Mary Shelley, una cazadora de monstruos decimonónica de cómic

Por Pablo Lozano es director del Festival Internacional de Cómic Europeo (en Facebook,  Twitter e Instagram) y colaborador especializado en cómic histórico en XX Siglos. Le podéis seguir en Twitter, Facebook e Instagram, y escuchar en el podcast de cómic La buhardilla de Venger.

Aunque pueda parecer que no lea mucho cómic americano, no es así, casi el cincuenta por ciento de mis lecturas comiqueras del mes son de origen americano o británico. Los superhéroes y derivados también forman parte del menú, aunque es cierto y hay que reconocer que tocan mucho menos los temas históricos de lo que encontramos en la producción europea.

Para esta ocasión y con motivo de la cercanía del día de Todos los Santos o al ya famoso Halloween, he escogido comentar una lectura para ir calentando los motores y preparar el ambiente para un futuro artículo especial dedicado a la fecha.

Estoy seguro que solamente por el título del artículo más de uno os habéis parado a leerlo. Ya es atrayente para mí el propio nombre de la escritora Mary Shelley, como para encima aparejarlo a las palabras “cazadora de monstruos”. Una combinación ante todo curiosa para un “friki” como servidor.

Los autores de esta curiosa obra, Mary Shelley Monster Hunter, son los guionistas Adam Glass y Olivia Cuartero-Briggs contando con el dibujo de Hayden Sherman. En esta ocasión quiero resaltar, al contrario de lo que ocurre muchas veces, que los guionistas superan desde mi punto de vista al dibujante, aunque también creo que el dibujante y su estilo están muy bien escogidos para esta historia.

¿Os imagináis a Mary Shelley enfrentándose a monstruos?

Eso es lo que nos va a contar esta obra de ficción que mezcla elementos reales de la vida de la escritora con elementos del terror gótico.

Mary Shelley Monster Hunter

Como ya indica Olivia Cuartero-Briggs al inicio del cómic, “Mary Shelley es mucho más que la creación del género que ahora conocemos como terror. Fue una filósofa ideológica, una viajera y una conocida rebelde en una época en la que las mujeres no tenían derechos ni a sus propios hijos, ya no hablemos de tener propiedades, votar o solicitar un divorcio, siquiera. Mary Shelley fue una mujer adelantada a su tiempo. Una guerrera feminista que sufrió la pérdida de casi todos los que llegó a amar, y aun así siguió adelante…publicando diferentes novelas, cientos de artículos y preservando el legado de su difunto marido como de su madre para las siguientes generaciones”.

Con estas palabras arranca una historia que nos traslada al invierno de Ginebra del año 1816 cuando Mary, su prometido Percy, las hermanas Claire y Fanny, y el célebre poeta Lord Byron terminan alojados en la estremecedora mansión Frankenstein. Los macabros y aterradores acontecimientos que suceden a continuación llevan a Mary a realizar un descubrimiento tan repugnante como estremecedor. Su misterioso anfitrión no es en absoluto lo que esperaban y cambiará para siempre el rumbo de la vida de Mary.

Los autores aprovechan el momento en el que Shelley concibió su obra más conocida Frankenstein o El moderno Prometeo (1816) para fantasear y explicarnos el verdadero origen de la historia. Qué más que nacer de una apuesta como conocemos el común de los mortales. Nació de una experiencia real que en el cómic cuenta la autora en unas páginas perdidas de su diario.

Lo que ocurre es que la experiencia fue tan sobrenatural y estremecedora que la autora la aprovechará para inspirar su conocida novela.

La trama nos sumerge muy bien, desde el primer momento, en el ambiente de los personajes, aunque, en vez de permanecer en la Maison Chapuis dando paseos o navegando en el lago, se trasladarán a la mansión Frankenstein situada en lo alto de una montaña y repleta en las imágenes del cómic de todos los elementos del terror gótico posibles.

La mansión, además, no estará regentada por el doctor Frankenstein sino por la doctora Franskenstrin y su fiel ayudanta Imogen. Ambas se han propuesto crear a un hombre nuevo y perfecto en mentalidad más cercano a los cánones del siglo XXI que a los del XIX. Como ya pudisteis leer las palabras de Olivia Cuartero-Briggs el contenido feminista forma parte de la obra que nos presentan.

En esta búsqueda del hombre perfecto, Shelley jugará un papel fundamental a la hora de trasmitir sus ideas y pensamientos a la nueva criatura. Lo único que no acabará la cosa como estaba pensado, como os podéis imaginar.

También he de decir, que la obra aprovecha y salpica toda la trama con referencias reales de los otros compañeros de viaje de Shelley, los que conformaban la llamada “Liga del incesto y del ateísmo”, nombre con el que la prensa del momento denominó al grupo y que, principalmente, se refería al conocido Lord Byron, que ya acaudalaba una vida llena de escándalos diversos, denuncias de prácticas homosexuales y, sobre todo, la acusación de incesto con su media hermana.

A pesar de ello es conocida como una de las más importantes y famosas escritoras a nivel mundial. Es autora de una extensa obra mucho menos conocida que su ópera prima. Entre sus publicaciones se encuentran novelas, cuentos, biografías y libros de viaje. Entre sus libros más destacados podemos mencionar también Mathilda (1819), Valperga o Vida y aventuras de Castratuccio, Príncipe de Lucca (1823), El último hombre (1826) y Falkner (1837).

Curiosidades sobre Frankenstein

Frankenstein es el monstruo al que se enfrentará en esta primera aventura y fue la primera novela de la autora. Como curiosidad sobre la obra comentaros que se publicó inicialmente de manera anónima y no fue hasta 1823 que apareció con el nombre de la autora. Shelley pensaba que la obra no sería bien recibida por los lectores si se daban cuenta que había sido escrita por una mujer.

También comentan algunos historiadores que probablemente la autora se inspirase para su novela en un castillo del rio Rhine que se llama Frankenstein en el que se cuenta que vivió un alquimista llamado Konrad Dippel.

Este fue conocido por tratar de crear el aceite dippel, que conseguía que las personas vivieran más de 100 años. También comentan las historias populares que robaba en las criptas y experimentaba con cuerpos.

El monstruo de Frankenstein en la novela es una buena persona que sólo buscaba ser aceptado. Tampoco era torpe y tenía una fuerza superior a la humana.

Quizá lo más importante y curioso es que en la novela se le llama Adam en honor al primer hombre y que jamás recibió en la obra el nombre de Franskenstein. Es el cine el que ya crea ciertos estereotipos e imágenes sobre él, así como introduce también al fiel ayudante del doctor Igor.

El tomo que acaba de sacar la editorial Planeta recoge los cinco primeros números de la serie, lo cual quiere decir que seguiremos viendo en el futuro más aventuras y episodios desconocidos de la vida de la escritora.

¿Qué nuevos misterios nos traerá Mary Shelley en el futuro?

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

2 comentarios

  1. La lectura de cómic o libros infantiles es una herramienta de ocio y educación que no importa si los jóvenes tienes 6 o 18 años, debemos promulgarla mucho pero que mucho más. Aunque sean de monstruos como los de Mary Shelley.

    21 octubre 2021 | 13:11

  2. Dice ser Me encanta

    Mary Shelley ya se enfrentó a algunos monstruos de su época. En un pique por hacer valer las cualidades creativas de la mujer creó al Frankenstein.

    21 octubre 2021 | 14:10

Los comentarios están cerrados.