Entradas etiquetadas como ‘asesinato machista’

#MeNiegoA que los celos sean una excusa

Por Sandrine Muir

Jackline Añez tenía 21 años. Fue asesinada por su exnovio celoso de un disparo en la cabeza. Ella se negaba a retomar la relación.

Para muchos, los celos forman parte de cualquier relación. “Los celos son una prueba de que hay amor”, dijeron uno de cada tres entrevistados. “El control del celular evita la infidelidad” señalaron dos de cada cinco. Eran las respuestas de un grupo de jóvenes de Bolivia de entre 16 y 21 años a los que nos acercamos para saber hasta qué punto habían normalizado una serie de creencias y valores que justificaban la violencia. Muchos de ellos nos hablaban de “celos positivos” y lo explicaban como la única forma en que alguien que te ama te expresa su interés.

Detalle del vídeo “Los celos no son excusa”, un experimento sociológico de Oxfam en Bolivia.

Lee el resto de la entrada »

La ley de Kari

Por Irene Milleiro Irene Milleiro

Sabía lo que tenía que hacer, su madre se lo había contado muchas veces: descolgar, marcar el 9, después el 1 y después otra vez el 1. Pero no se oía nada. Colgó y lo intentó otra vez: 9-1-1. Otra vez nada.

El pasado 1 de diciembre, Kari Hunt fue asesinada por su marido – del que quería divorciarse- en la habitación del un motel en Marshall, Texas. Había ido allí para dejarle durante unos días a sus hijos, de 9, 4 y 3 años.

Kari Hunt en una imagen familiar. Foto cedida por Hank Hunt para la petición de Change.org

Kari Hunt en una imagen familiar. Foto cedida por Hank Hunt para la petición de Change.org

Cuando vio que su padre atacaba a su madre con un cuchillo, la hija mayor intentó llamar a emergencias desde la habitación del motel. Sabía cómo hacerlo: marcar el 911 (nuestro 112) y contarles lo que pasaba. Lo marcó una y otra vez, pero al otro lado no había nadie. La pequeña no sabía que antes necesitaba marcar el 9 para obtener línea. Kari murió apuñalada a manos de su marido.

Lo intenté, abuelo, pero no funcionaba.” Eso es lo que la pequeña le dijo al padre de Kari, Hank Hunt. Y por eso Hank inició una petición en Change.org pidiendo al Congreso y al Senado que obliguen a hoteles y moteles en EEUU a cambiar sus sistemas, de forma que el 911 sea un número de acceso directo desde cualquiera de sus teléfonos. Para que nadie, nunca, en un momento de pánico, pueda tener problemas para comunicarse con el servicio de emergencias. Porque como dice en su petición “Los segundos cuentan, y cuando una niña de 9 años es lo suficientemente madura y valiente como para llamar a pedir ayuda, alguien debe contestarle”.

La petición de Hank explotó. En muy pocos días consiguió la firma de más de 400.000 personas, el apoyo de varios congresistas y una enorme repercusión en todos los medios de comunicación. Y los resultados no han tardado en llegar: la semana pasada, uno de los miembros de la Comisión Federal de Telecomunicaciones suscribió la petición, y envió una carta a las 10 mayores cadenas hoteleras en Estados Unidos, pidiéndoles que informasen sobre el estado de sus sistemas telefónicos. Y la Asociación Americana de Hoteles y Alojamientos ha anunciado la creación de un grupo de trabajo para abordar el tema.

El cambio del sistema telefónico de los hoteles no va a acabar con la violencia contra las mujeres en EEUU. Pero si al final Hank consigue lo que pide en su petición, e intuyo que así será, nunca más un niño o un adulto tendrán problemas para acceder a los servicios de emergencia cuando lo necesiten. Y seguro que en algún momento esto supondrá salvar alguna vida, prevenir alguna muerte. Justo lo que buscaba Hank: que la muerte de su hija Kari no fuese en vano y que el dolor y la frustración de su nieta no tenga que volver a vivirlo nadie.

Grandes problemas, miles de pequeñas soluciones. Ese es el modelo de cambio detrás de Change.org. La gente no es tonta: saben que firmando una petición no se acaba con los recortes o con la discriminación. Pero sí que se puede conseguir que no se elimine un helicóptero de salvamento, o que se expediente a un colegio que haya podido discriminar. Es como cambiar una foto píxel a píxel: al principio los cambios parecen pequeños, pero al final la foto entera es diferente. Muchas fotos han empezado a cambiar en 2013.

Irene Milleiro es responsable de campañas de Change.org