Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘ramoncin’

Sobre el post de Ramoncín

Algunos de vosotros me habéis escrito preguntándome por el post que escribí el otro día, aquel titulado “Ramoncín, contra Entrada Gratuita”, y que fue eliminado al rato de ser publicado. Os cuento.

El mencionado post contaba cómo los abogados de Ramoncín se habían puesto en contacto conmigo para que eliminase ciertos comentarios de la entrada del pasado 18 de noviembre. De la misma manera, los mismos abogados pidieron a 20minutos.es que ese tipo de comentarios fueran borrados en las noticias sobre el cantante. Esta noticia se publicó en la web. Al ser un tema delicado con abogados de por medio, los responsables de la web me pidieron que, por precaución, guardase el post en borrador y lo sacase un poco más adelante. Cuando surgió la posibilidad de recuperarlo, me pareció que ya no venía muy a cuento y escribí mi columna semanal. No hay mucho más que contar.

P. D. Alguno de vosotros ha encontrado relación entre el post de Ramoncín y la columna posterior “Ya no me bajo música”. Me habéis pillado: la movida me ha dado tanto mal rollo que me he convertido en un adalid anti piratería. De hecho, os lo tengo que decir: estáis matando la música con vuestras descargas, insensatos. Aún estáis a tiempo de rectificar. De hecho, yo ya me estoy redimiendo con un latigazo por cada mega descargado. Plas, plas.

Que alguien defienda a Ramoncín

Si elaborásemos un top 10 de los personajes más odiados de este país, no me cabe ninguna duda de que en los puestos de Champions estaría José Ramón Julio Martínez Márquez, Ramoncín para los amigos (y para los enemigos también). Cualquier noticia en esta web que tenga como protagonista al que fuera rey del pollo frito genera un alud de comentarios furibundos. Y es que su férrea campaña contra las descargas y su defensa del canon digital llevadas a cabo desde la SGAE no se las perdona nadie. Y eso que hace ya dos años que abandonó el organismo dirigido por Teddy Bautista y dejó de ser el abanderado de la causa, alegando que “ya había tenido bastante”.

Esta semana Ramoncín ha vuelto a ser noticia por su polémica con la revista El Jueves. Una vez más, un vídeo que no pasaba de mera anécdota se hace enormemente popular por el intento del afectado de que no se difunda. El tiro por la culata de toda la vida, vamos. Como el que se llevaron en la cara los partidarios de aquella anacrónica retirada de los quiscos del número de la revista en el que se caricaturizaba el coito principesco. Ay, qué ridículo más grande, madre.

Por todo esto, por tener claro que Ramoncín cae a un elevadísimo porcentaje de la población como una patada en los mismos huevos, no deja de sorprenderme que su carrera musical siga adelante con cierto éxito. Y digo cierto éxito porque acaba de publicar un disco de versiones que presenta el día 23 en la madrileña Joy Eslava, una sala que, con un aforo de 1.600 personas, no resulta fácil llenar. Así que nuestro viejo amigo (son casi 54 palos los que gasta ya, aunque no los aparente) tiene más fans de los que muchos se imaginan. No de esos que le tiraron de todo en el Viñarock 2006, no, sino de los que aplauden con furor y entusiasmo sus canciones y trayectoria.

Yo, en convencimiento de que casi nadie merece ser sometido a una lapidación pública como la que ha sufrido el pobre Ramoncín, invito a esos fans a pasarse por los foros de este periódico (o de este blog) a defender el buen nombre de su ídolo. Buena falta le hace.