Los detalles de la peligrosa hazaña de Melyssa: Así consiguió fugarse y llegar a la otra villa en ‘La isla de las Tentaciones’

La situación de las villas y Melyssa. (FOTOS: Google Maps y Telecinco)

Melyssa se habría fugado de Alcatraz en cinco minutos y no en dos porque habría invertido tres en peinarse antes de salir de la celda. Ya hemos visto que la concursante de La isla de las tentaciones logró burlar la vigilancia, salir de su villa, atravesar la noche y llegar a donde estaba su novio para montarle la bronca padre.

Más allá de la anécdota, os aseguro que fue toda una hazaña, pues no es fácil llegar de una villa a otra, en mitad de la noche, sin orientación posible y en un lugar aislado de República Dominicana.

Os cuento los detalles de esta fuga y del camino que recorrió si me seguís en redes: Istagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández.

Bueno, si no me seguís os lo cuento igual.

Veréis. Melyssa amenazó antes de su gran fuga, diciéndole a varios compañeros que se quería ir a la otra villa y ellos le dijeron que no, que se iba a perder y ella “no me pierdo, no me pierdo”.

El programa se graba en Villa Playa (chicas) y Villa Montaña (chicos) ambas en República Dominicana, en la Península de Samaná, en una zona llena de villas de gran lujo (que se alquilan) llamada Las Nomadas, al sur de Playa Bonita. Para que os hagáis una idea, es una especie de La Moraleja, pero playera.

Los concursantes no saben con exactitud dónde está una villa y otra. Así que Melyssa debió orientarse sola, en mitad de la noche y recorrer casi 400 metros entre una casa y otra, atravesando un camino rodeado de vegetación y de palmeras, sin que nadie pudiera indicarla. ¿Preguntó a algún local? ¿A los guardias de seguridad de las villas de lujo? ¿Oyó la música? ¿Vio luces?

Para ir de una villa a otra hay que hacer varios giros en distintas calles y pasar por casi una veintena de villas de similares características y las hay hacia el norte y hacia el sur, antes de llegar a Villa Montaña, o bien ir por la playa y saber dónde girar, para internarse de nuevo en la urbanización. Sólo orientarse en la dirección correcta ya era complicado. Y una vez en Villa Montaña, hay que atravesar casi 3.000 metros cuadrados de jardín tropical.

Aún es un misterio. Pero… ella ya había coincidido en la casa con Óscar, que había ido la anterior edición. ¿Se le escaparía al exconcursante algún detalle de la situación de la otra villa? La zona está llena de caminos que se internan en la selva y que van de unas villas a otras.

El caso es que entre que Melyssa salió de su villa, aprovechando que todo el mundo la hacía llorando en su habitación y que apareció en Villa Montaña no pasó mucho tiempo, apenas hay cinco minutos andando entre una villa y otra, pues de ser así su fuga habría sido detectada, así como su ausencia por parte de la organización del programa, que en cualquier caso, no tardó en localizarla.

Así, Melyssa sólo pasó unos minutos en Villa Montaña (que en realidad se llama Casa Luz), poniendo a parir a su novio, con todo tipo de insultos y lindezas, antes de que los miembros de la organización la detuvieran y la llevaran de nuevo a su villa.

En cualquier caso, su hazaña contravino todas las normas de La isla de las Tentaciones, por lo que la concursante recibió una, para ella, fuerte sanción, tal como Sandra le anunció:

“Has cometido un grave error, para ti y para el programa. Saltarse las normas de La isla de las tentaciones tiene graves consecuencias“, le dijo la presentadora, algo que se verá en la próxima emisión.

2 comentarios

  1. Dice ser Luz

    Gracias por el plano

    01 octubre 2020 | 12:57

  2. Dice ser Soc

    Hombre. Entendiendo que es una urbanización, que son menos de 400m y que la casa que buscaba es la única en la que habría música a toda pastilla no parece demasiado complicado de oír. Más aún si cabe que está Óscar que habra ido tropecientos veces allí.

    Además es la misma calle que da una vuelta. No hay perdida posible.

    05 octubre 2020 | 09:28

Los comentarios están cerrados.