BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Santuarios del deporte. El ‘muro’ de Paterberg: el camino a la gloria en Flandes

Imagen del tramo de adoquines de Paterberg (Google Street View).

Imagen del tramo de adoquines de Paterberg (Google Street View).

Pues hoy vamos a hablar de ciclismo. En concreto, de un punto situado en pleno corazón de Bélgica que, gracias al Tour de Flandes, se ha convertido en uno de los más emblemáticos ascensos de las clásicas de ciclismo. Es el ‘muro’ de adoquín de Paterberg.

Ubicación: Kluisbergen, Flandes Oriental, Bélgica.

Año de inauguración: 1986.

Más cosas: La historia de la subida de Paterberg es bastante curiosa. El Tour de Flandes se caracteriza por sus ‘muros’, unos ascensos breves (de entre medio kilómetro y 2,5) pero muy duros y además, adoquinados.

Dice la leyenda popular que fue un vecino de la zona, fanático de la carrera, rabioso porque cerca de su finca no pasaba la ronda, el que creó la subida. Para ver a sus ídolos pasar por su puerta, en 1984 decidió adoquinar el viejo camino que pasaba por su casa, en la colina de Paterberg. Cuatro años después, la carrera empezó a pasar por este camino (oficialmente, calle Paterberg o Paterbergstraat). Cuenta Marcos Pereda en este artículo que no es estrictamente así, sino que la obra fue cosa del Ayuntamiento de Kluisbergen.

Es una subida muy cortita, de apenas 400 metros, pero muy exigente. Su porcentaje medio es del 12,5%, con un punto máximo del 21%. Una salvajada. Además, desde el año 2012 la subida de Paterberg tiene lugar en el tramo final de la carrera (de hecho es la última ascensión), con lo que ahora es mucho más decisivo que antes.

Este es el ascenso a Paterberg en una cámara a bordo:

Saludos y hasta mañana.

PD: Si queréis saber más de la Vuelta a Flandes, de Paterberg y del resto de muros, os recomiendo este artículo de mi compañero Juanfran de la Cruz.

4 comentarios

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Qué mala leche tuvo el vecino!!! 😉 Muy buen post!!

    http://areaestudiantis.com

    12 Mayo 2015 | 08:59

  2. Dice ser Javicruz

    Gracias, había oído algo, pero no tenía idea de cómo era esta prueba y sus características. Excelente también el enlace que propones al final del artículo.

    12 Mayo 2015 | 09:55

  3. Dice ser Gorpik

    Es una pena que en España no haya más afición por las clásicas de un día, como el Tour de Flandes (pese a su nombre, es una carrera de un día). No digo que sean mejores que las grandes vueltas por etapas, pero sí diferentes. Las carreras se disputan de una forma muy distinta cuando los corredores saben que no tienen otra o9portunidad al día siguiente, o que esa no es la etapa que les interesa.

    12 Mayo 2015 | 12:05

  4. Dice ser ruomalg

    Buenooooo, vaya trazado. Y yo me sorprendía con el fin de la Vuelta en las calles empedradas de Santiago de Compostela. Un pelín estrecha, casi tiene que ir en fila india el pelotón.

    Pues sí, aquí se valoran más las grandes competiciones que las carreras de un día. Se ve que éstas últimas sólo dan para una tarde de siesta 😛 .

    13 Mayo 2015 | 23:31

Los comentarios están cerrados.