, porque se hablará del tema en la palapa y se verá que ha sido Olga la que robó las patatas sin repartir… algo que aún no se sabe.

 

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser eva

    Que hemos hecho para aguantar a Marta en plató todas las galas? de verdad? no teníamos suficiente con la pandemia?

    En cuando a Olga, sin comentarios. Robar por hambre aún pero teniendo tu propio bote que le robes a tu amiga? es que no me entra en la cabeza que eso se pueda defender.
    No has hecho mención a la chulería de RF una vez más pero lo entiendo, yo tampoco la aguanto…

    08 julio 2021 | 09:57

  2. Dice ser kalionte

    ¿”Se veía de venir…”?

    08 julio 2021 | 10:25

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.