De hacer cochinadas con las dos a la vez a que las dos se enrollen a la vez con dos: resumen de la gala de ‘La isla de las tentaciones’

Que cambien el agua de ese jacuzzi, por favor. (FOTO: TELECINCO)

A pillar con quien sea, como sea y cuando sea, Sodoma y Soguarra y que vivan las venéreas. Y eso amigos es lo que pasa por la mente de la gente de La isla de las tentaciones como en un letrero luminoso. Moja en toda baza y sin mirar en qué taza se lo van a tatuar todas y todos esta edición.

Y es que ha habido tantos líos, besos, magreos y relaciones cambiantes que eso parecían los ensayos para grabar Calígula X. Yo os lo resumo todo, no sufráis, pero antes…

¡SEGUIDME EN REDES O ME ENROLLO CON VUESTRAS PAREJAS! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.

Llegó la mañana, ¿qué mañana? Ni puñetera idea, porque esto está montado que parece mi abuela haciendo memoria a trompicones, y Hugo fue a ver a Manué a su habitación. “Pichita”, “Quillo”, se dijeron. Y se fundieron en un bonito abrazo. Manuel con bañador, Hugo con camiseta y calzoncillo. Me extraña que no sonara la alarma en la otra casa.

Manuel se dedicó a pedirle perdón a sus compañeros “la he liado, la he liado”, dijo dos veces, una por cada chica con la que la lió. Si llega a ser una orgía loca habría sido “la he liado, la he liado, la he liado, la he liado, la he liado, la he liado, beeeeeee, muuuuuu, oink, oink”.

“Lucía se va a sentir decepcionada conmigo“, aventuró Manuel. No, majo, lo mismo te aplaude y te pone una pancarta que diga: “ESE ES MI SEMENTAL”.

“Cuando vea eso quizá piense ‘fuiste un cabrón, fuiste un mamón, pero fuiste tú’“, dijo Manuel, que va a hacer los eslóganes de Hugo Boss de aquí en adelante. Eau du Mamón.

En la otra casa, Marina andaba en las mismas. “Me arrepiento de cómo lo he hecho, que me podía haber aguantado perfectamente”, aseguraba. No, le ponen dentro de una jaula y abre los barrotes a bocaos para llegar hasta Isaac. Llevaban los dos un calentón que el sol les tiene que mirar a ellos poniéndose una radiografía en los ojos.

“Me da miedo no controlar, ¿después de esto qué viene?”, se preguntaba Marina. JAJAJA A ver, Marina, pues las abejas van a las flores con el polen y… ¡les dan pollazos hasta que las revientan!. O algo así era.

“Tenemos los dos las hormonas por los aires”, hacía ver Marina, pero no, no las tienen por los aires, las tienen llamando a la escotilla de la estación espacial internacional.

Llegaron las segundas citas. Había mojitos para todos y se metieron al agua, más que nada para que hubiera chicha expuesta. No se echaron crema aparentemente. La Fiesta del Melanoma. Luego se dedicaron a lanzarse por los aires, contando con que si caían fuera al agua. No han visto Mar Adentro.

Manuel tenía cita con Stefany. Manuel ha hecho un “doblete” de la decepción, a Lucía y a Stefany. Llega a haber ahí un juez del Record Guinness y le dan un diploma.

“Siento que te he fallado mínimamente a tí”, le dijo Manué a su cita. “Mínimamente”, ojo, no sea que el chiquillo se cargue sobre sus espaldas el peso de la culpa. En la mochila del remordimiento de Manué no cabe ni un chihuahua pequeño.

“Me ha molestado, pero tampoco quiero que tú estés mal por eso, que bastante tienes ya con todo”, le dijo comprensiva Stefany, que piensa que Manuel es el presidente de la ONU y tiene muchas cosas en qué pensar y cómo se va a preocupar por ir repartiendo babas.

“Me ha gustado cómo ha reaccionado ella”, dijo Manué. Nos ha jodido que te ha gustado, si sólo le faltó darte una caja de condones con la cara de Fiama para ser más tolerante.

“Mi técnica con los hombres es siempre la misma: soy cortante“, aseguraba en paralelo Lucía, que cuando un chico le gusta lo cose a puñaladas para que se enamore. En el caso de Lucía lo de “me robó el corazón” es literal. “Cuando menos le doy a un hombre más me viene detrás”, aseguraba. Lucía una vez intentó entrenar a un perro para que la siguiera por la calle. El bicho murió de inanición.

Raúl tuvo una cita. Os la resumo:

Bebé Reacción GIF

Claudia tuvo una cita. Os la resumo:

Wake Up Reaction GIF de Originals

Diego le dio una cita a Carla, que le dijo “no me apartes la mirada, me la estás apartando”. Joder con Carla. Salir con ella es como salir con un interrogador de la KGB.

– ¡MÍRAME, MÍRAME A LA CARA, NO LE MIRES A ÉL, MÍRAME A MÍ, MÍRAME A LOS OJO SI TIENES COJONES! Mi guistis michi.

Y así.

“Me pones tenso”, le dijo Diego, sin especificar qué es lo que se tensaba. Es un romántico. Pero romántico de poema.

Me pones tenso
la mirada perdida
y el cipote, extenso. 

Lagrimilla.

Lola cititeó con su maromo italiano. “Yo quiero lo primero tu felicidad”, le dijo Simone, que es la Madre Teresa de Calcuta de las relaciones. “Necesito menos intensidad”, alegó Lola, que se “deja llevar por Simone”. Ya ves si se deja. Una vez iba Simone en el coche y miró para el asiento de atrás y se le había metido Lola con las manos atadas y una bolsa en la cabeza, para dejarse llevar.

Hugo dijo de su cita con Susan: “La única rubia que me ha gustado es mi cabra”. Bueno. Luego nos preguntamos que cómo dan el salto los virus de los animales a los humanos. Si Hugo hubiera sido el paciente cero del coronavirus no habría sido por comerse un murciélago, habría sido por habérselo follado.

Rubén, el Johnny Fucker de La Isla de las Tentaciones está roneando a Lara, que le da unos zascas que de la hostia le va a borrar los tatuajes. “Quiero ver qué hay debajo de esa coraza”, decía el jovenzuelo. Lo de coraza creo que es la ropa. Y ver qué hay debajo es ir a MYHYV o algo.

Jesús quedó con Naia. Parecía una entrevista de trabajo para ser cajero en un banco.

Marina quedó con Isaac. “¿Qué tal anoche?”, preguntó ella, porque no había estado allí ni nada de eso. “Estoy controlando muchísimo, esto me llega a pasar en la calle…”, dijo la muchacha, que le llega a pasar en la calle y mear no es lo único que hace entre dos coches aparcados.

“Creo mucho en el destino y esto lo ha querido el destino así”, alegó. JAJAJAJAJA Hijoputa el destino.

– ¿Robó usted en ese chalet?

– Sí, señoría, pero porque lo quiso el destino.

– ¡Absuelto!

Y así.

“Me voy a quitar la pulsera que me dio Lucía antes de venir, que creo que es feo llevar esto puesto, parece recochineo”, dijo Manué de su complemento de muñeca, como el que le da la vuelta a la foto de sus padres antes de hacerlo en su dormitorio. Uy, sí, sin pulsera mucho mejor.

En la casa de las chicas volvieron a jugar a lo de Beso, Atrevimiento o Verdad, el juego que más embarazos ha provocado en toda la historia de los juegos. Más que el Teto.

A Carlos le tocó darle un beso en el tobillo a Lucía, que le chilló advirtiéndole: “COMO ME CHUPES EL TOBILLO ME ENFADO”. “Le vi muy arriba”, dijo Lucía, para la que mover el abanico demasiado es un descaro intolerable. Lucía una vez tuvo una cita con Torquemada y a Torquemada le pareció demasiado conservadora.

En su villa Manué y Fiama volvieron a hablar por la noche, copa en mano. “Me he dado cuenta de que me gusta más Fiama que Stefany”, dijo Manuel, con conocimiento de causa, porque él las chicas como los melones, a prueba y a cata.

“Hay algo que está atrapadito, que está a punto de explotar y en el momento que salga, fuá“, dijo Manué. Que alguien le diga que la palabra que busca es “semen”.

“A mí no me importa jugar a juegos picantes, porque sé que me van a poner a Simone” nos reveló Lola. Nos ha jodido, que te pongan al Cuasimodo, lo único picante que le echa es cal viva.

El juego era aguantar un hielo boca contra boca durante 20 segundos. Acabaron con los labios como colas de merluza congelada. Y sonó la alarma en la otra casa.

“Va a ser verdad que soy Maluma”, dijo Manué en un momento dado. FLIPADO DE MANUAL.

Stefany se cansó de ser comprensiva y de que Manué pase de ella como de comer caca (y que se estaba enrollando con Fiama) y se fue con Jesús, a ver si había más suerte. Jesús le dijo que ella le gustaba porque le gustan las chicas “con los pechos operados”. Así es él: le gusta el interior de las personas. Sus prótesis, concretamente.

“¿Tú eres capaz de besarme ahora mismo?”, le preguntó Jesús a Stefany, así a lo reto.

– ¿A que no eres capaz de comerme tól geranio? jajaja, te reto, no te atreves, jajaja

Y así.

Pero sí, Stefany se atrevía y le besó. Bueno, eso creo, porque había unas putas hojas de palmera en todo el medio del puto plano. Me imagino a los del equipo de realización del programa cortándose las venas.

Qué jodío el Jesús, echándole la bronca a Manué por enrollarse con Stefany. JAJAJAJA Esto es un quítate tú para ponerme yo de libro. Alarma que te crió en la casa de las chicas.

“Yo si quieres duermo contigo, a mí me da igual”, le dijo Marina a Isaac, como para hacerle un favor al chaval, que debe ser que le da miedo la oscuridad. “Dormir, dormir”, se lo dejé claro al chaval. JAJAJAJA Sí, dormirte la pepitilla del amor a base de refrote cochinero.

Y mientras, Jesús, que vio que lo del reto del beso salía bien, fue a más: “¿Eres capaz de dormir conmigo sin hacer nada?”, le dijo a Stefany, que dijo que sí. Joder, a esta chica los “no hay huevos” la pierden.

– Stefany, ¿a que no te atreves a manipular a patadas esa bomba de la II Guerra Mundial? [ BOOOM ] Uy, pues sí se atrevía.

Y así.

Manué y Jesús se metieron al jacuzzi con sus respectivas Fiama y Stefany se pusieron los cuatro a enrollarse a la vez. Han pasado de que Manué se enrolle con dos a la vez a que las dos se enrollen a la vez con dos.

Marina se enrolló con Isaac. No es noticia.

Diego se enrolló con Carla. Esto sí es noticia. Fue Carla la que se lanzó y le dio un beso a Diego que parecía el ataque de una cobra. Qué velocidad de ataque. Carla es la única tía capaz de robarle un beso a Wild Frank.

Y Marina e Isaac (perdonad que salte de una cosa a otra, pero voy cronológicamente) acabaron en la habitación de ésta.

“Marina y yo somos personas de piel“, dijo Isaac, que piensa que el resto somos personas eskay marrón.

¿Durmieron sólo Isaac y Marina? No, porque Isaac se acabó por ir de la habitación. Se fue más caliente que el pecho de un herrero. Isaac llevaba los cantaritos del amor como cisternas de Leche Pascual.

¡Y HOGUERAS!

Sandra Barneda le dijo a Manué: “Estás serio”. Y ya Manué se puso a llorar. Qué sensible es el chiquillo. Si el que no llora, no mama y el que llora, mama, Manué mama.

Le pusieron imágenes de Lucía: salía la muchacha siendo más pura y casta que la estatuilla de un santo. Lo más que había eran unos bailoteos y Lucía diciendo “al Carlos este me lo engatuso”. “Ella no baila nunca”, se quejó Manué. TOCATE LOS COJONES.

“Yo he soltado un beso, pero a ella la he visto una actitud echada para adelante, la he visto tontear”, dijo enfadado. HIPOCRESÍA, QUÉ BONITO NOMBRE TIENES. Ah, un beso no ha sido. Han sido mil.

“Tengo que cambiar de novio”, salía diciendo Lucía, que luego empezaba a poner verde a Manué en plan novia hasta los cojones… pero entonces le pusieron la primera alarma y Lucía se derrumbaba. Y Manué viendo eso…

“Se contradice… habla cosas malas de mí, que si vago, que si no valgo un duro… pero cuando escucha la alarma le entra el miedo”, se escandalizaba Manué. JAJAJAJAJA Qué jeta.

“Tiene esa inseguridad tan grande…”, decía el muchacho, porque claro, Lucía es así de conspiranoica. Ella, dudando de Manué, sin tener de qué.

Y llegaron las imágenes de Marina para Jesús, que dijo que él no ha fallado porque “ya había sido traicionado por ella”. Y claro, vio tó lo gordo con Isaac. Frotes cochineros, metidas de mano, chapoteos calentorros, comiditas de cuello…

“Me lo esperaba porque cada vez irá a más”, dijo Jesús. No sabes cuánto, Jesús. Isaac para arriba no sé si va a ir, pero para abajo, sí.

“Jesús, hay más imágenes para ti”, le dijo Sandra Barneda. JESÚS, HAY UNA SAGA PARA TÍ, CON SPIN-OFFS, REMAKES Y HASTA COPIAS CHINAS.

Jesús miraba tan fijamente que podía ver el software de la tablet. Y llegó el beso de Marina. Yo no sé si estaba enfadado o pensando en sacarse la sardina y quitarle las escamas.

“Guarra”, se escuchaba decir cuando se vieron los besuqueos. Y claro, le pusieron las imágenes de cuando Marina se metió en la cama de Isaac, pero no de cuando salió de allí. “Ha cruzado el límite de no respetarse a sí misma”, dijo Jesús, que es más arcaico que una lanza con punta de sílex y piensa que una mujer que folla es una mujer que no se respeta. La isla de los Neandertales.

“No podía haber más”, dijeron todos cuando Sandra les dijo que no había más imágenes. JAJAJAJA Esperad.

A Raúl le pusieron imágenes de Claudia más descontextualizadas que… bueno, es que no se me ocurre un ejemplo de cosas descontextualizadas. Y aún así era todo bastante casto.

Imágenes de Lola para Diego. La muchacha salía en un primer momento mostrando arrepentimiento. Pero a Diego le venía mal, porque estaba ya liado con Carla y a ver qué hace ahora. “Es que lo que ella hizo me empujó a mí”, aseguraba. Pobre Diego, empujado a las fauces de la infidelidad.

Pero llegaron más imágenes y claro, arrepentimiento había poco. Había más arremetimiento. “Esto es un chiste, ya”, dijo Diego.

– ¡María, tráeme una naranja!

– ¿Te la pelo? 

– Vale, pero tráeme la naranja. 

Eso es un chiste, Diego, lo de Lola, no.

Y salía Lola bailando con Simone, que cuando baila se pega tanto que eso no es un baile agarrado, es un baile fusionado a nivel molecular.

“Con las primeras imágenes se me ha partido el corazón, pero luego se me ha vuelto a arreglar otra vez”, alegó Diego, que tiene un corazón como las colas de las lagartijas. El cardiólogo de Diego flipa en colores.

– ¡Tiene un infarto! ¡Ah, no! ¡Sí! ¡No! ¡Ahora otra vez! ¡Ya no! ¡Que alguien me dispare, por favor!

Y así.

Hugo no vio nada de Lara, pero sí a Rubén yendo a saco Paco a por ella, algo que acojonó a Hugo, porque eso es como ver al de la matanza de Texas persiguiendo con una motosierra a tu chica: es peligroso. Hugo se mordía las uñas que sólo le faltaba ponerlas entre dos panes y hacerse un bocata.

Sandra les habló a continuación el collar del veto, ese collar que en la anterior edición desapareció como la piedra filosofal. El caso es que con él pueden evitar que una de las novias tenga una cita. Decidieron que fuera Rubén el soltero vetado, para que Lara reflexionara.

Y hoguera de las chicas.

Se venía lo gordo con Lucía viendo a Manué sacando la lengua más que un bulldog francés en agosto.

Para la hoguera Lola se puso unos pendientes de aro que eran hula hoops. Eran tan grandes que casi llegaban al suelo y no eran pendientes, si no apoyantes.

Marina fue la primera, con imágenes de Jesús. “Prefiero que se lo tome como venganza, para yo sentirme un poco mejor”, dijo Marina, que si le pones unas imágenes de Diego en un harén va la muchacha y abre champán. O NO.

Salía Jesús dando un pico a una de las solteras y Marina se cogió un cabreo del 15. JAJAJAJA “Que reaccione así me sorprende”, dijo Marina indignada. JAJAJAJAJA Si Marina tuviera un barco, le llamaría CINISMO.

“Personalidad, poca”, decía Marina con odio. JAJAJAJA “OOOOOH, AAAAAH, UUUUUUH” es todo lo que dijo a continuación Marina.

“A mí Jesús me ha llegado a decir que si yo me operaba el pecho, me dejaba”, reveló Marina. JAJAJAJAJA “Que no le gustan las operaciones, que me haga tantas cosas”, nos contaba Marina, que necesita casarse con el Doctor House para encontrar alguien que le tolere las intervenciones.

Y cuando vio a Jesús comiéndose el morro con Stefany Marina se llevaba las manos a la cara. Los sonidos del morreo los pusieron a todo volumen, eso parecía una batidora amasando merengue.

“Sandra, de verdad, ahí comiéndose la boca… qué asco“, dijo Marina indignadísima, como si ella no fuera la misma que se había enrollado con Isaac como si no hubiera mañana.

Claudia vio imágenes de Raúl. Parecía un documental sobre la vida de un eunuco de pelo largo. “Y no juego a esos juegos de besos en el cuello, pero si él no me respeta, jugaré yo también”, dijo Claudia. “¡¡MUY BIEN, MUY BIEN!!”, dijo Marina. JAJAJAJAJAJA

TURNO DE LUCÍA

Antes de ver las imágenes Lucía, pobre, dijo que como había visto a Stefany enrollarse con Jesús, pues que ya estaba más tranquila. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Inocente.

Y empezó a ver cositas, lametones, frotes, perreos… Lucía se echaba el pelo para atrás y trataba de mantener el tipo, pero llegaron los morreos. Lucía se quedó de piedra. Pero de piedra que Lucía mira a Medusa y se queda tiesa Medusa.

“Yo sí que no voy a llorar más”, dijo Lucía con una sonrisa que acojonaba. La sonrisa de Lucía le da escalofríos a Hannibal Lecter.

“Ella va a quedar como lo que va a quedar”, dijo Marina de Stefany. COMENTARIO MACHISTA ALERT.

“No piensa más que en lo que tiene entre las piernas… y venía aquí jarto de llorar”, dijo Lucía, que se iba cabreando según pasaban los segundos. “Va a llorar lo de ahora y más”, dijo Lucía. Manué va a ser el primer trasplantado de lacrimales que haga el doctor Cavadas. 

Y había más imágenes. Las de Fiama. Las del besuqueo con Fiama. No he visto tantas bocas abiertas en toda mi vida. Las chicas miraban con más asombro que un aborigen viendo un OVNI.

“Lucía, quiero saber cómo te sientes”, le dijo Sandra Barneda. Se sentía como en su primera comunión, no te jode. “Es un calienteasqueroso”, dijo Lucía, que creando adjetivos compuestos no es muy buena.

“No quiero ver más imágenes, pero quiero saber si se ha acostado con alguien”, dijo Lucía y se puso a tirar a la arena pulseras, anillos, colgantes… dejó esa playa como el mostrador de un Swarovski. Un rato, porque después lo recogió todo y se marcó un Gollum: tiró los anillos al fuego. Frodo habría estado orgulloso de ella.

Joder con la hoguera esa. Están los agujeros negros y luego ese fuego, se lo traga todo. Si algún día queréis deshaceros de un cadáver, echadlo ahí.

“He perdido tiempo, pero soy joven, no tengo nada que hacer con un tío así. No voy a perder más tiempo con una persona tan despreciable“, dijo Lucía con más dignidad que un líder social.

Turno de Lara. Vio a Hugo… haciendo nada. Hugo es más aburrido que jugar al ajedrez con un hámster. Pero pusieron imágenes en las que decía que de la casa se follaba a “siete u ocho”.

“Le veo como un crío, no le veo como un hombre”, dijo Lara, que no veía “madurez“. JAJAJAJA Lara esperaba ver a Hugo leyendo a Kierkegaard con unas gafas de ver de cerca, zapatillas de felpa de cuadro escocés y una pipa humeante.

Y se acabó lo que se daba, porque las imágenes para Lola las cortaron y lo del collar de veto, también.

Pero ojo, que la semana que viene Lola discute con Simone y les dejarán ver en directo 10 minutos lo que hace su pareja… SE LÍA PARDÍSIMA.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser yo

    Gus, ¡como me rio con tu crónica! La espero cada viernes, ¡lo mejor de la isla!

    12 febrero 2021 | 11:45

  2. Dice ser Mabel

    Esto es lo que identifica la TV española no me extraña que la persepcion de acoso sexual sea del 84 por ciento en las chicas, existen más cosas en la vida que maximizar este tipo de artículos mostrando que el comportamiento de las personas es tan primitivo.

    12 febrero 2021 | 14:18

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.