‘Por un puñado de dracmas’, hoplitas que resisten en cómic a la pandemia de Covid-19

Pablo Lozano es director del Festival Internacional de Cómic Europeo (en Facebook,  Twitter e Instagram) y colaborador especializado en cómic histórico en XX Siglos. Le podéis seguir en Twitter, Facebook e Instagram).

Por un puñado de Dracmas (Grafito editorial, 2020) podría evocarnos por su nombre en algún momento a la película de Sergio Leone Por un puñado de dólares, pero sus historias no tienen mucho en común, así como en el contexto histórico en que se desarrollan. Entre ambas hay más de 2.000 años de historia.

El titulo lo leí en el pasado mes de octubre en el marco del Festival de Cómic Europeo de Úbeda. En la edición 2020 tuve el gusto de compartir una charla con la artista Ruth O´Leray que fue la encargada de darle color a la obra. He de decir que cuando los amigos de Grafito Editorial me mandaron la obra lo primero que me impacto y sedujo fue su portada , recordaba a la decoración de la cerámica de figuras negras que tantas veces hemos podido observar en los libros de texto. Tengo que confesar que siento debilidad por el mundo clásico.

Hay que remarcar que el cómic salió en marzo de 2020. A unos días de que se desatase la famosa pandemia de la que seguro en algunos años tendremos más de un cómic dedicado a lo que está aconteciendo. Por un puñado de Dracmas esta dentro de las obras que se quedaron atrapadas en un limbo injusto en el que lo único que ocupo mucho de nuestro tiempo fue la COVID-19. Imaginaos la impotencia de ver uno su primera obra terminada y no poder presentarla ni disfrutarla viéndola en las estanterías de las librerías. Esto ha pasado en todos los ámbitos literarios y en muchos casos son muchos los sueños truncados y las presentaciones que no se han podido hacer. La obra que nos ocupa fue una de las muchas damnificadas. Por ello creo que la obra prima de Iván Garcia y Ruth O´Leray se merecía que le dedicáramos un pequeño hueco en esta sección. Por eso y porque es una obra que merece ser recuperada como vamos a comentar.

Como introducción en primer lugar dejo una sugerente sinopsis de la obra.

En una remota ciudad griega del lejano Epiro sus habitantes se encierran en casa tras la puesta de sol. Un enorme león tiene atemorizada a la región. El Tirano de la ciudad ofrece una cuantiosa recompensa a quien le de caza.

Un mercenario ateniense y un renegado espartano tendrán que unir fuerzas y superar sus diferencias para acabar con la bestia. Pero no todo es tan sencillo, cuanto más avanza la caza nuevas dudas les asaltan. ¿Es realmente una bestia asesina o como comentan sus nuevos amigos, una maldición del Olimpo? ¿Merece la pena enfadar a los dioses por un puñado de dracmas?

El contexto Histórico

Uno de los aspectos que más me ha gustado de la obra es lo cuidado que está el aspecto histórico de los ropajes, colores, paisajes o detalles a lo largo de todas sus páginas. Lo cual ya nos hace percibir que existe una fuerte tarea de documentación. Todo ello sin perjudicar lo principal que es la historia que nos quiere trasmitir.

La acción trascurre alrededor del año 380 A.C. Una medida inteligente es situar la acción en la ciudad de Crisondion: La población existió y efectivamente estaba en la frontera de Iliria y Épiro. Pero existe muy poca documentación sobre ella aparte de que se mencione que estaba amurallada. Eso permite de una manera acertada fantasear a Iván García sobre cómo podría ser y así introducir su historia y personajes.

También y a lo largo de toda la obra el autor nos deja píldoras históricas para contextualizar la relación entre los personajes. Tengamos en cuenta que Atenas y Esparta han estado enfrentadas en la Guerra del Peloponeso e incluso los personajes hacen mención a la batalla de Nemea que fue una victoria espartana decisiva en el 394 A.C.

El trabajo a nivel de equipamiento y armamento en general está muy cuidado. La variedad de cascos de diferentes tipos, linotorax, lanzas/doru, xifos, grebas muestra que no se ha querido recurrir a los tópicos y estereotipos del cine o que en muchos momentos nos han trasladado también los cómics. Ya haremos un análisis al respecto en algún artículo futuro.

Una de las cosas en las que más me he fijado es la simbología que reflejan en los escudos el autor. En muchos casos la imaginería de los famosos áspid griegos hacían mención a una ciudad o nación. Por ejemplo Leotiquidas lleva en su escudo la “Lambda” pintada en rojo en honor a su región Lacedemonia y su polis Esparta. Vemos alguna lechuza que nos hace mención a la ciudad de Atenas o también animales como toros, gallos o carneros que se mezclan con otro tipo de dibujos que seguramente podrían ser símbolos familiares. También destacan los temas mitológicos como la Gorgona o alguna representación de Zeus. Muchas de estos símbolos tenían una función espiritual ya que los griegos creían que podían servir para devolver la mala suerte al enemigo.

Si lo anterior le aderezamos además con un poco de religión y mitología, termina de ofrecernos una buena combinación de elementos para pasar un buen rato de lectura.

Entrevista a Iván García

¿Cómo surge Por un puñado de Dracmas?

Lo cierto es que venía de un proyecto anterior: llevaba tiempo queriendo contar la historia de un soldado de Alejandro Magno. Le había dado muchas vueltas al guión y recopilado una cantidad de documentación importante (el hecho de que me guste mucho la historia también ayudó). Incluso llegué a dibujar 30 o 40 páginas.

Pero a medida que iba trabajando en él, la historia iba creciendo (o yo iba siendo cada vez más consciente de su tamaño). Finalmente tuve que aceptar que, por el momento, un cómic de esa magnitud quedaba fuera de mi alcance.

Luego, a la hora de plantear un proyecto más ligero, más asequible, decidí conservar la ambientación en la antigua Grecia: porque me encanta el período, pero también para aprovechar toda la documentación que ya tenía.

La portada me parece muy acertada. ¿Me gustaría saber cómo se concibió?

Fue idea de Guillermo (el editor). Yo había pensado en algo más de acción: alguna de las escenas de acción convertidas en portada, y la idea de ellos dos con el fondo de figuras negras no me acabó de convencer… hasta que hice el primer boceto. Ahí ya sí que ví que podía funcionar.

La verdad es que me encanta como ha quedado.

¿Háblanos un poco de Proteas y Leotiquidas?

Al principio concebí la historia como un “thriller con monstruo” (muy a lo “Tiburón” o “Alien”). No fue hasta que tenía el proyecto bastante avanzado que me dí cuenta que me estaba quedando más una “buddy movie”: Proteas y Leotiquidas son una extraña pareja que, como en toda “buddy movie” tendrá que aprender a entenderse y trabajar juntos para sobrevivir.

Proteas es un ateniense, un mercenario descreído tan acostumbrado a perder batallas que ya no cree que pueda ganarlas.

Leotiquidas es un espartano socarrón y charlatán, se encuentra lejos de Esparta, de su modo de vida severo, restrictivo y austero. Y le encanta.

¿Tendremos continuación de la serie? ¿Qué aventura te gustaría que les tocase vivir?

Es una posibilidad que existe. No por ahora, pero faltará ver qué tal funciona “Por un puñado de dracmas”. Sí que tengo ideas para más historias de Proteas y Leotiquidas, y me gustaría contarlas algún día.

El título salió a la venta justo antes de la pandemia . ¿Cómo es vivir esa situación a nivel de una nueva obra?

Pues fue una mala pasada: nos cortó la promoción de raíz. Yo pude hacer una presentación y Ruth (la colorista), otra. Y ya. En los tres meses siguientes a la salida del cómic, tenía que ir a tres salones diferentes, presentaciones, Sant Jordi…

Creo que para un autor, especialmente para uno novel, ese tipo de visibilidad es esencial. Sin ella eres sólo otro título más en la estantería de novedades.

Pero así y todo me alegra la respuesta tan positiva que ha tenido el cómic por parte de lectores y críticos

Para terminar, Iván García (al que podéis seguir en Instagram y Twitter) ha preparado esta ilustración de regalo para los lectores de XX Siglos con sus protagonistas helenos… ¡Que la disfrutéis!

Iván García

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

Los comentarios están cerrados.