Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

Nagore Robles triunfa con un viejo verde en ‘Ven a cenar conmigo gourmet edition’

Nagore Robles, con Miguel Txapelano, en ‘Ven a cenar conmigo’ (CUATRO)

Nagore era la última anfitriona de esta hornada de Ven a cenar conmigo gourmet edition. Lo de hornada está muy bien traído, porque es un programa de cocinar.

Soy un genio. A mi lado Lope de Vega era el Fénix de Nosemeocurrená.

La cosa comenzó con la autodescripción que hacen los concursantes de sí mismos: “Mi profesión exactamente no la tengo muy claro. Creo que es divertirme y hacer que los demás se diviertan“, dijo Nagore, que no sabe si es colaboradora o hace malabares en un semáforo a cambio de monedas.

A veces tengo mucha gracia y otras no tengo ninguna“, reconoció. Pues mira, como nos pasa a todos. Bueno, menos a mí, que me comí un payaso cuando era pequeño y aún me repite y no tengo gracia nunca. Yo paseo por el Museo del Prado y las tres gracias se esconden, las muy cabronas.

“A veces soy muy happy y todo es maravilloso y otras se me tuerce el morro y todo es horrible”, confesó Nagore, a la que el Dr. Jekyll consideraba una persona inestable.

He conseguido imágenes en exclusiva de Nagore una mañana de domingo cualquiera:

dark knight film GIF

“En el amor soy muy intensa, pero luego soy muy sentimental, muy emocional, muy visceral, soy del todo o nada”, dijo abriendo su corazón como lo abriría un cirujano en un trasplante.

No me gusta que toquen la comida con las manos“, aseguró la colaboradora, que adora que le preparen la cocina con los pies. Sobre todo los macarrones al cabrales y cosas así. Yo he conocido gente que se ponía carne picada entre los pies y te hacía una hamburguesa con queso.

“Yo cocino muy sano, muy limpio, todo con productos ecológicos. Mi comida es exquisita y muy sana”, aseveró la muchacha, que parecía un anuncio para veganos.

Entrante: Viejo Verde. Era un gazpacho de melón, pimiento, limón, hierbabuena y espinacas. A mí a priori me dicen que me van a dar de cenar eso y pregunto que por qué ese odio. Dios hizo el diluvio y destruyó toda vida sobre la faz del planeta porque crear el gazpacho de melón le pareció demasiado cruel.

“Coges un buen melón, lo tocas, que esté blandito…”, decía Nagore sobando un melón, que si en ese momento pones ahí a Yola Berrocal, elige a Yola. “Este es bueno, me ha costado una pasta”, decía Nagore, que compró un melón que se cultiva regándolo con sangre de unicornios alimentados con caviar iraní.

“Yo tengo aquí una ayudante, mi amiga la robot”, nos presentó la jovenzuela, que tiene una Thermomix. A mí la guerra nuclear, la inteligencia artificial, el calentamiento global… me sientan como la valeriana para dormir al lado del miedo que me da que pueda llegar el día en que no haya Thermomixes en el mundo.

“Gazpacho de viejo verde, mira qué cosa más bonita“, nos enseñó Nagore el plato con la mezcla recién batida. Era como si moquete se hubiera cagado en una urna para difuntos. Aquí vemos a Nagore emplatando su Viejo Verde.

kristen wiig ghostbusters GIF

Nagore hizo también unos huevos escalfados para acompañar al gazpacho. Como no sabía muy bien el punto dijo “nos la vamos a jugar”. Cosas como esta es a las que se agarra la pobre salmonela para sobrevivir.

Puso huevo, un espárrago como el cerrojo de un penal y una seta. Ese plato llevaba tanta comida que si se lo llegas a poner a Colón en la Santa María llega a la Indias y los de la tripulación le han cogido peso.

El principal era: Salvaje Vasco.

Y no, no era un aizkolari repartiendo hachazos a diestro y siniestro en un bosque, era una lubina salvaje. Las lubinas salvajes no se pescan, se cazan con una recortada y a bocajarro.

Para demostrar que era salvaje, Nagore las hostió. Le soltó unos bofetones al pescado que Bud Spencer se levantó de la tumba sólo para aplaudir. Con hostias como esas se ganan campeonatos de boxeo de pesos pesados.

¿Habéis oído lo que dicen los chefs de respetar el producto? Pues Nagore se caga en todos los muertos del producto.

La lubina llevaba un sofrito con ajo. Con mucho ajo. Con todo el ajo que había del Ebro para abajo en ese momento.  Y brócoli. Llevaba brócoli. El brócoli es la prueba de que Dios nos odia.

– El brócoli es sano y sabe a chocolate = Dios nos ama.

– El brócoli sabe a caca verde y el chocolate engorda = Dios nos tiene manía.

El postre se llamaba Nuestra Señora de la Amargura. Era una mouse de chocolate y gelatina de frambuesa.

“Huele a tres mil pavos… “, dijo nagore al oler el puré de las frambuesas, que todo el mundo saben que huelen a billete manoseado.

Colocó las copas en la nevera inclinadas, para darle forma bonita a la gelatina. Tenían el mismo equilibrio que un cojo en un castillo hinchable. Pero oye, le quedaron genial las copas… más o menos.

Miguel Temprano fue el primero en llegar a la cena. Se había vestido de… no sé de qué.  Él decía que de atuendo tradicional vasco, lo que pasa es que a él en concreto le quedaba como si hubiera estado robando en un contenedor de los e recogida de ropa.

Eso sí, con la txapela se ganó a Nagore, que le veía hasta guapo. El Jorobado de Notre Dame se cae en una triturado ra industrial y aún así está guapo si le pones una txapela. “Con ese cuerpillo de tentetieso que tiene no podía bailar…”, dijo Nagore, que como buena muchacha con retranca e ingenio, siempre tiene una buena puyita preparada.

Nagore tiene una luz-zapato al lado de la entrada. También tiene un cuadro que es un retrato de 6 y 4. El caso es ir de moderno. El día que se vuelva a poner de moda tener tapetitos de ganchillo os vais a joder todos, porque voy a ser tendencia.

Nagore también tenía una terraza que me dio una envidia de seis pares de ovarios.

Ismael Beiro llamó como si hubieran llegado a traerle a Nagore un pedido de arietes de asedio. Lo mismo quería darle una segunda palia a las lubinas.

Mar es de las que hace un grupo de Whatsapp y la gente se sale. “Me gusta este grupo, continuaremos viéndonos“, dijo y se hizo un silencio sospechoso.

Mar Segura, hablando con sus amigos para organizar una cena:

Phone Foot GIF by AFV Babies

Nagore intentó llevarse a la cocina la mesa entera ella sola, platos, cubiertos, vasos y si se pone hasta el alma de sus comensales y acabó tirando una botella.

Ismael e Ivonne se fueron a mirar el dormitorio. Casualmente estaban los libros de Sandra Barneda en la mesilla de noche. Si Nagore llega a tener a la venta un Opel Corsa habría estado también en el dormitorio. (Nota: El libro está chulo, que lo he leído, qué pasa).

También había fotos de Nagore cuando era niña. De pequeña Nagore era una albondiguilla adorable. La Puerta Santa de la Catedral de Santiago de Compostela sólo se abre una vez cada seis años o si iba Nagore cuando era niña.

Me solidarizo. A mí una vez cuando era pequeño me vino a pegar un matón del patio de colegio y le gané porque se le quedaron los puños atrapados entre dos michelines de mi barriga.

Llegó el primer plato. “Fresquito, rico… me recuerda a uno que le cogí la receta a la filipina que trabajaba con la Duquesa de Alba”, “espectacular, era muy rico”, dijo Miguel Temprano, que ya se había quitado la txapela con una espátula.

“Este gazpacho sabe a Nagore, a frescura, a alegría“, comenzó a decir Mar con tono de José Luis Moreno en Noche de Fiesta. ¡¡QUÉ GARRA, QUÉ FUERZA, UUUUH UUUUUUUUUUUH!!

“¿Tú siempre fuiste lesbiana?”, preguntó Ivonne a palo seco y sin venir a cuento. Y tú, Ivonne, ¿siempre has sido hetero?

Cuando pruebas el jamón de jabugo bueno ya no quieres chopped“, dijo Nagore sobre volver a salir con un tío. Mentira. Un bocata de chopped en su justo momento te apaña bastante. Es como la sopa de sobre, es una guarrería, pero cuando el hambre aprieta…

“Yo suelo hablar muy poquito de mi relación, pero como estoy a gusto os contaré. Yo conocí a Sandra trabajando y semana a semana era como nuestro reality fuera de la casa“, dijo Nagore más tierna que el pan bimbo mojado en agua.

Llegó la lubina a la mes ay la de Ivonne no tenía ajo. Las de los demás no tenían sal. JA JA JA JA Como las sutilezas y las indirectas no funcionaban al final tuvieron que enviarle un burofax a Nagore para que les llevara sal.

A Mar, que del mar entiende mucho, le pareció “insultante” que le echaran sal a la lubina. “Yo como lubina salvaje día sí día no”, dijo Mar, que está acabando con los caladeros. Antes de que esta mujer se muera se extinguen las lubinas.

Cuando una lubinita no come su madre le amenaza con que va a venir Mar a llevársela.

Impactantes imágenes de Mar Segura nadando en la playa en Torrevieja:

finding nemo hello GIF

El postre no cuajó. En el sentido literal. Ismael volcó la copa y tiró el chocolate. A Ismael le das una esfera y es capaz de volcarla.

“Me encanta, pero me sobra la mitad del chocolate, soy poco chocolatero“, dijo. “Está suspendida en postre”, añadió después Temprano, al que al parecer hay que saber calcularle el porcentaje de chocolaterismo para ponerle los gramo justos.

Mi chocolate estaba mejor“, dijo Ivonne, que recodemos que hizo un postre que si lo dejas en una acera te multa la policía por no recoger las cacas.

“Me acabo de acordar de que se me ha acabado el papel higiénico en mi casa”, dijo Ismael Beiro, que es educado y sutil como usar la dentadura de tu abuela para pegarle con ella.

Mar de nuevo se lo tomó a pecho: “no me levanto y me voy porque estoy a gusto en casa de Nagore. Me parece muy fuerte, estoy comiendo, qué falta de respeto”.

A Mar el postre le había gustado. Al menos hasta que Beiro abrió la boca y la dejó con el estómago más apretado que una camisa de Rafa Mora. Pero a mayores quería que se lo hubieran servido con churros. Es segura, pero fina, no. Que le den por el culo a las pastitas de te. Porras de medio metro y medio litro de aceite por unidad.

El fin de fiesta contaba con una mesa de chucherías. Ahí ya me había ganado Nagore. Aunque os confesaré una cosa… a mi ya me ganó. Fue en una conversación que tuvimos una vez, cuyas circunstancias y contenido no desvelaré.

Pero también había un karaoke. Mar estuvo a punto de saltar por la ventana. Antes caer de un ático y que te pise el píloro un trolebús que cantar.

“Yo le hubiese dado un 10 con su cena, pero la decepción fue el fin de fiesta”, dijo Mar, que fue la fundadora del CDK, el Comité de Destrucción de los Karaokes. Y eso que no fue la que peor lo hizo, porque Ivonne Reyes no canta, apuñala a la música. Cantó que si las notas musicales pudieran morir, las suya se habrían quitado la vida bañándose con una tostadora enchufada.

Odio los karaokes. Los odio“. Joder. QUE LOS ODIA COÑO.

Mar, a punto de colgarse de una viga:

mic microphone GIF by Domino Recording Co.

Puntuaciones:

Temprano, un 7. Ivonne, un 7. Ismael, 6. Mar: 5.

La ganadora era Nagore, pero claro, faltaban los “votos justos”, esos que se pueden cambiar en el último momento.

En quinto lugar quedó… nadie. En cuarto lugar, Miguel. En tercer lugar Mar e Ismael.

Y la ganadora fue… NAGORE Justa ganadora. 

Temprano le dio un 6 a Ivonne y se lo subió a un 7. Ivonne le dio un 7 a Nagore y le subió un ocho. A Ivonne, Ismael le dio de un 6 a un 7.

Nagore dijo que fue “bastante injusta” con Mar y de un 1 subió a un 2. JA JA JA JA JA Creo que a Nagore le cobraban los puntos a precio de platino.

“No me esperaba ser la segunda, estoy contenta… sin el dinero, pero contenta“, dijo Ivonne después de saberse el resultado, que dejó a Nagore así:

young dolph plies GIF by Worldstar Hip Hop

1 comentario

  1. Dice ser Amoa

    Lo de justa ganadora no lo comparto, pero es lo que tienen los realities estos…

    02 octubre 2018 | 21:40

Los comentarios están cerrados.