El precio del sexo: 2.500 euros por acostarse dentro de ‘La Casa Fuerte’

Mahi y Rafa, haciendo… nada.

He visto mercados de ganado donde el tema del apareamiento se trataba con más delicadeza que en La Casa Fuerte. Y por mucho menos dinero, además. Pero, por otro lado, también es enternecedor cómo la gente se solidariza y supera barreras y conflictos cuando de la cópula se trata.

Os hablo de Mahi y Rafa en La casa fuerte. Ya sabéis que desde que entraron en el concurso, siendo pareja y teniendo habitación, no han querido tener sexo. ¿He usado el plural? Ah, pues no: es Mahi la que no quiere. Más que nada, porque se les vería y además, porque tú follas en un reality y luego JJV quiere saber qué tal, que hay informes de la CIA con menos datos de los que JJV necesita sobre un polvo.

Mi madre da la catequesis a los niños del pueblo que van a hacer la primera comunión”, nos explicó anoche Mahi sobre sus reticencias. Claro, eso lo explica todo. No sea que los niños hagan preguntas incómodas y se desvíe el tema del cuerpo de Cristo al cuerpo de Rafa.

Y es que Rafa sí que quiere. Rafa tiene los cántaros del amor que no se los mueve ni una aguadora polaca con medalla olímpica en halterofilia. Tiene los testículos tan hinchados que el diseño de las patas abiertas de la Torre Eiffel se inspiró en cómo camina Rafa.

Así que JJV les dijo que les daba una noche de amor sin cámaras a cambio de algo. “Pero no nos pongas pruebas físicas, un cante o una poesía o algo”, dijo Mahi, que piensa que con la poesía se folla. Claro. Por eso se murió Bécquer, de follar mucho. Te vas a una discoteca a recitar a Neruda y te tienen que apartar a las chicas los de seguridad.

Pero no, el trato era un poco menos artístico: si Mahi y Rafa renunciaban a 3.000 de los 14.000 euros que tienen en la caja, podrían pasar una noche sin cámaras. A Rafa en ese momento los testículos le hacían chirivitas.

cállate y toma mi dinero GIF de Product Hunt

“No vale tanto nuestro amor… yo paso… ¡3.000 euros!“, dijo Mahi al segundo, ante la decepción de Rafa, que estaba ya contando el dinero. Si llega a tener una hucha de cerdito, la rompe. “3.000 euros son muchos euros… llevamos mucho tiempo juntos y nos queda mucha vida por delante, no me urge tanto“, dijo Mahi, que tiene la vagina como un oso pardo. ¿De peluda? No, que puede hibernar.

Ese “no ME urge” estaba bien usado, porque a su lado veíamos a Rafa como sentado encima de dos odres. A Rafa en Ryanair le cobran suplemento de maleta para subir a cabina por llevar dos bultos de mano.

“Si hubieras dicho 30 euros… eso sí lo valgo, pero 3.000 euros me parece mucho, soy humilde“, reconoció Rafa, resignado.

Mahi ofreció “500 o 600 euros”, lo que vale la suite de un hotel. Y aún lo decía con pena la muchacha. Mahi es más agarrada que el superglue mezclado con cola. Ah, no, con cola no, perdón. Mahi va a comprar preservativos y le regatea a la farmacéutica.

“¿Se lo dejamos en 1.500 euros? 1.500 y media noche me dicen en dirección“, dijo JJV, porque la dirección esperaba que echaran el caliqueño y salieran de la habitación con Rafa aún guardándose el ciruelo y Mahi escondiendo teta.

“El coche que nos compramos nos costó 3.000 euros y lo compramos a medias”, alegó Mahi, que reconoció que es de la cofradía del puño cerrado. Antes sacas un lingote de oro del Banco de España que una propina a esta mujer. Le das dinero a Mahi y es como echarlo en un agujero negro: nunca más vuelve a salir de allí y nadie sabe qué pasa con él una vez dentro.

¿Por qué no hacemos un crowfounding? ¿Alguien estaría dispuesto a ayudar a Rafa y a Mahi a hacer el amor?”, dijo JJV, que tiene espíritu de mamporrero solidario. Y… mirad: llegan a hacer colecta para comprar libros a los niños pobres y no pone ni dios, que he visto a recortadores de toros escaquearse peor que algunos a los que les ponen delante la hucha de la Cruz Roja, pero para el vicio…

Samira y Pavón pusieron 500 euros, con las reticencias de Samira, que tenía cara de hacerle mucha ilusión gastar su dinero en eso. La misma ilusión que casarse con un cerdo muerto, esa ilusión. Pavón sin embargo estaba ilusionadísimo, que solo le faltó poner 5 eurillos más para comprar palomitas e ir a ver el espectáculo.

Rebeca y Cristini pusieron 500 euros más. Y aún Tom y Sandra, archienemigos ahora de Rafa y Mahi, también 500 euros. “Es una buena causa”, dijo Tom, que tú le estás apuñalando y le pides 50 euros para comprar condones y te los da con su último aliento, porque el follisque siempre es una buena causa.

Lo que no puede ser es que folléis por la cara, 1.000 euros me tenéis que dar“, les dijo a la pareja JJV, convenciendo por fin a Mahi, que por un tercio de lo que cuesta su coche sí que folla. Así que en total, por 2.500 euros, hubo trato para tener sexo en La Casa Fuerte.

3 comentarios

  1. Dice ser Telepicha.

    También les dan 25.000 euros por coger un pico y una pala. Y ni por esas…!

    05 diciembre 2020 | 00:35

  2. Dice ser Jesus

    Mi enhorabuena al que ha redactado estos textos, me he partido de la risa.

    05 diciembre 2020 | 09:52

  3. Dice ser Hueso

    Para parecerte lo peor,te a dado de sí el artículo.
    Todo es respetable aunque no se comparta ciertas actitudes o comportamientos.
    De todas maneras,desarrollas todo con mucha ironía y entretenimiento.
    Buen artículo.

    06 diciembre 2020 | 14:50

Los comentarios están cerrados.