BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quiénes fueron… George Mallory, Andrew Irvine y sus misteriosas muertes en el Everest

Fotografías de Irvine y Mallory (WIKIPEDIA)

Fotografías de Irvine y Mallory (WIKIPEDIA).

El otro día, en el artículo que le dediqué a Edmund Hillary y Tenzing Norgay, los lectores ‘George Herbert’ y ‘Friero’ se preguntaban por qué no había mencionado a George Mallory y a Andrew Irvine. Les dije que iba a dedicarles un artículo entero y aquí os lo traigo. Creo que os va a gustar. Os pido de antemano disculpas por su extensión.

Empecemos como el otro día, con las biografías.

George Herbert Leigh Mallory nació el 18 de junio de 1886 en Mobberley, Cheshire, Inglaterra. Se inició en la escalada a los trece años de edad. Estudió Historia en Cambridge, de cuyo equipo de remo formó parte. Tras estudiar se convirtió en maestro. Casado y con dos hijos, se alistó en el Ejército de Su Majestad con motivo de la I Guerra Mundial y alcalzó el rango de teniente.

Andrew Comyn Irvine nació el 8 de abril de 1902 en Birkenhead, Cheshire, Inglaterra. De origen escocés, desde muy joven destacó en el campo de la mecánica, con pequeños inventos. Apasionado deportista, estudió en Oxford y formó parte de su equipo de remo, llegando a ganar la famosa regata contra Cambridge en 1923, un año antes de la expedición al Everest. También era miembro del Club de Alpinismo de Oxford. Todo el mundo le conocía con el sobrenombre de ‘Sandy’.

Desde 1920, el Tíbet abrió sus fronteras a extranjeros que quisieran intentar escalar el Everest. Gran Bretaña tenía desde principios de siglo esta hazaña en su lista de prioridades. Con esa mezcla de amor por el deporte y la aventura que tienen los ingleses, su sueño era que fueran británicos quienes pisaran por primera vez los tres polos: el norte, el sur y el que se considera el tercero, esto eso, el pico más alto del planeta. El Alpine Club y la Royal Geographical Society formaron el Mount Everest Committee, una entidad encargada de gestionar la hazaña.

El primer intento tuvo lugar en 1921. Tened en cuenta que entonces se sabía muy poco del Everest y de las vías de acceso, así que esta expedición tuvo más de exploración que de intento real de alcanzar la cima. Fue cuando se estableció la ruta más apropiada (la norte) y cuál era la época más propicia (finales de primavera). En 1922 hubo una segunda expedición en la que George Ingle Finch y Geoffrey Bruce alcanzaron una altitud de 8.326 metros (recordad que el la cima del Everest está a 8.848), hasta que tuvieron que dar media vuelta por agotamiento y problemas con el oxígeno.

Componentes de la expedición de 1921. Mallory es el primero por la derecha, en la fila de los de a pie (WIKIPEDIA).

Componentes de la expedición de 1921. Mallory es el primero por la derecha, en la fila de los de a pie (WIKIPEDIA).

Problemas financieros retrasaron la tercera expedición hasta 1924. La formaban doce personas: el brigadier Charles Granville Bruce, jefe de la expedición; el teniente coronel Edward Felix Norton, segundo al mando; el profesor Bentley Beetham; el capitán Geoffrey Bruce; el ingeniero John de Vere Hazard; el estudiante de ingeniería Andrew Irvine; el profesor George Mallory; el geólogo Noel Odell; el médico Theodore Howard Somervell; el médico militar Richard William George Hingston; el capitán del Ejército y fotógrafo John Baptist Lucius Noel y por último, el guardia forestal E.O. Shebbeare.

La presencia de un estudiante de 22 años como Irvine responde a precisamente el deseo de no sólo contar con buenos escaladores, sino también con buenos estudiantes universitarios y a que Irvine fue el más destacado de una prueba realizada en la isla de Spitsbergen, cerca de Groenlandia. Irvine se mostró como un experto en mecánica y en reparación de maquinaria, llegando a realizar mejoras sobre las bombonas de oxígeno.

Antes de llegar al campamento base, a finales de abril, Charles Bruce contrajo malaria y abandonó la expedición, cediéndole el mando a Norton. Como en otras ocasiones, la estrategia consistió en establecer campamentos, numerados a partir del I. Este primero estaba a 5.400 metros, el II a 6.000, el III a 6.400 y el IV a 7.000. Fue a partir de éste cuando empezaron los intentos de alcanzar la cima.

El 1 de junio, Mallory (veterano de las expediciones de 1921 y 1922) y Geoffrey Bruce intentan la primera aproximación. Instalaron el campamento V a 7.700 metros, pero se quedaron sin porteadores antes de instalar el campamento VI, por lo que regresaron al IV. Se cruzaron con la segunda intentona, formada por Norton y Somervell. Éstos crearon el campamento VI, a 8.170 metros de altitud, y llegaron a alcanzar los 8.573, un récord que 28 años después batiría Tenzing Norgay con Raymond Lambert, como vimos hace 15 días. Norton llegó a estar a 60 metros del inicio de la última pirámide (cuya cúspide es la cima), pero decidieron volver debido a que les anocheció y a que el último tramo era más complicado de lo que pensaban.

El tercer intento lo protagonizaron Mallory e Irvine. Fue decisión del primero, de 38 años, de contar con un acompañante tan inexperto, pero estaba convencido de su fortaleza y su destreza con las botellas de oxígeno. El 7 de junio de 1924 llegaron al campamento VI. Tras ellos, Odell y Hazard se dirigieron al V, para prestar apoyo. El 8 de junio, Odell salió de éste para hacer estudios geológicos. Sobre las 12.50 horas del mediodía, a 7.900 metros, vio a lo lejos dos figuras negras, las de Mallory e Irvine, pese a que la bruma cubría parte de la cima del Everest. Fue la última vez que ambos fueron vistos con vida. Odell nunca pudo precisar el lugar exacto donde estaban cuando los vio, debido al mal tiempo.

Mallory, en su madurez (WIKIPEDIA).

Mallory, en su madurez (WIKIPEDIA).

Odell llegó al campamento VI, que encontró desordenado y vacío. Se quedó una noche para esperar a sus compañeros, pero estos no llegaron. Descendió al campamento IV y allí recogió a dos porteadores para volver después. De nuevo llegó al campamento VI, que encontró tal y como había dejado. Llegó a ascender hasta los 8.200 metros, pero no encontró ni rastro de Irvine y Mallory. Finalmente, se les dio por desaparecidos y el 16 de junio abandonaron el campamento base original y dieron por finalizada la expedición. Hasta 1933, no hubo permisos para más expediciones.

Irvine y Mallory fueron considerados héroes. La Catedral de San Pablo acogió un funeral en su honor al que asistió el rey Jorge V. Las Universidades de Oxford y Cambridge erigieron monumentos en honor a sus estudiantes.

Pero desde el primer momento, surgió la duda acerca de si ambos escaladores habían logrado o no alcanzar la cima. El testimonio de Noel Odell era la clave, pero el propio geólogo cambió su versión varias veces, y aunque estaba convencido de que lo habían logrado, en 1986 llegó a admitir que nunca supo en qué punto exacto de la recta final de la ascensión vio esos puntos negros. De hecho, algunos expertos dudan incluso de que fueran Mallory e Irvine, ya que en otras ocasiones, se han visto pájaros cerca de la cima que, de lejos, se pueden confundir con alpinistas.

Placa en memoria de Irvine y Mallory en la catedral de Chester (WIKIPEDIA).

Placa en memoria de Irvine y Mallory en la catedral de Chester (WIKIPEDIA).

La primera expedición tras la tragedia, en 1933, también organizada por los ingleses, halló el piolet de ‘Sandy’ Irvine a escasos 30 metros de la pirámide final, pero ni rastro del cuerpo del joven. En los 70, unos expedicionarios chinos aseguraron haber visto el cadáver de un inglés a 8.100 metros, pero sin más detalles. En 1986 una expedición se tuvo que cancelar y hasta 1999 no se pudo organizar otra para saber de veras si Mallory e Irvine hollaron la cima del Everest.

En esa expedición del 99 había alpinistas británicos, estadounidenses y alemanes. El jefe de equipo era el americano Eric Simonson. El objetivo, como os decía antes, era hallar evidencias de si los desaparecidos subieron a la cima. Para ello era clave encontrar o bien los cuerpos, o bien la cámara de fotos que llevaba Irvine. Si habían alcanzado la cima, habría fotografías que lo documentarían (siempre y cuando la película se pudiera recuperar). En base a la zona donde se halló el piolet de Irvine y otras investigaciones, la expedición se inició el 1 de mayo de 1999 y apenas unas horas tras empezar, a 8.155 metros de altitud, encontraron un cuerpo. Pensaron que era el de Irvine, pero no: era el de Mallory. Lo encontraron en una roca, boca abajo, con los brazos extendidos en dirección a la cima (se cree que cayó e intentaba asirse a alguna piedra), con la tibia y el fémur de la pierna izquierda fracturados y una herida profunda en la frente. Un cuchillo, un altímetro y unas gafas protectoras fue lo único que se le encontró. Como no podían despegar el cuerpo de la roca donde lo hallaron sin dañar los restos, lo cubrieron con piedras a modo de enterramiento.

No encontraron nada más, pero hubo un detalle que disparó las suposiciones: Mallory no llevaba encima la foto de su mujer, Ruth. Parecería un dato sin importancia de no haber dicho en 1924 que su intención era depositar la foto de su esposa en la cima del Everest. Por eso, algunos apuntaron a que eso podría significar que lo lograron. Además, sus gafas de sol estaban en su bolsillo, lo que significa que la muerte se habría producido de noche, es decir, descendiendo.

Subsecuentes expediciones, en 2001, 2004 y 2007, fueron infructuosas. Es muy difícil, por no decir imposible, saber si Mallory e Irvine lo lograron. Aunque hay gente que sigue opinando que fue posible, la explicación más plausible es que se les hiciera de noche antes de alcanzar la cima, que iniciaran un descenso de regreso y que en ese proceso se cayeran y fallecieran. Esta hipótesis se basa en que es prácticamente imposible alcanzar la cima desde el campamento VI sin que anochezca antes (a no ser que se salga antes del amanecer, aún de noche).

Sea como fuere, el misterio sigue ahí. Sólo el cuerpo de ‘Sandy’ Irvine, que yace en algún lugar más allá de los 8.000 metros de altura, en el Everest, podría resolver el enigma.

La BBC preparó un documental sobre la búsqueda de Mallory e Irvine:

Que paséis un buen fin de semana.

PD: Como el lunes es fiesta nacional, vamos a hacer una cosa nueva: habrá post este domingo y no el día 12. Hasta pasado mañana, pues.

5 comentarios

  1. Dice ser Loshovic

    Interesantísimo artículo, mis felicitaciones a maese Edu. Por cierto, no se disculpe vuesa merced por la extensión del post, una historia así necesita contarse bien, no se puede solventar con un “Van dos ingleses que querían ser los primeros en subir al Everest y se matan”. Gran historia.

    09 octubre 2015 | 09:13

  2. Dice ser Luis Alzado

    Buen trabajo Eduardo, muy bien explicado y leyéndolo despacio se puede uno fijar más en los detalles, en las circunstancias que tuvieron que superar y mucho más. Lo triste es que si lo lograron, que parece ser que si, no lo pudieron disfrutar contando y narrando todas las impresiones que tuvieron que afrontar, y ser merecedores después a un importante premio. Seguro que lo habrán contado en el otro mundo. Saludos cordiales.

    09 octubre 2015 | 18:32

  3. Dice ser chomolugmna

    El que no encontrasen la foto de su mujer, teniendo en cuenta que sus restos estaban deshechos, medio enterrados y esparcidos no da la impresión de que hubieran estado rebuscando demasiadoen la nieve en su busca. Y en la cima no es un gran espacio donde sea difícil encontrar señales de su llegada aunque el tiempo en ese lugar sea cortísimo. Además, en todos los ascensos de esta montaña, es ese punto a partir del último campamento, la llamada zona de la muerte donde se producen la mayoria de accidentes. Si además los medios de que disponían en su época eran toscos y simples, podría decirse que su muerte se produjo subiendo y no bajando. Un saludo.

    10 octubre 2015 | 13:33

  4. Dice ser chomolugmna

    Respecto a Andrew Irvine, existe una “confirmación” de llegada: En 1975, el escalador chino Wang Hongbao que se encontraba en pleno ascenso, informó al campo base estar junto al cuerpo de un escalador inglés cerca de la cima. Al tocarlo, parte de la ropa se desintegró en sus manos, e indicó que el cuerpo debía llevar allí décadas. Desgraciadamente el alpinista chino le sorprendió una avalancha y falleció al día siguiente descendiendo, sin que se llegara a precisar el lugar en el que vio dicho cuerpo. Todo el mundo aceptó que aquellos eran los restos de Andrew Irvine, quien hoy por hoy, aún sigue desaparecido.
    Reinhold Messner también descartó el ascenso a la cima: “El hallazgo de Mallory demuestra lo que siempre pensé: nunca hicieron cima. En 1924 el Everest sólo podía escalarse por el pasillo Norton, donde había fracasado días antes el coronel Edward Norton. Mallory no tomó esa ruta, la única que le habría llevado hasta la cima, sino que cogió otra y llegaron al Segundo Escalón, a 240 metros de la cumbre. Imposible de trepar, al menos hasta 1975, cuando se fijó una escalera de aluminio”. Fuente: http://kexuak.blogspot.com.es/2010/06/el-honor-negado-george-mallory.html

    10 octubre 2015 | 13:45

  5. Dice ser ruomalg

    Impresionante historia, a mi parecer no tanto como la de la expedición de Robert Scott al Polo Sur, pero igualmente merecía ser contada. Las distintas especulaciones sobre si los dos protagonistas de este post llegaron a lo más alto ponen de manifiesto que para ser el primero no sólo basta con llegar primero, también hay que documentarlo debidamente. Por eso los libros de historia se acuerdan más de Cristóbal Colón que de Erik el Rojo.

    12 octubre 2015 | 23:10

Los comentarios están cerrados.