BLOGS

El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

El viaje de vuelta a casa

Eso de aplaudir, cuando el avión toca tierra, es propio de los que volvemos a casa, de los que vivimos a miles de kilómetros de distancia y volvemos después de meses de ausencia, quizás años. Yo lo viví hace poco, en el aeropuerto de Quito, y me uní a ese aplauso masivo que estalla en la cabina del avión.

Atrás quedan las paradas de autobús que hacemos los pasajeros que preferimos hacer escalas para pagar menos por el viaje, las filas y las interminables inspecciones en los aeropuertos, sobre todo para los que pasamos por Estados Unidos. Todo se nos olvida porque en breve estaremos en casa, reencontrándonos con esos rostros que dejamos un día. Habrá globos, carteles de bienvenida, flores… lágrimas.

Y el inventario de los días posteriores sigue: abrazos, invitaciones a comer, compras navideñas, nuevos edificios en la ciudad, cambios en las vías, nuevos sistemas de transporte y un largo etcétera.

Pero pronto veremos que, en verdad, nada cambió, que los niños siguen vendiendo chicles y flores en la calle, otros, más grandes, siguen haciendo el número de escupir fuego en frente de los vehículos, mientras les cambia la luz del semáforo.

En Quito, nos encontraremos con corazones azules pintados en las calles, que representan a las personas que han muerto en accidentes de tránsito y no faltará quién nos diga que tengamos cuidado cuando vamos a un cajero a sacar dinero, y que no nos quedamos hasta tan tarde en la calle. Al mismo tiempo, los amigos nos felicitarán por vivir fuera de este caos urbano y sólo unos pocos nos animarán a volver a nuestro país. Así pasarán los días hasta que volvamos a hacer el viaje de vuelta, al otro lado del mar. Para los que estamos en casa o lejos de ella ¡Feliz Navidad!

Quito desde el aire… Aterrizando…

1 comentario

  1. Dice ser Mary

    Que bueno ir a visitar la tierra de uno, pero que feo es volver a alejarse de la tierra de uno.

    29 Diciembre 2007 | 23:46

Los comentarios están cerrados.