Buscan al traidor de ‘Sálvame’ que le pasó a los paparazzi información de las vacaciones de todos los compañeros

Una foto muy, muy, muy actual de ‘Sálvame’.

En cuestiones de amor, compañerismo, empatía y fidelidad están los Teletubbies y luego, siguiéndoles muy de cerca, los colaboradores de Sálvame, que está el Vaticano como loco por hacerles santos a todos. En Sálvame puedes dejar la tarjeta de crédito y el pin encima de una mesa y no pasa nada. Por eso sorprende tanto que uno o una de ellas haya traicionado al resto de forma ruin.

Resulta que en el plató tienen una pizarra donde apuntan las vacaciones de los colaboradores, sus días de libranza, etc. Sí, en una pizarra. Es que se han modernizado, porque hasta hace poco utilizaban una tabilla de archilla. No usan ordenadores ni tablets ni hojas de excel porque pientan que te roban el alma.

Total, que alguno de los colaboradores le ha hecho una foto (supuestamente, porque lo mismo hasta esto es mentira) y la ha vendido a los paparazzi, para que esos angelitos con cámara y objetivo tan largo y gordo que no sé si suplirá algún complejo, sepan cuándo deben seguir a los colaboradores para hacerles fotos de sus vacaciones.

Oh, sorpresa. El paparazzi Pablo González dijo que en Sálvame las traiciones vuelan como puñales. No lo sabíamos, Pablo. Yo pensaba que las veces que unos y otros se insultan, que cuando el programa machaca a uno de ellos (suele ser Lydia Lozano) con sus cosas íntimas era todo una broma de mentirijillas. Me da la sensación de que en ese programa se clavan tantas cosas por la espalda que parecen erizos. De hecho, creo que el plató de Sálvame es donde nacen los puercoespines.

Así que el programa, Sálvame, no Saber y Ganar, ha sometido a alguno de los colaboradores al polígrafo para saber quién ha sido. Sí, ese polígrafo de dudosa fiabilidad que maneja una tal Conchita, la única mujer a la que sus hijos no le dicen “el tabaco no es mío, se lo estaba guardando a un amigo” o “yo no he roto eso”, porque quince segundos después están llenos de cables y respondiendo a preguntas de control.

Los primeros en pasar por la máquina esa que para lo que sirve lo mismo daba que les conectaran a una tostadora, han sido:

Antonio David Flores. No ha mentido en su vida. Oh, perdón, me informan por el pinganillo de que un poco sí. “¿Has obtenido algún beneficio pasando información de tus compañeros?”, le preguntaban. Y él, con un halo dorado sobre la cabeza, dijo que no. La máquina dijo que mentía.

El muchacho se excusó diciendo que bueno, que beneficio económico no, pero que no sabía si el beneficio podía no ser económico. Antonio David Flores cobra las exclusivas en croquetas.

Jesús Manuel Ruiz, siempre según el chisme ese que creo que lo mismo funciona enchufado que sin enchufar, dijo que no sabía quién filtra información del programa, pero resulta que sí. Y también mintió, si preferimos creer a una máquina y a una profesional que permite ser conocida como Conchita, a él.

Rafa Mora, musculoso y universitario que puede escribirse chuletas en los pliegues de los abdominales, se chivó de Gustavo González. Ahora todos sus compañeros de clase le van a hacer el vacío por ser un acusica. Si queréis guardar un secreto es mejor escribirlo y publicarlo en prensa que decírselo a Rafa Mora.

El colaborador que ha hecho de ir rapado un estilo de vida dijo que sí, que ha usado informaciones de sus compañeros para tener “más peso en el programa”. Para lo del peso usa botes de proteínas en polvo y conversaciones con sus compañeros que luego larga en directo.

Antonio Montero dijo que conocía a un topo, pero no dijo quién era. Podría ser el Topo Gigio o Topota Madre, no lo sabemos. Dijo que conocía a “algún compañero” que pasaba información de los demás. Madre de Dios, eso es que puede haber más de un espía. Se iba a trabajar más relajado a la KGB en plena Guerra Fría que al plató de Sálvame.

Y así ha quedado la cosa… queda mucho colaborador por hacer el parip… perdón, por pasar por la máquina de la verdad verdadera, la vaca caga en la era limonera.

Y si os preguntáis, ¿Qué hace el Gus hablando de esto? Es porque está la tele más seca que la mojama metida en arroz. ¡A ver si empieza el salseo reality!

3 comentarios

  1. Dice ser Bruna17

    Me encantan tus relatos. Ya podrías hacer una página cada día comentando las tardes de Sálvame. Sería más divertido leerte que verlo. Qué arte tienes!

    11 agosto 2020 | 12:15

  2. Dice ser DEmadrid

    YO SOY ESPARTACO

    11 agosto 2020 | 23:26

  3. Dice ser Santi

    Es verdad, a ver si empieza ya el salseo reality😊 y tus blogs comentandolos, es el tàndem ideal. ❤️🥇 Feliz fin de verano, y gracias por estos posts anteriores, me he reído mucho 🥇😉 thank you Gus!!!

    25 agosto 2020 | 17:27

Los comentarios están cerrados.