BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Un chef británico denuncia la tiranía estética que se aplica a los alimentos

Cerca de un tercio de la comida producida para el consumo humano se desperdicia en el mundo, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Este despilfarro se debe en gran medida a que muchas frutas y vegetales no cumplen con los estándares de belleza establecidos por los supermercados, que se niegan a comprar a los productos que se alejen de la norma.

El chef británico Hugh Fearnley-Whittingstall describe, en la BBC, cómo es la situación en el Reino Unido y que pueden hacer los consumidores de todo el mundo si quieren revertir esta tendencia.

Señala que a lo largo de los años ha sido testigo de escenas bastante deprimentes en la industria de la alimentación: condiciones deplorables en los criaderos de pollos, leyes de pesca absurdas de la Unión Europea y un sinnúmero de otros disparates.

“Puede que los tubérculos no despierten en nosotros los mismos sentimientos que los pollos o los peces –añade-, pero ver cómo una granja en el este de Inglaterra tiraba a la basura 20 toneladas de chirivías (una hortaliza muy parecida a la zanahoria), solo porque su aspecto no era lo suficientemente bonito, sigue siendo una de las cosas más impactantes que jamás he visto”.

BBC_hughparsnips

“No era un costal lleno, era una montaña colosal de chirivías. Una cantidad suficiente como para llenar 300 carritos de supermercado. Y, quizá más importante aún, para alimentar a 100.000 personas con una porción generosa”.

El chef afirma que esta verdura no tenían nada malo. “De hecho, eran hermosas. Me hubiese encantado cocinarlas. No eran impecables ni se ajustaban a la imagen de la chirivía perfecta. Pero para mí todas eran fantásticas”. Sin embargo, el supermercado las consideró insuficientes: no cumplían los “estándares cosméticos”.

zanahoria_624x351_thinkstock_nocredit

“No eran chuecas, ni deformadas, ni estaban golpeadas. Simplemente se alejaban -a veces por una diferencia de milímetros- del extraño catálogo de especificaciones que define qué es lo que nosotros, los clientes, esperamos de una chirivía, aunque nadie nos haya preguntado”.

En la granja Tattersett se tira entre un 30% y 40% de la cosecha de tubérculos. Así que no es sólo una pérdida terrible de alimentos, sino también un desastre económico para los productores, dice Hugh Fearnley-Whittingstall.

Aproximadamente, un tercio de la comida que se produce en Reino Unido no se come por la razón estética. Los supermercados pueden decir que los consumidores solo aceptan zanahorias perfectamente rectas y manzanas sin ninguna mancha. Pero yo no me lo creo ni tampoco Tristram Stuart, miembro de Feedback, una organización en contra del despilfarro que desafía a los supermercados y sus estándares estéticos.

“Tenemos pruebas de que la gente está feliz de comprar estos productos”, dice en referencia a los vegetales discriminados.

“Cuando les conviene, los supermercados los venden. En años de malas cosechas, los estándares se relajan y se les pide a los productores que incluyan los productos con algunas manchas o un poco torcidos, que normalmente serían rechazados. Por supuesto, nadie se da cuenta”.

Fearnley-Whittingstall también responsabiliza a los consumidores. “Nosotros, seguramente, tenemos la misma responsabilidad que las grandes empresas por desechar comida en buen estado.No creo que lo hagamos adrede. A la mayoría de nosotros, ver grandes cantidades de comida destruida innecesariamente nos haría sentir extremadamente incómodos. El problema es que no lo vemos”.

Fuente: BBC Mundo

3 comentarios

  1. Dice ser Hemos Visto

    La verdad es que hemos trastornado el mundo en que vivimos, donde la belleza está por encima del resto de cosas. En nuestro país, el primero en solo querer frutas y hortalizas perfectas fue El Corte Inglés (patético, ni que ellos fueran perfectos), y después vinieron todos los chefs y supuestos cracks de la Tvcocina.

    ¿Dónde ha quedado la comida sencilla y sana?

    http://hemosvisto.blogspot.com/2014/08/chef.html

    23 noviembre 2015 | 10:05

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Si la gente criase lo que,consume, no tendría tantas manias al saber el trabajo que cuesta cultivar un campo.

    Clica sobre mi nombre

    23 noviembre 2015 | 12:35

  3. Dice ser Lico

    Toda la razón tiene este chef. Tirar la comida es un pecado de los más grandes que se pueden conocer sobre todo por que mas de la mitad del planeta se muere de hambre o tiene problemas alimenticios.

    23 noviembre 2015 | 13:33

Los comentarios están cerrados.