Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Banca ética y economía social y solidaria: ante todo, las personas

Asociaciones y empresas de la economía social y solidaria y el cooperativismo están saliendo al paso de los ataques que han recibido en los últimos días de algunos medios que les acusan de beneficiarse de una supuesta “trama de corrupción” de subvenciones en el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Ahora Madrid.

REAS Madrid (Red de Economía Alternativa y Solidaria) y sus entidades asociadas o Fiare Banca Ética defienden la economía social y solidaria que pone en el centro a las personas y niegan cualquier trato de favor por parte de ninguna de las administraciones. Consideran irresponsable poner indirectamente a todo un sector en el punto de mira mediático, “al fundar sospechas sobre la legalidad del acceso a las ayudas públicas previstas para la Economía Social y Solidaria y el mundo cooperativo, así como su participación en concursos abiertos y de libre concurrencia”.

Ante tales ataques, Fiare Banca Ética, un banco cooperativo, aclara que trabaja básicamente en la intermediación financiera, recoge ahorro de personas y organizaciones y da crédito a entidades con una clara vocación de transformación social. Además, dispone de una política de transparencia a través de su web donde publica toda la financiación y elabora una publicación anual el Balance social en la que explica las cuentas y servicios con los proveedores.

Los principales clientes del banco son empresas de la Economía Social y Solidaria que trabajan con proyectos con un alto valor añadido para la sociedad y su relación con ellas es de proveedor de servicios, “ofrecemos financiación con intereses, y todo crédito tiene que ser devuelto. También hay organizaciones que sólo tienen sus servicios operativos bancarios habituales”, precisan.

En cuanto a su relación con la política, señalan que trabajan con aquellas administraciones públicas que quieren mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y que solicitan algunos de los servicios como cuenta corriente, depósitos de ahorro o líneas de financiación como por ejemplo hacen el Ayuntamiento de San Sebastián o el de Barcelona.

Precisan que los partidos políticos no pueden ser socios ni solicitar financiación, sólo pueden disponer de cuenta corriente, como ha sido el caso de Ahora Madrid. “La relación que hubo con Ahora Madrid, es precisamente esta, la relación que tuvimos al disponer de una cuenta corriente”, añaden.

El convenio con el Ayuntamiento de Madrid tiene como objetivo, según Fiare, conceder ayudas reintegrables para la puesta en marcha de proyectos de emprendimiento social en la ciudad de Madrid. Es un convenio que durará 4 años y al que tendrán acceso diferentes empresas de la ciudad.

Este convenio se firmó después de otra experiencia previa en Valladolid, donde en 2012 la Asociación Fiare Castilla y León firmó un primer convenio con el Ayuntamiento de Valladolid, gobernado entonces por el PP, con ayudas reintegrables a entidades de la economía solidaria. En 2016 se renueva por cuatro años más con el gobierno de coalición presidido por el PSOE.

En 2015 se firma un convenio similar con la Diputación de Valladolid gobernada también por el PP. Este convenio se renueva anualmente. El objetivo es el mismo aunque los proyectos financiables deben venir de poblaciones con menos de 20.000 habitantes para favorecer el desarrollo local de empresas de emprendimiento social.

Por su parte, REAS Madrid es la Red de Economía Alternativa Solidaria de Madrid, asociación sin ánimo de lucro y sin afiliación política creada en el año 2001 que agrupa en Madrid a más de 150 entidades del ámbito de la Economía Social y Solidaria, según sus estatutos.

Pertenece a su vez a la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria, compuesta por 594 entidades entre las 18 redes que forman parte del conjunto de la Red. 10.864 personas contratadas y 33.843 personas voluntarias. Con un volumen de ingresos de 421 millones de euros: el 66% por volumen de facturación, el 20% procedente de subvenciones y un 14% de otros ingresos (datos de 2017). Forma parte de La Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES) y también de RIPESS, la red mundial de redes continentales comprometidas con la promoción de la economía social y solidaria.

Los cooperativistas han señalado que “es bastante irresponsable poner indirectamente a todo un sector en el punto de mira mediático, al fundar sospechas sobre la legalidad del acceso a las ayudas públicas previstas para la Economía Social y Solidaria y el mundo cooperativo, así como su participación en concursos abiertos y de libre concurrencia. Para hacernos una idea, estas empresas, que crean empleo, y que también trabajan en el sector privado, suponen el 5% del PIB del Estado y, entre ellas, se encuentran entidades insignia y fundamentales dentro del tejido productivo español. Es extremadamente grave que se utilice a la Economía Social y Solidaria como una herramienta de ataque”.

La Economía Solidaria es un enfoque de la actividad económica que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable, como referencia prioritaria por encima de otros intereses. Sus iniciativas son independientes con respecto a los poderes públicos, actúan orientadas por valores como la equidad, la solidaridad, la sostenibilidad, la participación, la inclusión y el compromiso con la comunidad y también son las promotoras de un cambio social.

Los comentarios están cerrados.