Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘pobres’

Cada loco con su tema en el debate a cuatro

Por Carlos Carretero Legrand

Los cuatro candidatos a la Presidencia del Gobierno, en el debate a cuatro (Europa Press).

Los cuatro candidatos a la Presidencia del Gobierno, en el debate a cuatro (Europa Press).

Mariano Rajoy sigue con su promesa incumplida en la anterior legislatura, de bajarnos los impuestos. Además pretende convencernos de que los aforados no tienen un trato de favor a la hora de ser juzgados cuando son pillados robándonos.

Pedro Sánchez se ancla en su letanía de que su partido es el único de progreso y honradez, omitiendo que cuando gobernaron ellos dejaron el país en la más absoluta ruina.

Pablo Iglesias sigue con su sueño de quitar el dinero a los ricos para dárselo a lo pobres, olvidando que la historia nos recuerda que cuando se les tocan las narices a los ricos, estos hacen las maletas y se van, dejándonos muertos de hambre en el mejor de los casos, si no matándonos unos a otros.

Abert Rivera promete contratos fijos para todos los trabajadores, sin enterarse de que la estabilidad en el empleo nunca es fruto de decisiones políticas, sino de proteger a las empresas de forma que tanto los empresarios como los trabajadores sientan que tienen un aliado en los políticos  y no como ha ocurrido hasta ahora, que emponzoñan la vida laboral, legislando en favor de una u otra parte, en función de la ideología de turno.

PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos: mientras vosotros habláis, yo tengo la miseria en una cuenta bancaria

Por Adela de Pablo

Me gustaría saber todo lo qué he hecho mal, quizás así pudiera justificar todos los sinsabores de mi vida. Mira que luché por tener una vida bonita, no buena, sólo bonita, y cuando digo eso es porque quise hacer lo que muchas hacen; de lunes a viernes trabajar, llevar al colegio a sus hijos, recogerlos, cenar, discutir, levantarse y así durante 5 días consecutivos.

También me hubiese gustado y mucho, ir los viernes a cenar al burger, al japonés o al italiano, y si no en casa, palomitas y pizza, a lo mejor ese día también tocaba discutir, por elegir el canal de la tele. Pero vaya, eso no salió bien.

Los líderes de los cuatro partidos políticos más votados (20 Minutos).

Los líderes de los cuatro partidos políticos más votados (20 Minutos).

Ahora, todas las mañanas pongo las noticias en la tele, porque yo elijo el canal; ahora sí que estoy y me siento sola. Esta es mi rutina: encender la televisión, desayunar un zumo de dos naranjas, dar de comer a mis gatas, hacer café y tomármelo con tres pastillas, una es para que “rule” la vida y las otra para que no me salga de ella.

Trabajo de teleoperadora en un CEE (Centro Especial de Empleo, 4 horas, 520 euros al mes, netos), y mientras hago todo esto, os veo, os oigo y os siento. Habláis de tantos derechos, os enojáis, insultáis, humilláis y defendéis a ultranza como si en ello os fuese la vida, pero bien sabéis que es mentira, que si la vida os planta, vuestros principios cambian de pareja. PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos, ¿qué más da? Si mientras vosotros habláis, yo tengo la miseria en una cuenta y la desgracia en el alma, porque yo he trabajado toda la vida y ahora estoy desnuda frente al espejo y vacía frente a la vida.

65% de discapacidad, eso por enfermedad mental. No me dan más de cuatro horas, porque según dicen “no hay más trabajo y para todos no llega”. Es razonable, mi empresa percibe 4.100 euros/año por mí, que tengo una enfermedad mental superior al 65% (Yo percibo al año 5.720 euros netos).

Seguid hablando. Yo mientras me visto, desayuno y de paso os insulto en voz alta y solo, tan solo pido, no sé a quién, que todos y cada uno de vosotros, tengáis el privilegio de vivir y disfrutar un mes de mi vida; cambiaréis vuestro discurso, os lo aseguro.

Porque cualquiera puede ser yo y yo puedo ser cualquiera.

 

Solo 36 disparos: el regreso del vinilo y las cámaras de carrete

Por Francisco García Castro

Discos de vinilo (Jorge París).

Discos de vinilo (Jorge París).

Aún recuerdo la época en la que los niños pijos vestían todos con la misma marca de pantalón. De inmediato, los no pijos acudieron -pese al gran esfuerzo económico para la familia- a imitarlos. Cuando ya todo el mundo llevaba esos pantalones, los pijos decidieron rajárselos. Ahora los pijos vestían a lo pobre.

 Todo esto viene a raíz de la propuesta de Sony, de volver a sacar vinilo y carrete. La hija del presidente de esta compañía quiere hacer fotos analógicas. Quiere palpar, quiere saber qué se siente cuando solo tienes 36 disparos. Solo 36.
Sony lo hará, y yo me alegraré. Pero la cuestión que plantea la presente no es otra que la escasez de autoestima que mora en las almas de los no pijos. Lo teníamos -vinilo y carrete- y se fue porque decidimos darle la espalda. Hoy, a la niña Sony se le antoja, y cuento los minutos para ver cómo saldremos a la calle a buscar a los olvidados. Es algo patético, o al menos, a mí me lo parece.

Dichos y hechos del papa

Por Javier Torres Sanz

Jesús insistió sobre todo en que vigiláramos a quienes dicen representar a Dios: “Por sus obras les conoceréis”. El papa Francisco habla de libertad, pero es el único papa que ha visitado Cuba sin querer ni ver a los oprimidos. Dice en Estados Unidos que es una vergüenza la pederastia clerical, pero allí, como en España y otros países, no actúa con energía contra ella.

Papa

El Papa Francisco saluda a Fidel Castro (EFE)

Predica la justicia, pero el Vaticano aún no ha firmado las declaraciones de la ONU sobre los derechos de las mujeres, de organizar sindicatos, etc. Presume, hasta autocalificarse de Francisco, de preocuparse por los pobres, pero aún no hemos visto que este exjesuita -esa “esperanza blanca” de muchos católicos ilusionados, como lo fuera Obama en EE UU- redima a ninguno vendiendo alguna de las incontables riquezas inútiles del Vaticano, e incluso los mendigos más próximos a él siguen durmiendo –ahora con duchas, para que no huelan mal- en la columnata de San Pedro. “Por sus obras los conoceréis”.  ¿A quién haremos caso?

Los sin techo, un problema social

Por Plácido Cabrera Ibáñez

 

En cualquiera de nuestros pueblos y ciudades, resulta frecuente encontrarse con personas que se encuentran viviendo en la calle. Estas personas llegan a esta situación por causas muy diversas: emigración, rupturas familiares, desempleo, alcohol, drogas, etc. Tampoco resulta fácil conocer el destino del dinero que reciben, a veces, lejos de ayudarles en su situación, lo que se hace es aumentar su gravedad o pillería. SIN TECHO

Vivir en la calle en estado de embriaguez o drogadicción, es la puerta que más pronto que tarde, conduce al hospital o al cementerio. Estas situaciones son muy costosas a la sociedad, por las frecuentes recaídas: gastos hospitalarios; tratamientos de desintoxicación; etc. Pienso que este problema lejos de reducirse y mejorar, está sucediendo lo contrario, hacerse más grande y difícil de solucionar.

Por eso es necesario un gran acuerdo social y político que entre sus objetivos se encuentre: la ayuda a la persona y a su salud; la reducción de la mendicidad, con sus frecuentes implicaciones delictivas; la mejora social para el comercio y el turismo; una mayor tranquilidad y paz social, etc. Porque con cierta frecuencia, conocemos que tal o cual persona que estaba en un lugar por el que transitamos habitualmente ha sido encontrada muerta. El bien que en este campo viene realizando Cáritas, Cruz Roja, el Banco de Alimentos y otras agrupaciones parroquiales con la ayuda desinteresada de voluntarios es impagable. La sociedad no puede continuar aceptando estas situaciones por un falso respeto a la libertad de las personas, que en muchos casos se encuentra muy limitada y reducida por incapacidad física y mental. Los servicios sociales públicos deberían ocuparse mucho más de estas personas y prestarles una ayuda más eficaz.

Se comen a los pobres

Por Diego Mas

El Fondo Monetario Internacional –sostenido con nuestros impuestos- dice tener como misión ayudar a los países con problemas económicos; ahora también a España, con más de doce millones de pobres, como denuncia Caritas. Pero, en plena crisis, el FMI, teóricamente una especie de Caritas Internacional, acaba de gastarse medio millón de euros –ellos dicen que “solo” algo más de un cuarto- en una enorme comilona de Navidad para sus empleados.

Más que pollos y pavos, la víctima principal de esos auténticos antropófagos han sido los pobres. Su directora, Lagarde, alabó hace dos meses las medidas “duras, pero valiente y necesarias” de Rajoy, aunque –añadió- produzcan desempleo y hagan que las familias no lleguen a fin de mes. Sigue la tradición de sus anteriores directores, como el millonario predador económico y sexual francés Strauss-Khan, y el político español Rato, que acaba de empobrecer con Bankia a millones y de arruinar el crédito de España. Y todavía hay quienes denuncian como extremistas a los que rechazan ese funesto FMI.