BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Michel Vautrot: otro árbitro al que Gil insultó

Michel Vautrot, en un cromo previo a la Eurocopa de 1988 (PANINI).

Michel Vautrot, en un cromo previo a la Eurocopa de 1988 (PANINI).

Vamos a cerrar la semana con un árbitro otra vez. Vamos a viajar a los 80 para hablar de uno de los más famosos de esta época, un colegiado francés prestigioso pero también controvertido (bueno, como casi todos). Es Michel Vautrot.

Vautrot nació el 23 de octubre de 1945 en Saint-Vit, Francia. Hijo de una familia de granjeros, de pequeño fue débil y enfermizo, hasta el punto que problemas de corazón lo tuvieron alejado de la escuela durante un año. Superados esos problemas, Vautrot decidió ser árbitro a los 14 años de edad. Al año siguiente, ya arbitraba partidos en torneos locales.

En 1963 ya era árbitro oficial, al mismo tiempo que trabajaba como periodista deportivo en un periódico local de Besançon. Diez años después debutó en Primera y en 1975 ya era internacional. En 1979 pitó su primera final de la Copa de Francia. Luego vendrían cuatro más.

Vautrot, como os decía, era muy conocido a nivel internacional. Em 1982 se estrenó como árbitro mundialista. Pitó un Italia 0-0 Polonia en Vigo (primera fase) y un Bélgica 0-1 URSS en Barcelona (segunda fase). Al año siguiente, pitó la final de la Intercontinental entre el Hamburgo y el Grémio de Porto Alegre (1-2 para los brasileños).

En 1984 pitó un partido en la Eurocopa de su país, precisamente un España 1-1 Portugal de la primera fase. Ese año, en Copa de Europa, vivió uno de las anécdotas por las que más se le recuerda. Aunque se supo después, en las semifinales de aquel año hubo un escándalo. Lo protagonizó la Roma, que se enfrentaba al Dundee United escocés. Los británicos habían ganado en la ida por 2-0 y los italianos debían remontar en casa. Al parecer, el presidente de la Roma, Dino Viola, le ofreció 10 millones de pesetas de la época al colegiado francés, encargado de pitar el encuentro. El dinero nunca llegó a Vautrot, que anuló dos goles ese día a la Roma. Pese a todo, los italianos ganaron 3-0 y pasaron a la final, que perderían por penaltis ante el Liverpool. Viola fue duramente sancionado.

Vautrot, hablando con la prensa tras una final de Copa francesa (YOUTUBE).

Vautrot, hablando con la prensa tras una final de Copa francesa (YOUTUBE).

Pese a ese inicio fulgurante, Vautrot no estuvo en México 86. Antes, había pitado la ida de la final de la UEFA del 85 (Videoton 0-3 Real Madrid) y la final de la Copa de Europa de 1986 (Steaua 0-0 Barça, ganando los rumanos por penaltis). En 1988 fue agraciado también con la final de la Eurocopa, entre Países Bajos y la Unión Soviética (2-0). Antes, en el mismo torneo, había pitado un Alemania 2-0 España. Ese año, acabó siendo elegido mejor árbitro del mundo.

Otra anécdota conocida de Vautrot, sobre todo en España, llegó en 1989. Vautrot pitó la vuelta del partido de primera ronda entre la Fiorentina y el Atlético de Madrid. Los colchoneros, que habían ganado en la ida por 1-0, cayeron en la vuelta por idéntico resultado y eliminados en los penaltis. Jesús Gil, presidente del club madrileño, declaró en Radio Nacional al acabar el encuentro que Vautrot era “un maricón” al que los italianos le habían premiado “con un niño rubio de ojos azules”. Evidentemente, semejante barbaridad fue sancionada con dos años de inhabilitación.

Y en 1990, Vautrot fue seleccionado para ser uno de los árbitros del Mundial de Italia. Vautrot pitó el sorprendente Argentina 0-1 Camerún del partido inaugural en Milán, un Irlanda 1-1 Países Bajos en Palermo y la semifinal entre Argentina e Italia en Nápoles. Es en este último encuentro en el que encontramos otra de las grandes anécdotas de su carrera. Con 1-1 en el marcador, el partido se fue a la prórroga. En el primer tiempo del período extra, espectadores y jugadores asistieron sorprendidos a cómo la duración del mismo era de 23 minutos. La explicación que luego dio Vautrot no fue menos sorprendente: se le había olvidado consultar su cronómetro. Al año siguiente, colgó el silbato.

Tras su retirada, Vautrot fue hasta 2004 presidente del Comité de designación de los árbitros en Francia. Desde entonces y hasta ahora, es observador de la UEFA. Nicolas Sarkozy, expresidente de la República Francesa, lo condecoró en 2009 como caballero de la Legión de Honor.

Os dejo con Vautrot en la semifinal de Italia 90 entre Argentina e Italia en Nápoles:

Feliz fin de semana.

2 comentarios

  1. Dice ser ruomalg

    Jo, te ha dado fuerte por los árbitros. Sí que tuvo una trayectoria muy cargada de grandes partidos. Lo que se podría haber ahorrado Dino Viola de haber confiado más en las posibilidades de su club. Y en cuanto a Gil, qué no dijo en toda su vida. Otro árbitro que alargó más de la cuenta un partido, como el reciéntemente fallecido Ortiz de Mendíbil. Por lo menos no esperó a que uno de los dos equipos marcase para dar el pitido.

    18 Septiembre 2015 | 13:03

  2. Dice ser Loshovic

    Todo un clásico de las competiciones europeas de los ochenta. No lo asocio a ninguna actuación en concreto, pero creo recordar que los equipos españoles no solían tener mucha suerte con él. Su nombre y foto me evocan postpartidos de quejas y reproches.
    Otro clásico de la época que me ha venido a la mente era el alemán Schmidhuber que también asocio a polémicas con los equipos españoles. Si no recuerdo mal también tuvo una enganchada con el Atlético de la época de Gil por una eliminación europea, yo diría que contra el Parma. Los jugadores atléticos se quejaron del juego duro de los italianos y la pasividad del árbitro alemán y este respondió, o al menos así lo tradujo la prensa de aquí, que los jugadores españoles eran unos “melindrosos”.

    18 Septiembre 2015 | 13:12

Los comentarios están cerrados.