Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘newman’

Paul Newman era un mujeriego, que vivía pegado a una lata de cerveza

Lo que me faltaba por oír. Paul Newman, uno de los actores más guapos que ha habido (si no el que más), y uno de los más respetados y admirados, entre otras cosas por su aparentemente feliz matrimonio con Joanne Woodward, era en realidad un mujeriego y un alcohólico que se pasaba el día vaciando latas de cerveza. Eso dice un tal Shawn Levy, un periodista especializado en remover carroña, que ha escrito una biografía sobre Newman escandalosa y nada complaciente. En ella, Levy revela sus supuestas infidelidades, así como sus manías y rivalidades personales, como la que, según él, Newman mantuvo con otra estrella de impresionantes ojos azules, Steve McQueen.

Como el libro no sale a la venta en EEUU hasta mayo (aunque ya se puede encargar en Amazon) todavía no sé hasta qué punto merecen credibilidad las afirmaciones de Levy (parece que habla de una periodista con la que Newman se lió durante el rodaje de ‘Dos hombres y un destino’ y que lo dejó porque él siempre estaba demasiado borracho para hacer el amor).

Al margen de que sean más o menos ciertas, me parece tremendo que este tipo de cosas salgan a la luz cuando el afectado ya no puede aportar su versión de los hechos, ni desmentir ni matizar nada, por lo que se le deja a la viuda y a los hijos la difícil e ingrata tarea de lidiar con la biografía y sus consecuencias.

Díselo ahora, que todavía estás a tiempo

Reconozco que todavía no me he recuperado de la muerte de Newman. No es que vaya por mi casa como alma en pena, pero desde el sábado, con cada amiga/o que hablo, sale el tema de la muerte de Newman. En cualquier caso es difícil evadirse. Los medios de comunicación se han volcado. En el quiosco, el domingo, todas los periódicos (absolutamente todos) llevaban la noticia en portada, con foto incluida, algunas espectaculares. Durante estos días he leído artículos muy emotivos, muy bonitos, dedicados al actor. La unanimidad es absoluta: además de escandalosamente guapo, Newman era un gran actor y una excelente persona. Nadie se ha atrevido a insinuar la más mínimo mácula en su carácter o su interpretación. Esto, si os soy sincera, sí me tiene algo sorprendida.

Cuando muere alguien y se le dedican esos panegíricos tan estupendos, tan hiperbólicos, también casi siempre existe una nota disonante que introduce un pequeño ‘pero’ entre tanta inmaculada perfección: “Era un gran actor, aunque no siempre dio lo mejor de sí mismo”, “Era sublime en su trabajo, pero en su vida privada no supo establecer un equilibrio”… por poner un ejemplo. Con Newman esto no ha sucedido, lo que aumenta la sensación de desconsuelo de sus fans: lo creíamos perfecto, pero es que además lo era.

No sé si Newman llegó a saber que despertaba una admiración tan unánime e incondicional (espero que sí, que al menos lo sospechara, aunque no se lo tomara en serio). Siempre he pensado que es una lástima que los muertos no puedan leer lo que se escribe sobre ellos (a más de uno le hubieran subido la moral). Por eso, y espero que no me consideréis morbosa, hoy os propongo que dejéis abajo una pequeña dedicatoria al actor-director-músico-fotógrafo vivo que más os gusta. Con qué frases os gustaría que se le recordara. Por qué películas. Adelantémonos a los acontecimientos. No esperemos a que se hayan ido para decirles lo mejor.

Por ejemplo, a mí me encantaría rendirle tributo al escenógrafo español Gil Parrondo. Un artista como la copa de un pino, uno de los mejores del mundo, responsable de la escenografía de ‘Patton’, ‘Doctor Zhivago’, ‘Nicolás y Alejandra‘, ‘La Regenta’ … y sin duda, el mejor acierto de las películas de José Luis Garci. El día que nos falte los espectadores lo notaremos, las películas no tendrán el mismo aspecto, la misma vida. El viernes se estrena ‘Sangre de mayo’, donde se puede ver su trabajo.

Se ha ido Paul Newman, ¿y ahora qué?

Se ha muerto Paul Newman. Espera oír la noticia cualquier día de estos, desde que leí este verano que padecía un cáncer terminal de pulmón; pero saber que el final estaba cercano no me ha evitado el disgusto. Sé que puede parecer una estupidez entristecerse por la muerte de alguien a quien no conocemos, con quien nunca hemos intercambiado una palabra o hemos visto en persona; pero Newman forma parte de mi vida. Y él es en parte responsable de que el cine sea una de mis pasiones.

Desde que de pequeña empecé a ver sus películas (entonces en la tele, probablemente en algún ciclo que hicieran sobre él o en alguna sesión de sábado por la noche) me quedé enganchada a sus hipnóticos ojos azules, a su sonrisa y a su imponente presencia física. Me gustaba ese actor por encima de cualquier otro. Ni siquiera era capaz entonces de juzgar si era buen o mal actor (aún hoy soy incapaz de hacerlo). Solo sabía que era único, que ningún otro se le parecía en nada, y que desde luego nadie que conociera en el mundo real iba a tener esa aureola mítica que él desprendía. Me imagino que así es como se empieza a amar a los mitos.

Después, con la edad, empecé a descubrir que además de ser un buen actor, era un hombre al que sus compañeros de profesión valoraban por su coherencia, su integridad y su afán de superación. Empecé a ver las películas que había dirigido, descubrí sus proyectos solidarios y supe algo más sobre su sólido matrimonio con Joanne Woodward y sobre los periodos más trágicos de su vida, como la muerte por sobredosis de su hijo Scott. Quizá había dejado de ser un mito para mí (afortunadamente ya se me había pasado la edad de crearlos); pero Newman se había convertido en mi referente cinematográfico. Siempre, inevitablemente, cuando alguien me preguntaba por mi actor preferido, yo respondía sin dudar: Paul Newman; aunque hiciera siglos que no veía una película suya, o aunque en el fondo, muy en el fondo de mi corazón, reconociera que había otros que, tal vez, trabajaran mejor. Newman era Newman.

¿Y ahora qué? Pues seguiré pensando que estaba por encima de los demás, que tenía la mirada más bonita y azul que nos ha dado el cine y que actores míticos como él probablemente no vuelva a haber más, por lo menos para mí. En cierta forma me siento en deuda. Gracias a él yo he disfrutado de horas cinematográficas inolvidables, de conversaciones apasionadas con otras fans de la estrella.

Afortunadamente me quedan sus películas. Es un tópico, pero es cierto. Esta misma noche le rendiré tributo y me pondré alguna buena película suya: El golpe, La gata sobre el tejado de Zinc, Marcado por el odio, El buscavidas, El largo y cálido verano... Es la suerte que tienen los mitos cinematográficos, a ellos podemos volver cuando queramos, ellos sí han alcanzado la inmortalidad.

Gracias Newman, y cuidado con esos ojazos, pueden causar estragos allá donde ahora vayas.

¿Se travistió Hitchcock? ¿Es Woody Allen indiscreto?

Ya estoy de vuelta. Cuando hacía las maletas hace cuatro semanas parecía que esto iba a dar más de sí, pero se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. En fin, no me quejo, he conseguido desconectar de todo, incluso de Internet. Aún así me han llegado noticias que han marcado mis vacaciones .

Paul Newman se muere. Después de meses de especulaciones y misterios, la cadena Fox anuncia que Paul Newman sufre un cáncer terminal de pulmón que podría acabar con su vida en cuestión de semanas. Escucho la noticia también en la televisión española y no acabo de creérmela. Tiene 83 años, pero me niego a pensar que Newman pueda desaparecer pronto. Él no, su mirada azul no.

¿Se travistió Hitchcock en ‘Con la muerte en los talones’? Lo publicó el diario ‘El mundo’ el 21 de agosto. Lo que hasta ese momento era un chismorreo de la web, podía ser verdad. La mujer regordeta y recatada que aparecía sentada en un vagón del tren donde se oculta Cary Grant sería Alfred Hitchcock, travestido, haciendo uno de sus míticos cameos. A favor de la tesis: el asombroso parecido físico entre la mujer y Hitchcock. En contra: el director británico no solía aparecer más de dos veces en sus filmes y en ‘Con la muerte en los talones’ ya había salido cogiendo un autobús; y que pocos se imaginan a Hitchcock vestido de mujer y con pelucón, en medio de sus actores. ¿Será o no será?

Woody Allen se va de la lengua. Mientras Allen rodaba en España ‘Vicky Cristina Barcelona’ escribió un diario que ‘The New York Times’ acaba de publicar y que también recoge ‘El país’. Está escrito con cierta guasa, como era de esperar; pero suelta prendas como: “Scarlett tiene talento; pero da mucho trabajo” o “Penélope es arrebatadora y más sexual de lo que imaginaba. Durante la entrevista (para el filme), mis pantalones echaban fuego“. De Bardem, del que destaca su “genialidad desbordante”, dice: ” He tenido que darle unas pautas. Mientras me imita, todo va bien, pero en el momento en que intenta su propia actuación, se pierde. Entonces solloza y se pregunta cómo sobrevivirá cuando ya no le dirija”. Me gustaría saber qué opinan Penélope, Javier y Scarlett del indiscreto diario de Allen.

Sean Connery presenta sus memorias (descafeinadas). Ni chicha ni limoná. Los que ya han leído la autobiografía de Connery, ‘Being a scot’ (Ser un escocés), dicen que se han quedado como estaban: sin conocer detalles jugosos de su vida o de su filmografía. Nada de aventuras sentimentales, nada de su ex mujer (que lo acusa de ser violento), nada de sus colegas de profesión (con los que mantiene poco trato). A cambio, los lectores han aprendido un poco más sobre el precioso país del James Bond más recordado. ¿Servirá entonces de guía a lo Lonely Planet?

Fallece Bernie Mac. El 9 de agosto moría a los 50 años, a causa de una neumonía, Bernie Mac, uno de los secundarios más simpáticos de la saga de ‘Ocean´s Eleven’, al que también vimos en ‘Los ángeles de Charlie’ y ‘Transformers’.

Primer festival del mundo de tráilers falsos. El 4 de octubre se presentará en el Festival de Sitges Teaserland, el primer festival dedicado a mostrar tráilers (avances comerciales) de películas que no existen. El proyecto, entre cuyos organizadores está Jaume Balagueró, contará con tráilers falsos realizados por Isabel Coixet, Juan Antonio Bayona, Enrique Urbizu y José Corbacho, entre otros. Las bases de este curioso festival se pueden consultar en www.teaserland.com. Hoy se abre el plazo para inscribirse.