BLOGS
Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

El rey de la tristeza

Hubo un tiempo en que la etiqueta emo no se utilizaba para designar a grupos de adolescentes con flequillo, pose atormentada y uñas pintadas. Se trataba entonces de un apelativo claramente minoritario, e incluso rechazado por las bandas de Washington que, a mediados de los 80, fueron pioneras del supuesto género, como Rites of Spring, Embrace o One Last Wish. Herederos de la crudeza y la rabia del hardcore, aquellos grupos habían optado por explorar sus sentimientos más oscuros y adaptarlos, a su manera, a los postulados de la música furiosa que habían mamado.

Con el paso del tiempo, aquella etiqueta se alejó del hardcore y se comenzó a aplicar a bandas de corte más indie. Fue la llamada segunda generación del emo, que englobó a aformaciones como Texas Is The Reason, Mineral y, sobre todo, Sunny Day Real Estate. La banda de Seattle destacó sobre el resto por plasmar como nadie la tristeza en sus canciones, convirtiéndose por méritos propios en una de las bandas clave del rock alternativo americano de la primera mitad de los 90.

El líder de aquella banda, Jeremy Enigk, es nuestro protagonista de hoy.

A buen seguro, el bueno de Enigk detestaría leer la palabra emo junto a su ilustre nombre. Y aunque sea necesario emplearla para entendernos, no lo faltaría buena parte de razón en su cabreo. Y es que hace tiempo que su música es tan rica en matices que trasciende géneros, supera etiquetas y traspasa fronteras. La última de ellas ha sido la de nuestro país: para grabar su último trabajo en solitario (y ya van cinco), Enigk se ha rodeado de algunos de los músicos más destacados de la escena catalana: Ramon Rodríguez (Madee, The New Raemon) a la guitarra, Ricky Falkner (Standstill, The New Raemon) al bajo y producción, Santi Garcia (No More Lies, Ghouls ‘n Ghosts) a la guitarra y también a la producción, y Victor Garcia (Ghouls ‘n Ghosts, Crossword) a la batería. Un conexión musical de lujo y un compositor único (e infravalorado también), cuya inimitable voz sonará hoy y mañana en Barcelona y Madrid, respectivamente. Lo hará teloneado por otra banda excepcional, Madee, cuyo cantante repetirá en ambos conciertos.

Os dejo un vídeo de Enigk tocando, en acústico, River to the sea, uno de los temas de su anterior trabajo, The Missing Link.

6 comentarios

  1. Dice ser cursos

    cierto..yo flipaba con el emo-core de los ‘frail’..’educate yourself’..una autentica pieza de museo.

    16 Enero 2009 | 19:59

  2. Dice ser Al

    Jo, que viejos que somos. 😛

    16 Enero 2009 | 21:46

  3. Dice ser pyro

    Ahora os jodéis con el término…Mira que ya andaban tiempo dando por culo gente como los de Mondo Sonoro con sus etiquetitas: que si postcore, postmetal, emo-rock…pues por creerse tan guays y tan progres ahora les ha salido el tiro por la culata..y me alegro!Vivan The Rasmus, 30 Seconds to Mars, Panic at the Disco, Fall Out Boy, Bullet fot my Vallentine, My Chemcial Romance…y un largo etcétera…….A JODERSE!!!!jajajajjaajajaja….(aunque odie a todos estos grupos…;-)))))

    17 Enero 2009 | 05:50

  4. Dice ser Manuel Mora

    No sabía de la existencia de un grupo que se llamara como un videojuego: Ghouls ‘n Ghosts, me ha resultado curioso.

    17 Enero 2009 | 11:22

  5. Dice ser A.

    Da gusto leer textos como éste.Por cierto, en Ghouls’n’Ghosts también está Ramón.

    17 Enero 2009 | 11:32

  6. Dice ser antonio larrosa

    Si que es triste , si , me han dado ganas de llorar. La verdad es que prefiero la música escandalosa y bestial del grupo Canalsesentaynueve , que también son catalanes, de Barcelona, mira tú.

    17 Enero 2009 | 20:53

Los comentarios están cerrados.