María Montesinos, ganadora del premio Escritores por la Historia: “El siglo XIX nos definió como la sociedad que somos”

La escritora María Montesinos FOTO: (c) Asis G. Ayerbe

La periodista María Montesinos recogió este viernes el premio de Novela Histórica Escritores por la Historia por Un destino propio (Ediciones B, 2021) en el MIRA Teatro de Pozuelo de Alarcón, dentro de la Semana de Novela Histórica que celebra el municipio madrileño. La escritora ha obtenido este premio, que reconoce al mejor autor debutante en el género histórico publicado en el año anterior, con la primera novela de la trilogía que está creando sobre las mujeres españolas en el siglo XIX y cuya segunda novela, Una pasión escrita, está actualmente promocionando.

Lo primero, enhorabuena por el premio, ¿qué se siente al recibir un galardón así con su primera novela histórica publicada?

Muchísima emoción. Primero, porque me lo han otorgado otros escritores de novela histórica con una larga trayectoria a sus espaldas y segundo, porque antes de sentarme a escribirla, nunca pensé que pudiera escribir novela histórica.

Su novela reivindica el papel de la educación femenina y las mujeres en el siglo XIX, ¿la novela histórica debe ser capaz de dar a conocer a aquellas mujeres tantas veces silenciadas por sus cronistas contemporáneos y por los historiadores posteriores?

Yo pienso que sí, sobre todo, porque hasta ahora hemos conocido la Historia desde la perspectiva masculina, que lo ha dominado todo, el relato, la visión y a sus protagonistas. Ahora debemos poner el foco en todas esas mujeres excepcionales que existieron aunque no aparecían en los ensayos ni en los manuales de texto ni protagonizaban novelas, e iluminarlas para poder contar sus historias y el momento histórico desde ese punto de vista.

Cuando se escribe sobre el siglo XIX español, ¿la sombra de Galdós no resulta demasiado alargada?

¡Lo es! (Risas). Impone mucho, pero al mismo tiempo, su obra es imprescindible y enriquecedora para cualquiera que desee reflejar ahora ese siglo. Sin él, sin sus personajes masculinos y femeninos, sin el retrato que hace de la sociedad de aquella época, me habría sido más difícil entenderlo.

¿El siglo XIX español necesita de más literatura histórica, de visión más actual, escritas desde el hoy?

Yo, desde luego, pienso que sí. Es un siglo apasionante, pero al mismo tiempo, muy desconocido para la gente normal, como yo; tal vez, porque resulta tan convulso, tan cambiante, tan complejo, que es imposible estudiarlo bien en el colegio y, luego, ya de adultos solo nos queda una vaga noción de lo que fue. Al menos es la impresión que tengo. También es cierto que en el mundo académico ha sido un siglo muy estudiado y analizado hasta el más mínimo detalle. No sé por qué hay poca novela histórica ambientada en ese siglo, y menos aún, en la época de la Restauración monárquica: precisamente porque fue un siglo tan conflictivo, ofrece un material estupendo para cualquier novelista actual.

¿El siglo XIX todavía marca la actualidad en este país?

No sé si marca la actualidad, pero sí marcó la Historia de nuestro siglo XX. Y no solo eso, sino que además, para bien o para mal, nos definió como la sociedad que somos ahora en aspectos como la política, la configuración territorial, la influencia de la Iglesia, la ciencia, la cultura y la educación, entre otros. Todos deberíamos conocerlo mucho mejor, y no solo me refiero a los grandes acontecimientos históricos, también a la vida cotidiana, a las historias de la gente, sus preocupaciones y conflictos, para entender mucho de lo que somos ahora.

En su última novela, Una pasión escrita, trata el mundo de las pioneras y pioneros del periodismo en España. Usted, que es periodista, ¿se ha sentido identificada con sus personajes? ¿El mundo de aquel periodismo no está demasiado romantizado? ¿Podría aprender el periodismo actual algo de aquel tiempo?

Todos mis personajes tienen algo de mí, eso seguro. Tanto Victoria, la protagonista femenina que se rebela ante la discriminación de las mujeres en la cultura y la prensa, como Diego, el joven idealista que da sus primeros pasos como redactor en los diarios más importantes del momento y descubre las grandezas y los vicios del oficio.

Visto desde el momento actual del periodismo, que dispone de tantos recursos técnicos para reflejar la actualidad al segundo en cualquier parte del mundo, es posible que aquel periodismo “artesanal” se vea un tanto romantizado, pero no creo que la idea proceda de ahí, sino de su propia naturaleza, de su razón de ser en las sociedades modernas: los periodistas trabajaban —trabajan, todavía— por descubrir la verdad frente a quien deseaba ocultarla o tergiversarla, por ser el contrapoder que vigilaba a los poderes del Estado, por contar lo que ocurre allí donde nadie estaba para contarlo. Creo que desde el principio, fue eso lo que hizo del periodismo un oficio vocacional y se rodeó un aura romántica que hoy en día, quizás solo perdura en los corresponsales de guerra.

¿Qué ha cambiado estos años intensos a María Montesinos como escritora? ¿Es muy diferente a la autora que se autopublicaba?

He cambiado poco. Mi actividad sigue siendo la misma: escribir. Y mi exigencia también. Lo que ha cambiado es la proyección pública que tienen ahora mis novelas frente a la que tenían cuando era una autora autopublicada que vendía solo en plataformas digitales. Eso es obvio. Son dos modelos distintos, cada uno con sus cosas buenas y sus cosas malas, pero yo soy la misma escritora.

Está construyendo una trilogía sobre las mujeres de aquella época, con Un destino propio y su última obra, Una pasión escrita. Educación y periodismo, ¿Está trabajando en la tercera ya? ¿Sobre qué tema versará?

Sí, ya estoy con la tercera historia. Está ambientada también en aquella década de 1880, y los personajes principales son los mismos que en Una pasión escrita, pero será otro escenario distinto, otro momento histórico muy interesante, con personajes diferentes. Hasta ahí puedo contar.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

Los comentarios están cerrados.