Santi Laganà: “Quien se acerca a una novela histórica debe olvidarse de su propia época”

Una mujer frente a un mundo corrupto. Anna frente a la violenta Italia del siglo X. El escritor italiano Santi Laganà debuta en la ficción histórica con Hierro y sangre (Suma de Letras, 2021). Una novela de brutales aventuras medievales que apunta a convertirse en trilogía.

Laganà, tras una larga y satisfactoria, trayectoria en el mundo de la banca debuta, ya retirado, en el mundo literario. El propio escritor responde a XX Siglos y nos guía en ese mundo reconstruido de papas codiciosos y corruptos y nobles sanguinarios…

¿Por qué eligió el siglo X para ambientar Hierro y sangre?

Por ser el periodo histórico menos conocido y explotado por novelistas y estudiosos. Y el menos políticamente correcto de todos. Siempre me ha fascinado ir contra corriente y crear personajes diferentes.

Para muchos lectores, la visión de Roma y el papado que da en la novela les resultará chocante…

Sí, según la lógica y la moral contemporáneas. Pero quien se acerca a una novela histórica debe olvidarse de su época y sumergirse en aquella de la que trata como si la viviese él mismo. La Iglesia de la época no era una excepción en la decadencia imperante: no había escrúpulos y tampoco limitaciones éticas en un contexto dominado por la simonía y el poder por el poder. La verdadera fe era patrimonio de muy pocos.

Su retrato de la Edad Media es violento y turbulento ¿fue aquel periodo tan oscuro cómo se suele decir?

Por supuesto. Pero, de nuevo, todo es relativo. En aquella época la moral, la educación y el sentir general simplemente aceptaban y consideraban normales la violencia, la corrupción, la sexualidad promiscua, la diferencia abismal entre poderosos y humildes… La cultura era desconocida, el propio latín estaba casi completamente olvidado o se había corrompido. Los valores cívicos, el sentido del Estado y el respeto a las reglas comunes eran inexistentes.

¿Podemos extraer paralelismos de aquella Italia altomedieval con el presente?

Es difícil establecer paralelismos entre épocas tan remotas y diferentes. Lo único que diría es que los acontecimientos de aquellos años (empezando por la entronización de Otón y su Privilegium Ottonianum) marcarán la historia de Italia durante los nueve siglos sucesivos, hasta su independencia en el siglo XIX.

Me ha resultado interesante su anotación sobre el lenguaje utilizado en la novela y su justificación por usar italiano común, aun corriendo el riesgo de que los personajes parecieran mucho más instruidos y locuaces de lo que en realidad debían ser…

El problema de la contextualización del lenguaje es inevitable en una novela histórica. Inevitable e insuperable. Mi advertencia es para justificar unos diálogos en aquella época impensables: la lengua de uso común debía de ser un híbrido vulgar y rudimentario totalmente impresentable por escrito.

¿Cuánto tardó en documentarse para escribir una novela como esta?

Decenas de libros y documentos y uno o dos años de preparación. Y todavía no he terminado…

¿Qué fue el asunto más extraño que tuvo que investigar para escribirla?

La orografía y la alimentación, por ejemplo. En aquella época el territorio estaba dominado por los bosques, los pantanos y los animales salvajes. Las llanuras eran escasas, al igual que las aldeas y las carreteras. Los cultivos eran una excepción. Y la alimentación del pueblo era algo espantoso si se compara con la de hoy.

He leído que en su investigación se ha logrado hacer con una más que interesante colección de libros sobre el periodo, ¿cómo ha sido ese proceso? ¿Cuáles son las joyas de esa colección?

Hoy en día internet hace milagros. Conseguir libros como Antapodosis, de Liutprando, o Las Crónicas de Rodolfo el Calvo no es difícil. Lo terriblemente difícil y aburrido es leerlos…

¿Cuál cree que es el secreto del éxito de la novela histórica, que lleva sumando éxitos desde Walter Scott y Manzoni?

Creo que está arraigado en la curiosidad de los hombres por conocer su propio pasado, hasta el más oscuro y embarazoso. Lo escribí en la dedicatoria: si no conoces de dónde vienes, no puedes apreciar lo que tienes.

¿La novela histórica debe enseñar Historia

Sí. Sin aburrir, si es posible…

¿Cómo cree que debe ser el equilibrio entre el recoger fielmente el espíritu de la época y trasladarlo al lector actual de un modo comprensible?

A través del lenguaje. Sin ocultar nada escabroso o molesto, siendo siempre fiel a la realidad, pero utilizando el lenguaje “edulcorado” de hoy. Y confiando en la disponibilidad del lector a aceptar esta “violencia” a su sensibilidad.

Debutar en la literatura con 67 años, ¿le hace más o menos consciente de lo que se expone un autor a la hora de escribir?

El problema de la edad no lo he tenido presente nunca. He llegado tarde a la publicación, no a la escritura. Escribo desde los diecisiete años y lo hice siempre por pasión y diversión, sin proyectos o fines comerciales. Mi edad, además, me permite disfrutar más y mejor de esta gran satisfacción que acabo de recibir y no tener que pensar (o temer) en lo que vendrá en el futuro…

Leo que ha trabajado en el mundo de la banca, ¿ese sector prepara para adentrarse en el brutal e inmisericorde siglo X de Hierro y Sangre?

No, el trabajo en un banco, sobre todo cuando se hace a cierto nivel, te fortalece, te endurece, pero jamás como para poderse enfrentarte a tiempos tan brutales.

¿Cuáles son sus referentes en novela histórica?

Muchos y ninguno. He leído y leo muchísimo, respeto a todos, pero cada autor debe mantener su estilo y originalidad. Puedo decir que admiro a Valerio Massimo Manfredi, Ildefonso Falcones, Matilde Asensi, Marcello Simoni y, por supuesto, Ken Follett, pero no sería totalmente sincero si no precisara que lo que me encanta de verdad es salir de los esquemas convencionales. Sé que no es muy popular ni comercialmente conveniente, pero es lo que pienso. Jamás podría haber imaginado una Anna distinta, limpia y educada, rica y llena de bonitos sueños. No habría sido una auténtica hija de su tiempo.

¿Volverá a la carga con otra novela histórica?

Una segunda novela –que sigue la senda de la primera– ha salido en Italia en junio. La tercera está prevista para el próximo año.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

1 comentario

  1. No se de ninguna novela en la que los proragonistas se comuniquen por wasap y lean periódicos digitales.

    15 agosto 2021 | 15:48

Los comentarios están cerrados.