BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Sile Nole, el trueque de juguetes donde el dinero no funciona

Una iniciativa sin ánimo de lucro que se propone sensibilizar a niños y padres sobre consumo responsable y la reutilización con talleres, juegos y trueque de juguetes

Esta Navidad vuelve Sile, Nole, trueque infantil, el espacio de trueque colaborativo donde los niños pueden intercambiar los juguetes que ya no usan por otros que les llamen la atención. Una iniciativa de la Asociación Adelita cuyo fin es la educación para un consumo responsable y consciente, en colaboración en esta edición con el Distrito Fuencarral-El Pardo del Ayuntamiento de Madrid y VoluntariosxMadrid.

image004

Los días 26 y 27 de diciembre, los niños de cuatro a doce años podrán llevar de casa aquellos juegos, muñecos o  juguetes que ya no les divierten y estén en buenas condiciones para cambiarlos por un libro, instrumento musical, material deportivo y otros juegos o juguetes que les gusten y que otros niños hayan llevado. El objetivo es reestrenar sin comprar ni gastar, pues, como afirma la organización Adelita Market, hacer nuevos productos es muy costoso e innecesario y reutilizar es una opción muy sencilla.

image006

Tras el paso de más de dos mil personas en anteriores ediciones, Sile, Nole quiere llegar al mayor número de familias dispuestas a  compartir esta experiencia de consumo colaborativo y celebrará su trueque de juguetes en dos espacios diferentes: el 26 de diciembre en el centro deportivo Vicente del Bosque y el domingo 27 en el colegio El Estudiante de Las Tablas.

Este año, también se impartirán talleres en diferentes puntos de la ciudad para demostrar a los niños que pueden disfrutar mucho con los juegos tradicionales o ‘desenchufados’ y aprender sobre hábitos de consumo responsable. Además, Chiquitectos traen La ciudad sostenible, un taller donde los niños aprenderán sobre su entorno a travésdel juego y la experimentación

1 comentario

  1. Dice ser marian

    Sin duda es un acto muy bonito a nivel emocional.
    A nivel económico, si las tiendas de juguetes no venden, cierran, más paro.
    El intercambio de juguetes usados y el consumo colaborativo no mantiene el escaso trabajo que queda en nuestro Pais, flaco favor le hace.
    No todo es blanco o negro.

    21 diciembre 2015 | 12:48

Los comentarios están cerrados.