Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘inmigrantes’

Este no es el Arenys de mis sueños

No me lo puedo creer. Arenys de Munt ¡quién te ha visto y quién te ve! En este mi querido pueblo del Maresme, al que me unen tantos recuerdos juveniles, ayer votaron, en plan zarzuerelo (quizás tragicómico), si Cataluña debía ser un Estado separado de España.

El resultado, como era de esperar, ha sido favorable en más del 96,3 % de los votos a la independencia. Claro que sólo fueron a votar, en esta consulta informal, prácticamente los partidarios de la separación de Cataluña como Estado independiente (2.500 de una población de 8.000). El 67% no fue a votar.

No me preocuparían especialmente estas consultas semifestivas de los forofos nacionalistas independentistas si no fuera porque remueven las bajas pasiones del ser humano, los egoismos particulares, el miedo a lo diferente, el tribalismo de ellos y nosotros, las diferencias culturales de manera excluyente, no integradora, y, en el fondo, acarician un puntito de racismo que me remueve la tripas.

En esta página de El Mundo de hoy hay una foto racista que me asusta: es una pintada anónima que dice:

UN XARNEGO UNA BALAA-

Me asusta, entre otras cosas, porque yo creí que lo de “xarnego” era ya una antigualla de cuando yo estudiaba felizmente en la Universidad de Barcelona. Estaba convencido de que ese tinte racista ya se había superado en Cataluña. Me lo ha recordado ahora la segunda lectura de “Últimas tardes con Teresa” de mi admirado Juan Marsé, novela publicada en 1966 cuando yo vivía en una pensión de la calle Balmes de Barcelona.

En aquella época, como inmigrante almeriense, me sentí secretamente identificado, en algunos aspectos, con el xarnego Manolo, el Pijoaparte, el murciano pobre y orgulloso de Marsé. Recomiendo vivmente la lecura de esta novela a los racistas nacionalistas separatistas catalanistas y a los racistas nacionalistas separadores españolistas.

Me asusta la pintada contra los “xarnegos“. Uno de esos “xarnegos” amenazados es precisamente el honorable presidente de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, elegido por la mayoría de los catalanes. Pero también me asusta y perturba la exhibición, igualmente amenazadora, de la bandera fascista de la Dictadura de Franco en mi querido Arenys de Munt.

El Mundo, calentando el ambiente, titula así, con carga editorial, su foto central de portada:

Bufonada independentista en Arenys

El País titula fría e infomativamente su foto central de portada:

Arenys vota sí a la independencia

Hace muchos años que no paso por Arenys de Munt. Aún tengo muchos parientes a ambos lados de la riera y en San Celoni (tíos, primos, etc,). En realidad, no voy por allí desde que murieron mis queridísimos chacho Frasco y mi tía Carmen, con quienes pasaba muchos fines de semana en mis tiempos de estudiante.

Con ellos, unas visitas balsámicas llenas de afecto, entroncaba con la historia de mi familia (mayoritariamente emigrantes económicos a Cataluña y Argentina y exiliados políticos a Francia). Allí reponía fuerzas físicas y morales, leía, comía (¡pollo con cava!), ayudaba en el campo (eran los aparceros de una finca), cabalgaba los caballos de los dueños y me sentía bastante feliz, altenando -claro- con los sinsabores y tristezas propios de la edad.

Cuando alguien -incapaz de identificar mi fuerte acento almeriense- me preguntaba en Barcelona de dónde era, yo solía responder que era de Arenys de Munt y soltaba, entre risas, algunas palabras en catalán. Conocía ese puebo como la palma de mi mano. Y me gustaba pasear por sus calles.

Mis recuerdos juveniles de Arenys de Munt, de Arenys de Mar, de San Celoni, de Mataró y de toda la maravillosa naturaleza que rodea el Montseny no pueden ser mejores. Por eso, me entristece tanto que unos fanáticos nacionalistas de ambos lados estropeen la imagen pacífica y alegre que guardo de esa tierra y de sus habitantes, cualquiera que fuera su origen.

En diciembre de 2007, en La Cartuja de Sevilla, me tocó hablar de los andaluces (sobre cómo nos ven y cómo nos gustaría que nos vieran). Copio y pego, a continuación, unos párrafos de aquella charla que escribí pensando en mis paseos por Arenys de Munt, cuando estudiaba en la Universidad de Barcelona allá por los años 1966 y 1967:

“Cuando me llegaban esos rumores racistas sobre el inmigrante andaluz me sublevaba interiormente:

-éramos muy buenos para la música, sabíamos llevar muy bien el ritmo, las palmas, llevábamos el baile en la sangre, aunque éramos perezosos para el trabajo, bastante pícaros, graciosos, con salero, no muy limpios, lentos para el estudio, poco eficientes, falsos, traicioneros, fuleros, éramos juerguistas y borrachines, olíamos a ajo, etc. etc. En ese cuadro siniestro, éramos también abiertos, acogedores, hospitalarios y –cómo no- bastante buenos para el sexo. Algo es algo.

(Por cierto, estas mismas características tergiversadoras y mistificadoras de la realidad se aplicaban también a los gitanos, incluso en Andalucía.)

Pero el senequismo andaluz lleva siglos enseñándonos el arte de la prudencia y la “taqiyya” árabe, el arte del disimulo. Con una beca del franquismo, practicaba yo entonces la “prudencia de los pobres”, que sabiamente cita García Montero.

Y me crecía con el recuerdo del orgullo de aquel jornalero andaluz que, en tiempos de la Restauración, devolvió el duro de plata al cacique, que intentó comprar su voto, y le replicó:

“En mi hambre mando yo”.

O aquel viejo almeriense, arrugado por el sol y la miseria, en un pueblo casi abandonado de la Sierra de los Filabres, que contradijo a un ministro socialista cuando éste le animó a trasladarse a la ciudad para recibir mejores cuidados.

“No tiene dios cojones –le dijo el viejo al ministro- de mandarnos el hambre que somos capaces de aguantar aquí nosotros”.

Sabemos hacer de tripas corazón y nos superamos. Hemos demostrado que tenemos capacidad de sufrimiento, de trabajo y de superación como el que más. Por todo eso, deberíamos poner un cartel en las escuelas andaluzas que dijera:

“No somos diferentes”.

En la Universidad de Harvard volví a oír los mismos rumores y chistes racistas –los mismos, sí- que había oído años atrás en la Universidad de Barcelona. Pero allí eran aplicados a los negros, a los judíos y a los hispanos. También a los polacos.

Alguna vez llegué a leer entonces el poderoso monólogo de “El mercader de Venecia”, de Shakespeare, pero cambiando judío por andaluz: Fijaos cómo suena:

“Soy un andaluz”. ¿Es que un andaluz no tiene ojos? ¿Es que un andaluz no tiene manos, órganos, proporciones, sentidos, afectos, pasiones? ¿Es que no se alimenta de la misma comida, herido por las mismas armas, sujeto a las mismas enfermedades, curado por los mismos medios, calentado y enfriado por el mismo verano y por el mismo invierno que un catalán, un vasco o un inglés? Si nos pincháis, ¿no sangramos? Si nos hacéis cosquillas, ¿no nos reímos?, Si nos envenenáis, ¿no nos morimos? Y si nos ultrajáis, ¿no nos vengaremos?

Si nos parecemos en todo lo demás, nos pareceremos también en eso. Si un andaluz insulta a un catalán, a un vasco o a un inglés, ¿cuál será la humildad de éste? La venganza. Si un catalán, un vasco o un inglés ultraja a un andaluz, ¿qué nombre deberá llevar la paciencia del andaluz, si quiere seguir el ejemplo del catalán, del vasco o del inglés? Pues venganza. La villanía que me enseñáis la pondré en práctica, y malo será que yo no sobrepase la instrucción que me habéis dado.”

Lo dicho: pese a la caricatura que han hecho de nosotros durante décadas, en lo esencial, no somos diferentes. Hay también, en la historia de Andalucía, reacciones aisladas, a veces violentas y bastante desconocidas, contra el fatalismo y la explotación. También sabemos enseñar los dientes.”

Sorprendente (por inusual) titular de portada en El País contra Zapatero.

Interesante (y oportuno) artículo del International Herald Tribune de hoy sobre las relaciones “rotas” entre El País y Zapatero, que nos ofrece algunas claves. (El ITH reparte cada día un suplemento/resumen de El Pais en inglés).

El País in Rare Break With Socialist President

By DOREEN CARVAJAL

Published: September 13, 2009

International Herald Tribune/New York Times

(El Pais

A caricature of President José Luis Rodríguez Zapatero by Fernando Vicente in the Sept. 6 issue of El País.)

PARIS — When loyal readers opened Spain’s leading daily newspaper, El País, last Sunday, some may have spilled their morning café con leche.

The 30-year-old, center-left newspaper — long a reliable supporter of the governing Socialist Party — published a huge, withering caricature portraying Prime Minister José Luis Rodríguez Zapatero at the helm of a sinking map of Spain, encircled by sharks marked unemployment and deficit.

El País says the Captain Zapatero cartoon — and searing critique of the Zapatero government’s economic policies — is simply part of its coverage of “el crisis.”

But others, inside and outside the government, suspect that the newly muscular coverage is a result of a backstage clash between the newspaper’s parent company, Grupo Prisa, and a rival, Mediapro, over digital television rights granted to Mediapro by the Zapatero government.

“Grupo Prisa felt like they were scorned and the other group benefited more,” said Victor Domingo, president of the Asociación de Internautas, an Internet rights group critical of the government dealings on digital television. “Now it’s a battle, and all of the group is more aggressive with the government.”

This contest of media “galácticos” pits rivals based in Spain’s two power centers — Mediapro is in Barcelona, Grupo Prisa in Madrid — against each other. Both have ties to the Socialist party and global aspirations.

Grupo Prisa is one of the largest media groups in the Spanish-speaking world. It owns El País, which has an average daily circulation of a little more than 402,000, and several television and radio stations. Battered by the downturn in advertising that has affected nearly every media company, Grupo Prisa recently negotiated an extension on a bridge loan of €2 billion, or $2.9 billion, and sold a 4.5 percent stake for $56 million to Talos Partners, a New York private equity firm.

Mediapro produces and distributes films and has financed three Woody Allen movies, among them the recent hit “Vicky Cristina Barcelona.” It is also the controlling shareholder in La Sexta, a television channel, and paid more than €1 billion for the coveted broadcast rights to the soccer clubs Real Madrid and Barcelona. It owns the rights to other soccer clubs as well.

In mid-August, Mediapro was the chief beneficiary of a special “royal decree” approved on a fast-track vote by the Spanish cabinet that opened the way for digital over-the-air television available on a subscription basis.

Almost immediately, Mediapro seized the opportunity to introduce a pay digital channel, Gol Televisión, which sells subscriptions for programming dedicated to soccer.

That step, timed for the start in late August of the season for La Liga, the Spanish soccer league, was a direct foray into the territory of Grupo Prisa, which owns the satellite platform Digital Plus through its subsidiary, Sogecable. It has its own soccer channel as part of its premium-pay package, although it pays Mediapro €700 million for the rights to air matches.

Juan Luis Cebrián, Grupo Prisa’s chief and a former editor of El País, bristled at the government’s decision, loudly comparing it to the handiwork of a banana republic and accusing the Zapatero administration of “attempting to subdue the media” through a “war against those who are independent.”

He still does not mince words about how he views the government’s decision.

“This decree is for matters of extreme emergency,” Mr. Cebrián said during an interview from the Grupo Prisa headquarters in Madrid, adding, “I don’t believe that this law should be used to govern to favor friends.”

Mr. Cebrián said he supported the arrival of digital television, but he contended that “what is really grave is the favoritism in the industry.”

For his part, Jaume Roures, the chief executive of Mediapro, has given interviews to the Spanish business media denying that his company had received a gift from the Zapatero administration. In Spain, he said, “we have a tendency to look for political motives behind everything.”

In the aftermath of the dust-up, the Spanish competition regulator, the National Commission of Competition, announced this month that it was starting an antitrust review of Mediapro and Gol Televisión. Prisa lodged a complaint that the Catalan group was not reselling broadcasting rights for the Spanish soccer league in a fair way.

With corporate tensions building, critics are closely watching the coverage of the Zapatero government in El País.

They note, for example, that the newspaper has not only been tough on Mr. Zapatero but also took aim at the Socialist stronghold of Barcelona with stories about desperate immigrant women forced to take hormones to work harder in bordellos allegedly linked to a Barcelona city official.

This is not the paper’s first break with the Socialists. In 1995, El País published a front-page editorial questioning the ability of Felipe González Márquez, the president at the time, to govern amid corruption scandals and political turmoil after his 12 years in office.

Now, Javier Moreno Barber, the editor of El País, contends that the newspaper is taking a harsher look at the Zapatero administration in the face of the country’s greatest economic crisis since its civil war in the 1930s. Unemployment stands at 17.9 percent, and the country has a budget shortfall nearing 10 percent of output.

“We’re getting tougher on our local assessment of how the government is tackling the crisis,” Mr. Moreno said. “There’s no doubt about that. But I would deny it’s because of the problem we had this summer. We’re harsher now because we’re starting to see France and Germany are back on their feet.”

Still, the coverage leaves some longtime readers a little stunned. The critical business cover story that accompanied the Captain Zapatero caricature provoked a furious debate, with more than 600 readers posting comments online. One of the baffled readers was José Antonio Martínez Soler, executive editor of 20 Minutos in Madrid and a former El País journalist.

When his wife opened the newspaper to the caricature, she turned to him and said, “This is not my El País,” he recalled.

But Mr. Martínez Soler said he believed that the issue ran deeper and that the battle between Grupo Prisa and Mediapro over pay digital television was just a tipping point.

“It’s much more complicated,” he said. “El País never had the same relationship with Zapatero that it had with Felipe.”

He added that under the leadership and ownership of Jesús de Polanco, who died in 2007, Grupo Prisa had not had big problems with the Zapatero administration but that that had changed under Mr. Cebrián, who is not the owner and, he said, is not a diplomat.

At a news conference in late August, Mr. Zapatero weighed in with his reasoning for the fast-track television decree. The government, he said, had moved quickly so that Spain would not fall behind other European countries and also so that the industry would be made more diverse with the ability to offer alternative channels.

“The facts are incontestable,” he said, that more diversity would benefit “el país,” which in Spanish means the country. Then, realizing that people might think he was talking about El País, the newspaper, he quickly corrected who would profit: “The nation, of course.”

FIN

El monstruo austriaco no va de primera noticia

Me ha sorprendido el tratamiento informativo en la prensa española de pago de la noticia del día: el monstruo austriaco que secuestró y violó a su hija durante 24 años y con la que tuvo siete hijos-nietos. En las tres portadas que suelo comparar aquí va de segunda noticia. No tendría nada de particular si las que han sido consideradas aptas para mandar en la portada tuiveran más consistencia. Pero, a mi juicio, no es así en ninguno de los tres casos.

El Pais -el que mejor valora como segundona la noticia del monstruo- manda con una historia sosa de alto sesgo político anti-PP que no se tiene en pie.

Este es su gran titular:

Valencia aplicará a los inmigrantes un contrato sin efecto alguno

El Mundo lleva al monstruo a tres columnas en el faldón de abajo y titula arriba, a cuatro columnas, con la anécdota de una frase de la ministra de Educación de alto sesgo anti-Gobierno y con una pobre carga irónica.

Este es su gran titular:

Cabrera aplaude que se pueda elegir estudiar en castellano… en Andorra

Público comete el mismo error: coloca al monstruo en el cintillo superior (El horror en persona) y manda con gran foto del ministro de Sanidad y con este viejo gran titular de opinión, nada informativo:

Sanidad patina con el aceite

Menos mal que siempre nos queda El Roto para compensar el euro que nos cuesta El Pais

Su dibujo es todo un editoral sobre “Teología y Ginecología”.

Que Dios -si existe- no pille confesados.

“Todos reprochan…”, en El Mundo; nadie reprocha, en El País

“Montilla… niega al Gobierno…” es la noticia que manda hoy en la portada de El Mundo. No hay ni restro de ella en la de El País.

Por el contrario, El País apoya a cuatro columnas el mensaje de Bruselas a favor de la energía nuclear y El Mundo no se da por enterado. Ni una línea.

Quizás sea porque hay pocas noticias en tiempos de fiesta, o por ser el día de los inocentes, pero la verdad es que las portadas de ambos diarios sólo coinciden hoy en destacar (con foto) los últimos cayucos del año. (Abajo, a dos columnas). Y lo hacen, naturalmente, con los matices de rigor.

El Mundo titula con los inmigrantes ilegales y El País titula con los legales.

Las diferencias de trato tipográfico y de sesgo son más flagrantes en la noticia sobre Air Madrid.

Bajo una foto, bien pillada, con “Un gesto que lo dice todo” , El Mundo titula a tres columnas con un sujeto (“Todos“) y un verbo (“reprochan“) que resultan espectaculares, desde el punto de vista del sesgo editorial:

Todos reprochan a la ministra su tardanza al suspender a Air Madrid

El País sólo lleva, a una columna, un piropo para la fiscalía:

La fiscalía pide a la Audiencia Nacional que investigue por estafa a Air Madrid

Este mismo titular lo lleva El Mundo, pero en forma de sumario.

¿Dónde están las noticias sobre el presunto fraude de Terra Mítica en El Mundo? Por ninguna parte.

El País lo da en primera, a una columna:

Diez empresas de la trama de Terra Mítica, implicadas en el nuevo caso de fraude

En el interior, El País se suelta el pelo y dedica una página completa a esta trama, destacando el papel de una consejera valenciana encargada en su día de este proyecto por Zaplana.

Ayer se me escaparon las portadas del día. Sin embargo, antes de que los diaros murieran hoy de viejos, he podido recortar estos aforismos del provocador Gore Vidal , publicados por El Mundo, que tienen su gracia.

Los ha elegido su corresponsal en Nueva York, Carlos Fresneda, para completar su crónica sobre las últimas “Memorias” de este intelectual norteamericano, combativo y crítico, en las que pasa revista a todo el “siglo americano”.

La muerte del ex presidente norteamericano Gerald Ford no es noticia de primera para El Mundo. Sí lo es, en cambio, para El País , algo más institucional, que la publica con foto tipo sello a una columna.

Donde se pueden apreciar matices, fruto de la cultura corporativa -o de la rigidez o frescura- de cada diario, es en el tratamiento fotográfico que dan, en página interior, a la muerte del único presidente norteamericano no elegido en las urnas. Llegó al cargo tras la dimisión de su jefe, el “pinocho” Nixon, provocada por sus mentiras masivas en el caso Watergate.

Puedes ser presidente de los Estados Unidos, el hombre presuntamente más poderoso del mundo, pero si tropiezas una vez ante las cámaras pasarás a la historia por esa caída.

Esta ha sido la imagen seleccionada por El Mundo, frente a la más institucional (y aburrida) elegida por El País.

Desde luego, no hay nada más risible que tropezar con una cáscara de platano y caer estrepitósamente al suelo. La risa de los demás está asegurada. Que se lo digan a Freud. Un acto fallido (grabado) puede arruinar toda una carrera de éxitos.

Caminen con cuidado, sobretodo en estos días, si han bebido.

—-

Copio y pego aquí el mensaje que he recibido de Gretel ya que tampoco yo puedo pegarlo como comentario. No se qué le pasa a La Coctelera:

Hola Jose Antonio,

Desde tu formulario de contacto en Blogs 20minutos, gretel te manda el siguiente mensaje:

La coctelera es mala, algunas veces quieres pegar un comentario y no lo pega, pasa mucho… quizás por ello hoy casi no hay… no solo en tu blog en otros… así que lo pego aquí lo que no me dejó y lo luego lo pegas sino te parece pues no lo pegas… como el chiste -doctor me duele aquí pero no me duele -pues se pone esta pomada pero no se la pone.

para algunos noticias no noticias lo mismo, se leen pero no se leen, y para algunos periódicos que no lo son lo mismo, se leen pero no se leen ( como el gara para mí o el mundo para algunos)

Bueno mi post que no pega era:

Tambien andaría bien que cada uno hablara de su tema de competencia… aunque hoy he hablado con Octavio Isaac y me ha enseñado una cosa: Tienes que dejar que cada uno sea lo que quiera y se presente como quiera… tienes que creer en el despegue de los conceptos… algo así me ha dicho, Octavio se dedica a la comunicación, y yo también… yo le he enseñado otra cosa: Tienes que considerarte muerto para ganarlo todo y no perder nada…

Me ha gustado porque ahora imagino un avión por cada palabra… entonces que el Mundo diga Todos quizás no se refiera a que todos no quieran a la Ministra, tan solo es un despegue de sus ganas, y hay que dejarle expresarse… y que el ezcritor diga que prefiere a un negro a algunos españoles… no hay que indicarle que los españoles que él no quiere tienen unos derechos adquiridos, reforzados doblemente en la constitución que él(ezquitor nada responsable) no puede disponer ni por deseo, como yo tampoco que el se fuera a tomar por culo( al menos del 20minutos)

El ezcritor no para( por cierto si hablara mal de los negros o los gays, creo que no tuviera tantas risitas de sus contratadores) en cambio el blog de los reporteros con lo bonito que era se ha muerto para siempre? es una pena.

gretel

—-

Recluidos en la isla de las Palomas, mi primer destino militar

¡Pobres inmigrantes! No quiero ni pensar cómo estarán en mi vieja isla de las Palomas, sobreto en las noches de viento salvaje. Dicen que los pájaros se estrellaban contra las paredes de mi barracón por uno de esos golpes de viento. Yo no los ví. Pero no me extrañaría que fuera cierto.

El cuartel que fue del Regimiento Alava 22 y la isla de las Palomas (un poco más grande que una plaza de toros de provincia) son una misma cosa. Está pegada a la península por Tarifa, a través de un puente (entre el Atlántico y el Mediterráneo), que debió ser levadizo en los tiempos de la batalla de Trafalgar. Hay que contar las olas para atravesarlo y llegar a la Península sin mojarte.

La crónica y la foto que publica hoy El Mundo me han provocado un ataque de nostalgia. Pero, si han llegado hasta aquí, no huyan todavía del blog. Prometo no contarles mi mili completa. Solo un recuerdo para darles una idea de dónde metemos a los inmigrantes.

Llegué, por primera vez, a Tarifa, en un amanecer de otoño de 1970, después de pasar una noche de perros en un camión militar procedente del CIR nº 5 de Cerro Muriano (Córdoba).

El sargento iba leyendo nuestros nombres y a continuación de cada uno decía -con especial énfasis-“castillo”. Otras veces -con cara de compasión y, a veces, con una risita maliciosa- decía “isla”.

Y así formamos en dos filas. La mayoría iban destinados al castillo de Tarifa, donde cuentan las crónicas que el viento arrancó el famoso cuchillo de las manos de Guzmán el Bueno y con él mataron a su hijo. Los menos fuimos llevados a la isla.

Allí me encontré con ex curas, ex seminaristas, algún otro periodista y numerosos estudiantes, no admitidos en las milicias universitarias o relacionados con las protestas estudiantiles antifranquistas de aquellos años.

La primera pregunta que escuché al entrar en el barracón fue:

– ¿Y tú que has hecho?

-¿Yo? Nada. ¿Qué voy a hacer?

,respondí.

-El que llega a esta isla es por algo. No lo olvides.

Pronto lo comprendí.

A las pocas semanas de mi aislamiento -y en estado de alerta militar por el Consejo de Guerra de Burgos– un afortunado colega, colocado de “oficinista” en el “castillo” me dijo que había visto, junto a mi nombre, una anotación rara (2ª Bis, 16 o algo así) y que por eso estaba recluido en la isla de las Palomas y no en el Castillo.

¿Qué rara anotación llevarán junto a sus nombres los inmigrantes recluidos ahora en mi vieja isla?

¿Qué habrán hecho de malo para merecer dar con sus huesos en esa isla del infierno, entre silbidos y vendavales que te enloquecen?

¡Pobres inmigrantes! Algunos no tienen ni siquiera nombre junto al que anotar sus desventuras…

A Artur Mas se le ve una patita nacional-fascista…
Ramirez “reconoce”, pero la jueza “impide”…

Al candidato nacionalista, Artur Mas, me parece que se le fue la mano contra los inmigrantes.

Con su propuesta de carnet por puntos para los buenos y los malos catalanes, quizás sin querer, dio un paso muy arriesgado, que -en el caso de ganar- puede hacer peligrar el futuro en paz de Cataluña. Le recomiendo que mire hacia la vecina Francia y se trague rápidamente su terrorífica propuesta, por muchos votos que pretenda obtener excitando las bajas pasiones de los más fanáticos nacionalistas.

La verdad es que me costaba creerlo, ya que nunca pensé que Artur Mas llegaría a dar estos patinazos tan vergonzosos, propios de otros nacionalistas más fanáticos que él.

¿Fue un desliz preelectoral o la expresión de su pensamiento más profundo (por escondido) sobre la presunta superioridad del catalán frente a otros seres humanos?

¿Acaso se cree Artur Mas mejor catalán que yo o que mis parientes que emigraron de Almería en la postguerra y ayudaron a construir la Cataluña que él disfruta hoy, quizás, por lo que veo, sin merecerlo?

Nacer en un sitio o en otro, señor Mas, no tiene ningún mérito. Es unicamente fruto del azar.

Creo que Mas metió la pata y que, por eso, se le vió la patita nacional-fascista, que suele dormir en las entrañas de cualquier nacionalismo. Naturalmente, los demás candidatos se le tiraron al cuello. Y Mas intentó suavizar sin éxito su “sistema” para marcar y separar a los catalanes de primera de los catalanes de segunda. La cosa tiene difícil arreglo. Ya sabemos que la mierda, cuanto más se mueve, más huele.

Me enfadó tanto la imbécil propuesta de Mas -tan indigna de él, tal como yo lo conocía y apreciaba- que no quise escribir ayer ni una palabra en el blog hasta que se me pasara el cabreo. Ahora acabo de leer dos veces esta carta que adjunto de Josep María Deop Murillo, publicada en Cartas al Director de El País, que me reconcilia con mi amor a Cataluña y a tantos maravillosos catalanes que merecen líderes mejores que Artur Mas. Gracias Josep Maria por su carta. Después de leerla, ya me siento mucho mejor. ¡Visca Catalunya! Pero la Cataluña universal que me recibió, hace años, como estudiante y emigrante, con los brazos abiertos y que siempre amaré.

Por favor, no me suspenda, señor Mas.

El Mundo sigue hoy en portada con su filón de “no noticias” sobre la presunta “no relación” de ETA con el 11-M, esa cruzada en la que está empeñado Pedro Jota para salvar la cara al trío Pinocho (Aznar-Acebes-Zaplana).

El País siguen mandando en primera con la corrupción urbanística y reserva el asunto de las chapuzas burocráticas y el control de calidad policial en torno al ácido bórico para página interior y con un sesgo muy distinto al de El Mundo.

“Reconoce” e “impide”, qué verbos tan expresivos:

El Mundo:

Ramírez reconoce que firmó como autor unos análsis que nunca hizo

El País:

La juez del ácido bórico impide actuar a la Abogacía del Estado

¿Por qué han de ser los jueces más neutrales, independientes, objetivos, justos, etc., que, por ejemplo, los periodistas o los dentistas?

¡Qué gran debate televisivo podríamos ver entre la jueza Gallego (tan querida hoy por El Mundo) y el juez Garzón (tan querido ahora por El País)!

“Ultras” y neonazis, en El País; inmigración, en El Mundo

Las dos portadas van hoy dedicadas –y con razón- al asesinato de una heroína de la libertad de expresión: Anna Politkovskaja. Y los titulares y las fotos (a dos y a tres columnas) son bastante similares. Ambos diarios se acercan en asuntos internacionales (salvo con Bush) y se alejan, hasta la antípodas, en asuntos nacionales.

El Mundo:

Asesinada la periodista que denunciaba los abusos de Putin

El País:

Asesinada a tiros la mujer que simbolizaba la crítica a Putin

Siempre que leo algo sobre asesinatos, torturas o persecuciones de colegas, que luchan por la libertad de expresión y de información de sus lectores, me da algo en el estómago.

Siento un nudo en las entrañas que pronto se transforma en cabreo monumental que me impulsa a volver a primera línea informativa. El tiempo no pasa en vano y, a medida que voy haciendo mayor, me hago más radical en la defensa de mis principios. Ayuda mucho tener la casa pagada y los niños (casi) criados. El asesinato de Anna, admirada y querida por sus compañeros de profesión (recibe mi más sincero pésame amigo Eugene), me ha trastornado en esta mañana luminosa de domingo en Almería, donde estoy por boda familiar.

¡Ay! Rusia, Rusia. Ahora brotarán multitud de teorías conspirativas para explicar las causas de su asesinato. Quizás no sepamos nunca quien dió la orden de matarla a tiros en el ascensor de su casa. Tenía numerosos enemigos, que fueron centro de sus investigaciones y críticas periodísticas: el gobierno de Chechenia, el presidente Putin, sectores corruptos del Ejército y de la policía rusos, bandas fascistas y neonazis, mafias precapitalistas infiltradas en las grandes compañías, etc.

Una frase de la información de primera de El País abre mucho el abanico, y creo que no se equivoca, cuando dice lo siguiente:

“Las primeras hipótesis de su muerte apuntan hacia la política y el ambiente de histeria nacionalista que hoy se respira en Rusia”.

“Ambiente de histeria nacionalista…”

No lo echemos en saco roto. Dice el refrán:

“Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”.

Debajo de la foto espléndida de Anna, El País titula a tres columnas:

10.000 personas militan en grupos “ultras” y neonazis españoles

Y con este sumario:

La policía alerta del ascenso de una organización racista americana

Junto a la foto de Anna, con un libro suyo sobre Putin, El Mundo titula a una columna:

Rajoy: “El pacto sobre inmigración del PSOE es la treta del boxeador sonado”

El País también habla de inmigración en el dos por dos (abajo) de su portada con este titular:

“Sólo la muerte me impedirá regresar a España”

Sumario:

Relato de un menor repatriado a Marruecos

Rajoy” El pacto de inmigración es un trágala”

Ese mismo lugar de portada lo dedica El Mundo a un titular deportivo-patriótico:

Humillante derrota de la selección ante Suecia

Pero el tema principal de portada de El País es una noticia (quizás exclusiva) sobre las bombas atómicas que cayeron, hace cuarenta años, cerca de mi casa de Mojácar. Lleva este titular:

España y EE UU acuerdan limpiar la radiactividad de Palomares

Y el artículo más sugerente que he leído hoy en la prensa es éste de Santós Juliá, lleno de sentido común:

NACIONAL

LA COLUMNA – Santos Juliá

Aquel día memorable

Entre todos han ido amontonando basura sobre el 11-M de Madrid

Santos Juliá

DOMINGO – 08-10-2006

HAY FECHAS en la historia de las ciudades que merecen ser recordadas con unánime devoción porque en ellas se fundieron sentimientos que apenas pueden aflorar en la rutina cotidiana. Una de esas fechas es el 11 de marzo de 2003, en Madrid, cuando todos los que vivimos en esta ciudad comenzamos la tarea diaria sumergidos en la pesadumbre por los terribles atentados de aquella mañana. Luego, de inmediato, la ciudad dio lo mejor de sí: cientos, miles de personas, modificaron sus horarios, echaron horas extras, donaron sangre, colaboraron en el transporte de heridos, acondicionaron espacios para atender a quienes ingresaban en los hospitales. La ciudad se llenó de silencio que, en lugar de originar un caos y multiplicar los efectos buscados por los terroristas, potenció la eficiencia y permitió que jóvenes y jubilados, médicos y personal sanitario, taxistas y policías, servicios de urgencia y autoridades municipales, ofrecieran un impagable ejemplo de civismo y solidaridad.

Era el 11 de marzo de 2003 un día para el recuerdo sobre el que ha caído un periódico, El Mundo, empeñado en propalar relatos de fantásticas conspiraciones elaborados por delincuentes dispuestos a contarnos, si les pagan, la guerra civil; una emisora de radio, propiedad de la Conferencia Episcopal, experta en el insulto y la injuria; unos policías sedicentemente científicos, autores de un par de folios que les habrían valido el despido como vigilantes de tercera categoría; unos políticos a los que el rencor ha dejado indelebles marcas en el rostro, y unos dirigentes de víctimas de otro terrorismo que no saben ya qué consignas balbucear ni qué camisas vestir para llamar a la rebelión.

Entre todos han ido amontonando basura sobre una de las memorables jornadas de la villa de Madrid. Fueron primero las consignas emitidas por el ministro del Interior y los servicios diplomáticos del Exterior en el sentido de que había que atribuir la comisión de los atentados a ETA. Vino más tarde la denuncia de una conspiración en la que habrían participado las policías de Francia, España y Marruecos, más los terroristas de ETA, más ciertos dirigentes del PSOE. Ahora lo que se propala es que alguien ha manipulado un informe de la policía científica que establecía la vinculación de ETA con los islamistas. Y que esa manipulación exige seguir investigando. Queremos saber más, repiten hasta la hartura los dirigentes del PP, ministros de un Gobierno bajo cuya mirada se cometieron los atentados y se suicidaron los terroristas.

Manipulación ¿de qué informe? Porque si toda la prueba que unos policías han esgrimido para fantasear sobre la vinculación de ETA con los islamistas es que en la guarida de éstos apareció un bote de ácido bórico similar a otro hallado hace cuatro años en la guarida de aquéllos; si eso es todo lo que la policía científica española ha descubierto para fundamentar un vínculo entre etarras e islamistas, aviados estamos con nuestra policía, con nuestra ciencia y con nuestra España. De verdad, si hay algo irritante en este caso, es que el Horatio que recibió los dos folios del trío de subordinados no les echara una de sus penetrantes miradas y les impusiera la tortura de contemplar doce horas seguidas durante un año todos los episodios de todas las series de policías científicas que pululan por televisión.

Es desolador que todo este enredo en el que se encuentra empantanada la política española, con jueces a la greña y políticos y periodistas arrojándose su habitual sarta de piropos, no pase de ser una tomadura de pelo. No sabía bien el jefe de los científicos que, al rectificar los términos del supuesto informe, echaba verdadera carnaza a todos los pescadores en río revuelto. Y ahí están, machacando una y otra vez hasta que la gente olvide el impresentable texto origen del barullo y centre su atención en una supuesta manipulación que, siguiendo la lógica de nuestros brillantes policías científicos, sólo podría explicarse por un intento de ocultación.

Y ya tenemos a Rajoy y a toda la ristra clamando contra la ocultación. Es el mundo al revés: los que tendrían que dar explicaciones, Rajoy, Acebes, Zaplana, quieren saber más: se ve que en el momento de la verdad estaban en babia y todavía no se han enterado de que los autores del crimen fueron terroristas islámicos y que esta gente se basta y se sobra para matar y matarse, sin necesidad de vinculación alguna con nadie. Deberían pararse un momento, pedir a los ciudadanos excusas por su monumental error al atribuir a ETA el atentado, rendir homenaje a la memoria de los muertos y dejar de sembrar de sal el recuerdo de aquel día, por tantas razones inolvidable, de la historia de Madrid.

FIN

Corrupción en Marbella; colapso en Canarias (…y el 11-M)

Apenas tuve tiempo esta mañana para ver los diarios de pago. Ni siquiera en Internet. Salí temprano, corriendo y en ayunas, porque hoy era día de análisis de sangre y revisión médica en 20 minutos. Sólo ví, de paso, las portadas en la mesa de la cocina. Y aún tengo grabado en mi mente el contraste entre las dos fotos de primera: la bella modelo de El País y el tremendo amasijo de inmigrantes de El Mundo

El Mundo manda con esa impresionante foto-noticia a cuatro columnas, arriba, y la valora con un gran titular que puede valer para hoy (por la foto) o para cualquier otro día:

Colapso en los centros de Canarias por el hacinamiento de inmigrantes ilegales

El gran titular equivalente de El País, a 4 columnas, va dedicado a:

NUEVAS REVELACIONES EN EL SUMARIO DE LA OPERACION MALAYA

Cientos de grabaciones destapan la masiva corrupción en Marbella

La foto centrada de El País alude a la polémica sobre la delgadez de las modelos en la pasarela Cibeles, con este titular:

“Estar delgada no es estar enferma”

El titular de salida de El Mundo es para el PP:

El PP acusa al PSOE de “sacar a pasear el dóberman del felipismo”

El titular de salida de El País es para algo que hace el Gobierno:

El primer vuelo Madrid-Gibraltar será en diciembre tras el acuerdo sellado con Londres

Naturalmente, en un día como hoy, con debate en el Congreso sobre las teorías conspirativas de El Mundo-COPE-PP, Pedro Jota dedica la dos columnas de abajo al 11-M (sin citar a ETA) sobre algo que ocurrió antes del verano. Lleva este titular:

Queman el zulo de Morata coincidiendo con la polémica sobre los explosivos del 11-M

El sarcástico Miguel Ángel Aguilar publica hoy un articulo El País (“Los renglones torcidos”) que, por su fina ironía y sus alusiones a los diarios nacionales de pago, recomiendo a quienes sigan de cerca la guerra de los medios.

—-

P.S. Para quienes no hayan seguido nuestro particular debate interno sobre mi propuesta de tijeras (o corta-uñas) para reducir el abuso de palabras soeces, copio y pego aquí el comentario que hice hoy en el post anterior.

No censuro pero ruego a los participantes que cuiden su lenguaje para no espantar a personas sensibles y educadas que podrían aportar ideas interesantes si no fueran expulsadas por gente maleducada. Gracias.

JAMS

—-

Mi comentario de las 14:OO H.:

Gracias a todos por las recomendaciones en favor de la libertad de expresión, sin límites ni siquiera de estilo.

Desde luego, hay un límite evidente en democracia que es el cumplimiento de la Ley. Si observara algún delito entre los comentarios (como el anuncio de un atentado o algo así) lo borraría, pero antes lo enviaría a la Policía.

No puede haber libertad de expresión para gritar ¡Fuego! impunemente en un teatro repleto de gente si no hay tal fuego.

Desde que nació este blog, el 12 de septiembre de 2005, jamás he borrado un solo comentario o si lo hice fue por error y no tengo constancia de ello.

Seguiré así otra temporada.

Tiene razón Sayonara -joven colega y gran alumno de doctorado- cuando nos dice que se aprende mucho de los trols. Es tan cierto que nunca pensé borrar comentarios de trolls (o trols), por muy opuestas que fueran sus ideas a las mías. Agradezco la disidencia y creo que la libertad es, ante todo, escrita. Además, como he dicho otras veces, un blog sin trols es como un jardín sin flores.

Por tanto, tomo nota de que mayoritariamente ha sido rechazada la propuesta de usar las tijeras. Debo aclarar que mi propuesta consistía en comprame unas tijerillas muy finas (casi corta-uñas) del estilo de las que me enseñó mi chica cuando era corresponsal del New York Times o del Wall Street Journal.

Pongo un ejemplo. De todos los comentarios recibidos hoy, sólo consideraría borrar (dejando exquisita constancia de ello en un comentario mío explicativo) al maleducado participante que ha escrito más arriba lo siguiente:

“El PP es la extrema derecha asesina.

ETA es muy buena y moderada.

Vic, 1991, casa cuartel Guardia Civil murieron muchos niños por culpa de Aznar:

http://clientes.vianetworks.es/personal/angelberto/images/Vic4.jp……

ZP saborea gustosamente esas muertes de niños negociando con el q ideó la táctica de los ataudes blancos, Josu Ternera, que ahora mismo está protegido puesto q es “interlocutor válido”, y no puede ser detenido.

Me imagino a ZP, Josu y Otegi viendo las fotos de los atentados y riendo y riendo…”Mira mira mira esa foto q se joda ese hijo de puta de la Guardia Civil q su hija murió”…”que se joda, además es por culpa de Aznar, si nos dieran nuestra Euskal Herria no habría pasado nada”.

Aznar al Tribunal de Justicia Internacional.

Terroristas de ETA…q vayan a un trono y los ciudadanos les chupemos la polla y el culo.

lo dijo kram • 19 Septiembre 2006 | 09:59 AM

El comentario de Kram es legible excepto cuando suelta tacos o expresiones soeces y de mal gusto como, por ejemplo, “Que se joda ese hijo de puta…” o bien “que chupemos la polla y el culo a no se quien”.

Creo que el comentario pierde mucho con estas expresiones de pésima educación. No lo voy a borrar, pero ruego a todos los participantes en esta tertulia tabernaria o académica -que cada uno use el lenguaje que quiera- que trate de evitar estas expresiones que pueden herir la sensibilidad de personas con opiniones interesantes y que son expulsadas por estos bárbaros mal hablados. Nunca me he referido a cortar ideas sino palabras soeces o insultos innecesarios.

Le pido, por tanto, al señor Kram y a sus semejantes que se esmeren en la escritura evitando tacos e insultos. Que escriban para que puedan ser leídos por su madre o por sus hijos.

En todo caso, si no pueden evitarlo, porque quizás carezcan de vocabulario para expresar libre y adecuadamente su indignación o su impotencia, les invito a que escriban “que se j–a ese h–o de p–a…” o bien que “le chupemos la p—a y el c–o”.

De esta manera (así es el libro de estilo del New York Times al que antes me refería) quien no quiera leer comentarios soeces, los descubre gracias al exceso de guiones y se los puede saltar alegremente sin que su sensibilidad o pudor sufra lo más mínimo. Así podremos retener con nosotros colaboradores y espontáneos de gran interés.

Si, reiteradamente, estos maleducados insisten en abusar de los tacos y palabras malsonantes me veré obligado a revisar esta doctrina y a comprarme unas tijerillas de uñas, por si acaso, para enseñarlas de vez en cuando.. El que avisa no es traidor.

Me gustaría también conocer la opinión de los participantes sobre algún que otro comentario que se pase de la raya, cuando se produzcan, en cuestiones de buen gusto y no de disidencia, para saber cómo actuar en el futuro con esos cafres malhablados.

Por tanto, de acuerdo con la mayoría de los comentaristas de este blog, sigue abolida la censura. Dejaremos tranquilas las tijeras del censor donde siempre deben estar, es decir, en las cavernas de los antidemócratas, extremistas de la derecha y de la izquierda, que no valoran la dulzura de vivir en libertad.

Gracias de nuevo por las recomendaciones recibidas. ¡Que sería de un blog sin comentarios libres!

Saludos

JAMS

lo dijo JAMS • 19 Septiembre 2006 | 02:02 PM

—–

Mi colega (y vecina de blog) Marta Cibelina me ha sorprendido con una foto que me hizo cuando ella era “una reporterilla” y yo (presten atención) tenía pelo.

No se si sabré pegar aquí esa foto, sacada del baúl de los recuerdos, para engordar mi ego. Si no me creen acudan al blog de Marta Cibelina y verán mi cabellera (sin boina) cuando trabajaba en TVE.