BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Qué fue de… Suzy Favor: de atleta olímpica a prostituta de lujo

Favor, antes de competir en Barcelona (YOUTUBE).

Favor, antes de competir en Barcelona (YOUTUBE).

Como os comenté el viernes, y al ser fiesta mañana, hago como El Corte Inglés, es decir, traigo hoy domingo el artículo. Hace unas semanas conocí la historia de la protagonista de hoy y pensé que, aunque no fuera muy famosa (admito que yo no la recordaba), había que traerla al blog. Es Suzy Favor.

¿Quién era?: Una atleta estadounidense de los 90 y principios de la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser olímpica en 1992, 1996 y 2000 en la distancia de 1.500 metros y por ser subcampeona en la Universiada de 1989.

¿Qué fue de ella?: Se retiró tras los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Tras su retirada y la ocupación de la que ya hablaremos, trabaja como agente inmobiliario y como conferenciante. La podéis seguir en Twitter.

¿Sabías qué…?: Acaba de publicar un libro titulado Fast Girl, contando su experiencia como prostituta de lujo. Esta ocupación salió a la luz en 2012. Tras su retirada, Suzy no tenía problemas económicos, pero según ella, un trastorno bipolar, medicación antidepresiva y una adicción al sexo la lanzaron a dedicarse al oficio más antiguo del mundo.

Suzy, en la actualidad (YOUTUBE).

Suzy, en la actualidad (YOUTUBE).

– Trabajaba con una selecta agencia de Las Vegas. Cobraba 600 dólares por hora o 6.000 dólares por día. Su nombre de ‘guerra’ era Kelly Lundy.

– Rubia y guapa, confesó que de joven ya se prostituía de vez en cuando, cuando tenía problemas.

– Su marido, Mark Hamilton, conocía su doble vida, y le pedía una y otra vez que la dejara.

– Tiene una hija.

– No ocultaba su anterior vida como deportista olímpica a sus clientes. De hecho, fue uno de ellos quien reveló a la prensa su ocupación. Cuando fue publicada, se planteó suicidarse, aunque salió adelante gracias a la ayuda de su familia.

– Cuando se reveló su identidad, algunos de sus patrocinadores, como Nike, rompieron sus contratos.

– En Sydney 2000 se cayó en plena carrera. Años después, confesó que lo hizo a propósito cuando vio que no iba a conseguir medalla por terceros Juegos consecutivos.

– Mide 1,60 metros.

– Adoptó el apellido de su marido y legalmente se llama Suzy Favor Hamilton.

Biografía, palmarés, estadísticas: Suzy Favor nació el 8 de agosto de 1968 en Seven Points, Wisconsin, Estados Unidos. Empezó a competir a primer nivel en la Universidad, a finales de los 80. Se retiró en 2004. En su palmarés tiene una plata en Universiadas y fue campeona nacional de 1.500 indoor y al aire libre.

Os dejo una entrevista a Suzy:

Hasta el martes.

5 comentarios

  1. Dice ser cuncho

    la gente no valora que Messi y Ronaldos hay muchos por el mundo, campeon mundial de 1500 solo puede haber uno es por tanto mucho mejor atleta, pero esta gente tiene que pedir para comer, hasta en EEUU o cualquier pais donde ni se valora, en realidad el atletismo en el siglo XXI tampoco existe, solo los deportes de dopados, ciclismo, futbol etc

    11 octubre 2015 | 10:22

  2. Dice ser Dr. Byteman

    “Su marido, Mark Hamilton, conocía su doble vida, y le pedía una y otra vez que la dejara.”

    Pero eso lo hacía antes o después de tirarsela? jajajaajajajaajaajajaa

    11 octubre 2015 | 11:14

  3. Dice ser Rafel

    600 dolares por hora… no me extraña que le gustara !!!!
    Debía ir sólo con millonarios, asi que no está mal, cobra muchísimo y conoce a tios interesantes… seguramente a su marido lo conoció así.

    11 octubre 2015 | 12:41

  4. Dice ser Juan

    Si, yo también lo he pensado. Tenía unos 40 años cuando lo hacía. Los precios de mercado para esa edad son unos 80 dolares por hora. Y eso si tienen suerte.

    11 octubre 2015 | 21:19

  5. Dice ser ruomalg

    Uf, vaya historia. Que lo hiciera por necesidad es comprensible. En fin, es difícil imaginarse cómo es una adicción sin vivirla de cerca. Lo que sí que no comprendo es que se cayera a propósito en una carrera, demasiado orgullo para eso.

    12 octubre 2015 | 23:24

Los comentarios están cerrados.