BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

¿De dónde viene el nombre de los elementos químicos?

JV García RamosPor José Vicente García Ramos (CSIC)

Cada elemento tiene un nombre que, en algunos casos, nos resulta ya familiar: oro, plata, cobre, cloro, platino, carbono, oxígeno, nitrógeno, etc. Pero, ¿por qué se llaman así? Muchos de sus nombres se refieren a una de sus propiedades. Por ejemplo, el nombre del oro en latín (aurum) significa “principio brillante” y el del mercurio (hydrargyrum) quiere decir “plata líquida”. Esta práctica de nombrar los elementos según alguna de sus propiedades ha continuado a lo largo de los años. El cesio fue descubierto en 1860 por el químico alemán Bunsen (el inventor del mechero Bunsen), que lo llamó así porque tiene la propiedad de darle un color azul a la llama, y en latín caesius significa “cielo azul”.

OroSin embargo, hay otros elementos cuyos nombres hacen referencia a una persona. El curio debe su nombre a Marie Curie (1867-1934), quien hizo los primeros estudios sobre la radiactividad, por los que recibió el Premio Nobel de Física en 1903. También obtuvo el Premio Nobel de Química en 1911 por su descubrimiento de los elementos polonio (llamado así en honor de Polonia, su país de nacimiento) y radio (del latín radius, que significa “rayo”).

Otros deben su nombre a lugares geográficos, como es el caso del pueblecito llamado Ytterby, en Suecia, que tiene cuatro elementos dedicados a él (terbio, itrio, erbio e iterbio) por ser el lugar donde se encontraron por primera vez. Otro ejemplo es el californio, que, aunque no aparece en la naturaleza, fue sintetizado por primera vez en 1950 en Berkeley, en el Radiation Laboratory de la Universidad de California.

Cada elemento tiene un símbolo formado por una o dos letras que lo identifican, de la misma forma que nuestro nombre y apellido nos identifican a nosotros. El símbolo de un elemento representa un átomo de dicho elemento. Hay 14 elementos cuyo símbolo es una letra que en general coincide con la primera letra de su nombre, excepto en el caso del potasio. Este elemento se descubrió en 1807 y se llamó así por la potasa, la sustancia de la que se aisló la primera vez. Su símbolo (K) viene de kalium, que significa “potasa” en latín. Casi todos los demás elementos tienen un símbolo de dos letras, de las cuales la primera siempre es mayúscula, y la segunda, minúscula.

Dmitri Mendeléiev

Dmitri Mendeléiev

Basándose en la hipótesis de que las propiedades de los elementos dependen, de forma periódica, de sus masas atómicas, el científico ruso Dmitri Mendeléiev (1834-1907) publicó en el año 1869 una tabla periódica en la que situó todos los elementos conocidos en aquella época, ordenándolos de tal forma que los que pertenecían a una misma familia apareciesen en la misma línea horizontal. Sin embargo, el descubrimiento del helio le causó un gran problema, puesto que este nuevo elemento no tenía un lugar adecuado para colocarse en la tabla. Esto, en el fondo, fue una brillante confirmación de la ley periódica, ya que el helio y los demás gases nobles, descubiertos más tarde, acabaron constituyendo un grupo.

 

José Vicente García Ramos es investigador del Instituto de Estructura de la Materia (CSIC) y autor del libro Las moléculas: cuando la luz te ayuda a vibrar (CSIC-Catarata).

 

3 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Desearía que mis nietos pudieran oír de sus profesores, estos conceptos para mejor comprensión y sobretodo, para que de una vez se erradique el aprender de memoria algo que tiene un fundamente que nunca explican.
    Te examinan de si lo sabes, sin tener en cuenta que no sabes ni que es, ni para que sirve ni el razonamiento de su existencia.
    Me encantó.
    Gracias.

    11 abril 2014 | 13:23

  2. Dice ser Warp

    A quienes haya gustado el artículo, les recomiendo sinceramente la lectura de “El tío Tungsteno”, de Oliver Sacks. Este brillante médico y terapeuta es conocido por ser autor de “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” y sobre todo por “Despertares”, que fue llevada al cine por Penny Marshall y protagonizada por Robin Williams y Robert de Niro.

    En “El tío Tungsteno”, Sacks repasa su niñez, su amor por la química y los intentos de desentrañar sus misterios, obnubilado por su admiración hacia el tugnsteno o wolframio, que para él significava el mejor metal de toda la tabla periódica.

    Una lectura deliciosa que atrapa desde la primera página y que enseña más química que casi todos los cursos de secundaria.

    Inolvidable. No os arrepentiréis.

    11 abril 2014 | 13:43

  3. Dice ser Pinkman

    Excelente artículo, enhorabuena.
    Gracias por la recomendación de “El tío Tungsteno”

    14 abril 2014 | 08:12

Los comentarios están cerrados.