Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘Energía renovable’

Viladamat, el primer Ayuntamiento en España en utilizar financiación colectiva para el autoconsumo

Viladamat es un pequeño municipio de la comarca del Alt Empordà, en la provincia de Girona, de 440 habitantes, que está llevando a cabo un proyecto histórico de autoconsumo fotovoltaico, que supone el primer paso de lo que se ha llamado “la nueva era para financiación participativa de las energías renovables”.

Este pueblo ha hecho historia porque se ha convertido en el primero en España que ha puesto en marcha una campaña de crowdlending (préstamo entre particulares y empresas) para financiar una instalación de autoconsumo.

El alcalde de Viladamat, Robert Sabater (de la CUP), se puso en contacto con la cooperativa de ingenieros Suno para que estudiaran las posibilidades de implantación de energías limpias en Viladamat.

La cooperativa identificó una clara oportunidad para instalar energía solar de autoconsumo en el tejado del propio edificio del Ayuntamiento. Concretamente, 12 módulos fotovoltaicos solares que aportasen 3,4 Kw de potencia, una cantidad suficiente para el autoconsumo del edificio pero sin verter energía a la red.

El Ayuntamiento podría ahorrarse hasta 1.000 € al año en la factura de la luz y a su vez reducir sus emisiones de CO2 en 2,5 toneladas anualmente. Y, lo más importante, era la mejor manera de fomentar el desarrollo de las energías renovables mediante participación popular y a la vez abrir un nuevo camino para otros ayuntamientos.

La instalación de autoconsumo propuesta tenía un presupuesto cercano a los 15.000€, de los cuales 6.000€ ya serían sufragados por una subvención de la Diputació de Girona. Se requería pues, una fórmula legal para hacer posible la financiación de los casi 9.000€ restantes mediante un préstamo colectivo de los vecinos que voluntariamente quisieran participar.

De esta manera, entraron en contacto con la plataforma Ecrowd!, especializada en la financiación colectiva de proyectos con impacto positivo y firmaron el acuerdo para comenzar la campaña.

Según este compromiso, durante los primeros 10 días, la inversión estaría reservada a los propios vecinos de Viladamat. Y, si pasado ese plazo, el proyecto no hubiera llegado al 100%, entonces se abriría a todos los inversores registrados en ECrowd! Pero no hizo falta esta segunda fase.

El modelo de crowdlending permite involucrar directamente a los habitantes de una población, dándoles la posibilidad de prestar su dinero para financiar el proyecto local. Así nació la primera campaña de crowdlending de kilómetro cero en nuestro país: un proyecto 100% financiado por personas del mismo municipio.

Además, se limitó el importe máximo por inversor. Aparte de la cantidad mínima habitual de 50 € para las inversiones en ECrowd!, que hace que invertir sea muy accesible, se introdujo en este caso un límite máximo de 500 € por inversor para que el importe a recaudar estuviera lo más repartido posible.

El viernes 10 de marzo, la cantidad requerida de 8.800 € ya había sido recogida, gracias a 22 vecinos de Viladamat que habían prestado entre 100 € y 500 € cada uno al proyecto. De esta inversión, recibirán mensualmente cuotas al 3,50% anual durante un plazo de 3 años. “Y lo más importante –señalan los responsables de Ecrowd!-, son conscientes de que están contribuyendo a la transición energética hacia un modelo energético de bajas emisiones de carbono en su pueblo”.

Los ingenieros ya están trabajando en la instalación de autoconsumo y muy será una realidad.

Viladamat ha conseguido mucho más que la instalación de paneles solares en el tejado del Ayuntamiento. “Ahora es el primer municipio de nuestro país en financiar al 100% una inversión en energías renovables a través del crowdlending de kilómetro cero, y todo eso de forma transparente, inclusiva y democrática”, señalan.

Fuente: Ecrowd!

Los alemanes tendrán un tren ecológico financiado por crowdfunding

El locomore es un tren que funciona con energía renovable y que se financia con aportaciones de los ciudadanos. Quiere comenzar a funcionar en septiembre de 2016 y convertirse en la primera alternativa a la Deutsche Bahn, la renfe alemana.

La Deutsche Bahn, la compañía ferroviaria nacional alemana, ha registrado pérdidas económicas en los últimos años debido a la puesta en marcha de una red de autobuses de bajo coste. Esto demuestra que el ciudadano demanda viajar de forma más económica. Locomore le ofrece la posibilidad de hacerlo también más rápido presentando un tren más accesible y ciudadano.

Locomore ha sido ideado por Derek Ladewig, antiguo director de una asociación de transporte en Brandeburgo y representante de la Deutsche Bahn en el partido de los Verdes en el Parlamento alemán.

locomore-dentro-1-1

Hace cuatro años, este antiguo sindicalista verde se asoció con cuatro compañeros y comenzó a trazar las líneas de lo que se espera sea el nuevo transporte del futuro: ecológico y abierto al ciudadano.

A partir de septiembre de 2016, los usuarios dispondrán de una línea suplementaria que enlazará regularmente Stuttgart y Berlín, una vez por la mañana y otra por la tarde noche en los dos sentidos. La idea de Locomore no es convertirse en una línea de bajo coste al estilo de las compañías aéreas, sino ofrecer un servicio más económico, ergonómico y confortable.

Locomore circulará dos veces al día y tendrá paradas en las principales ciudades, será económico, ecológico y, sobre todo, del ciudadano.

Para evitar cualquier relación con el carbón,  Locomore contratará con las compañías de suministro de electricidad verde y la velocidad no pasará de los 200 km/h,  lo cual contribuirá a reducir su huella ecológica.

La venta de billetes servirá para financiar el día a día de la empresa, que cuenta con emplear a 20 trabajadores hasta septiembre.

La comida que se ofrecerá en el tren será ecológica y será servida en mesas por los empleados de la empresa. Los usuarios dispondrán de wifi gratuito y podrán crear un perfil para poder elegir a sus vecinos y poder hacer más ameno el trayecto al compartirlo con gente afín.

Locomore se convertirá en la primera línea ferroviaria financiada por la aportación ciudadana a través de una plataforma de crowdfunding. El objetivo es recaudar 780.000 euros hasta septiembre de 2016.

 

Fuente: Ladyverd

Cooperativas de consumo de energía por todo el país

Los cerca de 200 socios de EnergÉtica, una cooperativa de consumo de energía, recién constituida en Valladolid, ya pueden contratar energía cien por cien renovable. Para celebrarlo, han soltado al aire una lámpara de papel coincidiendo con la caída del sol y han organizado una serie de actividades para remarcar su apuesta por la energía limpia.

La comercialización se realizará, por el momento, a través de Som Energía, la cooperativa de ámbito estatal que opera en regiones como Cataluña, Aragón, Madrid o Navarra y que cuenta con 20.000 personas asociadas. Para hacerlo hay que seguir dos pasos: hacerse socio, pagando  100 euros, que irán destinados al capital social, y rellenar el formulario de la página.

Taller-de-energías-Renovables

Imagen del Instituto Español de Tecnología.

La calidad del suministro será igual a la obtenida hasta ahora, ya que de ello se encarga la distribuidora local. El precio será muy similar y, en muchos casos, más barato. El cambio a la cooperativa tampoco plantea problemas. A cambio, las personas asociadas podrán obtener energía 100% renovable, tener voz y voto en las asambleas y formar parte de un modelo energético al que ya se han sumado cooperativas de otras comunidades: Nosa Enerxía (Galicia), Econactiva (Castilla La Mancha), Goiener (País Vasco), Zencer (Andalucía) o Enerplus Solabria (Cantabria).

EnergÉtica es una cooperativa sin ánimo de lucro que pretende operar en todo el país. Uno de sus próximos objetivos es producir energía renovable. Para ello se han planteado varias acciones: participar en la central hidroeléctrica de Peñafiel, que acaba de ser adquirida por Som Energia o implantar huertos solares y producir energía a través de unas plantas fotovoltaicas que ha montado la granja ecológica Crica, en Megeces (Valladolid). Todas las posibilidades deberán ser aprobadas en la asamblea de socios.

Movimientos sociales, la UE y el sector renovable piden al Gobierno que permita el autoconsumo eléctrico

Un informe de la consultora Black&Veatch sobre el sector eléctrico, dice que ocho de cada diez directivos de compañías tradicionales ve en el fenómeno de la generación distribuida mediante producción fotovoltaica una seria amenaza para su futuro. Temen que el permitir a las familias olvidarse del recibo de la luz, impacte en la mismísima línea de flotación de sus negocios tradicionales.

La generación distribuida mediante producción fotovoltaica significa que un hogar  no tengan que pagar recibo a su compañía eléctrica, un hogar independiente que “autoproduzca” su propia luz con placas solares y que sólo ‘tire’ del sistema cuando necesite electricidad y que vierta al mismo la sobrante. Con este sistema de generación distribuida, llevado al extremo, el papel de las empresas tradicionales podría quedar relegado a algo casi testimonial, dice el estudio publicado por Red sostenible y creativa.

casa sostenible

El estudio se centra en EEUU, aunque analiza otros muchos países. Casi la mitad de los directivos consultados considera que éste es el mayor desafío al que se enfrentarán en los próximos años. Algunos de ellos reconocen que sus compañías están diseñando planes para tratar de combatir el fenómeno fidelizando más a sus clientes conociendo sus patrones de consumo y ofreciéndoles diseños a la carta con importantes descuentos.

En España, las eléctricas no quieren ni oír hablar del desarrollo del autoconsumo, tan extendido en otros países europeos. El Real Decreto de Autoconsumo que el ministro José Manuel Soria quiere llevar al Consejo de Ministros este mes de septiembre establece tantas barreras de entrada, tantos costes y tantas penalizaciones a los autoproductores que hace casi inviable montar una instalación de autoconsumo en viviendas, empresas e instituciones.

Por eso, el sector renovable, movimientos ciudadanos, organizaciones sociales y ecologistas, organismos, universidades, la CNMC, la Comisión Europea y todos los partidos del arco parlamentario, excepto el PP, han pedido al Gobierno que suavice el borrador de RD y permita el desarrollo del autoconsumo en España, no sólo como un sistema de abaratar la luz sino también como instrumento para combatir el cambio climático mediante energías limpias.

 

Los consumidores se unen para comprar energía verde más barata

En los últimos años, miles de consumidores se han unido para realizar compras colectivas de energía, de carburantes o de telefonía, convocados por varias plataformas. El resultado es que abaratan sus facturas en un porcentaje considerable y que operan al margen de las grandes compañías.

Algunas de las promotoras, en su mayoría cooperativas de usuarios, han ido más lejos y ofrecen a sus abonados tarifas eléctricas de origen renovable. La revista Consumer publica una relación de ocho empresas que han apostado por otro modelo energético más limpio y respetuoso con el medio ambiente. Son las siguientes:

Grupo Enercoop: con sede en Crevillente (Alicante) reúne a varios socios productores, distribuidores y comercializadores de energías renovables y de cogeneración. El recibo eléctrico con Enercoop es un 13% más barato que en las grandes compañías para sus abonados domésticos e industriales.

Zencer

Gesternova: representa a productores de energía renovable en el mercado eléctrico y comercializa energía 100% renovable con su marca. La energía que puede suministrar supera un potencial de 200.000 hogares.

Som Energia: Esta cooperativa de consumo de Girona produce y comercializa energía 100% verde a partir de productores de energías renovables, así como de sus propias plantas: ocho plantas fotovoltaicas y una planta de biogás. Cuenta con más de 18.200 socios (cien nuevos cada semana).

GoiEner: creada en 2012 en Ordizia (Gipúzcoa), su ámbito de actuación es sobre todo el País Vasco. Cuenta con 2.700 usuarios y una red de un centenar de voluntarios y ha gestionado 2.400 contratos de electricidad 100% renovable.

Zencer: cooperativa de consumo que desde enero de 2013 opera en el mercado eléctrico general desde Fuengirola (Málaga). En la actualidad, está formada por casi 1.000 socios, repartidos por todo el país, a los que se les suministra energía renovable en origen.

Enerplus: es de Cantabria y necesita aumentar su masa crítica (en la actualidad tienen 58 socios) para ser comercializadora, según la ley.

Nosa Enerxía: Creada el año pasado en Galicia, es una cooperativa que comercializa energía eléctrica de origen renovable certificado. A largo plazo, también tiene como objetivo la promoción de proyectos de generación de energía renovable. Comercializa energía a través de GoiEner.

Seneo: es un proyecto cooperativo de comercialización de energía renovable surgido en 2014 en Ontinyent y el Valle de Albaida (Comunidad Valenciana). Como comercializadora autorizada puede vender luz a cualquier punto del país.