BLOGS

Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras

Por Damaris Ruiz

Soy nicaragüense, con casi 40 años y al menos en esta etapa de mi vida me acompaña y acompaño a una niña. Una niña que quiero ver crecer en un mundo donde las mujeres tengamos derechos sin tener que pelearlos diariamente, donde podamos caminar o hablar sin temor, donde hagamos y no pidamos permiso, donde asumamos que lo correcto lo definen nuestros valores. Además, es muy importante decir que tengo varios trabajos, pero solamente uno de ellos se corresponde con aquellos en los que solemos pensar cuando mencionamos la palabra trabajo.

Manifestación del Paro de Mujeres 2017 #NosotrasParamos en Nicaragua. Imagen de Milagros Guadalupe.

Salgo con cierta frecuencia fuera de mi país y muy a menudo otras mujeres me preguntan: ¿cómo lo haces? ¿cómo quedó tu niña? Pensándolo bien, creo que los dedos de una mano me bastarían para contar cuántos hombres me hacen la misma pregunta. Son múltiples las alternativas que vamos construyendo las mujeres para poder estar donde queremos estar, la tenacidad y el diálogo con otras nos van dando las fuerzas necesarias. Y sí a veces me pregunto ¿lo estoy haciendo bien? Pero también me toca escuchar de manera recurrente ¿y no has considerado un trabajo donde tengas que viajar menos y estar más en casa?

Cuando digo que nuestros trabajos son múltiples es porque si me pongo a sacar cuentas, por un lado uno de mis trabajos me demanda entre 8 y 10 horas diarias, pero por otro lado, mientras hago este trabajo estoy pensando y conectada con la escuela, la alimentación, los pagos y en su caso, las medicinas. Por supuesto antes de salir de casa, toca hacer todo lo que ya sabemos y al regresar también. A todo esto debemos sumar el tiempo para la interacción con las personas que cuidamos, su educación y la afectividad, que es algo tan fundamental para la vida de cualquier ser humano. Todos estos son trabajos y sentimos que a veces los tiempos no dan y eso que en mi caso, el papá de mi hija asume una buena parte de lo que corresponde.

La dicotomía entre presencia y ausencia física en mi caso particular, y que estoy segura les ocurre a muchas mujeres,  la resuelvo o al menos encuentro alternativas en la solidaridad que vamos tejiendo entre las propias mujeres. Nuestras madres, hermanas y amigas, terminan siendo parte de las redes de cuidados que construimos alrededor de aquellas personas que más importan en nuestras vidas.

¿Y los hombres? ¿Y las empresas y los Estados? Sin pretender generalizar, al menos en mis entornos más cercanos algo se está moviendo. El ejercicio de la masculinidad centrada en el padre-salvador-proveedor de ciertos hombres esté cambiando, aunque aún es insuficiente. Los trabajos que sostienen la vida y que sostienen las economías no deben seguir siendo única responsabilidad de las mujeres y los hombres no pueden seguir sintiéndose como actores secundarios o que “ayudan” a las mujeres.

Por supuesto, aunque es fundamental, no es suficiente con que los hombres participen de manera plena en la corresponsabilidad de estos trabajos. Las empresas se benefician con un sistema de cuidados que exonera a los hombres de sus responsabilidades familiares: esto garantiza que una parte importante de sus tiempos sean exclusivos para el mercado. Para revertirlo, las empresas deben pagar los impuestos necesarios y asegurar condiciones para que hombres y mujeres puedan participar en igualdad de condiciones en los mercados remunerados. Los Estados que se ahorran presupuesto al dejar en manos de las mujeres y familias todas las responsabilidades de cuidados deben invertir en políticas de protección social de calidad, en la región de América Latina y el Caribe tiene deudas enormes.

Una de las consignas feministas más fuerte del Paro Internacional de Mujeres fue “Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, da para mucha reflexión y un mensaje directo para el sistema actual es un ¡Basta! Exigimos que todo sea pensado con nosotras. Es profundamente desigual que seamos siendo las mujeres las principales responsables de los trabajos de cuidados.  #NosotrasParamos #DigamosBasta

Damaris Ruiz es Coordinadora Regional de Derechos de las Mujeres para Oxfam en América Latina y el Caribe 

10 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    En España tenemos un refrán que se adapta a muchos casos especialmente al de las sufridas mujeres y que dice.
    Tiene usted razón , pero va a la cárcel.O sea que… Las mujeres son las victimas de esta vida, las que más trabajan
    y las que menos cobran. Algún día se debería solucionar este error

    .¡AVISO IMPORTANTE!
    Si no sabes leer
    Pregunta a uno,lo aquí escrito,
    no vayas a mi web
    ni te pases de listito
    http://antoniolarrosa.com

    10 marzo 2017 | 10:45

  2. Dice ser susi

    De acuerdo con el comentario de principio a fin. Aquí, aunque estamos en el supuesto primer mundo, las que cargan con la mayor parte de la crianza son las mujeres. Muchos hombres están todavía educados en la idea de que ellos tienen que traer dinero a casa y con hacerle un par de gracias al nene al volver del trabajo ya son unos padrazos. Sin embargo, una mujer, auqnue trabaje fuera de casa también, suelen ser las que se ocupan de la parte dura de la crianza. Sólo hace falta ir una mañana a las puertas de un colegio o a la consulta de un pediatra para darse cuenta. Que los horarios de trabajo son demenciales? Pues a reducir jornada, por supuesto mama. Q hay que pedir una excedencia para cuidar de los nenes. Mamá. Muchos dirán que eso lo hacen las muejres pq quieren, que nadie las obliga. Es cierto en parte, pero claro, si hubiera horarios más racionales igual las mujeres no tendrían que andar con estos tinglados, o si los hombres también cogieran excedencias o redujeran jorndas, en definitiva se implicaran DE VERDAD al 50% en la crianza las mujeres no tendríamos estos problemas. Pero claro eso supone aguantar caras en el trabajo, que te acosen o te despidan. Ah, no. Para eso ya estamos nosotras. Esos si, luego patalean por la custodia compartida y se quejan de lo discriminadísimos que están en ese aspecto.

    10 marzo 2017 | 11:18

  3. Dice ser Cuervo

    Mucho cuento y poca razon

    10 marzo 2017 | 15:34

  4. Dice ser Zahawani_killoh

    “Exigimos que todo sea pensado con nosotras” En realidad las feministas de tercera ola exigen que TODO sea pensado por y para ellas, la otra mitad sobra.

    10 marzo 2017 | 17:40

  5. Dice ser El Andoba

    Que rollazo, de verdad !!

    10 marzo 2017 | 20:05

  6. Dice ser Diosdelyoyo

    De acuerdo, respeto vuestra decisión a vuestra huelga de producción hasta que vuestras vidas sean reconocidas. Pero ojo, si no sois capaces de producir, tampoco consumireis, y sin consumo el valor ultimo de vuestras vidas se reduce a polvo.

    Vivimos en un mundo triste, cruel y mezquino, donde el valor de nuestras vidas ya no lo rigen nuestras gónadas mas si impera la cotización ultima de lo que producimos y mas lo que consumimos. Los tiempos de consignas sociales que envuelven una noble causa en el acto de romantizar vuestras ambiciones de sonsacar la mayor ventaja en este nuestro mundo a lomos de lo políticamente correcto, que empaña tan últimamente la capacidad de decisión y de opinión por la que muchos han bañado esta buena tierra de sangre. Pero aun asi no solo respeto vuestro derecho a manifestar, mas daria la vida por que podais seguir haciendo uso de tan inalienable derecho, aunque tambien debo recabar en el hecho de que quizás y solo quizás alguien piense que poco a poco el mensaje original se difumina convirtiendo una, quizás la mas noble de las causas en una parodia, un griterio sin sentido movido solo por el deseo de pertenecer a algo , un movimiento que poco a poco se transforma en una tribu urbana, y transformando vuestras vidas en nada, un único hilo del tapiz que pudiese formar los intereses de algun lobby siniestro. Asi que bien, teneis eld erecho absoluto a estar paradas. Aunque quizás eso solo acabe bajando el valor de vuestra vida, que es mas alto de lo que vosotras creeis.

    Pero como dicen por acá: Quien no llora no mama y si no estas de acuerdo conmigo: Eres homofobo , misogino y racista.

    Salut.

    10 marzo 2017 | 22:02

  7. Dice ser Contestataria

    Esos países funcionan gracias a las mujeres. No hay más que ver los documentales: ellas cargando agua, ellas trabajando la tierra, ellas tirando de los niños, ellas moliendo la harina…y así todo. ¿Dónde están los hombres?: “chuleándose” con sus Kalasnikov y AK47, si no fuera por ellas, se quedaban sin comer.

    11 marzo 2017 | 13:59

  8. Dice ser freepangea

    Yo vengo de una familia donde todas las mujeres han sido empresarias y madres sin queja alguna. Mi madre emprendió en los años 70 y tendrá a 100 tíos trabajando para ella, mi hermana tiene su empresa y es directiva de otra empresa filial donde cobra más que cualquier hombre y mi otra hermana más alguna prima cuñada y demás tienen sus propias empresas. Así que bueno, si lo miro con perspectiva yo he visto a las mujeres de mi familia ser más que los hombres de mi familia así que o el resto de mujeres no hacen más que quejarse y realmente pueden sobreponerse a los “prejuicios sociales”, o realmente os gusta no dar ni palo al agua, cuidar a los crios y luego quejarte de que estas todo el día limpiando y cuidando críos. No sé como tomarte todo este tema del feminismo cuando yo he visto a mi (madre, hermanas) mandar más que todos los tíos que tienen alrededor. Como decía mi madre: un tío solo tiene una patada en los huevos. Y con esa frase, han levantado imperios, todo lo demás me parece llorar por las esquinas buscando una igualdad que a vuestro alcance está, pero que nunca os regalarán.

    11 marzo 2017 | 16:48

  9. Dice ser laverdad

    La traduccion al texto:

    Quiero mas cosas gratis porque tengo vagina.

    11 marzo 2017 | 18:27

  10. Dice ser Contestataria

    ¿Por qué habéis borrado mi comentario?

    11 marzo 2017 | 20:31

Los comentarios están cerrados.