BLOGS
El Blog Solidario El Blog Solidario

Por aquí han pasado cooperantes de Ayuda en Acción, Cruz Roja, Ingeniería Sin Fronteras, Unicef, Médicos del Mundo, HelpAge, Fundación Vicente Ferrer, Médicos Sin Fronteras, PLAN
Internacional, Farmamundi, Amigos de Sierra
Leona y Arquitectura sin Fronteras.

Volviendo sobre la identidad

Por Roxana Pintado, Ayuda en Acción Bolivia

Luego de muchos meses ausente de este espacio que tanto quiero, quiero hablar sobre un tema sobre el que ya escribí en diciembre de 2010 y que entonces generó un debate que se fue tornando áspero y que finalmente se centró en asuntos distintos al que había intentado yo abordar. Retomo este tema hoy con la esperanza de que, si mis palabras generan algún debate, lo hagan siempre desde la sensatez y la obligación social que debemos sentir todos de construir un mundo mejor y aportar a ese fin.

Intentaba en aquel entonces explicar las razones por las que en mi país, Bolivia,  muchos niños y niñas no tienen certificado de nacimiento y las implicaciones que ese pequeño detalle tiene. Para poner un poco más en contexto, un niño sin certificado de nacimiento es más propenso a ser víctima de trata y tráfico pues en este lado del mundo, donde aún tenemos fronteras, se burlan los controles;  de prostitución infantil porque nadie sienta la denuncia en la policía;  de analfabetismo,  porque en la escuela exigían el certificado de nacimiento como requisito para la matriculación (ahora ya no es necesario); de maltrato físico;  de explotación laboral; etc. La lista de males posibles es interminable.

Supe de un caso en el que, en la frontera entre Bolivia y Argentina, una madre le entregó su hija de 10 años a una persona que supuestamente, por una suma de 30 pesos argentinos, se encargaría de pasarla al otro lado. Ambas migraban en busca de mejores oportunidades de vida porque la pobreza es mala consejera. Al llegar al otro lado, la señora no encontró ni a su hija ni a la mujer a la que se la había entregado. Y de estas, allí mismo se escuchan muchas historias, las cuales te cuentan incluso los guardias fronterizos de ambos lados. Según el Observatorio de Trata de Personas[1],  la Fuerza especial de Lucha contra el Crimen atendió solamente 282 casos de trata y tráfico durante 2010, pero se conoce que los casos reales de estos delitos superan por mucho esa cifra.

 

En el lado boliviano, un póster distribuido por el Defensor del Pueblo reza:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero muchos no lo pueden leer o no saben lo que eso significa.

Las causas para que un niño o una niña carezcan de Certificado de Nacimiento son muchas, pero sin duda la pobreza y el analfabetismo son  dos de las fundamentales. Entre no tener el dinero suficiente para cubrir el costo de la inscripción en el Registro Civil cuando ya tienen más de 5 años y el no tener el conocimiento necesario sobre la importancia de inscribirlos en cuanto nacen se debaten las familias. La realidades que el18% de los niños y niñas menores de 5 años no tienen este documento.

No faltó quien considerase que la solución pasaba por controlar la natalidad – y créanme que se intentó en algunos países, sin éxito, hace muy poco años-. Si eso fuera cierto, me pregunto qué razón habría tenido aquella señora en la frontera con Argentina para entregar su única hija a una desconocida. Me pregunto también con qué derecho un gobierno o un Estado pueden privar a sus ciudadanas de elegir libremente  la cantidad de hijos que quiere tener por razones como esta, cuando la responsabilidad del Estado está en garantizar el cumplimiento de los derechos a todos sus miembros. Y un niño o niña tiene el derecho de ser ciudadano desde el momento en que nace.

El asunto es que cuando a esas causasse une el ser indígena, las cosas se ponen peor. Para continuar poniendo en contexto, todavía hay en Bolivia, sobre todo en la zona del Chaco guaraní,  familias de esa etnia que viven bajo régimen de “empatronamiento”, o sea, tienen “Patrones”. El hacendado les mantiene dentro de sus terrenos, con derecho a mala comida y techo decadente (como lo oyen), a cambio de su mano de obra. En algunos casos les pagan con bonos que deben cambiar por productos que el mismo hacendado les vende.  Allí, los niños de las familias empatronadas casi nunca pueden asistir a la escuela y no tener certificado de nacimiento los expone a explotación laboral.

Ahora, que desde hace unos años el gobierno nacional aprobó un decreto que obliga a entregar el primer certificado de nacimiento de manera gratuita a todos los niños hasta los 12 años, el trabajo de las ONG se ha centrado en facilitar el acceso de los Oficiales de Registro Civil hasta las comunidades más alejadas  y en informar a la población para que no se dejen timar por funcionarios corruptos que quieren cobrarles el trámite. En los dos municipios del Chaco guaraní donde Ayuda en Acción está trabajando, Villa Vaca Guzmán y Huacaya, hemos conseguido que en los últimos 5 años, el 93,5% de los niños y niñas ya tengan un documento de identidad. Seguimos trabajando para que el restante  6,5% lo consiga pronto; así como para desempatronar  a las familias semi cautivas y ofrecerles una alternativa de asentamiento, habitabilidad y desarrollo humano: escuelas para los niños y niñas; opciones de formación técnica y de trabajo para los adultos; asistencia médica de calidad para todos; entre otras cosas.

Aún así, no es que esto sea suficiente; hay mucho todavía por andar. Por eso hemos unido nuestro apoyo al esfuerzo de las propias familias y de las autoridades locales, que quieren salir adelante, pero obligando al Estado a cumplir con sus obligaciones y respetando y velando por el cumplimiento de los derechos de cualquier ser humano.

 


[1] http://www.observatoriotrata.org/estadisticas

1 comentario

  1. Dice ser Lalo

    Desgraciadamente, el Estado ya no existe, sólo es una máscara que el Liberalismo se pone en el rostro para que no le identifiquemos como el verdadero enemigo.

    En una economía liberal global, los seres humanos somos mercancía, y eso incluye a los niños, a las niñas, a las mujeres, a todos. Y conforme el asalto del liberalismo a los Estados siga triunfando, iremos a peor. Ya amenazan en los países desarrollados con legalizar el trabajo infantil (cuando los subdesarrollados aún no han podido abolirlo), liberalizar todas la relaciones contractuales. ¿Por qué no vender a un hijo, si el vendedor y el comprador están de acuerdo? ¿Acaso no es el hijo una propiedad del padre?

    Pero no podremos salir de esta lacra mientras estemos gobernados por ricos. Necesitamos recuperar el Estado, un Estado fuerte, regulador… y dirigido por los pobres.

    15 febrero 2012 | 14:31

Los comentarios están cerrados.