Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘INEM’

El futuro del paro: los políticos deberían trabajar en vez de contarnos milongas

Por César Moya Villasante

Un grupo de parados haciendo cola en una oficina del INEM (EFE).

Un grupo de parados haciendo cola en una oficina del INEM (EFE).

Vemos que en Francia se toman medidas de emergencia ante el aumento del paro. Aquí nada se dice con el mismo problema todavía más grave, porque dicen que se está creando empleo. Bueno, ellos le llaman empleo.

Yo no llamo empleo a un trabajo que no te da ni para vivir con independencia. Pero hay un problema aún peor: la revolución tecnológica que reducirá el número de puestos de trabajo de las personas en proporciones elevadísimas.

Si ese es el futuro, alguien debería estar pensando que el sistema económico liberal ya no vale. Porque alguien deberá contarnos cómo se podrá vivir sin ingresos nacidos exclusivamente de nuestro trabajo. Los políticos, en este sentido, deberían alguna vez practicar su oficio en vez de estar contándonos milongas, que no es más un género musical argentino.

 

Más soluciones y menos Artur

Por Juan Antonio Sánchez Campos

Seguimos hablando de Cataluña sin parar mientras los números vuelven a darnos la razón sobre la falta de sinceridad de los gobernantes, intentando  disimular su incapacidad para acabar con el paro, intercambiando palabras de secesionismo o independentismo por doquier, como si esta fuera la causa del desempleo o el obstáculo a sortear para cubrir las necesidades sociales del resto de la población española.

245333-943-648

Artur Mas. (EFE)

Si la mayoría de ciudadanos de la comunidad de Cataluña quiere decidir su propio destino, es impropio no dejarle que caiga en la osadía de votar si quieren o no seguir su camino a ninguna parte. La necesidad apremia en el resto de regiones y Cataluña no debe ser tratada como el ombligo de España dejando pasar unas fechas cruciales en las cuales los representantes políticos debieran estar atentos a las listas del INEM más que a los listos de turno obcecados en dar la espalda a una Constitución que aunque falta de renovación, contribuye al sostenimiento social de nuestro país desde que la dictadura quedó fuera de nuestras vidas.

Palabras, muchas palabras en el aire y ningún compromiso aceptable de las partes interesadas en llegar al poder el próximo mes de diciembre, las que de ser más largo el año engrosarán la suma de una media docena de ocasiones en las que los ciudadanos han tenido que recoger la papeleta e introducir en las urnas parte de su esperanza en un progreso hacia un futuro con la desigualdad social incipiente y la falta de recursos en cientos de miles de hogares españoles.

Tanto hablar de separación nos ha vuelto incapaces de ver la realidad que tenemos delante de nuestros ojos. Los problemas no se solucionan con la confrontación o el ánimo de independentismo en algunas zonas del país porque el paro, la discriminación social y la carencia de instrumentos que sustenten la atención a los servicios sociales siguen estando ahí por mucho que se intenten tapar mediante discursos, debates o alegaciones infructuosas en tiempos de crisis.

Es hora de tirar de la misma cuerda por mucho que a algunos les duela. Son épocas de esfuerzo común sin demasiadas ideologías de por medio, para ellas ya habrá tiempo cuando las bases que sustentan la economía de todas las autonomías salga a flote. Servirse de análisis poco convincentes que conlleven irrealidades de pronóstico impredecible y atentan a la dignidad de los ciudadanos dándoles a entender que las pensiones, al igual que los sueldos, tendrán una subida más provechosa que en años anteriores; la dura realidad es bien distinta y trae consigo una nueva subida apenas visible en nuestro bolsillos y por ende, en lo que a los hogares respecta, seguirán pasando calamidades varios millones de españoles. ¿O la subida del 0,25% debe alegrar a los votantes?.

Ahora toca remar, confeccionar programas de crecimiento basados en realidades posibles, creando sistemas de regeneración social y acabando con una corrupción denodada durante treinta y siete años de democracia. Fundamentar la creación de un clima idóneo en el que trabajar con constancia para lograr una calidad de vida y un bienestar social desaparecido entre oleadas de promesas incumplidas por todos los gobiernos que hasta ahora han pasado por Moncloa beneficiados por un bipartidismo exageradamente labrado con la única intención de servirse de la alternancia, según vinieran dadas las legislaturas en cada momento.

Los tatuajes, un impedimento en las pruebas de las Fuerzas Armadas

Por José Antonio S.

Tatuaje en la espalda (EFE)

Tatuaje en la espalda (EFE)

Soy un joven de 21 años y curso un grado medio de electrónica. Estoy registrado en el INEM desde 2013, apuntado a los cinco cursos de formación que me permiten las normas; todavía estoy esperando que me llamen para formarme y tener alguna oportunidad de trabajar.

Se me ocurrió que quizá sería más útil a la sociedad sirviendo como soldado profesional. El pasado lunes 9 de febrero estaba citado para afrontar los exámenes psicotécnicos, me preguntaron antes de entrar a las pruebas si tenía tatuajes, dije que sí.

Me invitaron a enseñárselo y así lo hice. Me «recomendaron» abandonar las pruebas, quitarme el tatuaje y volver en la convocatoria de junio.

El «tattoo» ocupa desde el hombro y se queda a cinco dedos por encima del codo,simula una litografía con el nombre de mi tío Miguel, asesinado en Atocha el 11 de Marzo de 2004.

Por cierto, no me lo quitaría aunque me ofrecieran el grado de Capitán General de las Fuerzas Armadas. Gracias Sr. Rajoy, gracias España por las oportunidades que me dais.

Perder la prestación por desempleo al salir del país

Por Paula Coto

El pasado diez de junio acudí al INEM a preguntar por lo siguiente. Yo debía salir de España el catorce de junio por vacaciones contratadas con anterioridad a la notificación de mi despido.

Dado que el despido no era efectivo hasta el quince de junio, yo debía solicitar el alta inicial de la prestación por desempleo entre el quince y el treinta de junio conforme a la legislación vigente.

El diez de junio me informaron de que, sin problema, podría solicitarla un representante en mi nombre, junto con la notificación de viaje de treinta días por turismo en el extranjero y los billetes ya adquiridos.

Una fila de personas hacen cola ante una oficina de empleo. (GTRES)

Una fila de personas hacen cola ante una oficina de empleo. (GTRES)

A mi regreso el quince de julio solicité cite previa y el veintidós de julio acudí al INEM (oficina de la calle Acacias en Madrid) a llevarles las tarjetas de embarque y visados que me habían solicitado y me notificaron que mi prestación, me correspondían dos años y la máxima cuantía, se había revocado por haberla solicitado tras mi salida del país por viaje de ocio y me dejaban sin nada.

¿Cómo puedo reclamar ya que ni el diez ni el dieciséis de junio nos informaron de este requisito, sino que los dos funcionarios que me atendieron a mí y a mi representante dijeron que no habría problema y nosotros nos limitamos a seguir las instrucciones que nos indicaron?

Si ha sido una negligencia del funcionario, ¿cómo puedo reclamar mis derechos con éxito y sin coste (nótese que la negligencia ha ocasionado una reducción de mis derechos y potenciales ingresos)? Ya he presentado reclamación, pero se niegan a responsabilizarse de las consecuencias de su error.

Errar es humano, pero rectificar también. Si no lo hacen, ¿de verdad tenemos los ciudadanos que soportar la carga, y el coste, de un funcionario inhumano e ineficaz?

Cursos subvencionados del Inem que hacen que figures como ocupado

Por Miguel Ariza Cabello

Mi hijo consiguió hacer un curso subvencionado por el Gobierno de Canarias a través del Instituto de Empleo.

Imagen de archivo de una oficina del INEM. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de una oficina del INEM. (ARCHIVO)

El primer día del curso una trabajadora de la empresa donde se realiza nos informó de que mientras estuviera haciendo el curso no era necesario que selláramos en el Inem, ya que figuramos como ocupados en proceso de formación.

Fuimos a una oficina del Inem y nos confirmaron, ante nuestra sorpresa, que si estamos haciendo un curso del Inem estadísticamente no figuramos como personas desempleadas, sino como personas ocupadas.

Como consecuencia, si encontramos trabajo el empresario ve que no estamos en paro. En muchas ocasiones, se pierden empleos por esta causa porque las empresas reciben subvenciones para contratar a personas en paro.

Nos hacen creer que el paro ha bajado y se crea trabajo, cuando lo que se hacen son cursos subvencionados, y así pueden presumir que el país funciona y sale adelante.

Me siento estafado, resulta evidente que en las altas esferas del país nos tratan como ignorantes y dibujan los datos a su conveniencia, se aprovechan de que somos un país de pandereta y timple e intentan que veamos las cosas como en realidad no son.

Si bien es cierto que estamos agradecidos de haber podido realizar el curso para así estar con alguna preparación más para enfrentarnos al mundo laboral.

Engañada por un curso del Inem

Por Ana Isabel Cotera

Imagen de archivo de una oficina del INEM. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de una oficina del Inem. (ARCHIVO)

He leído quejas sobre el Inem y he descubierto el motivo por el cual algunas academias que imparten cursos son tan ruines. Lo digo de primera mano porque estoy apuntada a uno de esos ‘cursos trampa’.

Lo primero, el nombre del curso, Diseño y publicación web, es erróneo porque sólo nos dan programación. Pasamos cinco horas diarias aprendiendo como podemos, porque los profesores explican las cosas en medio minuto y no te lo vuelven a explicar. Andamos siempre entre alumnos consultándonos dudas, por lo que cada persona lleva un ritmo.

Ni nos dan teoría ni tenemos libro. Todo lo enseñan con capturas de pantalla donde ponen un ejemplo unos segundos y adiós.

Por otro lado, yo entré al curso voluntariamente y no cobro prestación. Pensaba que si no me gustaba o iba mal podría dejarlo sin problemas pero, ¡nada más lejos de la realidad!

Si no presentas un contrato de trabajo (mercantil no vale, aviso) apuntan como que has renunciado y según me explicó la directora, no te vuelven a avisar de ningún curso desde el Inem. ¡Como si avisaran de muchos! Es rarísimo que avisen de uno si no cobras prestación y en mi caso, está claro que solo me han avisado para cubrir las plazas reglamentarias y cobrar la subvención.

El paro en agosto: ¿de qué se alegran?

Por Victorio Martínez Armero

Vergüenza les tenía que dar a todos nuestros políticos por esa alegría desenfrenada por las irrisoria cifra de creación de empleo en agosto. ¿Tan poco valoran nuestros políticos su gestión que se conforman con esta insignificante bajada de paro? Como a ellos no les afectan sus políticas erróneas de empleo, se alegran y ya está. No se cieguen ni quieran deslumbrarnos, tenemos aún una tasa de paro altísima, que supera los 6 millones.Báñez

El desenfreno del Gobierno y sus voceros con la manida bajada del paro demuestra la poca o ninguna humanidad  que la derecha española nunca la ha tenido. Ahora se ve su talante de injusticia social. Humillar de esta manera a los parados con la miseria de creación de empleo deja claro que las políticas del gobierno solo buscan el interés particular. El interés general no es el fin de Rajoy, solo está pendiente de su amigo y de salvar el trasero ante los escándalos de corrupción que rodean al PP y su gobierno.

La ministra de Empleo, Báñez, demuestra una vez más que la verdad para ella no existe, la reforma laboral no sirve, es evidente y real, su contrarreforma laboral solo genera temporalidad, precariedad, inestabilidad e inseguridad laboral y unas relaciones laborales que rozan la esclavitud. Señora Báñez, la insignificante bajada de desempleo es, igual que la subida de las pensiones, una miseria que desanima aún más a la población en general, desalentando en particular a los parados. Crear empleo digno y de calidad es urgente para avanzar y progresar como personas y como pueblo.

No tienen donde caerse vivos

Por Agustín Arroyo Carro

Comedor socialTradicionalmente se decía de los pobres de solemnidad que no tenían dónde caerse muertos. Pero esto, obviamente, es un tópico. Según están los tiempos en España, podríamos decir ahora que mucha gente ‘no tiene donde caerse viva’, porque la precariedad económica golpea con tanta saña que no hace falta convertirse en carne de obituario o ser el interfecto para transformarse, de la noche a la mañana, en integrante vergonzante de esa especie de “Santa Compaña” que deambula renqueante en busca de un nuevo trabajo, aunque sea a tiempo parcial o a tiempo difuso en este sistema en crepitante confusión y múltiple fragmentación.

Se los ve en los parques, en las oficinas del INEM, en las plazas, incluso asediando con recelo el entorno de los contenedores de los supermercados de barrio. Algunos cuando se les acaba la prestación por desempleo rescatan, casi al abordaje, a padres o tíos solteros ancianos de las residencias de la tercera edad para poder sobrevivir con sus devaluadas pensiones de jubilación. Estas situaciones, no lo dudo, serán cada vez más habituales, incluso servirán, en parte, de inspiración para reactivar la mortecina dramaturgia nacional. Desde la última posguerra en los años 40 del pasado siglo, no se había vivido con tanta intensidad la conciencia de inerme fragilidad, de incertidumbre estructural y de tenebroso miedo al futuro.

La verdad de los cursos del Inem

Por Santos Eduardo Fiallos

Formación profesionalSoy una persona que está en paro y que solicité al Inem unos cursos en los cuales estaba interesado porque complementarían con mi formación profesional. Me llamaron para un curso cuyo título era ‘Representación gráfica en instalaciones térmicas y Autocad para instalaciones frigoríficas’. Hasta aquí todo correcto.

El problema se inició cuando comenzamos el curso y conforme avanzábamos no tenía nada que ver con el título del mismo. Al final terminamos el curso y para colmo nos dieron un certificado que no tenía nada que ver con lo que se impartió en clase. Tanto es así que cuando lo leí me dio la sensación de que me había equivocado de clase.

Me he quejado por escrito y veo que no se ha hecho nada. Me pregunto si hay una persona que controle este tipo de problemas. Estos cursos son un desastre. Supongo que habrá subvenciones y que lo único que les interesa es el dinero y no la formación de los trabajadores. Aparte de que el profesorado deja mucho que desear.

Han hecho una nueva convocatoria para dar el mismo curso pero me temo que será más de lo mismo. Lo malo es que todos nos quejamos pero entre nosotros. Sin embargo, cuando tienen que dar la cara la respuesta es “para qué nos vamos a quejar si no van hacer nada”.

Espero que tomen en consideración esta queja y se tomen cartas en el asunto. Estoy muy decepcionado con estos cursos.

Quejas por no tener ni para comer

Por M. M. C.

Oficina de empleo [Réplica a la carta ‘¡Yupi, mi novio tiene trabajo!, sí, ese que dignifica’] En respuesta a la carta de Susana R., en la que nos contaba que su novio tenía trabajo pero todo lo demás eran quejas. Solo quiero decir que recuerde los seis millones de personas que no tienen trabajo y que sus quejas vienen porque no tienen ni para comer.

Yo he tenido la suerte de encontrar una sustitucion de un mes donde no haré ni 50 horas mensuales y donde cobro menos de 300 euros. Cobraba más del desempleo pero no he podido rechazar ese trabajo porque si no se acabaron las sustituciones. Me gustaría recomendarle que antes de quejarse, podría haber dejado ese trabajo a otra persona que lo hubiera agradecido más que ella. Yo solo puedo dar gracias a Dios por tener un trabajo.