Oleg Sokolov, el historiador napoleónico asesino, y el fugaz paso de su obra por España

Imagen de Oleg Sokolov y su víctima, Anastasia Yeshenko, en una recreación histórica. (47news)

Aparte de las elecciones generales, quizá una de las noticias sorprendentes del fin de semana (seguramente más para los que nos interesa la Historia) haya sido el terrible caso del historiador ruso Oleg Sokolov. Especialista en las guerras napoleónicas de renombre, valorado como tal tanto en Rusia como en Francia (fue condecorado con la Legión Honor), profesor en San Petesburgo y la Sorbona, Sokolov, de 63 años, confesó haber asesinado y descuartizado a su exalumna y amante, Anastasia Yeshenko, de 24 años. Previamente había sido sorprendido, borracho, cuando cayó a un río con una bolsa con una pistola y dos brazos de su víctima. El historiador, que había firmado dos libros con Yeshenko, y activo participante en recreaciones históricas de su especialidad, tenía pensado, según publican algunos medios rusos, suicidarse vestido de Napoleón.

La casualidad había querido que Sokolov cometiera esta atrocidad el mismo año que su primera obra llegara a España. Se trata de Austerliz. Napoleón, Europa y Rusia (publicado por Desperta Ferro), que se publicó en nuestro país la pasada primavera.

Pocas horas después de conocerse el crimen y la confesión, la editorial española de Sokolov emitía un comunicado en el que trasladaba “nuestras más sentidas condolencias a los familiares de la víctima” y aseguraba lo siguiente:  “Nos vemos en la obligación moral de retirar el libro Austerlitz. Napoleón, Europa y Rusia del catálogo de Desperta Ferro Ediciones”.

La decisión editorial trae a la palestra un debate interesante: ¿deben alejarse obras del público por las acciones de su autor fuera del campo académico? Un debate espinoso y lleno de matices, que algunos tuiteros sacaron este domingo a colación del comunicado.

Yo en este caso, comprendo y comparto la posición de la editorial con las lógicas dudas. Viendo el tipo de crimen, la confesión y el contenido de la obra (que no estamos privando a la sociedad de la cura del cáncer, vamos), creo que es comprensible que sus editores no quieran seguir derivando los derechos del libro a un asesino, a pesar de que la obra había recibido buenas críticas y, seguro, resultaba de interés. Es una decisión valiente. Quizá en un futuro, cuando Sokolov no esté, se pueda recuperar.

Convendrán conmigo en que el asunto del libro en España es un asunto sumamente colateral en una tragedia así, pero pienso que es pertinente para un blog como este que versa sobre narrativas históricas de ficción y no ficción.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Os parece acertada la retirada de este título?

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

2 comentarios

  1. Dice ser LOLAZA

    ‘Aparte’ se escribe todo junto y ‘todo junto’ se escribe separado.
    Un abrazo.

    11 noviembre 2019 | 14:34

  2. Dice ser Tirso de Molina

    ¿Qué? ¿“paso fugaz por España”???? ¡Pero si era un asiduo a nuestro país!!!!.
    Fue expulsado y proscrito de numerosos países, donde le prohibieron su participación en recreaciones de batallas por su carácter y comportamiento colérico, violento, brutal y psicópata, con personas y animales.
    En España fue vetado en numerosas ciudades. Y aun conociéndole los antecedentes y siendo testigos directos de sus actos, hubo quién le defendía a capa y espada. Su principal valedor y amigo intimísimo en estos años, es un conocidísimo librero de La Coruña con negocio en Cantón Pequeño, llamado M.S.A.R. Éste llegó incluso a interceder para que se le entregara la Medalla de Oro de la Batalla de La Coruña, condecoración inmerecidísima que aún no se le ha retirado. Podríais empezar por preguntarle por el oscuro motivo de su obsesiva defensa de este monstruo ruso, a pesar de conocer perfectamente de qué pie cojeaba. Luego si os interesa también podéis indagar por otro de sus defensores a ultranza, llamado L.S.M., un conocido tendero de Zaragoza con negocio en la calle Manuel Lorenzo Pardo, organizador de batallas napoleónicas en esa ciudad.
    El día que alguien tire de ese hilo español e investigue lo que hay detrás, van a caer muchos currículums inflados y muchas medallas ganadas con el sudor de otros.

    11 noviembre 2019 | 15:07

Los comentarios están cerrados.