BLOGS
Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Joyas de otro tiempo (III): Blind Willie Johnson

Hay músicas que te transportan a otro tiempo. Sonidos que hacen viajar al oyente hacia épocas lejanas. Melodías que evocan lugares, momentos y sensaciones remotas. Y muy pocas lo consiguen como el blues, especialmente el de la primera hornada de músicos de la América profunda. Artistas que pusieron voz a toda una generación, aquella formada por la sociedad negra de finales de los años 20 en el sur de EE UU. Hombres que habían sido liberados de las cadenas de la esclavitud, pero no del estigma social. Músicos que dibujaron su mundo con pasión, autenticidad, crudeza y alma a través de canciones.

Blind Willie Johnson (1897-1945) fue el rey del slide. Pocos como él han manejado a lo largo de la historia una técnica que viajó de África a Norteamérica en barcos cargados de mano de obra esclava. Willie era ciego, aunque no de nacimiento. A pesar de que las razones de su ceguera nunca se supieron con certeza, su segunda mujer arrojó cierta luz al respecto en una ocasión, al relatar al célebre historiador de la música Samuel Charters que “cuando Willie tenía siete años, su padre pegó a su madrastra al encontrarla con otro hombre; la madrastra cogió lejía y se la tiró a la cara del joven Willie”.

La historia del viejo Willie está plagada de dolor. Nació, vivió y murió en la más absoluta de las miserias, ofreciendo su música en la calle a cambio de la voluntad. Sufrió la triple discriminación que conllevaba ser ciego, negro y pobre en la América de la Gran Depresión, hasta el punto de que, cuando enfermó de neumonía, se le negó la entrada al hospital por ser invidente. Años antes, su humilde casa había sido pasto de las llamas, lo que le condenó a vivir en las ruinas de la misma a merced de un frío que, a la postre, acabaría con su vida.

Todo este sufrimiento se percibe a la perfección en sus composiciónes de blues y gospel, 30 de las cuales grabó para el sello Columbia. Hoy forman parte de la historia de la música. Y hoy os ofrezo una de ellas para, juntos, emprender un viaje con destino a un destartalado porche de Beaumont, Texas, donde los ecos de la vieja guitarra de Blind Willie Johnson aún perduran en el tiempo.

14 comentarios

  1. Dice ser mery

    qué gran post!!

    07 Abril 2010 | 19:33

  2. Dice ser Bluesman

    Gracias por el artículo. Uno de los grandes de la música.

    07 Abril 2010 | 20:36

  3. Dice ser takkur48

    Otro gran Johnson al que hay que seguir la pista es Robert Johnson, del que la leyenda dice que vendió su alma al diablo en un cruce de carretera a cambio de que le enseñara a tocar la guitarra. Otro gran maestro que murio en extrañas circustancias y muy joven, y del que también podríamos decir que era el rey del “slide” o “bottleneck”.

    07 Abril 2010 | 20:55

  4. Dice ser Lepetomane

    ¡Ahí te he visto fino Dani! Qué buena investigación, me encantará descubrir más detalles de estos pro-hombres de la música en más posts como éste.Hay una enseñanza que saco de esta gente, y tiene que ver con el sentido que le damos hoy a la música popular. Existe la creencia establecida, muy relacionada con la evolución de la concepción del arte entre el S. XIX y el XX, del artista como constante reinventor de sí mismo. Eso, aparte de una obviedad ( toda persona se reinventa, no sólo los artistas y sus lenguajes ) se ha convertido en un árbitro de la excelencia ( que lo es ) demasiado presente en el análisis más habitual. Uno de los muchos estigmas del que el artista o el artesano no puede librarse es la exhortación a la innovación constante. Estos artistas, artesanos, innovadores cada uno en su especialidad ( la de Robert Johnson no era el bottleneck, por cierto), explotaron sus hallazgos para contar historias honestas de su entorno. Pero no hicieron discos de fusión con la música India.Según eso, como músicos populares, estarían en una segunda fila, ya que no exploraban las músicas del mundo, ni les obsesionaba evolucionar con cada nueva grabación. No mutaban, no generaban más lenguaje que uno propio. No estaban a la sombra de Picasso, o de los Beatles, más bien, se dedicaban a tocar canciones.Y hay algo que mola mucho en todo eso, porque habla de una época en la que las cosas iban más despacio, y por tanto, su dimensión era diferente. Esa es la música de la gente, desde abajo hasta arriba, y no al revés, como casi todo producto cultural que recibimos. En general es la razón por la que uno se fija en cualquier tipo de expresión andergraun.

    07 Abril 2010 | 21:14

  5. Dice ser Rock

    Siempre que utilizo el slide pienso que es la reencarnación de la voz del diablo.Siempre que compngo algo donde entra el slide es cuando me salen las canciones más excitantes, efectivas y sinceras.Desde mi humildad; lo del diablo tiene su porqué pero nada que ver con rollos raros.Blind W. J. era un maestro de sí mismo, un músico de blues con mayúsculas.Todavía quedan quienes respetan la tradición y humildemente arrancan con el slide la música del alma, por ejemplo, y salvando las distancias, Eric Sardinas.

    07 Abril 2010 | 22:14

  6. Dice ser PsychedelicWarrior

    Muy bueno artículo , aunque en España la cultura musical es pésima , y si hablamos de rock más, no esta echa la miel para la boca del burro.Estos músicos son realmente los arquitectos del rock , y para mi el más grande es Robert Johnson

    07 Abril 2010 | 22:52

  7. Dice ser kutaisov

    Pues gracias por el artículo, de los “viejos” bluesmen, al único que conozco bien es a Robert Johnson, pero desde luego este artículo ha despertado mi interés, a ver si me pongo más al día, desde luego la historia de sus vivencias es muy interesante y las canciones desgarradoras.Saludos

    07 Abril 2010 | 23:05

  8. Dice ser Poptones

    Enhorabuena por el artículo, Dani. Estas canciones poseen un “algo” que nos hace viajar en el tiempo como bien dices. Os recomiendo “The Stuff That Dreams Are Made Of”, una recopilación de rarezas de los años 30 cortesía de Robert Crumb (el de los cómics, que también es un melómano de mucho cuidado)

    07 Abril 2010 | 23:47

  9. Dice ser NirvaNa

    Está genial tio, 🙂 a ver si se anima la gente a escuchar mas rock y blues, que es sin duda el rock el género que más me gusta.

    08 Abril 2010 | 01:02

  10. Dice ser Esteban

    La guitarra de Hendrix hizo que me interesara por el blues como nadie lo ha hecho, y siempre he sentido fascinacion por los musicos afro-americanos. La historia de Johson en la miseria no es un caso unico, me recuerda la infancia de Ray Charles y otros. Lastima que el blues no interese a la juventud actual, que parece perdurar en sus apetencias de rap o bacalao. Muy buen post

    08 Abril 2010 | 07:53

  11. Dice ser Aitor_XIXON

    Lo estoy escuchando en utube….No lo conocía , gracias Dani por culturizarme un poco . Se agradece saber mas acerca de las raices de la musica tal y como la conocemos…los que nos gusta el Rock .. me refiero…Dani = CrackSaludos a tu querida y al perro………

    08 Abril 2010 | 11:36

  12. No conocia, pero me encanta este tipo de musica. Sigue con estos consejos y dejanos de musica idie rara de esa XDDinero privado vizcaya

    08 Abril 2010 | 16:45

  13. Dice ser no por favor no

    Ligerito pero buen resumen. Correcto y ameno.Lástima que para el Blues yo no sea nada purísta : pero sí coherente con mi generación, por una vez en la mierda de intelecto que poseo soy coherente y reconozco que me influye más el blues degenerado que por cierto cambió definitivamente el rumbo, que no la historia del género, que la cuna yanki.El blues de raiz me suenha a floklore.

    08 Abril 2010 | 21:59

Los comentarios están cerrados.