BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Un blog desde el terreno de la mano de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN Internacional y Farmamundi.

La metamorfosis de una epidemia

Malawi

 

El diagnóstico precoz, tratamiento y atención médica garantizan una vida larga y sana a las personas diagnosticadas con VIH.

En Malawi, Martha Jere nació hace 19 años con VIH. Entonces, un diagnóstico de VIH era prácticamente una sentencia de muerte, especialmente para los niños que vivían en países con pocos recursos. Hoy en día, un diagnóstico temprano, el tratamiento, y la atención sanitaria adecuada aseguran una vida larga y sana. Hoy Martha como madre, ha desafiado a las probabilidades y su hijo, Rahim Idriss, forma parte de la generación libre de SIDA de Malawi.

El SIDA es la principal causa de mortalidad de adolescentes en África, y se ha triplicado desde el año 2000. Como Martha, muchos viven con VIH desde que son bebés – la enfermedad se transmite durante el embarazo, el parto o la lactancia – pero no recibieron tratamiento. Martha empezó el tratamiento a los 11 años.

Casada a los 17, Martha pensaba en el matrimonio como una forma de asegurar económicamente su futuro. El matrimonio infantil es común en África Subsahariana. En Malawi, la mitad de las mujeres  se casan antes de cumplir los 18 años.

Martha forma parte de un grupo juvenil de apoyo en el que comparte su experiencia como adolescente que vive con VIH. Cuando se quedó embarazada, empezó a recibir apoyo de otras madres en su misma situación. Su marido se marchó poco después de que naciera su hijo.

En su jardín, Martha vierte agua en un balde para lavar la ropa.

En su jardín, Martha vierte agua en un balde para lavar la ropa.

 

Como muchas madres jóvenes, Martha ya no va al colegio. Conserva la esperanza de volver, pero por el momento trabaja en su pequeño negocio de lavandería. Cría a su hijo Rahim ella sola compartiendo una casa de una habitación con su hermana.

Martha ha aprendido a vivir con VIH y su experiencia, ayuda a otras personas en su misma situación.

“Animo a otras madres que encuentro porque aunque tengan el VIH, no es el fin del mundo, y podrán tener una vida longeva”, dice.

Martha recibe tratamiento simplificado – solo una pastilla al día para prevenir la transmisión del VIH de madre a hijo. Hace una década, menos del 1% de las embarazadas y madres lactantes con VIH tenían acceso al mejor tratamiento posible. Hoy 3 de cada 5 tienen reciben tratamiento antirretroviral.

En la clínica, un trabajador sanitario saluda a Rahim.

En la clínica, una trabajadora sanitaria saluda a Rahim.

Seis semanas después de que naciera Rahim, le hicieron por primera vez un test de VIH. Esta dolencia se desarrolla rápidamente en niños, por lo que hacer los exámenes y recibir los resultados pronto puede ser cuestión de vida o muerte.

A nivel global, menos de la mitad de los niños expuestos al VIH se hacen la prueba antes de cumplir los 2 meses de vida. Martha tuvo que esperar 2 meses para recibir los resultados del test del VIH de Rahim. No es fácil vivir con la incertidumbre, pero Martha recibió asesoramiento y pudo hacer frente al miedo.

Martha sabía que seguir con el tratamiento y continuar con las pruebas durante la lactancia era crucial para mantener a Rahim sano. Desde el 2000, gracias a programas como del que Martha ha formado parte, han identificado 1,3 millones de nuevas infecciones de VIH en los niños.

“Estaba tan emocionada, fui tan feliz al saber que mi hijo no tenía el virus”, recuerda Martha. “Rahim Idriss tiene 8 meses ahora y crece sano y fuerte”, nos cuenta una madre claramente orgullosa. “Es feliz, simpático y se siente a gusto con cualquiera”.

“Quiero que los niños de Malawi sean una generación libre de VIH, que estén educados y conozcan las vías de transmisión del VIH de manera que puedan prevenir y ser una generación sin VIH”, dice Martha.

1 comentario

  1. Dice ser Sociólogo Astral

    Ya no se habla del ebola. ya no está de moda morirse de ebola.

    22 julio 2016 | 22:41

Los comentarios están cerrados.