Entradas etiquetadas como ‘somalia’

Quién fue… Samia Yusuf Omar: de los Juegos Olímpicos al drama de morir ahogada en el Mediterráneo

Samia Yusuf Omar, en los Juegos de Pekín 2008 (GTRES).

Samia Yusuf Omar, en los Juegos de Pekín 2008 (GTRES).

Vamos a cerrar la semana con la cara más dura no sólo del deporte, sino de la sociedad actual. Un verdadero drama que nos golpea a todos y que, como podréis comprobar, afecta también al mundo del deporte. Lo veréis con el caso de hoy. El caso de Samia Yusuf Omar.

Samia nació el 25 de marzo de 1991 en Somalia. Era la mayor de seis hermanos y nació en una familia pobre de solemnidad. Como tantos compatriotas suyos, su pasión era el atletismo. Pero la eterna guerra civil que desangraba su país ponía trabas una y otra vez.

Pese a estos problemas, Samia Yusuf Omar pudo entrenar, gracias al apoyo de su padre, que pese a la presión tribal, permitía que practicara con pantalón corto. Por desgracia, murió asesinado en Mogadiscio, la capital de Somalia.

Samia entrenaba en unas pistas totalmente agujereadas a causa de los bombardeos. Usa burka, porque los fundamentalistas la pueden ver y tendría un grave problema. Pero pese a todo, su entrenador consiguió que participara en los campeonatos africanos de mayo de 2008, donde compitió en la prueba de 100 metros. Pocos meses después, con 17 años, conseguía entrar en el equipo olímpico de Somalia e iba a participar en los Juegos de Pekín.

Allí llegó, sin musculatura, sin equipación, sin apenas preparación, pero con toda la ilusión del mundo. Ataviada con una camiseta, unas mallas, una cinta y unas zapatillas que una atleta sudanesa le prestó, Samia se presentó en una de las pruebas clasificatorias de 200 metros.

Otra imagen de Samia en Pekín (GTRES).

Otra imagen de Samia en Pekín (GTRES).

Con una preparación a años luz de sus compatidoras, Samia llegó última en su serie, a más de ocho segundos de la ganadora. Hizo un tiempo de 32.16, y entró en la meta ovacionada por el público del estadio olímpico. Fue una de las anécdotas de la cita en Pekín.

Tras los juegos, Samia se trasladó a Etiopía, que comparado con Somalia, le ofrecía unas condiciones de entrenamiento mucho mejores. Empezó a prepararse como mediofondista, ya que mayores distancias se adaptaban mejor a sus condiciones físicas. Su objetivo eran los Juegos de Londres 2012.

Pero de repente, Samia se esfumó. No se sabía nada de ella. No participó en los Juegos de Londres. No acudió. El 19 de agosto de 2012, el diario italiano Il Corriere della Sera publicaba unas declaraciones de Abdi Bile, un atleta somalí, que reveló que en algún momento del año 2011, Samia Yusuf Omar había desaparecido cuando trataba de llegar en un cayuco a Europa. La periodista Teresa Krug, reportera de Al Jazeera que seguía de cerca el caso  de Samia desde Pekín, averiguó que en algún momento de 2011, Samia cruzó la frontera de Etiopía con Sudán y luego la de Sudán con Libia, donde embarcó en un cayuco con destino a Italia. Su intención era encontrar un entrenador para llegar a Londres 2012. Días después de la revelación de Il Corriere, la Federación Somalí de Atletismo confirmó que en el mes de abril de 2012, Samia Yusuf Omar murió ahogada en algún lugar del mar Mediterráneo, entre Libia e Italia, en el naufragio del cayuco que la llevaba a Europa. Se iban así todos sus sueños.

El periodista italiano Giuseppe Catozzella publicó el año pasado la novela Non dirmi che hai paura (“No me digas que tienes miedo”), inspirada en la historia de Samia.

Os dejo las imágenes de Samia en Pekín 2008:

Buen fin de semana.