Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘goya’

Y nos tragamos otra gala de los Goya soporífera, que solo Segura animó

¿Y la 26 ceremonia de entrega de los Goya, la primera con Enrique González Macho de presidente de la Academia, y la primera que presentaba la humorista Eva Hache?

Pues qué queréis que os diga, que hasta que no salió Segura me lo estaba pasando mejor leyéndola en Twitter que viéndola. Por lo demás, alguna que otra sorpresa pequeña y mucho premio previsible.

¿Un calificativo? ¿Soporífera os parece demasiado fuerte?

  • La sensación general: no he podido evitar echar de menos (un poco) a Buenafuente, (mucho) a Corbacho, y desear que alguien se apiade de nosotros y le dé una oportunidad a Segura como presentador de la gala el próximo año.
  • Las anécdotas: el muletilla espontáneo que reclamaba atención para rodar un western en Extremadura y que Elena Anaya y Jan Cornet hayan ganado el Goya por el mismo personaje, mejor actriz y mejor actor revelación, respectivamente.
  • Las pequeñas sorpresas: el Goya de actor de reparto para Lluís Homar (cuando el 50% se lo adjudicaba a Raúl Arévalo y el otro 50% a Juanjo Artero), el Goya al guión adaptado de ‘Arrugas‘, el Goya al actor revelación para Jan Cornet y la dirección artística para Juan Pedro de Gaspar por ‘Blackthorn. Han sido sorpresas agradables y merecidas.
  • La pregunta: ¿Por qué Eva Hache se pasó la gala desaparecida? El guión era malo sí, pero si cuentas con una humorista, intenta sacarle algo más de provecho ¿no?
  • El momento más controvertido en la red: el discurso del presidente Enrique González Macho (“todos somos internautas”) y la intervención de Marta Etura, hablando de la “hostilidad” hacia el cine español. Mientras en Twitter: “Tiempo para ir al WC”, “Almodóvar lleva gafas porque se duerme a ratos”, “El subtexto del discurso: “No toque las subvenciones, calvo de m…” (Wert estaba en la sala).
  • El momento más controvertido dentro de la sala (imagino, por eso de las personalidades políticas que había): el discurso de agradecimiento de Isabel Coixet: “La Justicia aparta el juez Garzón, pero nadie podrá apartar la Justicia de Garzón” o algo así.
  • El momento más emotivo: La reaparición de Silvia Abascal tras el ictus que sufrió hace un año y su sincero: “gracias por estar”.
  • Mi cero más absoluto: a la realización. Nos ha escamoteado miradas y reacciones claves (por ejemplo las del ministro de cultura Wert) y el momento del espontáneo (¿no es absurdo intentar tapar algo que en el fondo estamos viendo o intuyendo?). Además de haberse perdido la salida al escenario de Elena Anaya.
  • Mi pizquita de pena: ver a mi excompi de facultad, Mateo Gil, irse a casa sin la estatuilla al mejor director.

¿Se pasó Gervais en la presentación de los Globos de Oro?

Tras la ceremonia de los Globos de Oro no se habla de otra cosa: que si Ricky Gervais fue un grosero, que se pasó, que si no volverán a contratarlo, que si antes era un tipo gordito, pero gracioso, y ahora ninguna de las dos cosas… Nada sobre el merecido premio a Colin Firth o sobre si ‘La red social’ acabará llevándose los Oscar más cotizados, como anticipan los Globos… El cine ha pasado a un segundo plano tras la intervención de Ricky Gervais.

Os iba a hacer un resumen de sus frases más polémicas, pero ya hay colgado en Youtube un vídeo subtitulado, que os dejo bajo estas líneas para que juzguéis por vosotros mismos.

Después de esto, el tsunami de protestas. Al parecer los representantes de algunas estrellas aludidas por Gervais se han quejado y la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), responsable del evento y que también sufrió los dardos envenenados de Gervais, no sabe si enfadarse con él o darle las gracias porque hoy todo el mundo hable de la ceremonia. Algunos de sus miembros han anunciado que Gervais nunca más volverá a presentar los Globos de Oro (algo que el propio Gervais ya había vaticinado antes de comenzar la gala y que se da ya por hecho) y el presidente de la asociación, Phillip Berk, le ha dicho que “se pasó” y que cuando vuelva a necesitar su ayuda, “que se busque a otro”. Pero renglón seguido, quizá ablandado por los buenos índices de audiencia, ha comentado que le gustó el show porque había sido uno de los mejores y que, “Gervais es Gervais y ya se sabe qué se puede esperar cuando se contrata a alguien como él“.

No sé qué os habrá parecido a vosotros el estilo Gervais. A mí, aunque reconozco que es demasiado brutal a veces (sobre todo me pongo en la piel del padre de Charlie Sheen, el pobre Martin, y sufro un poco), me ha encantado. Es un espectáculo, con mucha mala leche, pero también con mucha agudeza. Además Gervais trabaja con material, digámoslo en términos cinematográficos, ‘basado en hechos reales‘. Él distorsiona al alza, como hace casi todo el humor, las situaciones absurdas del mundo del cine y le da un poquito de caña a unos personajes privilegiados (en muchos casos unos auténticos niños mimados) muy poco acostumbrados a tomarse con humor su profesión y su vida. Si ése es el único mal rato que me van a hacer pasar profesionalmente, yo firmo ahora mismo.

Presentar a Bruce Willis como “el padre de Ashton Kutcher” solo puede parecerle mal a un rácano de espíritu.

Gervais, si no te quieren en los Globos de Oro, que Álex de la Iglesia te haga un hueco en los Goya. A lo mejor así conseguimos, por fin, terminar de ver la gala sin zapear.

Una retransmisión para llorar de la risa o de vergüenza ajena

Espero, de verdad, deseo que alguien tome nota de la desastrosa realización que nos hemos tragado durante la retransmisión en directo (por primera vez en la historia) del anuncio de las candidaturas de los Goya.

Si el objetivo es que la gente prestara atención, con los ojos abiertos como platos, lo han conseguido, y de propina, nos han hecho reír como a  hienas. Jorge Sanz y Marta Etura han leído como han podido y sabido unas candidaturas de las que nadie ha podido ver una buena imagen. Una sola cámara (la crisis aprieta, y a veces ahoga… de risa) nos mostraba un plano fijo de los dos actores que, en un momento dado, desbordados por el absurdo de la puesta en escena, han parecido tomárselo a guasa, sobre todo Sanz. Gracias a un golpe de genialidad, alguien ha tenido el valor de abrir el plano de la única cámara y poder ver así, en pequeñito, pequeñito a los actores leyendo a trompicones los nombres (nunca esta expresión fue más cierta), y en grande, al fondo las imágenes de los nominados.
Intentado poner algo de gracia al esperpento ‘español’, Alex de la Iglesia que, en voz en off, comentaba las mejores jugadas de sus muchachos y les animaba en directo: “chicos, vosotros podéis“, me ha parecido oír entre las risas de mis compañeros de la redacción.
Sí, claro que podían leer, pero les ha costado un mundo. Cómo se les resistían algunos nombres: ¿Romanillos?, ¿Romaninos?, si es que hay nombres puestos con muy mala idea.  … y qué me decís de ‘Buried‘ (beried, baried, biried… parecía un cantajuegos).
Lo mejor, por su sinceridad: el presidente de la Academia insinuando que a lo mejor no tienen dinero para traerse a algunos de los nominados extranjeros, porque no pueden pagar los billetes de avión.
Welcome to Spain, donde el espectáculo se improvisa entre risas y se retransmite en directo a todo el país.

Y MÁS, Y MÁS…

(Actualización a las 13 horas). Mis compañeros de la redacción de cultura las están pasando canutas para completar la información de las candidaturas. La página web de los premios Goya parece seguir la estela de la retransmisión en directo. En el  pdf con el listado de los finalistas aparecen los candidatos del año pasado, en lugar de los de 2011, y por una extraña razón hay películas que misteriosamente han aparecido con más candidaturas de las que realmente tienen. Ahí os dejo el pantallazo capturado (12.30horas) de la web de los premios.  ‘Balada triste de Trompetaaparecía con 23 candidaturas, en lugar de las 15 que ha logrado realmente. No penséis mal, la película del presidente de la Academia no ha sido la única película que se ha agenciado de candidaturas, también pasaba con ‘También la lluvia‘ y alguna otra.
Actualización a las 8.30 del día 12. Me avisa Tere de que la web de los premios está bien, de que es confusa (yo diría un auténtico berenjenal) porque existen candidaturas a las candidaturas. Es decir, que ‘Balada de Trompeta’ tenía 23 candidaturas (que en realidad eran ‘candidaturas a las candidaturas’ o ‘precandidaturas’) y que las 15 que tiene ahora son candidaturas finales. Lo compruebo y tiene razón. Pero yo me pregunto, ¿acaso no todas las películas son susceptibles de ser precandidatas en todas las categorías? ¿Tiene ese filtro algún sentido? Espero subsanar mi ignorancia llamando a la Academia para que me informe. Os diré qué me cuentan.

La maldición del Oscar, Sandra Bullock es la última víctima

Durante años en nuestro país se ha hablado del gafe del Goya a la mejor actriz revelación. Era recibir un Goya y la actriz en cuestión se tiraba una buena temporada en el dique seco, esperando que alguien recordara su nombre para completar un nuevo casting cinematográfico (Ruth Gabriel, Marieta Orozco, Manuela Velasco…). Ahora, viendo lo que le ha sucedido a ‘the Blind’ Sandra (como ya se la empieza a conocer en EEUU), se está empezando a fraguar otra leyenda: la de la maldición de los Oscar. Una maldición que podría resumirse así:

“Aquella estrella guapa y poderosa que, en la cima de su carrera, ganara un Oscar como mejor actriz, se verá inmediatamente condenada a ver fracasar su matrimonio o relación de pareja”.

La lista de ejemplos no es corta: Sandra Bullock, Charlize Theron, Nicole Kidman, Hilary Swank, Halle Berry, Julia Roberts, Kate Winslet, Reese Witherspoon… Todas ellas han sufrido sonadas rupturas amorosas poco tiempo después de haber sido glamurosamente retratadas con el tío Oscar en una mano, y el susodicho ex en la otra.

Como la maldición parece, de momento, reservada sola para las ganadoras en la categoría de mejor actriz, es de esperar que nuestra Pe no se vea afectada y cumpla con los rumores que desde hace meses ‘gritan a voces’ que se casará en secreto con nuestro Javier.