Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘positivismo’

Cambiar de actitud mejora la salud

Por Beatriz Andrés

Pareja de jóvenes riéndose. (GTRESONLINE)

Una pareja de jóvenes riéndose. (GTRESONLINE)

Estoy así como un poco harta de la falta de positivismo en las noticias y medios de comunicación en general. Lo que está demostrando el país es que la gente necesita reírse: una comedia española está rompiendo las taquillas.

No hablan de todas las personas que se esfuerzan en el trabajo o que se levantan con el mejor de los ánimos para buscarlo. De las numerosas comidas hechas con mimo por abuelas cuidadoras de sus nietos y de las sonrisas que se reparten en comedores solidarios acompañando los platos calientes. No comentan lo que se esfuerzan ese altísimo porcentaje de autónomas, buscándose la vida con toda la ilusión necesaria.

De esos aprovechamientos de ropa, de libros, de lo que haga falta dentro de las familias. De las ruedas de trueque que existen en numerosos sitios, ya sea de ropa o cosas, que no sólo de comprar vive el hombre. De las risas que te puedes echar en los vestuarios de una piscina municipal conversando con las doñas de edad… “uy, hija, yo los 75 no los cumplo”. De cómo si un vagón de metro no va lleno, unos desconocidos pueden medio terminar hablando creándose un ambiente de lo más agradable.

El positivismo, que nadie dice que sea fácil, mejora el sistema inmunológico y aumenta la capacidad muscular. Todos son beneficios.

De lo amable que te responde la gente sólo con que tú lo seas. Que por nuestros andurriales, de Galicia a Andalucía, como te dé por preguntar una dirección con una sonrisa, no te acompañan al sitio de milagro.

Sí, es una época de mucho esfuerzo pero ¿no es mejor un ‘¡ale, a por el día!’? ¿Y si cambiamos el sudor y lágrimas por esfuerzo y alegría? Sé que no soy la única que opina así.

¿Cómo conseguir un cambio a mejor?

Por Mª Paz Roy Prats

Optimismo¿Cómo definiríais la sociedad actual? Supongo que la mayoría de vosotros empezareis a criticar todo aquello que os parece mal, otros muchos dejareis a las nuevas generaciones como las culpables de una sociedad mediocre y los restantes, una minoría, la mostrareis desde una perspectiva optimista.

Con esto podemos ver que la mayoría de nosotros vivimos culpando a los demás de algo tan común como una sociedad. Culpar a los demás es el mayor error que podemos cometer, bien lo dice el dicho: “Si quieres que los demás cambien, empieza por cambiar tú”. Una verdad muy cierta. Todos podemos construir una sociedad mejor, si cada uno aporta su grano de arena.

Por más que parezca que nada puede cambiar, que todo va a peor, ¡es mentira! Hay muchísima gente increíble ahí fuera que lucha, en definitiva, por un mundo mejor. Es verdad, estamos rodeados de antivalores. Esto debe motivarnos a no tirar la toalla, a seguir adelante con optimismo. Si todos nos esforzáramos por ser mejores, otro gallo cantaría. El ejemplo es la mejor forma de llegar a los demás, de demostrar que podemos construir, entre todos, un mundo mejor.

Un visión en positivo: ¡aprovecha tus oportunidades! ¡Gana tu vida!

Por María Gilabert Hernando

FelicidadIncierta, así es la vida. Con eso es con lo que tienes que aprender a vivir, con la incertidumbre. No sabemos lo que sucederá con nosotros, con nuestras familias, con nuestras situaciones… ¿y si lo único que tienes que saber es cómo estás aquí y ahora y encargarte de gestionar lo mejor que puedas lo que tengas oportunidad de vivir en este momento?

La mayoría de las personas, en muchas ocasiones, vivimos situaciones que nos resultan difíciles de llevar o que incluso llegan a paralizarnos:  no sabes cuándo acabará la crisis, no sabes a qué dedicarte, no tienes claro si estás haciendo lo correcto, no sabes si conseguirás ese cliente que tanta dedicación te está costando, no sabes si te renovarán el contrato en tu trabajo actual, no sabes si aprobarás esas oposiciones que estás preparando con tanto esfuerzo, te has quedado sin trabajo y no sabes qué harás ahora, no sabes cómo pagarás las facturas de final de mes, no sabes si mañana te desalojarán, etc.

Son infinitas las situaciones en las que muchos nos encontramos y no sabemos cómo llevar pero, aun cuando no puedes escoger qué situaciones te toca vivir, todavía puedes elegir cómo interpretarlas, cómo actuar y qué sacar de ellas. Mi abuela me explica la época de la Guerra Civil española (1936- 1939) con pocos recuerdos negativos y muchos positivos y esa actitud ante la vida siempre le ha ayudado. Pase lo que pase, ella sigue despertándose cada día y sigue respirando, disfrutando y avanzando porque, a pesar de la infinidad de situaciones difíciles que ha tenido que vivir, ella es así, feliz. Tú también puedes escoger si quieres vivir las situaciones que te toquen vivir con ansiedad, tristeza, apatía, nerviosismo, irritabilidad, mal humor… o aprender a aceptar esa incertidumbre como una parte de tu vida intentando centrar tu atención en el resto de cosas buenas que te suceden cada día. Lo que resistes persiste, lo que aceptas se transforma.

La semana pasada me comunicaron que, desgraciadamente, los padres de una conocida mía fallecieron en un accidente de tráfico. Probablemente ellos pensaban que iban a vivir mucho más tiempo sin embargo mucha otra gente, que en ocasiones hemos sentido que “la vida se nos acababa”, hoy seguimos vivos y todavía tenemos tiempo para disfrutar y para dedicar a lo que queremos. Todos tenemos fin ya que el tiempo es limitado así que piensa, decide y actúa, hoy y ahora. Detecta qué problemas ocupan tu mente y qué puedes hacer para solucionarlos. Lo que puedas hacer, ¡hazlo! Pero si ya has hecho lo que consideras que debías y no puedes hacer nada más, aprende a vivir feliz con la situación que te toca vivir. Todo el mundo quiere felicidad sin dolor, pero no se puede tener un arcoíris sin lluvia. No busques siempre culpables ni trates de justificar todo lo que sucede continuamente, dedica ese tiempo a otras cosas ¡sonríe, sueña, investiga, crea, baila, ayuda, construye, crece, mejora, descubre, prueba, siente, ama, disfruta, vive!

Observa tu situación y detecta las oportunidades que se te presentan hoy y ahora, pero… ¡mantén los ojos bien abiertos y disfruta de cada momento que te regale la vida ya que si estás cegado por tus problemas será difícil que puedas ver algo! Deja de pensar en lo que no puedes cambiar y empieza a realizar lo que sí puedes hacer. ¡No te preocupes, ocúpate! ¡Gana tu vida!