Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘bares’

¿Pokémon Go o el éxito de lo superficial?

Por José Manuel López

Pokémon Go (VANDAL).

Pokémon Go (VANDAL).

Partiendo del respeto a las personas que juegan a Pokémon Go, me parece que, aunque ya sea un fenómeno social, dista mucho de ser un videojuego de gran utilidad, especialmente, para sus usuarios. En cambio, lo está siendo para el marketing y publicidad de determinadas marcas y multinacionales, que han encontrado un filón más a explotar. Atraen clientes y aumentan sus ventas y beneficios.

No en vano, en Japón, un restaurante de comida rápida va a convertir 3.000 establecimientos en bases y gimnasios Pokémon. Y en el resto de países es de suponer que también harán algo similar con el tiempo.

No me parece bien que el videojuego de aventura de realidad aumentada que es Pokémon Go obligue a salir de casa para capturar a exóticos monstruos. Se puede pensar que es una forma de impulsar a la fuerza a que los jugadores incrementen su consumo en las calles y plazas, lo que aumenta, sin duda, las posibilidades de negocio, y genera nuevas oportunidades de mercado y de publicidad. Debería ser algo opcional en el juego.

Este videojuego para móviles puede incrementar la superficialidad en las relaciones sociales. Existen muchas maneras de relacionarse, sin necesidad de jugar a este videojuego. Se puede estar aislado en la calle también compartiendo actividades superficiales, y perdiendo un tiempo que se podría dedicar a actividades más creativas y productivas. Jugar en casa, no es sinónimo de estar aislado, por numerosas razones.

Parece que, en muchos casos, Pokémon hace que la gente camine demasiados kilómetros al día intentando cazar o capturar nuevas criaturas virtuales. Y también existe un riesgo de banalización de las interacciones sociales, y de las relaciones interpersonales. Ha habido casos en Estados Unidos de accidentes, incluso mortales, por el uso de este juego en las calles norteamericanas. Y, probablemente, irán a más si sigue aumentando el número de jugadores, porque se van añadiendo elementos nuevos al videojuego.

Por supuesto que cada persona es muy libre de jugar o no a este videojuego, pero debe tener presentes sus riesgos, en relación con su seguridad y la de los demás.

Una comisaria de policía de Australia ya dice que es necesario levantar la mirada del móvil, y observar el mundo real directamente. Me parece que transformar las calles, en un espacio de juego virtual más es algo excesivo o, como mínimo, discutible. La tranquilidad y la seguridad de las personas en los espacios públicos deben ser protegidas y garantizadas. El riesgo de molestias a los viandantes es evidente. En la vía pública deben hacerse cumplir las leyes. En cualquier caso, si se logra un adecuado equilibrio entre el disfrute de este videojuego, y el respeto a las normas, las cosas irán bien.

¿La clase media se ha empobrecido?

Por Fidel Vela García

Atasco (Europa Press).

Atasco (Europa Press).

Según la época del año, veo a la gente zampando y bebiendo a lo grande en terrazas, bares y restaurantes llenos a rebosar; playas y piscinas donde es necesario entrar de perfil; campos de fútbol y macro-conciertos donde no cabe un alfiler.

Sólo en agosto, más de 81 millones de desplazamientos por carretera; en los puentes largos, atascos kilométricos; para acceder a museos o edificios emblemáticos hay que permanecer horas y horas en colas interminables; las ventas de coches se disparan, igual que el consumo de las familias: los aeropuertos y las estaciones del AVE, colapsados; de los supermercados salen miles de carritos cargados hasta los topes; cientos de personas paseando sus perritos o ensimismadas en toquetear sus teléfonos móviles de última generación

Esto es lo que yo veo en la calle y en los medios de difusión. ¿Será verdad que la clase media se ha empobrecido?

Las ‘invasión’ de terrazas o cómo privatizar la vía pública

Por Ignacio Ceballos

A todos (los que aún podemos permitírnoslo de vez en cuando) nos gusta tomarnos un aperitivo en una terraza de un bar, ¿no es cierto?

Pero, aun así, con preocupación vemos cómo poco a poco las terrazas de verano se van convirtiendo en salones externos de bares y restaurantes, cerrados con estructuras fijadas al suelo, calientes en invierno y vaporizadas en verano.

Una terraza, ocupando gran parte de la acera en una plaza del barrio de La Latina (Madrid). (JORGE PARÍS)

Una terraza del barrio La Latina (Madrid). (JORGE PARÍS)

No sé si fue desde la prohibición de fumar dentro de los locales, o desde que Madrid contrajo su enorme deuda. La cuestión es que, sin preguntarnos a los ciudadanos qué queríamos hacer con nuestras aceras, vemos que en un par de años los bulevares, las plazas y los espacios callejeros han sido vendidos a los locales cercanos, no durante el buen tiempo, sino para todo el año.

Donde hoy hay una mesa de un bar, tal vez podría haber un banco o una zona ajardinada o un columpio. No sé qué es lo mejor, pero deberían habernos preguntado antes de expropiarnos los espacios públicos.

Exceso de ruido y aforo en terrazas de Madrid

Por Clara Alcaraz

Imagen de algunas terrazas de Madrid. (JORGE PARÍS)

Imagen de algunas terrazas de Madrid. (JORGE PARÍS)

Quisiera denunciar la impunidad con la que actúan los bares con derecho a terraza en la ciudad de Madrid.

En mi caso, llevo cuatro años denunciando a la terraza de debajo de mi casa, en la madrileña calle Nieremberg, por exceder hasta por cinco veces el aforo permitido a diario.

He llamado a la policía municipal y he denunciado ante la Junta, pero no he conseguido nada. Él sigue sacando las mesas y las sillas que hagan falta y molestando todo lo posible.

Cada vez que acude la policía, luego, ponen música con el volumen al máximo en el local donde guarda las sillas para que se oiga en mi casa. Además de perseguirnos e insultarnos para ver si así dejo de denunciarle o dejo mi piso.

Con esto quiero que la gente sea consciente de las situaciones que se dan entre vecinos y bares (seguro que mi caso no es el único) y que cuando vayan a una terraza, eviten gritar en primer lugar y en segundo se informen del aforo máximo permitido (deben tener un cartel dentro o fuera del bar con el número de mesas, sillas y su disposición). En caso de que estos se hayan excedido, piensen en los pobres vecinos que tienen que escuchar voces y gritos dentro de sus casas durante meses y durante todo el día.

Fiestas veraniegas en España

Por Agustín Arroyo

Charangas zumbando por todas las esquinas, cohetería horrísona, paellas humeantes y multicolores, calderetas populares de carne de toro repartidas en platos de plástico, vino peleón de la tierra, bares atestados, adolescentes en pantalones cortos luciendo tersos muslos bronceados, peñas uniformadas desfilando como disciplinados batallones tebanos, 125181desfiles y simulaciones de batallas y escaramuzas entre moros y cristianos, músicos improvisados intentando emitir melodías aprendidas a oído y machaconamente repetidas, espectáculos taurinos en plazas portátiles, encierros encauzados entre talanqueras, corporaciones municipales y fuerzas vivas encabezadas por bandas de música, casas consistoriales engalanadas con polícromas banderas, bailes nocturnos que culminan con toma colectiva de chocolate con churros a altas horas de la madrugada, dianas floreadas y pasacalles, toros ensangrentados escupiendo sangre por la boca, cucañas vecinales, meriendas y ágapes colectivos, algunas borracheras memorables con resacas invalidantes varios días, y el sexo joven de los veinteañeros en plena ebullición incontenible y en oleadas, atracciones de feria con música de estridencia ubícua, algunas procesiones de santos patronales y misas con roquete, comidas familiares regadas de espumeante cerveza y tinto de verano, derroche y excesos gastronómicos, barbacoas crepitantes, competiciones deportivas. Todo esto y algunas otras prácticas adicionales forman parte de la esencia y la naturaleza de nuestras fiestas tradicionales en España.

Por el respeto a los no fumadores en las terrazas cerradas

Por Piluri

DÍA MUNDIAL SIN TABACOBasta ya de que los bares y restaurantes habiliten zonas para fumar donde no está permitida su habilitación. Basta ya de que los bares y restaurantes permitan y faciliten, para su beneficio y en perjuicio de nuestra salud, que se fume en sus terrazas públicas cuando éstas están totalmente cerradas, sin ningún lateral abierto al exterior. Basta ya de que no se respete la Ley 42/2010, de 30 de diciembre de 2010, más conocida como ‘Nueva Ley Antitabaco‘, que nos protege de los ‘malos humos’ en locales cerrados. Y basta ya de que los bares y restaurantes se la salten a la torera, obligándonos a seguir respirando el cancerígeno humo del tabaco en sus terrazas cerradas.

LEE AQUÍ CÓMO ENVIAR TU OPINIÓN Y TU DENUNCIA

No a las tragaperras en los bares

Por Miriam Di Giacomo

Los gobiernos hacen campañas de sensibilización contra las drogas, el alcohol, los cinturones en el coche, etc. pero ¿qué pasa con las slot machines —máquinas tragaperras—?

tragaperrasMuchos padres de familias y jóvenes, persiguiendo la ilusión del dinero fácil de conseguir, se han arruinado detrás de estas maléficas maquinitas que con sus sonidos y colores hipnóticos te tienen enganchado horas tras horas insertando monedas que no volverán nunca más a tu bolsillo. Además están presentes en casi todos los bares, donde muchos adolescentes pueden ser seducidos con extrema facilidad por el señuelo de estos monstruos disfrazados de sirenas. Son como drogas legalizadas y al alcance de todos.

En Italia, muchos dueños de bares después de ser testigos de gente que lo había perdido todo a causa de estas máquinas han decidido quitárselas impulsando una verdadera lucha contra las slot machines. Además estos dueños han creado una comunidad en la red señalando en un mapa todos los bares ‘slot machines free’ (sin máquinas tragaperras). Me parece una muy buena iniciativa. ¡Boicoteamos las slot machines en los bares!