Entradas etiquetadas como ‘Podemos’

La revolución de las “madres normales”

Por Lorena Moncholí

Son días difíciles para las madres feministas. Mujeres que son ninguneadas, invisibilizadas y apartadas, incluso por su propio movimiento de “liberación”.

Hace días Pedro Sánchez pactaba con Pablo Iglesias un primer acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado de 2019, que contempla, entre otras medidas, la equiparación progresiva de los permisos de paternidad y maternidad (que, por lo visto, serán intransferibles) y la universalización de la educación de cero a tres años.

Cada año se convierten en madres (o son madres de nuevo) casi 400.000 mujeres (391.930 en 2017).

Todas ellas vivirán un embarazo, que podrá ser más o menos fácil y llevadero, dependiendo de sus circunstancias personales o sociales, pero que en cualquier caso, cambiará y alterará su cuerpo para siempre. Todas darán a luz y de ellas un 26% aproximadamente (según los datos del INE) lo hará mediante cesárea. Todas experimentarán el proceso hormonal de subida de la leche cuando la placenta se desprenda de su cuerpo y cada una decidirá, en ese momento, si quiere amamantar o no a su bebé. Sólo un 30% de madres lo seguirá haciendo a los 4 meses de vida de su hijo, o su hija.

Todas pasarán por la necesidad de recuperarse de su parto. Para algunas será coser y cantar. Para otras (y más si han sufrido intervenciones necesarias, innecesarias o violencia obstétrica, según los casos) será un suplicio, que puede durar años.

Grabado que representa a las mujeres marchando sobre Versalles, el 5 de octubre de 1789. Autor o autora desconocida.

Todas, sean de la clase que sean y tengan la ideología que tengan, pasarán por la exterogestación (que también vivirá su bebé sí o sí) y el puerperio, aunque le pese al feminismo hegemónico de la igualdad que impera en este país. Algunas lo vivirán bien, otras “como se pueda” y otras caerán en una depresión postparto.

Y a pesar de todo ello, el padre o la otra madre -que no ha gestado y parido- va a tener los mismos permisos que ella. Algo falla en la comprensión de lo que es la igualdad formal y material.

Lee el resto de la entrada »

Patricia y la otra isla

Por Ana Belén Terrón

Hay personas que anidan en tu corazón y que te impregnan, inevitablemente, de poesía. En República Dominicana, frente a la pobreza extrema impuesta por unos pocos, Patricia pone verbo a la cita de Bertolt Brecht: ‘Hay las que luchan toda la vida, esas son las imprescindibles’

En medio de playas paradisíacas y de plácidos resorts existe otra isla. La de la gente que se organiza ante la ausencia de estado, ante un gobierno que beneficia a una minoría privilegiada. Cierto es que en todas las naciones latinoamericanas ha habido casos de corrupción, pero en República Dominicana los escándalos afectan a todos los poderes, organismos especiales y cuerpos castrenses. No hay un solo estamento estatal que no haya sido permeado por la corrupción, y pocos procesos judiciales iniciados suelen acabar desestimados, con los presuntos corruptos en la calle y mas limpios que un santo.

Patricia Gómez, lideresa que defiende a los habitantes de los barrios en la organización COPADEBA en República Dominicana. Imagen de Jorge Fernández Mayoral / Oxfam Intermón.

Esta corrupción superlativa produce una consecuencia directa en el 99% de la población: La desigualdad. No es baladí que República Dominicana sea uno de los países con mas crecimiento económico de Centroamérica y, a su vez, uno de los más desiguales.

Ampliemos el zoom hasta Sabana Perdida, un barrio olvidado por el gobierno. No es el único, ni mucho menos, pero este es el barrio de Patricia, nuestro barrancolí de plumas verdes. El gobierno no se ha molestado en levantar aceras en las calles, así que los vecinos se han puesto manos a la obra. Ante esta dejadez los vecinos se hermanan, y es en este contexto de iniciativa comunitaria por la dignidad donde Patricia colabora en la creación de COPADEBA (Comité para la Defensa de los Derechos Barriales) y Ciudad Alternativa. Durante los años 1979 y 1991, en República Dominicana se inicia un ciclo de protesta que proporcionó un contexto histórico favorable para el nacimiento de estas organizaciones.

La historia de Patricia es, sin duda, la historia de la lucha de los barrios y de sus victorias, pues han logrado doblegar al gobierno en muchas de sus reivindicaciones. Sin embargo, protestar no era suficiente, también había que organizarse, entender la realidad social y política de la sociedad, informarse y dotarse de nuevas herramientas de cambio. El terreno se gana gracias a las “protestas con propuestas”. En Sabana Perdida, la organización comunitaria, el empoderamiento político de la gente, tiene forma de mujer, de madre con tres hijos que ha sacado adelante a su familia, que se ha graduado en trabajo social para seguir poniendo piedras a una gran fortaleza, la de construir un pueblo organizado que libre un pulso a la minoría privilegiada y le diga al mundo: “Somos ejemplo, esperanza, somos el verde”.

Creo en el trabajo comunitario como hilo que teje el cambio, Patricia y el movimiento verde lo están demostrando día a día. Pero el concepto de comunidad debe trascender fronteras. Los lazos del cambio político y de la lucha por la igualdad no entienden de límites territoriales, y el efecto mariposa se entreteje en la concepción de cooperación internacional. En la maleta me traigo la certeza de que sus victorias son las nuestras, y el compromiso personal de reforzar el hilo de este ovillo infinito desde el Congreso de los Diputados. Un impulso bien orientado desde España, una palmada fuerte al presupuesto y a las estructuras de cooperación internacional, pueden marcar la diferencia. Cuando Sibila leía el futuro aseguraba que nada podía cambiar, que el destino estaba escrito en piedra. Yo pienso que solo es cuestión de voluntad, política, en este caso.

Ana Belén Terrón es diputada de Podemos en el Congreso por Granaday trabajadora social. Ha viajado a Mauritania con el Proyecto Héroes de la Ayuda que impulsa Oxfam Intermón

La cuestión de las candidatas

Por Nuria Coronado NuriaCoronado

Elecciones por aquí, elecciones por allá. De aquí hasta el 20 de diciembre, nos despertaremos y acostaremos con la tan traída y llevada fecha. Y es que, aunque no seamos conscientes de ello, ya tenemos al ganador. No importa ahora tanto el nombre como el apellido. Ha vencido de nuevo -y sin “género” de dudas- el hombre y sus maneras de hacer y manejarse con y en el poder. El que un 100% de los aspirantes a presidir un país sean hombres o que el porcentaje de mujeres de los siete grandes partidos políticos del pasado año era del 34,0% (informe “Participación política, mujeres en cargos ejecutivos y en el Gobierno” del Instituto Nacional de Estadística) nos sigue lanzando el mensaje de la desigualdad.

Jóvenes celebran el logro del voto femenino en 1931. Imagen: mujeresenred.

Jóvenes celebran el logro del voto femenino en 1931. Imagen: mujeresenred.

Una desigualdad que también está campando a sus anchas en la propia campaña electoral. Mariano Rajoy dice estar seguro que en algún momento habrá una mujer en este puesto, pero añade a continuación, con tono simpático que espera sea dentro, al menos, otros cuatro años.  Paradójico es también, que salvo excepciones como las de “Un país con nosotras” que reunió a cinco políticas  no haya ni rastro de espacios en los que se vea a las candidatas en tan amplia mayoría como la de los hombres y donde puedan darse a conocer. Precisamente en esa jornada decía Ada Colau, Alcaldesa de Barcelona, que las mujeres “estamos sobrerrepresentadas en mucho ámbitos, pero infrarrepresentadas en espacios como el de la política o la economía, lugares que precisamente son el espacio en el que está el poder y por tanto las decisiones para cambiar el mundo a mejor”, decía.

Ni qué decir tampoco cuando uno va a un buscador y escribe ‘políticas españolas’. El primer resultado nos lleva a ‘las 10 más guapas del 2015 y en las búsquedas relacionadas con ambas palabras los adjetivos que las acompañan son las de ‘atractivas’, ‘que están buenas’, ‘buenorras’ o ‘sexies’… todo un compendio de machismo 2.0. Haz el ejercicio cambiando la palabra políticas por políticos y verás la gran diferencia.

A esto hay que añadir la responsabilidad de los medios de comunicación a la hora de cambiar esta situación. Como promotores de información y creadores de opinión resultan imprescindibles para ello pero sin embargo no tratan de igual a igual a unos que a otras. La mujer política apenas tiene visibilidad mediática, en respuesta a su menor protagonismo político, y las que aparecen lo hacen con un componente personal importante y en relación a su cargo y al partido que representan. Según el informe “Las mujeres políticas en España y su proyección en los medios de comunicación” de Mª Luisa Sánchez Calero, Mª Lourdes Vinuesa Tejero y Paloma Abejón Mendoza

Los análisis cualitativos de la representación de las mujeres políticas descubren que el cuerpo, el aspecto, el vestuario son factores centrales a la hora de representar a una mujer política, mientras que este tipo de calificación, basada en la apariencia, no se suele realizar respecto a los políticos hombres’.  A estos datos se suman otros según los cuales los hombres candidatos o electos a cargos políticos son acompañados por más fotos en primer plano y más titulares ‘así como verbos más asertivos: afirma, califica, exige, asegura, reclama, censura, acusa, negocia, discute, dialoga‘, tal y como refleja el estudio  ‘Más mujeres en los poderes locales’. ¿Y qué ocurre con ellas? Para las mujeres se usan más formas reflexivas o pasivas: “le han ofrecido, el partido la propone, ha sido nombrada, defiende, pide, rechaza, presenta, confía, inaugura”.

Por todo ello, y a sabiendas de que uno aporta a la sociedad lo que está en su mano, me gustaría sumar mi humilde grano de arena dando el máximo protagonismo y visibilidad a cuatro políticas que también ponen el suyo trabajando dura e intensamente en sus partidos para darle la vuelta a las estadísticas. Se trata de #Políticas20D, un debate en streaming que se emite el próximo 9 de diciembre a las 16.00 horas  y al que acuden Beatriz Escudero (diputada nacional por Segovia del PP), Carmen Montón (secretaría de igualdad de la Comisión Ejecutiva Federal en el PSOE), Begoña Villacís, (portavoz de Ciudadanos en Madrid) y Carolina Bescansa (fundadora de Podemos y responsable de las secretarías de Análisis Político y Programa). Te esperamos.

Nuria Coronado es periodista, editora en LID Editorial y responsable de Comunicación de Juan Merodio.