Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘pensiones’

Sr Rajoy, yo no me lo creo

Por Honorino García Hernández

Señor presidente del Gobierno, destaca usted en el primer párrafo de su discurso de la reunión interparlamentaria del PP que España ha salido «de la Unidad de Vigilancia Intensiva» tras corregir buena parte de los desequilibrios de la economía, y ha asegurado además que se han preservado los grandes servicios públicos (sanidad, educación y sistema de pensiones).

¡Ah pues esto está muy bien! Ahora a España ─pienso─ la llevan a planta a recuperarse. El desempleo empieza a bajar y no solo eso, sino que los salarios se recuperan. La sanidad continuará siendo pública y Mariano Rajoylos recortes terminarán, así como las largas listas de espera. Los recortes en la educación también terminarán y las pensiones no seguirán bajando y es de esperar que experimenten de vez en cuando alguna subida.

Sigo leyendo y mi gozo en un pozo, porque en el segundo párrafo de dicho discurso entre otras cosas, reconoce que «las cosas no están bien, pero van mejor», por lo que hay que «perseverar en el empeño». Señor presidente eso de que España ha salido de la UVI, le ha quedado muy bonito, pero me va perdonar. No me lo creo. Y en cuanto a lo de perseverar, pues que quiere que le diga; que estoy bastante harto de ser el mismo perseverante de siempre sin ver resultados.

Problema práctico para el señor De Guindos

Por Ana Jiménez

142159Un pensionista de 90 años cobra la pensión mínima, 778,90 €. Como tiene a su esposa con Alzheimer, la tiene ingresada en una residencia con plaza de la Comunidad de Madrid, con “financiación completa”, por lo que le cobran el 86% del 50% de la pensión de jubilación, es decir, 335€ al mes. Si se suman 45€ más de medicinas de los dos, más los gastos de su casa: comida, luz, agua, teléfono, gas, comunidad, etc., y a eso le añadimos los 9-12 € que va a empezar a pagar de la Teleasistencia. Resolver:

1º ¿Cómo se puede vivir así?

2º ¿Está esta persona viviendo en el umbral de la pobreza?

3º Definir: “Somos cuidadosos a la hora de repartir cargas”.

4º ¿Duerme usted bien?

Por cierto, el pensionista al que me refiero es mi padre.

No tienen donde caerse vivos

Por Agustín Arroyo Carro

Comedor socialTradicionalmente se decía de los pobres de solemnidad que no tenían dónde caerse muertos. Pero esto, obviamente, es un tópico. Según están los tiempos en España, podríamos decir ahora que mucha gente ‘no tiene donde caerse viva’, porque la precariedad económica golpea con tanta saña que no hace falta convertirse en carne de obituario o ser el interfecto para transformarse, de la noche a la mañana, en integrante vergonzante de esa especie de “Santa Compaña” que deambula renqueante en busca de un nuevo trabajo, aunque sea a tiempo parcial o a tiempo difuso en este sistema en crepitante confusión y múltiple fragmentación.

Se los ve en los parques, en las oficinas del INEM, en las plazas, incluso asediando con recelo el entorno de los contenedores de los supermercados de barrio. Algunos cuando se les acaba la prestación por desempleo rescatan, casi al abordaje, a padres o tíos solteros ancianos de las residencias de la tercera edad para poder sobrevivir con sus devaluadas pensiones de jubilación. Estas situaciones, no lo dudo, serán cada vez más habituales, incluso servirán, en parte, de inspiración para reactivar la mortecina dramaturgia nacional. Desde la última posguerra en los años 40 del pasado siglo, no se había vivido con tanta intensidad la conciencia de inerme fragilidad, de incertidumbre estructural y de tenebroso miedo al futuro.

¿Son las reformas un asunto de hombres?

Por José Antonio Pozo Maqueda

Víctor Pérez DíazResulta curioso observar que en el comité de expertos que se creó para la reforma de las pensiones, de sus doce miembros uno solo era mujer (el 8,33%), Mercedes Ayuso, catedrática de Econometría, Estadística y Economía Española de la Universidad de Barcelona; y que en el comité de expertos –“profesionales económicos y tributarios de reconocido prestigio” en palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría– para la reforma integral del sistema tributario español, recientemente constituido, entre los nueve miembros que lo componen no hay ninguno que sea mujer (el 0%). Debe de ser que las pensiones y los impuestos, al igual que aquel famoso brandy español, son solo cosa de hombres.

Con este ritmo de nacimientos el sistema es insostenible

Por Antonio Porras Castro

El continuo avance de nuestra sociedad en medios tecnológicos, disponibilidades, comodidades está tan sumamente arraigado en nuestra sociedad actual que estamos olvidando el fin de nuestra existencia. No debemos olvidar que trabajamos para el futuro, que investigamos para mejorar y que el progreso lleva implícito la generosidad. Mejoramos a velocidad de vértigo, viajamos en AVE, nos comunicamos a tiempo real con un innumerable montante de mensajes, fotos, email… Pero dejamos atrás el pasajero al que, de todo esto, sacará partido. Quiero con esta reflexión incurrir en el beneficiario;  no dejar atrás al niño que hoy no nace y que será el benefactor de semejante hazaña y que es el condecorado, el rey.

Las noticias saltan por todos los medios, las alarmas siguen encendidas y agitan sus colores más intensos, pero nosotros seguimos sumergidos en otros mundos. La natalidad sigue sufriendo una debacle injustificada; la tasa de natalidad desciende al ritmo de la de ferBebétilidad y los expertos no dejan de vociferar que estamos en riesgo de desequilibrio demográfico.

A fecha de hoy, el sistema, con este ritmo de nacimientos, es insostenible; los niños no nacen, el apoyo institucional a la familia sigue ausente, con lo que el sistema envejece y, gracias a los avances, los ancianos son más longevos. ¿Quién trabajará en breve? ¿Quién alimentará esta maquinaria que, sin el engrase pertinente, no funciona? ¿Quién contribuirá con su trabajo al sistema de pensiones? ¿Quién acudirá al colegio? Hay que recordar que de la crisis se sale pero los hijos nacen solo en determinadas épocas de nuestro ciclo biológico y que si nosotros no hubiéramos nacido no hubiéramos tenido esta oportunidad que tenemos por delante. Decir también que todos hemos sido hijos y que si nuestros padres hubieran pensado como se piensa hoy, no estaríamos aquí.

Recordar también que si no existieran los abuelos, que son hijos de hijos, quién soportaría  el paro y las separaciones matrimoniales de sus hijos; el drama que atravesamos sería infinitamente más sangriento y  cruel. Los hijos son necesarios y  anteponer su número a actitudes consumistas no deja nada más que entrever un sistema egoísta y ególatra, que inexorablemente conduce a la nada.

La señora Benita y sus geniales compañeras de residencia

Por Eugeni de Domingo

En varias ocasiones, he acompañado a un amigo a ver a su madre ingresada de hace tiempo en una residencia y he podido dialogar con alguna de ellas que están en su misma situación. Es admirable cómo algunas – tres o cuatro – de la docena de personas que acoge el centro, están en disponibilidad de comentar, e incluso acaloradamente, de temas de actualidad desde la política corrupta o los documentales que ven por la televisión. Cada una de ellas tiene algo que contar, porque se encuentran muy a gusto cuando ven a otra persona asidua en las visitas que no sea su propia familia y se explayan explicando su vida, como Marta que se marchó de su pueblo a la edad de trece años, por no poder aguantar el ambiente de su casa cuando su padre se volvió a casar. Al no tener familia ella misma se ingresó.

ancianosAntonio, que a los nueve años le sacan de su casa para ir a vivir a una gran ciudad y con idioma diferente, dejando a sus amigos y pasando muchas noches llorando. Sus padres murieron en la guerra por un bombardeo. Celestina, siempre con un carácter alegre, todavía hace punto moviendo las agujas con rapidez, no le falla la vista y, además colabora con las cuidadoras y enfermeras en las fiestas disfrazándose si hace falta, para alegrar a sus compañeras.

Por otra parte también deprime, el ver a algunos residentes que no son conscientes de  lo que están pasando y, están sentados con la mirada fija sin ver, o durmiendo con la cabeza sobre el pecho, atendidos por cuidadores eficaces. La señora Benita, que lleva cinco años aquí y hoy han venido sus hijos a visitarla para decirla que pasarán a fin de mes a recogerla para que pase la Semana Santa con ellos.

Lo que ella ignora, es que quizá no vuelva a ver a sus amigas porque sus hijos han venido a visitarla, pero también para hablar con la Dirección y explicar que este mes es el último de su estadía. No les queda otro remedio, de momento, o puede ser definitivo, porque los dos se han quedado sin empleo. Ella por el cierre de la agencia de viajes y él, por ser autónomo y único trabajador, ha tenido que cerrar el negocio por falta de pago de sus clientes. Triste momento tener que recurrir a lo último que hubieran pensado. Depender de una jubilación de sus mayores.

¡Qué lástima de país!

Por Ángel Villegas Bravo

¡Qué lástima de país! Mientras pensionistas que perciben 700 u 800 euros al mes tienen que dar de comer a sus hijos e, incluso, nietos; mientras casi seis millones de ciudadanos no tienen106245 trabajo; mientras los comedores sociales se ven desbordados; mientras se desahucia a las gentes y se producen suicidios por esta causa; mientras millones de españoles están angustiados porque temen perder su empleo o les rebajan los sueldos y les aumentan el horario de trabajo; mientras se hace “repagar” ambulancias y prótesis y se cierran servicios de Urgencias nocturnas; mientras se precariza la educación pública; mientras las tasas judiciales impiden que muchos ciudadanos tengan acceso a la justicia; mientras suceden todas estas cosas y algunas más, no dejan de salir, un día sí y otro también, corruptos que han metido (unos presuntamente y otros ya probados) la mano en el dinero público, empresarios tramposos, políticos “pringados”, “yernísimos” con graves indicios de corrupción, ministras que no se enteran de lo que se “cuece” en sus casas, tesoreros con millones en Suiza, pagos a gentes “que hace mucho tiempo que habían sido alejadas del partido”… Y, ante todo esto, ¿qué se le ocurre al Gobierno y a los más altos responsables del PP? Pues sí: otra vez la conspiración “igual que en el 11-M“.
Lo dicho: ¡qué lástima de país!

Fallecidos cobrando la Ley de Dependencia… o cómo un “estafador” puede ser “decente”

Por Patricia Arias

Hace ya varias semanas que llevo escuchando en los medios la cantinela de “malos ciudadanos” que están cobrando la ayuda a la ley de Dependencia aun habiendo fallecido el familiar dependiente. Aquí va mi caso, yo también estoy entre esos “malos ciudadanos estafadores”. Mi abuela falleció el 23 de noviembre de 2012 y cobraba mensualmente la ayuda a la dependencia. El certificado de defunción tardó en llegarnos unos 15 días y, en cuanto lo tuve en mis manos, empecé a hacer llamadas tanto a clases pasivas como a la Comunidad de Madrid para que anularan la ayuda.

anciano

La chica que me atendió por teléfono me dio la dirección de envío del certificado, ya que no residimos en Madrid. Le comenté si tendríamos que devolver las transferencias que llegaran a partir de ahora. Me dijo que no lo hiciese, ya que sería más lioso. Le di la opción de cancelar la cuenta (así no llegarían ni a entrar) y me dijo que tampoco, que tenía que aceptar las transferencias y que me llegaría a casa una carta de pago para devolver las transferencias indebidas; aun así, me advirtió que podría llevar bastante tiempo. Sólo quería denunciar que seguro que mi caso no es el único y que seguro que en esa lista de “estafadores” hay gente decente, pero ante la sociedad se nos ve de esa manera, por culpa de la incompetencia o la falta de medios de la administración. Por cierto, estamos ya casi en febrero y aún siguen llegando las transferencias de la Comunidad de Madrid.