Entradas etiquetadas como ‘darwen’

Quién fue… Fergus Suter: el protagonista de la nueve serie de Netflix, ‘Un juego de caballeros’

Fergus Suter, en su etapa en el Blackburn (WIKIPEDIA).

Este viernes, la plataforma Netflix estrena una nueva serie, Un juego de caballeros (su título original es The English Game). Con guion de Julian Fellowes, creador de Downton Abbey, trata sobre los comienzos del fútbol en la Inglaterra victoriana y el trasfondo social. Sus dos personajes principales existieron en la vida real. De uno de ellos, lord Kinnaird, ya os hablé hace años. Del otro, Fergus Suter, os hablo ahora.

El 21 de noviembre de 1857 nacía en Glasgow, Escocia, Fergus Suter. Trabajaba como cantero y empezó a jugar al fútbol a los 19 años en el Partick. Tras disputar un par de partidos al otro lado del muro de Adriano a principios de 1878, frente al Dawen y frente al Blackburn Rovers, Suter tomó una decisión histórica: establecerse en Inglaterra para jugar al fútbol.

En un principio lo hizo como cantero y fichó por del Darwen, pero dejó el oficio alegando que la piedra inglesa era más difícil de trabajar que la escocesa. En realidad, lo que hacía es cobrar por jugar al fútbol, convirtiéndose en el primer jugador profesional de la historia.

La decisión de Suter fue muy polémica porque en la época victoriana el deporte era eminentemente amateur. Se jugaba por el simple amor al juego. Pero si polémico fue el paso de Suter al profesionalismo, más lo fue cuando en 1880 fichó por el Blackburn Rovers, del que se rumoreaba que le pagaba más. Siendo el Blackburn rival local del Darwen, su presencia en los derbis alimentaba el enfrentamiento entre las aficiones.

Suter jugó hasta 1889, tras haber ganado tres FA Cups (1884, 1885 y 1886). Tras colgar las botas se hizo cargo de un hotel en Darwen, el Millstone. Con los años se estableció en el sur, en Blackpool, donde murió el 31 de julio de 1916, con 58 años de edad.

Espero que os haya gustado la historia. Veremos qué tal en la ficción.

Os dejo con un tráiler de la serie:

Hasta mañana