BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

El cometa Siding Spring se acerca a Marte tras un viaje de un millón de años

Por F. Javier Martín-Torres y Juan Francisco Buenestado*

Cualquier cazador de cometas estaría encantado de encontrarse sobre la superficie de Marte este 19 de octubre. Ese día el cometa Siding Spring, también conocido como C/2013 A1, se cruzará con la órbita marciana después de haber estado alrededor de un millón de años recorriendo el espacio desde la nube de Oort, su más probable lugar de procedencia. En el momento de máximo acercamiento pasará a una distancia de sólo 132.000 km del planeta, aproximadamente un tercio de la que separa a la Tierra de la Luna. ¿Os imagináis la expectación y la alarma que se generaría si un cometa pasara entre nosotros y nuestro satélite?

Siding Spring fue localizado por Robert H. McNaught desde el observatorio de Nueva Gales del Sur que le da nombre. El hallazgo tuvo lugar el 3 de febrero de 2013 y desde entonces ha sido observado entre otros por el telescopio espacial Hubble. El propósito de estas observaciones es determinar con la mayor precisión posible, teniendo en cuenta que el comportamiento de los cometas es en cierta medida impredecible, su trayectoria y características. Así se ha calculado, además de la fecha exacta de paso, que su núcleo mide apenas unos 700 metros, y que su coma (la cola de gas y partículas que el viento solar arranca del núcleo según se acerca al Sol) tiene una anchura de 19.300 km.

Por supuesto nadie podrá estar contemplando el acontecimiento desde Marte, pero habrá toda una flota de orbitadores que podrán recabar abundantes datos y obtener espectaculares imágenes del cometa. A los tres que ya están en servicio (Mars Odissey, Mars Reconnaisance Orbiter y Mars Express), se sumaron el pasado septiembre el Mars Atmosphere and Volatile Evolution (MAVEN) y el Mars Orbiter Mission, de la agencia espacial de la India. Precisamente son estos satélites los que más preocupación suscitan en relación con el acontecimiento, porque, debido al tamaño del coma, se verán inmersos en las partículas de polvo cometario y esto podría dañarlos. En las cuatro horas que aproximadamente durará el tránsito a través del coma, se prevé que habrá media hora de especial intensidad. En ese momento crítico sería recomendable disponer todos los orbitadores al socaire de la ‘tormenta’ en la cara de Marte opuesta a la de incidencia, para evitar el peligro de que sus instrumentos resulten dañados o inhabilitados.

trayectoria

Recreación de la trayectoria del cometa Siding Spring tal y como será captada por el rover Curiosity en los próximos días / NASA

El rover Curiosity de la NASA no corre peligro al abrigo de la tenue atmósfera marciana, en la que las partículas del coma se quemarán produciendo algo parecido a una impresionante lluvia de meteoritos que el robot podrá captar con sus cámaras como testigo excepcional desde la superficie de Marte (ver figura de arriba). Parte del equipo científico del Curiosity, entre ellos miembros del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR), lleva meses preparando una campaña de observación del Siding Spring en la que participarán los instrumentos ChemCam, MastCam y la estación meteorológica española REMS. Si esta campaña de observación es exitosa, servirá para estudiar la composición del cometa y su impacto en la atmósfera de Marte, si lo hubiera.

 

*F. Javier Martín-Torres y Juan Francisco Buenestado son investigadores en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR).

1 comentario

  1. Dice ser Malú

    Es una maravilla poder disfrutar de los artículos de los señores Martín-Torres y Buenestado. Es una suerte tener científicos en España que divulguen la ciencia tan bien !! Muchas gracias y enhorabuena !!

    20 octubre 2014 | 23:01

Los comentarios están cerrados.