BLOGS

Nazaret Castro y las puertas giratorias

Por María Luisa Toribio  María Luisa Toribio

Nazaret Castro es una joven periodista española afincada en Argentina que después de lograr el apoyo de muchas personas a través de un proyecto de crowdfunding ha publicado recientemente el libro Cara y cruz de las multinacionales españolas en América Latina. Una investigación sobre el terreno que presta especial atención a las poblaciones afectadas por la privatización de servicios (agua, luz, telefonía…) o por megaproyectos (represas, minería, extracción de petróleo…). En muchos de los casos hay multinacionales españolas implicadas.

Portada del libro de Nazaret Castro. Imagen: Frontera D.

Portada del libro de Nazaret Castro. Imagen: FronteraD.

La investigación de esta periodista aterriza en la otra realidad de la ‘Marca España’, muy diferente de la que con tanto entusiasmo promueve el actual Gobierno identificando los intereses de las grandes empresas con los de toda la ciudadanía: si a Repsol, Sacyr o Endesa les va bien, a España le irá bien… lo que ‘justifica’ que Gobierno e instituciones del Estado se desvivan en su apoyo.

No es nuevo. Estrategias de apoyo a las grandes empresas se repiten en otros países, con Estados Unidos a la cabeza, pero la falta de novedad no le quita un ápice de indecencia. Máxime cuando se observan esas puertas giratorias de paso fácil entre la política y los consejos de administración de las empresas. Hoy aquí, mañana allí y los intereses se confunden.

El libro de Nazaret Castro está plagado de ejemplos que configuran la otra cara de la Marca España. Instalaciones eléctricas en mal estado ¡espeluznantes las cifras de personas que mueren electrocutadas!, servicio deficiente, cortes de luz y facturas elevadas que se llevan buena parte del presupuesto familiar, son algunas de las quejas por el servicio que prestan las filiales de Gas Natural Fenosa en barrios populares de Colombia. No están más contentos con la gestión del agua y el alcantarillado que realiza la filial del Canal de Isabel II o con Telefónica y los servicios de telefonía.

Privatizar los servicios públicos es un asalto en toda regla: dejan de ser derechos de la ciudadanía y se convierten en negocio para las grandes empresas.

Otro motivo de fuerte descontento social son los megaproyectos. En el sur de Chile, la comunidad mapuche se opone a la construcción de una gran represa sobre el lago Neltume, un proyecto de Endesa Chile. Hay antecedentes para saber cuáles serían las consecuencias, basta mirar a las represas en el Alto Bio Bio, donde también aparece el nombre de Endesa.

Los proyectos de represas crecen como setas en América Latina. ¿El objetivo? Principalmente producir energía para sostener la actividad extractivista. Un modelo productivo depredador de recursos naturales, que ni siquiera los gobiernos aupados por movimientos sociales y con sensibilidad hacia las necesidades de la población y la lucha contra la pobreza han sido capaces de romper. Destruir la Naturaleza que sostiene la vida sigue siendo la tremenda contradicción en la que se basa el modelo económico.

Las comunidades indígenas, campesinas y rurales son víctimas habituales de este furor extractivista. De hecho, la minería es una de las principales causas de conflicto social en América Latina. Otra fuente de conflictos, el petróleo, hace que Repsol ocupe un lugar destacado en el libro. Las denuncias de violaciones de derechos humanos y de contaminación se repiten en Colombia, en Argentina, en Perú… llegando a ser objeto de campañas como Afectados/as por Repsol y Repsol Mata.

Un historial nada envidiable para la empresa a la que el Gobierno del Partido Popular ha permitido realizar sondeos en aguas de Canarias pese a la fuerte oposición de la ciudadanía, las instituciones insulares y el movimiento ecologista. Otro genuino proyecto #MarcaEspaña.

María Luisa ToribioBióloga y activista, con una mirada global al mundo que me lleva a implicarme en causas  como el medio ambiente, la pobreza, los derechos humanos, las poblaciones indígenas… Convencida de que las múltiples crisis que vivimos tienen raíces comunes y de que toca impulsar cambios profundos. 

2 comentarios

  1. Dice ser Afrodita Repipi

    Gracias por la información. No hace mucho me discutían que luchar por causas perdidas es un gasto fútil de energía, que se consigue más enrolándose a la corriente dominante y aceptando menoscabos necesarios. Obviamente disiento de esta argumentación, que un grano de arena puede ser el chispazo para crear una montaña, no es una idea pueril. Yo no tenía ni idea de la existencia de Nazaret Castro y su libro, pero ojalá quienes leemos tu post pongamos un minigrano de arena a su esfuerzo y su denuncia, difundiendo la atención sobre ella.

    Saludos desde El Olimpo

    Afrodita Repipi

    11 diciembre 2014 | 09:26

  2. Dice ser Otro más

    Todavía no nos hemos dando cuenta que nos roban de forma continuada y constante siempre.

    12 diciembre 2014 | 08:21

Los comentarios están cerrados.