BLOGS

¿Retroceso imparable o mentalidad arcaica?

Por Sole Giménez

sole gimenez
Llevo unas semanas que no salgo de mi asombro. Os preguntaréis qué más me puede sorprender en el panorama desolador en el que estamos inmersos en este bendito país.

Pues como mujer no puedo entender a qué mentalidad responden todos los ataques que se están produciendo en contra de nuestra libertad sexual, entendida como nuestro derecho a estar informadas en una educación sexual clara y de calidad, tanto desde los hogares como en los centros educativos de todo el estado.

También interviene en nuestra libertad sexual el derecho a tener medicamentos anticonceptivos que nos permitan tener control sobre nuestra sexualidad a nuestro alcance y dentro de nuestro sistema sanitario. Y creo que es nuestro derecho como mujeres tener hijos e hijas con la ayuda de una reproducción asistida de calidad gratuita si así lo queremos, todas sin exclusión de ningún genero, y también el poder poner fin a un embarazo no deseado dentro de límites legales y jurídicos que tengan en cuenta las circunstancias especiales y específicas de las mujeres que se ven en el drama de afrontar un aborto y no que estén marcados por la ideología religiosa del ministro de turno.

A mi alrededor hay casos que ejemplifican casi todos estos recortes. Conozco niñas embarazadas que se van a ver obligadas a abandonar sus estudios, que van a perder muchísimas oportunidades de trabajo para tener un mejor futuro para ella y para sus hijos o hijas, ya que con sólo 15 ó 17 años van a tener que cuidar de un bebé. Y me pregunto qué esta pasando.

 

¿Nuestro país va a contra corriente? (C) morgueFile

¿Nuestro país va a contra corriente? (C) morgueFile

Me pregunto qué está pasando cuando veo que algunas amigas mías con intenciones de ser madres sólo por el hecho de ser solteras van a tener que ir a pagar su inseminación a centros privados, después de pagar durante años a la Seguridad Social, porque la misma Seguridad Social las discrimina.

Me pregunto qué está pasando cuando leo que nuestro sistema público de salud ha quitado al menos ocho píldoras anticonceptivas de su listado de medicamentos y que la píldora del día después también esta fuera del sistema.

¿Nuestras autoridades han decididido que debemos tener más hijos e hijas? ¿Es porque la natalidad es muy baja en nuestro país o porque la mayoría de ellos comulga con la ideología católica apostólica romana que está en contra del control de natalidad y quiere imponerla al resto de la ciudadanía, seamos creyentes o no? ¿O sólo va en contra de la libertad sexual de las mujeres sin más? Parece que todo responde al deseo ferviente de que la mujer deje de tener el poder sobre su cuerpo,  su mente y su futuro.

Nuestro país va a contracorriente, dando pasos de gigante pero en sentido contrario al sentido común y en esta corriente se está llevando por delante, entre otras muchas cosas, los derechos de la mujer (igualdad de salarios, oportunidad de estudios y de trabajo, ayudas en violencia de género, ley de dependencia, derechos educación y libertad sexual, etc), precisamente en un momento extraordinario en que en nuestro país por primera vez la mayoría de estudiantes universitarios son mujeres.

Cualquiera diría que a algunos les molesta que tengamos más presencia, más posibilidades y protagonismo, incluso que estemos contribuyendo con nuestro trabajo, esfuerzo y dedicación a la mejora de nuestro país. Algunos se atreven a decir que si volviéramos a la cocina entonces habría trabajo para los hombres y se acabaría el paro… ¡Llevo semanas que no salgo de mi asombro!

 

22 comentarios

  1. Dice ser Anónimo

    Buenas,
    creo sinceramente y desde mi humilde opinión que el artículo es bastante subjetivo, y por contra poco objetivo, entiendo y comparto el concepto de libertad que menciona, pero hay que matizar si se pretende un debate.
    – El que es un descerebrado a los 15 tiene al menos en gran medida muchas papeletas de ser un descerebrado en adelante, todos cometemos errores pero es ahí donde uno tiene que dar el do de pecho y asumir las consecuencias, es decir si una adolescente de 15 años se queda embarazada es también culpa del entorno cercano que no ha sabido educar a su hija por ejemplo.

    – Las posibilidades son eso precisamente, posibilidades y hay infinitas, igual que casos de gente que ha sido madre/padre prematuros y han dado el callo y salido adelante, eso es responsabilidad y para aprovechar las posibilidades hay que ser sensato y tener cierto nivel de madurez,

    – Respecto a lo de lo público en temas de natalidad,.. y abortos y anticonceptivos + píldoras pues bien dependerá de los casos lógicamente, pero en gran parte eso lo pagamos todos y como tal todos independientemente de la ideología o creencias tenemos derecho a opinar, y evidentemente se necesita cierto control con esos temas.

    simplemente quería dar algunos puntos de debate, ya que el artículo me ha parecido interesante.

    Saludos!

    14 agosto 2013 | 10:24

  2. Dice ser morPhing

    con el debido respeto,hay cosas mas importantes,para cubrir presupuestariamente, como los implantes dentales,la asistencia sikiatrica,la dependencia…

    14 agosto 2013 | 10:32

  3. Dice ser Lectorquemada

    Las mujeres tienen derecho a decidir cómo y cuándo quedarse embarazadas ¡Faltaría más! Pero lo que no tienen derecho es que eso lo tengamos que pagar entre todos. Oiga, los anticonceptivos que se los pague cada cual de su bolsillo y la reproducción asistida, si no es por problemas de salud, tampoco se la tengo que pagar yo.

    Nosotras parimos, nosotras decidimos y nosotras pagamos. Eso, es igualdad e independencia y eso sería el auténtico avance de las mujeres: que acepten la responsabilidad y las consecuencias de sus decisdiones.

    14 agosto 2013 | 10:38

  4. Dice ser Manuel 2

    Uy, yo llevo años asombrado. ¿Cómo es posible que en este país primero se aprenda a f**** sin recibir educación sexual ninguna o tomándosela a cachondeo si la hay? ¿Cómo es posible que los adolescentes practiquen sexo confiándose en una pildorita del día después, o en un aborto del mes después?

    Vale que esto ha pasado en todas las épocas, pero como en ésta, ninguna.

    Yo apuesto por la educación y formación desde la familia, porque si tenemos que confiar en la otra, pfff jijijijiji…

    Y en comprar muchos condones.

    Si vd. prefiere confiarse a pildoritas gratuitas, buena suerte, pero me asombra que una mujer madura en su sano juicio recomiende tal cosa antes que prevención e información. Me parece retrógrado a estas alturas del mundo de la información y las comunicaciones.

    14 agosto 2013 | 11:31

  5. Dice ser es como hablar de los misterios de lo desconocido

    ¿Cómo puede aspirarse a tener educación sexual correcta en un mundo en el que se censura una teta?
    ¿Cómo puede hablarse de libertad sexual cuando aparece una chica o un chico guapo y biuen formado en un anuncio y comienzan a morder?
    ¿Cómo se puede tener educación sexual correcta si hace más de 20 años se daban clases en la tele proponiendo un programa que hablara de sexo y aún hoy siguen en las mismas sombras?
    ¿Cómo se puede hablar de sexo en una sociedad que incluso demoniza a los naturistas?
    ¿Cómo se puede hablar naturalmente de algo que permanece en la antinatura?

    14 agosto 2013 | 11:46

  6. Dice ser hay MIEDO sobre el sexo

    ¿Viste cómo censuraron en Youtube el video de Penélope Cruz?
    Y luego deseamos que se hable de sexo sin tapujos. Jajaja, qué buenos que somos intentando obviar nuestros MIEDOS.

    14 agosto 2013 | 11:47

  7. Dice ser incom2

    Totalmente de acuerdo. Y no llevamos aún ni dos años de legislatura retrógrada, así que en el peor de los casos aún nos quedan dos años y pico más para ver cómo estos desaprensivos nos devuelven al siglo pasado a golpe de sobre bajomano.

    No hay derecho.

    14 agosto 2013 | 11:48

  8. Dice ser Antonio

    Buenos dias Sole,

    Si me permite le cito algunos parrafos y le expreso mi opinión.

    “A mi alrededor hay casos que ejemplifican casi todos estos recortes. Conozco niñas embarazadas que se van a ver obligadas a abandonar sus estudios, que van a perder muchísimas oportunidades de trabajo para tener un mejor futuro para ella y para sus hijos o hijas, ya que con sólo 15 ó 17 años van a tener que cuidar de un bebé. Y me pregunto qué esta pasando.”

    Creo que ya todo el mundo sabe como se tienen los niños y como se evitan los embarazos, tambien sabemos el porcentaje de calentones e inconsciencia a esas edades, pero toda libertad conlleva una responsabilidad.

    “Me pregunto qué está pasando cuando veo que algunas amigas mías con intenciones de ser madres sólo por el hecho de ser solteras van a tener que ir a pagar su inseminación a centros privados, después de pagar durante años a la Seguridad Social, porque la misma Seguridad Social las discrimina.”

    Si no tienen problemas de salud o sanitarios, su situación o impedimento para ser madres viene determinado por una decision o forma de vivir suya, con lo que al no haber problema de salud, la sanidad no tiene nada que ver en su situación.

    “¿Nuestras autoridades han decididido que debemos tener más hijos e hijas? ¿Es porque la natalidad es muy baja en nuestro país o porque la mayoría de ellos comulga con la ideología católica apostólica romana que está en contra del control de natalidad y quiere imponerla al resto de la ciudadanía, seamos creyentes o no? ¿O sólo va en contra de la libertad sexual de las mujeres sin más? Parece que todo responde al deseo ferviente de que la mujer deje de tener el poder sobre su cuerpo, su mente y su futuro.”

    Creo que la forma de mejorar el indice de natalidad pasa mejorar la conciliación laboral y familiar, guarderias y demas cambios, no “obligando” a la gente a tener hijos.

    De todas maneras creo que tu enfoque “todo en contra de la mujer” es demasiado sesgado, y que si consiguieses alejarte mas del problema y verlo con una vision generalizada, verias que los recortes afectan a hombres y mujeres, pero tu solo te has fijado en la parte que os afecta.

    “Nuestro país va a contracorriente, dando pasos de gigante pero en sentido contrario al sentido común y en esta corriente se está llevando por delante,”

    Perdone pero este tipo de comentarios me exacerban un poco, ¿Quien dice lo que es de sentido comun o no? ¿Quien no opine como yo es malo o negativo?

    “Cualquiera diría que a algunos les molesta que tengamos más presencia, más posibilidades y protagonismo, incluso que estemos contribuyendo con nuestro trabajo, esfuerzo y dedicación a la mejora de nuestro país. Algunos se atreven a decir que si volviéramos a la cocina entonces habría trabajo para los hombres y se acabaría el paro… ¡Llevo semanas que no salgo de mi asombro!”

    Respecto a esto, no me alargare mucho, simplemente le recomendaria que leyese economia sobre oferta y demanda.

    Un saludo.

    14 agosto 2013 | 12:38

  9. Dice ser Extra

    Mi opinión es que las mujeres deben empezar a organizarse para encarar los tiempos que vienen. La crisis se ha empezado a cebar en ellas, al haber sido siempre un colectivo más vulnerable. Y yo creo que las cosas van a ir a peor. Las mujeres deben empezar a organizarse y a hacer mucha pedagogía para despertar conciencias entre ellas mismas. Si no, el retroceso está asegurado.

    14 agosto 2013 | 12:40

  10. Dice ser Fernando

    Es por una simple razon que seguramente no te gustara o no quieres ver xq estas en el lado bueno.

    El mismo derecho tienes tu a que la Seguridad Social te ayude en un embarazo sin un padre como a mi como hombre que me ayude a adoptar un nino huerfano como soltero.

    No tenemos el mismo derecho? y teniendo en cuenta que en mi lugar dare una vida mejor a un nino ya nacido y que esta solo.

    14 agosto 2013 | 12:44

  11. Dice ser quién inventaría el sexo, eso tan... tan natural.

    Ah, pero ¿hemos estado algun avez en a algún lugar adelantado del que temamos retroceder? Pero si la censura jamás nos ha abandonado…

    14 agosto 2013 | 13:20

  12. Los clichés no funcionan siempre en este asunto, en el que se enfrentan lo ideal y lo razonable, visiones distintas de cuándo comienza lo humano y hasta dónde llega la libertad de la mujer, un peso histórico de la tradición religiosa frente al ejemplo de tolerancia legal en la mayoría de países avanzados. Muchos ingredientes para el simplismo, zonas grises, sensibilidades heridas. Personas que lo tienen muy claro no se han visto en el dramático dilema. Hay quien no aprueba el aborto, pero tampoco que se encarcele a quien llega a esa situación. No puede ser simple la solución a un problema complejo.

    No es fácil debatir sobre el aborto tampoco dentro del PP. Buena parte de la derecha, la más laica, se echa las manos a la cabeza pensando en las consecuencias del plan de Gallardón para volver al aborto bajo prescripción médica rigurosa y sin aceptar como causa una malformación, por severa que sea. La idea de volver a ver a mujeres citadas al cuartelillo o sentadas en el banquillo chirría a muchos militantes y simpatizantes; también que se reabra el puente aéreo a Londres. Son muchos quienes no entienden que se abra ese frente, que no parece una prioridad de la ciudadanía, justo ahora, en un momento de emergencia económica y con demasiados conflictos abiertos.

    Los dos portavoces parlamentarios del PP, Alonso y Hernando, se han desmarcado abiertamente del plan de Gallardón; Cospedal evita apoyarlo; Rajoy y Santamaría no se mojan o son ambiguos. Luego aparece Fernández Díaz soltando eso de que “el aborto y ETA tienen algo que ver, pero no demasiado”. Faltaba la diputada Beatriz Escudero, que tuiteó lo de que hoy se defiende más “a los cefalópodos y mamíferos porque sufren” que a los no nacidos. La parlamentaria que fue apercibida por el partido no fue ella, sino Celia Villalobos, multada por ausentarse del Congreso para no votar una moción del PSOE contra la reforma de Gallardón.
    Tampoco es que la izquierda vea este asunto de una única manera. Fue el PSOE quien reguló el aborto en España las dos veces que se ha hecho. Primero en 1985, con Felipe González en La Moncloa, con la despenalización de tres supuestos: riesgo para la madre, malformación o violación. Los intentos de introducir el cuarto supuesto (el del “conflicto personal”) no cuajaron en 1995 porque acabó la legislatura sin su aprobación definitiva, pero Zapatero completó en 2010 el cambio de modelo e introdujo una ley de plazos. Con ella, el aborto es libre durante las primeras 14 semanas, condicionado a supuestos (riesgo para la mujer, malformación) hasta la 22 y restringido tras ese plazo a casos muy excepcionales (como un feto sin cerebro, condenado a morir al nacer) que evalúa un tribunal médico. Desagradó a algunos sectores socialistas la insistencia en definir el aborto como un derecho (la ley se refería en realidad al “derecho a elegir la maternidad”), porque prefieren verlo como un mal menor. Algunos (pocos) objetaron que las menores puedan decidir sin sus padres. Pero con el modelo de plazos en sí no hubo gran debate, porque se entendió que es el dominante en Europa. El más claro y transparente.

    Enredado el debate del aborto en las contradicciones entre quienes se supone decidirán la reforma, y con la izquierda y las organizaciones de mujeres dispuestas a dar la batalla, convendría al menos saber de qué estamos hablando. Con ese fin pretendo aquí aclarar algunas confusiones.

    1. Una ley más restrictiva evitaría miles de abortos. Falso. Ese titular apareció en un diario nacional pero no se sostiene. Una ley que impida abortar legalmente reduciría, obviamente, el número de abortos legales, pero aumentaría los clandestinos o en el extranjero. Un estudio de la OMS publicado en la respetada revista médica The Lancet en 2012 confirmaba que la tasa de abortos no es inferior, más bien al contrario, en los países que lo prohíben. Los abortos se practican allí en la clandestinidad con grandes riesgos sanitarios para la mujer. Pero se practican.

    2. Una ley de plazos es más permisiva que la de supuestos. Según como se mire. Es más permisiva en el sentido de que no obliga a la mujer a dar una justificación (la más socorrida era el riesgo psicológico) en abortos en el primer trimestre de gestación. Pero la ley de 2010 es mucho más restrictiva para practicar abortos en embarazos avanzados, al introducir el criterio de la viabilidad fetal. Esto implica que incluso en caso de riesgo grave para la madre, un feto de más de 22 semanas no puede ser eliminado si hay posibilidad de sacarlo adelante (porque la medicina ha mejorado mucho la supervivencia de los neonatos prematuros). Sin embargo, con la ley anterior podía alegarse riesgo psicológico en cualquier momento del embarazo, porque la sentencia del Tribunal Constitucional de 1985 que tanto invoca Gallardón eliminó los límites temporales al aborto por peligro para la madre. Si a usted no le parece lo mismo un aborto el primer mes de gestación que en el octavo, puede considerar la ley de plazos más garantista para el no nacido. Otro ejemplo: el Reino Unido tiene una ley de supuestos tan amplia que en la práctica es de plazos. Durante décadas ese país ha recibido a mujeres llegadas de otros países para acogerse a ella. Francia, Alemania o Italia tienen leyes de plazos.

    3. La reforma de Gallardón pretende volver al modelo de 1985. Incierto. El ministro ha hecho saber que no se considerará la malformación del feto como causa de aborto, lo que acaba con uno de los tres supuestos de esa norma. Además se plantea que cada aborto por riesgo para la madre sea acreditado por dos médicos ajenos al centro que practica el aborto, cuando con la ley de Felipe González era un único profesional, normalmente el de la clínica, el que certificaba el riesgo. Lo del riesgo psicológico era un coladero, sí. Todo el mundo lo sabía. Aznar no lo modificó en ocho años de Gobierno. ¿Cómo discutir que enfrentarse a una maternidad indeseada implica un problema psicológico?

    4. La ley de 1985 funcionaba bien. Dudoso. Funcionaba en el sentido de que hacía posible, gracias al coladero citado, que se practicaran los abortos por el cauce legal. El detonante de la reforma de 2010 fue la constatación de que la norma anterior no resolvía la inseguridad jurídica, como se demostró cuando una unidad de la la Guardia Civil citó a declarar a decenas de mujeres que habían abortado en la clínica Isadora, en un caso que el juez archivó tachándolo de montaje. Por otro lado, un reportaje de una televisión danesa desveló que una clínica de Barcelona atraía a personas de toda Europa para abortar fuera del límite de 22 semanas. Este caso sí llegó a juicio pero los delitos no pudieron probarse y acabó en absolución. En todo caso influyó en la decisión de fijar plazos más estrictos.

    5. Son las personas más incultas las que abortan. Lo dijo Escudero de forma rotunda y nada elegante, pero ningún dato lo constata. Las estadísticas del Ministerio de Sanidad indican que abortan mujeres de todas las edades, niveles de formación y perfiles socioeconómicos. Solo un 2,3% de los abortos corresponden a mujeres sin estudios; un 11% son de universitarias. Tampoco es demostrable con las cifras que el número de abortos sea más elevado en las clases más desfavorecidas, lo que no sería difícil de explicar en su contexto social. El dato que sí es constatable es que las inmigrantes recurren al aborto más que las españolas: un 40% de los abortos son de extranjeras, una proporción muy superior a su peso en la población.

    6. El aborto lo deben decidir los médicos de la sanidad pública. Complicado. El empeño de Gallardón por asegurar que todo aborto responde a un criterio médico es uno de los asuntos más conflictivos de la reforma. ¿Está el sistema sanitario público preparado para participar, con un diagnóstico previo por partida doble, en decenas de miles de intervenciones cada año? En la sanidad está extendida una especie de objeción de conciencia tácita, que ha desviado casi todos los abortos al sector privado, aunque no se dispone de un registro general de objetores, así que se desconoce cuántos aceptarían participar en ellos. El asunto de fondo es que esta reforma trasladaría la responsabilidad final, la decisión última, de la mujer a su médico. ¿O tendría una mujer que peregrinar de doctor en doctor hasta que alguno avale lo que está decidida a hacer en cualquier caso? Sin duda lo encontraría.

    7. Las mujeres no irán a la cárcel con la nueva ley. El ministro de Justicia lo afirma con grandilocuencia. Lo cierto es que las mujeres que abortan no iban a la cárcel con la ley de 1985 ni pueden ir con la de 2010, así que no se ve la novedad. La ley vigente sólo prevé multas para la mujer por aborto ilegal, no así para el médico. Incluso con una ley más dura puede ocurrir que no vayan a la cárcel si no tienen antecedentes, porque la condena máxima sea inferior a dos años de prisión, lo que no evita que se enfrenten a un proceso penal. Eso se quería evitar con la ley de 2010. Porque no beneficia a nadie ni repara nada: a un trauma añade otro.

    8. Se protege más la vida animal que la del embrión humano. Lo dijo esta semana en Twitter Beatriz Escudero (refiriéndose al cefalópodo) y hace unos años lo decía la Conferencia Episcopal, con aquella campaña del lince que estaba más protegido que un niño talludito. Proteger el medio ambiente y la vida animal, en especial de especies amenazadas, es algo propio de países avanzados. Regular el aborto para que el fenómeno se encauce por vías legales también lo es. El lince ibérico es una especie autóctona, una riqueza de nuestro ecosistema, que gracias a los esfuerzos científicos se está salvando de la extinción. En los restaurantes se fríen cefalópodos (calamares, pulpo, sepia) todos los días y se sirven en un plato a quien quiera comérselos. ¿Qué demonios tiene eso que ver con que haya mujeres que se enfrentan a un embarazo indeseado?

    9. ETA y el aborto tienen poco que ver, algo sí, pero no demasiado. Supongo que lo que quiso decir Fernández Díaz es que ambos fenómenos causan muertes de personas. La afirmación es muy propia de ese discurso político que detesta los matices y adora los mensajes simples. Y entonces todo es lo mismo: los nazis que los escraches; los terroristas que su víctima Eduardo Madina; Hitler y Stalin que Artur Mas. Con esa visión es el mismo pecado cortar un embarazo que poner un coche-bomba. Coherente con lo que se oye.

    10. Existe una violencia estructural que empuja a las mujeres a abortar. Otro argumento de Gallardón necesitado de más explicaciones. Si quiere decir que las mujeres deciden sobre su embarazo coaccionadas, tendría que detallar por quién. Si lo que afirma es que hay circunstancias que presionan a favor del aborto se nos ocurren muchas: paro, precariedad laboral, falta de acceso a la vivienda, recorte de ayudas sociales de todo tipo, despidos fáciles, empobrecimiento, impago escandaloso a cuidadores de dependientes… Ninguna de esas variables ha ido a mejor con el Gobierno de Rajoy.

    11. El número de abortos es muy elevado en España. Esto sí es cierto. 118.359 abortos en 2011 no son una cifra menor (María R. Sahuquillo detalla los datos en este artículo). Era igualmente elevada antes de entrar en vigor la ley de plazos, y son factores demográficos (mujeres en edad fértil) y socioeconómicos (migraciones, crisis) los que explican mejor las variaciones anuales. Estamos en torno a 10 abortos al año por cada 1.000 mujeres, cifra que se sitúa en la media europea según un estudio de 2011 de la revista internacional de ginecología BJOG. Países con leyes flexibles para el aborto como Holanda están muy por debajo de las tasas españolas, en 7 por 1.000; los países de Europa del Este tienen los registros más altos de la Unión. Cifras abultadas en cualquier caso.

    Si queremos reducir ese número de abortos, y creo que muchos apoyamos ese objetivo, ¿qué debemos hacer? ¿Reformar la legislación penal? ¿O apoyar de verdad la maternidad? ¡Si están desmantelando los servicios sociales! ¿Mejorar la educación sexual, educar en valores? ¡Si lo consideran adoctrinamiento! Quien espere resolver este problema llamando a la castidad no sabe en qué mundo vive. Y el que crea que el BOE persuadirá a muchas de abortar equivoca el tiro. ¿Están (estamos) contra el aborto? Promovamos un sexo responsable sin puritanismos. Y hagamos más fácil la vida de quien elige tener un hijo.

    Por: Ricardo de Querol | 10 de mayo de 2013

    14 agosto 2013 | 13:59

  13. Esta semana alguien me preguntó si el feminismo seguía siendo necesario en los tiempos en los que vivimos.
    El argumentario para justificar la no necesidad del feminismos en nuestra sociedad actual fue el que he escuchado miles, por no decir millones de veces: Que si la Constitución y su artículo catorce, que si la “discriminación positiva” que se está dando, que si las mujeres somos unas maltratadoras psicológicas, que pretendemos que nos “mantengan”, que si hay tantas denuncias por violencia de género es por los medios que exageran mucho y sólo sacan los casos de mujeres pero también hay hombres maltratados y no salen en los telediarios, que si los “pobres hombres” se encuentran acorralados y ya no saben cómo relacionarse con nosotras porque temen ser denunciados a la mínima broma que nos pueden gastar,…y así un largo etcétera.
    Aseguro a quien pueda leer esto que hice un ejercicio de paciencia voluntaria para escuchar (de nuevo) este argumentarlo por ver si alguna novedad pero sólo había una y no estaba en el mensaje, sino en quien lo sustentaba: Una mujer joven, de unos apenas veinte años.
    Y voy a comenzar mi respuesta diciendo lo mismo que le dije a ella: que soy feminista por convicción y que mi pretensión es que los derechos humanos de hombres y mujeres sean realmente los mismos en todas partes y desmaquillar y desnudar las desigualdades para hacerlas visibles y corregirlas. Que no me vale el llamado “derecho natural” que justifica que somos diferentes porque la naturaleza nos ha hecho diferentes.
    A partir de ahí intenté (creo que sin mucho éxito al menos de inmediato) explicarle a esta joven que el feminismo no sólo era necesario, sino que es imprescindible si realmente nos creemos que somos una sociedad democrática.
    Y es necesario porque aunque no se quiera ver, seguimos tratando de forma desigual a niñas que a niños incluso antes de nacer, porque nos socializamos de manera desigual y por tanto asumimos roles desiguales. Porque el patriarcado pervive en cada rincón de nuestra mente e incluso de nuestros corazones permitiendo incluso que haya gente que justifique la mayor de las desigualdades: el terrorismo machista. Porque sigue habiendo instituciones como la iglesia católica que niega explícitamente derechos a las mujeres y sigue considerándonos como subsidiarias de los hombres, y otras como la RAE que considera, a través de sus definiciones, que las madres no engendramos sólo parimos. Porque se siguen pisoteando nuestros derechos y libertades, como por ejemplo nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y nuestra maternidad. Porque se nos siguen relegando a puestos de segunda o tercera categoría en los espacios de toma de decisiones. Porque seguimos cobrando menos por realizar el mismo trabajo. Porque aunque las aulas universitarias están llenas de mujeres, son los hombres quienes las dirigen. Porque aunque las mujeres tenemos una mayor expectativa de vida, los estudios sobre salud se siguen realizando mayoritariamente sobre los hombres. Porque la historia nos sigue ocultando las obras de arte y aportaciones de todo tipo realizadas por mujeres. Porque nuestros cuerpos de mujeres son utilizados como campos de batalla allá donde los hombres lo deciden, sea en un conflicto armado o en un conflicto de pareja. Porque nuestros cuerpos de mujeres son secuestrados y maltratados para ser explotados sexualmente en otros países o lugares del mundo. Porque los derechos humanos de las mujeres son pisoteados sistemáticamente en muchas zonas del mundo e incluso de nuestro mundo particular. Porque en los espacios simbólicos que nos imponen ya existe toda esa desigualdad y violencia simbólica o estructural desde antes de nacer. Porque la pobreza de ceba en mujeres y niñas. Porque nos matan por ser mujeres.
    Y así muchísimos argumentos más que se podrían resumir en uno: Mientras exista una sola mujer en el mundo a quien hayan pisoteado uno sólo de sus derechos humanos, el feminismo no sólo será necesario, será imprescindible.
    Tere Mollá
    21/01/2013

    14 agosto 2013 | 14:05

  14. Dice ser Miguel

    @¿sigue siendo necesario el feminismo?
    ¿Podrías explicar a que te refieres con terrorismo machista? No ha quedado claro en tu texto.
    respecto a lo de los salarios menores en las mujeres en un mismo puesto de trabajo sólo decir que nunca he visto algo así, y si sucede es ilegal y debería ser denunciado. La llamada brecha salarial surge de hacer la media aritmética de todos los salarios de los hombres y compararla con la de todos los salrios de la mujeres; ahí si que se ve diferencia y eso es por ejemplo porque hay más directivos que directivas (debido a que en los puestos senior ya se tiene una edad y no hay muchas mujeres de esas edades que tengan la misma formación, en el futuro se irá igualando), a que los trabajos que más exigen físicamente y por lo tanto se pagan mejor son realizados en su gran mayoría por hombres ( minería, siderurgia, construcción, pesca…) y ahí no veo que se exijan cuotas igualitarias.
    Una vez más se repiten las mismas mentiras y lo peor es que la gente se las acaba creyendo.

    14 agosto 2013 | 17:54

  15. Dice ser Sevillona

    Mi opinión se reduce(considerándome feminista y estando de acuerdo con Sole en general), en que al aborto, que es un drama siempre, debe ser libre dentro de unos plazos, que los anticonceptivos, si no son sufragados por la S.S, al menos deberían ser baratísimos y que la inseminación artificial, si no es por motivos médicos, se la debe costear cada cual.

    15 agosto 2013 | 11:53

  16. Dice ser Miguel

    Opino igual que tú Sevillona.

    15 agosto 2013 | 18:04

  17. Dice ser Kastan

    Demasiadas vueltas le están dando al tema; el mensaje de la autora es claro, y además totalmente comprensible: nos gobiernan retrógrados, que además están vulnerando la ley.

    Es muy fácil de probar. Un simple ejemplo;

    Artículo 14 de la Constitución Española: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

    Noticia: Solteras y Lesbianas deberán pagar la reproducción asistida. Las demás no.

    Más claro agua; son datos objetivos. Si los negais es que sufrís un grave sesgo ideológico.

    16 agosto 2013 | 09:05

  18. Dice ser Extra

    El Feminismo será necesario mientras la Humanidad viva bajo una cultura patriarcal, pues incluso si hay avances, habrá retrocesos en cualquier momento. El Feminismo hoy es más necesario que ayer, pues la crisis se cebará más en las mujeres que en los hombres. Y también es más necesario que nunca porque el Patriarcado está arrastrando a la Humanidad a la destrucción. El Feminismo es una de las respuestas a la crisis que atraviesa la Humanidad. Y si en un país se aboliese el Patriarcado, todavía quedaría el resto de la Humanidad. Así que tenemos feminismo para rato.

    16 agosto 2013 | 14:16

  19. Dice ser Miguel

    EXTRA
    Tu esas cosas las recitas de memoria, no? Carecen de sentido y parecen copy & paste de algún panfleto.
    Yo sigo sin entender porque decís que la crisis se ceba más en las mujeres, cuando en mi opinión afecta a todos por igual, no entiende de géneros.
    Lo de que el actual gobierno es retrógrado estoy de acuerdo, tan solo hay que ver las leyes de educación, reforma laboral, reforma de la ley del aborto…
    Dejaros de victimismo las feministas, que somos todos los que estamos siendo jodidos por esta crisis y los recortes de este gobierno, sin embargo no veo a asociaciones de hombres quejarse sólo de los que nos afecta únicamente a nosotros, hay que actuar conjuntamente mirando por los derechos de todos y no por los derechos de solo una parte (MAS DE LA MITAD) de la población.

    17 agosto 2013 | 13:26

  20. Dice ser Maria

    Iba a opinar, pero Sevillona lo ha expresado mucho mejor de lo que yo lo haría. E incluso diría que la inseminación artificial la pague cada uno incluso aunque los motivos sean médicos. Se puede adoptar, la inseminación sólo es para satisfacer no sé qué necesidad de que el niño tenga los genes de uno. Sí creo que las adopciones deberían ser más baratas y sencillas. Si los padres (o sólo padre o sólo madre) son aptos, que no cueste un montón de tiempo y dinero adoptar.

    18 agosto 2013 | 23:16

  21. Dice ser Sara

    Sostengo la misma opinión que Maria: más facilidades para la adopción reducirían el número de abortos tras un embarazo no deseado y a su vez ayudaría a ser padres a todo el que quisiera y fuera apto para serlo, independientemente de su situación sentimental o sexo.

    21 agosto 2013 | 16:00

  22. Dice ser susi

    La maternidad, tal y como está concebida y gestionada en la mayor parte del mundo es una trampa y una carga para las mujeres. Si, así de claro. Las q sois madres y muchas q no lo sois me vais a saltar a la yugular: q si es lo más bonito del mundo, q si tal y cual…No dudo q tenga facetas muy bonitas, pero lo cierto es q ha sido y sigue siendo la causa de nuestra opresión y desigualdad. La maternidad tal y como está concebida en la mayoría de la sociedades supone q la mujer es la cuidadora casi en exclusiva, q tiene q dejar todo por ser madre, renunciar a ascensos e incluso renunciar al trabajo. Esto coloca a las mujeres en una posición dependiente y subordinada.
    Y al lorito, q ahora con la nueva ley de custodia compartida q quieren sacar te puedes encontrar con q has sido tu la q se ha ocupado del crío, mientras el papa le hacía un par de gracias al nene al volver del trabajo y con eso ya ha cumplido, y a pesar de todo la ley os trata como si os hubierais ocupado por igual, dando la custodia compartida.
    Tenedlo claro, por muy duro q suene: la maternidad (salvo excepciones) es el lugar más peligroso en el que podemos estar las mujeres. (excepto en algunos países como Noruega, Suecia, Dinamarca y poco más, donde realmente se apoya y respeta la maternidad).
    No os dejéis llevar por los cantos de sirena de lo maravilloso que es ser madre. Lo q merece una sociedad como la nuestra, q pretende encerrar a la mujeres en casa para acabar con el paro es una huelga total y absoluta de vientres. Evitad tener hijos, marcharos a países donde haya más oportunidades o si os pica el gusanillo como muchísimo uno. Si no, os vais a ver cubiertas de mierda hasta las cejas

    29 agosto 2013 | 10:14

Los comentarios están cerrados.