Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘esfuerzo’

Solo 36 disparos: el regreso del vinilo y las cámaras de carrete

Por Francisco García Castro

Discos de vinilo (Jorge París).

Discos de vinilo (Jorge París).

Aún recuerdo la época en la que los niños pijos vestían todos con la misma marca de pantalón. De inmediato, los no pijos acudieron -pese al gran esfuerzo económico para la familia- a imitarlos. Cuando ya todo el mundo llevaba esos pantalones, los pijos decidieron rajárselos. Ahora los pijos vestían a lo pobre.

 Todo esto viene a raíz de la propuesta de Sony, de volver a sacar vinilo y carrete. La hija del presidente de esta compañía quiere hacer fotos analógicas. Quiere palpar, quiere saber qué se siente cuando solo tienes 36 disparos. Solo 36.
Sony lo hará, y yo me alegraré. Pero la cuestión que plantea la presente no es otra que la escasez de autoestima que mora en las almas de los no pijos. Lo teníamos -vinilo y carrete- y se fue porque decidimos darle la espalda. Hoy, a la niña Sony se le antoja, y cuento los minutos para ver cómo saldremos a la calle a buscar a los olvidados. Es algo patético, o al menos, a mí me lo parece.

Más soluciones y menos Artur

Por Juan Antonio Sánchez Campos

Seguimos hablando de Cataluña sin parar mientras los números vuelven a darnos la razón sobre la falta de sinceridad de los gobernantes, intentando  disimular su incapacidad para acabar con el paro, intercambiando palabras de secesionismo o independentismo por doquier, como si esta fuera la causa del desempleo o el obstáculo a sortear para cubrir las necesidades sociales del resto de la población española.

245333-943-648

Artur Mas. (EFE)

Si la mayoría de ciudadanos de la comunidad de Cataluña quiere decidir su propio destino, es impropio no dejarle que caiga en la osadía de votar si quieren o no seguir su camino a ninguna parte. La necesidad apremia en el resto de regiones y Cataluña no debe ser tratada como el ombligo de España dejando pasar unas fechas cruciales en las cuales los representantes políticos debieran estar atentos a las listas del INEM más que a los listos de turno obcecados en dar la espalda a una Constitución que aunque falta de renovación, contribuye al sostenimiento social de nuestro país desde que la dictadura quedó fuera de nuestras vidas.

Palabras, muchas palabras en el aire y ningún compromiso aceptable de las partes interesadas en llegar al poder el próximo mes de diciembre, las que de ser más largo el año engrosarán la suma de una media docena de ocasiones en las que los ciudadanos han tenido que recoger la papeleta e introducir en las urnas parte de su esperanza en un progreso hacia un futuro con la desigualdad social incipiente y la falta de recursos en cientos de miles de hogares españoles.

Tanto hablar de separación nos ha vuelto incapaces de ver la realidad que tenemos delante de nuestros ojos. Los problemas no se solucionan con la confrontación o el ánimo de independentismo en algunas zonas del país porque el paro, la discriminación social y la carencia de instrumentos que sustenten la atención a los servicios sociales siguen estando ahí por mucho que se intenten tapar mediante discursos, debates o alegaciones infructuosas en tiempos de crisis.

Es hora de tirar de la misma cuerda por mucho que a algunos les duela. Son épocas de esfuerzo común sin demasiadas ideologías de por medio, para ellas ya habrá tiempo cuando las bases que sustentan la economía de todas las autonomías salga a flote. Servirse de análisis poco convincentes que conlleven irrealidades de pronóstico impredecible y atentan a la dignidad de los ciudadanos dándoles a entender que las pensiones, al igual que los sueldos, tendrán una subida más provechosa que en años anteriores; la dura realidad es bien distinta y trae consigo una nueva subida apenas visible en nuestro bolsillos y por ende, en lo que a los hogares respecta, seguirán pasando calamidades varios millones de españoles. ¿O la subida del 0,25% debe alegrar a los votantes?.

Ahora toca remar, confeccionar programas de crecimiento basados en realidades posibles, creando sistemas de regeneración social y acabando con una corrupción denodada durante treinta y siete años de democracia. Fundamentar la creación de un clima idóneo en el que trabajar con constancia para lograr una calidad de vida y un bienestar social desaparecido entre oleadas de promesas incumplidas por todos los gobiernos que hasta ahora han pasado por Moncloa beneficiados por un bipartidismo exageradamente labrado con la única intención de servirse de la alternancia, según vinieran dadas las legislaturas en cada momento.

El poco apoyo institucional a las empresas españolas

Por Susanna Molina

Soy copropietaria de una pyme dedicada al email marketing, fundada en el 2005 y que con mucho esfuerzo se ha mantenido todos estos años en que la crisis nos ha afectado. Desde 2010 no subimos precios, pero siempre estamos intentando innovar y sobre todo cuidar al detalle a los clientes para que sigan con nosotros. Aún siendo una sociedad civil de dos únicos socios hemos podido, durante estos años, ampliar la plantilla y ahora tenemos a 3 personas contratadas con contrato indefinido. Pagamos impuestos, cotizamos a la Seguridad social, cumplimos con las obligaciones fiscales… y creemos al presidente del Gobierno cuando dice que hay que apoyar a las empresas españolas para que podamos salir de la crisis.

Imagen de archivo de un trabajador en una empresa.

Imagen de archivo de un trabajador en una empresa.

Pero ante todo intentamos sobrevivir en un mundo cada vez con más competidores. Muchos de estos competidores son empresas extranjeras, que operan desde fuera y que bajan los precios a casi 1/3 de nuestros precios. ¿Cómo lo consiguen? Fácil, tienen soporte técnico contratado en Pakistán, la India pagando unos sueldos que para nada se parecen a los que pagamos nosotros; no tributan en España ya que se han domiciliado en otros países.

Antes de fin de año un Ayuntamiento de nuestra provincia nos contactó para valorarnos como proveedores del Ayuntamiento, también estaban valorando a otros competidores locales y extranjeros. A principios de año nos dijeron que no habíamos sido seleccionados ya que se habían decantado por una de estas empresas con soporte en Pakistán. Por supuesto que cada uno puede contratar dónde y a quién quiera pero veo que ¡para la administración prima el precio ante el apoyo a empresarios locales! Gracias señor presidente por su apoyo… ¡o no!

¿Nadal en barrena?

Por Laura Laguía Torrea

Hace tiempo que vengo viendo este tipo de titulares en la prensa deportiva, titulares que o ensalzan o hunden, nunca un término medio. Y este me ha molestado mucho, ya que se refiere a uno de los mejores deportistas de todos los tiempos: Rafa Nadal. Por su fuerza física y psicológica, por sus ganas de luchar siempre, por su sencillez y elegancia ante la prensa, por ser una fuerza de la naturaleza, y por los enormes ratos que nos ha hecho pasar, se merece que se le trate con respeto.

Portada de 20minutos.

Portada de 20minutos.

¿Quién va a su trabajo con “principio de apendicitis”? Los deportistas de élite soportan muchas lesiones que a veces les separan de golpe de su alto puesto en el ránking mundial. Pero la prensa se ceba en hundirles o buscar el momento de la caída definitiva y machacarles, olvidando todo el trabajo y la dedicación de una vida dedicada al deporte. Por favor, más respeto, si la prensa sigue así pronto Nadal estará “acabado”, y la gente que lea esos titulares en la prensa y luego los comente en el bar con los amigos, o en el trabajo, o con la vecina, se creerán que es verdad. Y no se lo merece.

 

Cambiar de actitud mejora la salud

Por Beatriz Andrés

Pareja de jóvenes riéndose. (GTRESONLINE)

Una pareja de jóvenes riéndose. (GTRESONLINE)

Estoy así como un poco harta de la falta de positivismo en las noticias y medios de comunicación en general. Lo que está demostrando el país es que la gente necesita reírse: una comedia española está rompiendo las taquillas.

No hablan de todas las personas que se esfuerzan en el trabajo o que se levantan con el mejor de los ánimos para buscarlo. De las numerosas comidas hechas con mimo por abuelas cuidadoras de sus nietos y de las sonrisas que se reparten en comedores solidarios acompañando los platos calientes. No comentan lo que se esfuerzan ese altísimo porcentaje de autónomas, buscándose la vida con toda la ilusión necesaria.

De esos aprovechamientos de ropa, de libros, de lo que haga falta dentro de las familias. De las ruedas de trueque que existen en numerosos sitios, ya sea de ropa o cosas, que no sólo de comprar vive el hombre. De las risas que te puedes echar en los vestuarios de una piscina municipal conversando con las doñas de edad… “uy, hija, yo los 75 no los cumplo”. De cómo si un vagón de metro no va lleno, unos desconocidos pueden medio terminar hablando creándose un ambiente de lo más agradable.

El positivismo, que nadie dice que sea fácil, mejora el sistema inmunológico y aumenta la capacidad muscular. Todos son beneficios.

De lo amable que te responde la gente sólo con que tú lo seas. Que por nuestros andurriales, de Galicia a Andalucía, como te dé por preguntar una dirección con una sonrisa, no te acompañan al sitio de milagro.

Sí, es una época de mucho esfuerzo pero ¿no es mejor un ‘¡ale, a por el día!’? ¿Y si cambiamos el sudor y lágrimas por esfuerzo y alegría? Sé que no soy la única que opina así.

El potencial de España y su marca: una comparación con Alemania

Por Jorge J. Gutiérrez

Recientemente he pasado una temporada en Munich. Desde allí me he movido a diferentes ciudades de Alemania pensando que tenía la obligación de conocer monumentos y adquirir la cultura que se deriva de la condición de turista. Si bien este apartado se cumplió como estaba previsto, no es menos cierto que me llamaron la atención determinados aspectos de la vida social, por lo que buena parte de mi viaje se centró en esta cuestión.

El español es conocido por criticar la suyo y alabar lo de los demás (no sé si a esto se le puede llamar envidia o que siempre pensamos que lo de los demás es mejor que lo nuestro). Lo cierto es que en este caso sentí una gran envidia debido al enorme potencial de nuestro país y lo poco que hacemos con él. Alemania puede ser criticada por los países del sur por tenernos atrapados en un constante esfuerzo por equilibrar nuestras cuentas. Igualmente podemos decir que Alemania se beneficia directamente de su potente industria exportando sus productos a países como el nuestro. Es cierto que Alemania tiene sus propios intereses y que no está dispuesta a financiar países como el nuestro. Incluso se olvida que el milagro Alemán ha sido posible a las enormes ayudas recibidas después de la II guerra mundial. Todo esto es criticable y se podría analizar detalladamente si Alemania está siendo o no comprensiva con países que están con la soga al cuello.

Cartel electoral alemán con Angela Merkel (EFE)

Cartel electoral alemán con Angela Merkel (EFE)

 

Pero dicho lo anterior conviene analizar la realidad actual y no pretender que venga nadie a salvarnos, nos tenemos que salvar nosotros mismos con nuestro esfuerzo, y ello a pesar de la interdependencia existente como consecuencia de la globalización.

Los valores democráticos no son sólo aquello que están enumerados en la Carta Magna, sino que se componen de aspectos tan importantes como los derivados de la cultura y la educación (valores relacionados íntimamente). Alemania es un país en el que difícilmente ves falta de unión entre sus ciudadanos. El esfuerzo realizado es común y tiene como objetivo conseguir metas en beneficio de todos; lo que por lógica repercute de manera positiva en uno mismo. Si Alemania tiene una potente industria no es como consecuencia de una política poco fiable, sino como consecuencia de una planificación educativa a largo plazo. A diferencia de ellos España nunca ha mirado más allá del corto plazo, olvidando a las generaciones futuras.

Olvidemos el tópico de que España es un país de pandereta, sol y siesta. España tiene potencial y debemos saber encontrar por nosotros mismos un camino que nos lleve a conquistar metas alcanzables a través de una buena política educativa de medio/largo plazo. Salvo dos o tres productos, no vi en ningún mercado productos que no fuesen italianos o franceses. España tiene un potencial enorme en diferentes sectores industriales (alimentación, turismo, etc.) que solo se pueden desarrollar a través de una política educativa adecuada. La ‘marca España’ hay que potenciarla. A los corruptos (determinados políticos, banqueros y especuladores) juzgarles por cómo han dejado este país y que caiga todo el peso de la ley sobre ellos. Este sería el comienzo de que desde fuera de nuestras fronteras se nos mire con algo más de respeto y podamos comenzar un camino de futuro cierto.

Messi y sus misteriosas lesiones

Por Juan Fernández Sánchez (*)

Messi, del que no nos extrañaría que dijera que Blatter es el Papá que a todos nos hubiera gustado tener, presenta desde hace bastante tiempo lesiones, para algunos, misteriosas. Para otros quizás no tanto. En fotos de hemerotecas o en Internet se puede observar la evolución de alguna que otra masa muscular. También en Internet se pueden encontrar fácilmente las posibles causas de lesiones musculares y a qué situaciones pueden asociarse.

EFE

EFE

Pero, por supuesto, no hay duda de que la musculatura de Messi se debe a que se queda siempre entrenando una hora más que sus compañeros, hace levantamiento de pesas todos días y luego, como está suficientemente documentado en los videos y estadísticas, ejercita su masa muscular no parando de correr en todos los partidos.

Puede que algunos envidiosos piensen: “Hormoanaboesteroideos somos y en el camino nos encontraremos” y digan que no hace falta ser médico, especialista en educación física o fisioterapeuta para saber que hay ciertos medicamentos que pueden pasar factura al cabo del tiempo, con roturas o microrroturas fibrilares. Su explicación y su posible relación también es fácil de encontrar en Internet. El director técnico del FC Barcelona, Zubizarreta, acaba de decir: “Messi, ahora, se debe curar, darle tiempo y cuando vuelva, que vuelva limpio”. Por supuesto que no se refería a los métodos nutricionales de Brescia, quizás muy conocidos por Guardiola, ya que las lesiones de Messi son por mala suerte o por culpa de algunos masajistas. Pero, ¿le habrá delatado o jugado una mala pasada a Zubizarreta su subconsciente?

(*) Jefe de Sección y vicejefe de Servicio de Radiología y Medicina Nuclear en el hospital Robert-Bosch-Krankenhaus. Stuttgart (Alemania).

Becas de excelencia en la Comunidad de Madrid: Sobresaliente en injusticia

Por Irene Ortiz de Saracho

Una de las expresiones más utilizadas últimamente al hablar de educación es la “búsqueda de la excelencia”. Esfuerzo y trabajo duro para intentar lograr el máximo rendimiento académico. Concretamente, “aprovechamiento académico excelente”, como reza la convocatoria de las Becas de Excelencia de la Comunidad de Madrid para este curso 2013/2014.

Así que aquí estoy, decidida a enviar mi solicitud para estas becas, tras obtener una media de 8.94 en el segundo curso de mis estudios de ingeniería en la Universidad  Politécnica de Madrid –la mínima nota exigida en estudios relacionados con ingeniería es un 8-. Imaginen mi cara de sorpresa al ver que, tras rellenar todo el formulario, no puedo continuar con el proceso por no haber sido beneficiaria de la beca en mi año de ingreso a la universidad. Error informático, seguro. Intentémoslo otra vez. Pero no, la triste realidad es que la Comunidad de Madrid ha decidido incluir este año un punto más en el artículo 8 de la convocatoria, restringiendo la concesión de becas. Además, no crean ustedes que lo han anunciado a bombo y platillo, por supuesto que no. En el resumen que aparece en la página web de las Becas de Excelencia ni se menciona, sino que hay que sumergirse en la convocatoria del BOCM para encontrarlo.oficina

Esto me lleva a plantearme el uso demagógico que se está dando a la palabra ‘excelencia’, reflejado en la convocatoria de unas becas cuyo único criterio de concesión deberían ser los resultados académicos del curso previo. Por lo visto, la excelencia debe ser algún tipo de aura que alumnos en mi situación no poseemos. ¿Acaso no se puede haber hecho una prueba de selectividad simplemente buena y ahora tener un excelente rendimiento universitario? ¿Dónde está la valoración de mi esfuerzo y trabajo duro a lo largo de este año?  Con la inclusión de nuevos criterios como este, arbitrarios e injustos, e incorporados casi como “letra pequeña” sólo puedo sentirme engañada. Atrapada en un sistema que abusa de las grandes palabras porque quedan muy bien en los discursos pero que a la hora de la verdad no sabe lo que significan.

Hace algunas semanas reflexionaba en voz alta con mi familia sobre qué debía pensar el Gobierno de este país sobre el triste hecho de que estuviera invirtiendo en formar a excelentes profesionales que casi con total seguridad acabarían ejerciendo en el extranjero. La clásica “fuga de cerebros”. Pero no se preocupen, ahora sé la respuesta: no les importa en absoluto.

¿Cómo conseguir un cambio a mejor?

Por Mª Paz Roy Prats

Optimismo¿Cómo definiríais la sociedad actual? Supongo que la mayoría de vosotros empezareis a criticar todo aquello que os parece mal, otros muchos dejareis a las nuevas generaciones como las culpables de una sociedad mediocre y los restantes, una minoría, la mostrareis desde una perspectiva optimista.

Con esto podemos ver que la mayoría de nosotros vivimos culpando a los demás de algo tan común como una sociedad. Culpar a los demás es el mayor error que podemos cometer, bien lo dice el dicho: “Si quieres que los demás cambien, empieza por cambiar tú”. Una verdad muy cierta. Todos podemos construir una sociedad mejor, si cada uno aporta su grano de arena.

Por más que parezca que nada puede cambiar, que todo va a peor, ¡es mentira! Hay muchísima gente increíble ahí fuera que lucha, en definitiva, por un mundo mejor. Es verdad, estamos rodeados de antivalores. Esto debe motivarnos a no tirar la toalla, a seguir adelante con optimismo. Si todos nos esforzáramos por ser mejores, otro gallo cantaría. El ejemplo es la mejor forma de llegar a los demás, de demostrar que podemos construir, entre todos, un mundo mejor.

A los parados ya no se les puede pedir más paciencia

Por Pedro Serrano

Rajoy saluda al primer ministro irlandésMariano Rajoy habla poco pero da mucho que hablar. Son muchos los que le recriminan sus escasas comparecencias ante los medios y ante los ciudadanos. Sin embargo, yo he llegado a la conclusión de que este hombre hace menos daño callado que con sus inútiles, insustanciales y, a veces, ofensivas disertaciones. Eso sí, hay que reconocerle el esfuerzo que hace para no decir nada.

El otro día, por ejemplo, en la rueda de prensa con el primer ministro irlandés, Enda Kenny, se dirigió a los más de seis millones de parados para decirles que el Gobierno sabe lo que tiene que hacer (menos mal) y que el año que viene será mejor que el presente. ¡Toma ya! Además, en lugar de pedir perdón a los parados les ha pedido paciencia. ¿Paciencia? ¡Vaya cara! ¿Cómo se atreve usted a pedir paciencia a quienes se están ahogando?

Señor presidente, a los parados ya no se les puede pedir más paciencia, ¿es que no sabe que ya la han agotado? A nuestros conciudadanos parados no hay que pedirles, hay que darles. Hay que darles trabajo y no falsas esperanzas. Usted, señor Rajoy, llegó a presidente del Gobierno prometiendo reducir el paro y asegurando que diría la verdad a los españoles. Visto que no ha cumplido con ninguna de estas dos promesas, supongo que no le molestará que alguien le pueda llamar mentiroso o, si lo prefiere, que alguien le acuse de fraude electoral, ¿verdad?