Entradas etiquetadas como ‘control en las relaciones de pareja’

#MeNiegoA que los celos sean una excusa

Por Sandrine Muir

Jackline Añez tenía 21 años. Fue asesinada por su exnovio celoso de un disparo en la cabeza. Ella se negaba a retomar la relación.

Para muchos, los celos forman parte de cualquier relación. “Los celos son una prueba de que hay amor”, dijeron uno de cada tres entrevistados. “El control del celular evita la infidelidad” señalaron dos de cada cinco. Eran las respuestas de un grupo de jóvenes de Bolivia de entre 16 y 21 años a los que nos acercamos para saber hasta qué punto habían normalizado una serie de creencias y valores que justificaban la violencia. Muchos de ellos nos hablaban de “celos positivos” y lo explicaban como la única forma en que alguien que te ama te expresa su interés.

Detalle del vídeo “Los celos no son excusa”, un experimento sociológico de Oxfam en Bolivia.

Lee el resto de la entrada »

Nuevas palabras para un viejo problema

Por Flor de Torres Porras Flor de Torres

‘WhatsApp’ es un juego de palabras que viene de ‘What’s up’, una frase coloquial inglesa que significa ‘¿Qué pasa?’. Ya somos en España  más de 10 millones de usuarios y a nadie se le escapa la dependencia emocional y social que produce. Fomenta el deseo y la frustración cuando se espera o idolatra una respuesta inmediata y ésta no se produce instantáneamente, o no produce el resultado esperado.

Como forma de dependencia también es una forma de control de jóvenes y más aun cuando hay relación afectiva. Y a nadie nos asombra ya su capacidad de enganche. De ahí es posible pasar al ‘sexting’ o envío de fotos comprometidas.  O al  el ‘gossiping‘,  foros y salas de chat anónimos de cotilleos y maledicencias sobre compañeros/as de los centros educativos . O  también al ‘cyberbuylling‘  como nueva forma de control, acoso y hostigamiento a través de la red.

Whatsapp: hit de la comunicación adolescente. Imagen de TrasTando.

Whatsapp: hit de la comunicación adolescente. Imagen de TrasTando.

Aliados todos ellos tecnológicos del maltratador  y que se  perpetúan como nuevas formas de control también en las parejas jóvenes, determinando las nuevas  formas  de relaciones. También de delincuencia basada en el poder y dominio de la pareja joven.

Pero tras el abuso de la tecnología se encierra aún el machismo o newmachismo  que subyace en ese poder y control.

El pulso actual  de detección e intervención  de la violencia de género en los jóvenes realizado a través del Informe Detecta y hecho público esta semana por el Instituto Andaluz de la Mujer de la Junta de Andalucia sobre detección y pulso de la violencia de genero en los adolescentes Andaluces  es alarmante.

En el informe, a la pregunta los jóvenes andaluces  responden a cuestiones de fondo como:

¿En qué medida te percibes a ti misma o a ti mismo en riesgo de padecer o ejercer abuso o maltrato en un futuro en tu relación de pareja? La mayor parte del alumnado, un 82.9% de chicos y un  68.5% de chicas, concibe como nulo el riesgo de establecer una relación de violencia de género en sus relaciones sentimentales.

Tales  conclusiones son  contradictorias pues cuando se pregunta a las jóvenes si su pareja arroja objetos cuando discute con ella responden en un 68,5 % que totalmente,  si se les cuestiona si ha sido obligada a mantener relaciones sexuales  ellas manifiestan que totalmente en un 65,5%,   si su pareja insiste en que le obedezca respondieron que totalmente en un 53,4%, o si se las compara con otras haciéndolas sentir incómodas o humilladas se responde que totalmente en un 51%.

Estos datos no  son sostenibles para una juventud limpia de machismo y desigualdad.

Más aún cuando 1 de cada 4 de nuestros Jóvenes Andaluces piensa que la mujer se encuentra mucho mejor en casa con la familia. Que el 10% de los jóvenes andaluces cree que es el hombre el que debe tomar las decisiones importantes en la pareja.  Que más del 20% crea que la mujer es más débil que los hombres y que el 50% de los jóvenes piense que la mujer aguanta la violencia de género.

Sigue  fallando la base que propicia la violencia de género. Y seguirá siendo así mientras 1 de cada 4 jóvenes  no crea en la igualdad y siga no solo cuestionándola sino practicándola como justificación a la violencia de genero que ejerce sobre su pareja.

Las palabras son nuevas, pero cabe deducir que el sexting, el gossiping, el cyberbuylling son nuevas expresiones y consecuencias de  el machismo perpetuado aún en 1 de cada 4 jóvenes.

Flor de Torres Porras es Fiscal Delegada de la Comunidad Autónoma de Andalucía de Violencia a la mujer y contra la Discriminación sexual. Fiscal Decana de Málaga.