La escalofriante aparición de Ortega Cano en ‘Ven a cenar conmigo’, con Ana María Aldón sumisa: “Cuando mi marido habla, yo callo”

Detrás de Ana María no había nadie cuando se hizo la foto. (FOTO: CUATRO)

José Ortega Cano apareció por sorpresa y los comensales casi se cagan de miedo. Creo que este hombre era matador de toros pero los mataba a sustos. Se escondía detrás de una barrera y a la que pasaba el bicho él salía y el toro palmaba del infarto burraco que le daba.

Llevaba una camisa con cuello mao. Maolvidao de abrochármelo.

“Soy un gran admirador suyo”, le dijo Jorge Sanz, que después le despreció citando a otros toreros mejores que ni puñetera idea de quienes eran. Si Jorge Sanz os dice un piropo ya sabéis que tiene en mente otras personas mejores que vosotros.

Eso sí, como “sospechaba” que iba a aparecer, Jorge le había llevado un regalo. Jorge Sanz es como los que invocan a los extraterrestres y llevan palomas de la paz por si aparecen. El regalo era una navaja de nácar y plata, ideal para matar seres del inframundo. El año que viene le lleva unas estacas de madera y balas de plata.

¿Cuántas veces le he molestado a usted llamándole por teléfono para pedirle declaraciones?“, le dijo Avilés, que no lleva la cuenta de las veces que acosa a alguien, él prefiere se sea sorpresa.

Todo el mundo le llamaba “maestro”, sin que ese señor enseñara nada. Por intervención de Avilés Ana María y Ortega Cano se vieron obligados a besarse. Si un mero se quedar ciego y fuera por el mar y sin querer chocara con un congrio boca con boca habría más pasión que en el beso del torero y Ana María.

“¡Y va y le da un beso en la boca!”, dijo Avilés. No le va a comer todo geranio encima de la mesa, Avilés, hijo. Ni que fuera esto La isla de las tentaciones.

“Es una cocinera auténtica”, dijo de su mujer Ortega Cano, como si hubiera cocineras de cartón, que les pides una tortilla francesa y no te responden y luego te das cuenta de que son falsas.

María Jesús Ruiz les pidió que contaran “algo de la intimidad”, que es un poco como cuando mi abuela habla con sus amigas y pide detalles de sus operaciones, intervenciones, dolores y demás cosas que nunca deberían salir a la luz.

“Es una mujer que viene de abajo”, dijo Ortega Cano, que viene de arriba, de más allá de las estrellas, al parecer.

“CUANDO MI MARIDO HABLA, YO CALLO”, dijo Ana María, encogiéndose de hombros como si fuera lo normal. Sí, lo era. En el siglo XV. Ana María no es que esté sometida, es que está so metida ahí a tol fondo de la sala y sin hablar. La sensación que da es que la mayor liberación de la mujer que Ana María es capaz de concebir es la lavadora.

En el fin de fiesta había un cantaor flamenco y un perro canijo dando por saco ladrando. El caso es que Ortega Cano se ponía a palmear pero con delicadeza. Le pones entre las manos un huevo de codorniz con osteoporosis y no lo rompe.

Para acabar, Ana María se puso a bailar flamenco sacando el culo y dando pasitos cortos hacia atrás y hacia los setos, que no sabías si era Sara Baras o Sara Baretas, porque parecía que se estaba cagando.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.