BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Cooperativas de consumo de energía por todo el país

Los cerca de 200 socios de EnergÉtica, una cooperativa de consumo de energía, recién constituida en Valladolid, ya pueden contratar energía cien por cien renovable. Para celebrarlo, han soltado al aire una lámpara de papel coincidiendo con la caída del sol y han organizado una serie de actividades para remarcar su apuesta por la energía limpia.

La comercialización se realizará, por el momento, a través de Som Energía, la cooperativa de ámbito estatal que opera en regiones como Cataluña, Aragón, Madrid o Navarra y que cuenta con 20.000 personas asociadas. Para hacerlo hay que seguir dos pasos: hacerse socio, pagando  100 euros, que irán destinados al capital social, y rellenar el formulario de la página.

Taller-de-energías-Renovables

Imagen del Instituto Español de Tecnología.

La calidad del suministro será igual a la obtenida hasta ahora, ya que de ello se encarga la distribuidora local. El precio será muy similar y, en muchos casos, más barato. El cambio a la cooperativa tampoco plantea problemas. A cambio, las personas asociadas podrán obtener energía 100% renovable, tener voz y voto en las asambleas y formar parte de un modelo energético al que ya se han sumado cooperativas de otras comunidades: Nosa Enerxía (Galicia), Econactiva (Castilla La Mancha), Goiener (País Vasco), Zencer (Andalucía) o Enerplus Solabria (Cantabria).

EnergÉtica es una cooperativa sin ánimo de lucro que pretende operar en todo el país. Uno de sus próximos objetivos es producir energía renovable. Para ello se han planteado varias acciones: participar en la central hidroeléctrica de Peñafiel, que acaba de ser adquirida por Som Energia o implantar huertos solares y producir energía a través de unas plantas fotovoltaicas que ha montado la granja ecológica Crica, en Megeces (Valladolid). Todas las posibilidades deberán ser aprobadas en la asamblea de socios.

1 comentario

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    ¿Y de los impuestos sobre el asunto no habláis?

    Clica sobre mi nombre

    21 septiembre 2015 | 12:05

Los comentarios están cerrados.