20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘devil may cry’

Hitman, Far Cry, DmC: replanteando franquicias

Entre la tediosa repetición de ideas en forma de remakes, precuelas y secuelas, y el riesgo y la incertidumbre de crear IPs desde cero, existe un término medio que últimamente está dando muy buenos resultados: el replanteamiento de sagas clásicas. No se trata de rupturas totales con el pasado sino de lavados de cara —nunca rediseños radicales— que le dan un aire nuevo a lo viejo.

Mientras que títulos como Resident Evil 6 no han logrado transmitir la sensación de evolución que muchos deseaban (por mi parte, creo que las críticas negativas fueron exageradas), otras franquicias sí han dado en el clavo de un modo u otro. Ese es el caso de Assassin’s Creed III, un juego que no abandona el continuismo pero que desprende un aire muy diferente a sus predecesores gracias, entre otras cosas, a la ambientación, los espacios abiertos, las batallas navales, el contexto histórico y su profunda relación con la trama.

DmC artwork

Otra saga que ha salido más que beneficiada en los últimos meses ha sido Hitman. Con Hitman Absolution, el personaje de Eidos (y por primera vez en manos de Square Enix) se ha encontrado con su aventura de acción perfecta. El primer juego de la marca desarrollado específicamente para la actual generación de consolas hace olvidar las entregas de PS2 y Xbox. Al menos, así ha sido para mí, ya que ningún Hitman hasta el momento había logrado atraerme.

Nuevamente, más que de cambio hay que hablar de perfeccionamiento: excelente diseño de niveles, elementos que lo hacen muy rejugable, sobresaliente nivel técnico, dificultad desafiante y una perfecta mezcla de exploración, sigilo y acción.

Muy parecido es el caso de Far Cry 3, que alcanzado sus mayores niveles de calidad con una tercera entrega que ya podemos situar entre los mejores sandbox en primera persona que han visto la luz hasta el momento. La calidad del título de Ubisoft Montreal ha ganado además una batalla adicional, un enfrentamiento contra los jugadores recelosos que no quedaron nada satisfechos con Far Cry 2.

Las características de Far Cry 3 —ese juego que nos deslumbró por primera vez en el pasado E3— bailan siempre entre el notable y el sobresaliente. Es grande, enorme, muy variado (con muchas misiones secundarias, armas, habilidades, vehículos), divertido, un buen modo multijugador, editor de mapas y un nivel gráfico festacable. ¡Reconciliación conseguida!

El caso más reciente de “replanteamiento” es el de la saga Devil May Cry, que ha vivido un reinicio con el recién lanzado DmC. En este caso, los cambios han sido bastante más significativos que en los casos anteriores y, quizá por ello, también más polémicos. El cambio de estética y el rediseño de Dante generó desde el principio mucho revuelo, lo que llevó a Ninja Theory a decir que en realidad se trataba de un Dante de otra dimensión y no del carismático héroe original de la saga de Capcom.

Dejando a un lado las críticas furibundas, lo cierto es que DmC ha acabado siendo un fantástico juego de acción en tercera persona. Se mantiene el concepto de hack and slash con algo de plataformeo, pero siempre con el ritmo frenético y el espectáculo visual que Ninja Theory le da siempre a sus juegos. Además, la modernidad estética sustituye a la atmósfera gótica de los Devil May Cry anteriores. La variedad de desafíos y los extras también cuentan como puntos a favor de un título que, guste o no guste, supone innegablemente una evolución de la franquicia mucho mayor de lo que supuso Devil May Cry 4.

Este replanteamiento de franquicias clásicas parece no acabar aquí. Este mismo año, entre los títulos más esperados, se encuentran un buen puñado de lavados de cara: la joven Lara Croft del prometedor nuevo Tomb Raider, el violento Raiden de Metal Gear Rising: Revengeance, o el pasado distópico —y esta vez aéreo— de Bioshock Infinite. Algo más continuistas parecen a simple vista God of War: Ascension, Dead Space 3 y Gears of War: Judgement. Ya veremos…

Donde dije “digo” digo “Dante de otra dimensión”

Los clientes, actuales y potenciales, cada vez tenemos más poder sobre las empresas. Internet lo está democratizando todo. Cualquiera puede dar su opinión y, debido a la fuerza que ésta adquiere en la Red, es escuchada. Los tiempos han cambiado. Si una compañía hace algo que no gusta, no puede solucionarlo simplemente ignorando el problema, ahora debe responder o asumir las consecuencias.

Cierto es que muchas desarrolladoras siguen haciendo caso omiso a las quejas y súplicas de los jugadores, pero cada vez es menos frecuente. Como poco, se esfuerzan en justificar sus decisiones. Sin duda, uno de los casos más memorables es el de InFamous 2. Tras el aluvión de críticas que recibió el rediseño de Cole, el protagonista del juego, el estudio Sucker Punch decidió dar marcha atrás y devolverle el look que poseía en la primera entrega.

El caso más reciente de “tranquilos, chicos, os escuchamos” lo ha protagonizado Ninja Theory hace sólo unos días. Vale, no han cedido a las peticiones de los fans, pero sí han intentado restarle importancia al polémico rediseño sufrido por el chulesco Dante (tal vez por petición de la propia Capcom). Supongo que habrán pensado “¿cómo podemos hacer que la gente no saque de quicio lo del rediseño sin tener que tirar todo el trabajo realizado a la basura?”. La solución es sencilla: DmC se desarrolla en una dimensión diferente a la de los cuatro títulos previos.

Puede que no sea la solución más elaborada que se pueda imaginar, pero si en el mundo del cómic funciona… ¿por qué no en los videojuegos? En Marvel son unos expertos en el tema. Si algo no encaja, no gusta o es un disparate, se saca de la línea canónica y a vender, que son dos días. Quién sabe, lo mismo a alguna compañía le hace gracia la idea y comienza a lanzar versiones distorsionadas de sus franquicias (el Killer Freaks from Outer Space de Ubisoft es un poco esa idea).

El caso es que Capcom, hace ya un año, aseguró que el cambio de aspecto de Dante buscaba en parte generar polémica para darle más visibilidad al título. Es cierto que DmC está recibiendo mucha más atención mediática que la que habría recibido un Devil May Cry 5 continuista pero, a día de hoy, aquellas declaraciones me parecen más bien un intento de la compañía para salir del paso. Si no, ¿a qué vendría esto de la dimensión alternativa?

Supongo que muchos se habrán quedado tranquilos al saber que DmC no aspira a ser ni una precuela, ni un remake ni un reinicio de la serie. A mí este dato me parece bastante irrelevante. Si el rediseño de Dante daña la imagen de la marca, lo mismo da cuál sea la justificación argumental para el mismo.

Eso sí, la situación le está proporcionando a Capcom una oportunidad inigualable para dar un gran golpe de efecto. Independientemente de la acogida que tenga DmC (verá la luz el año que viene para PS3 y Xbox 360), cuando en un futuro se anuncie un Devil May Cry 5 con el “viejo” Dante como protagonista, la respuesta de los fans va a ser orgásmica. Vosotros aún no lo veis, pero el hype ya está ahí, en el horizonte.

¿A vosotros os convence la explicación de la dimensión alternativa?

Juegos viejos, diversión actual

Se acabó el periodo vacacional, se acabó una larga y relajante temporada en la que he tenido tiempo de coger fuerzas y de jugar bastante. Cinco juegos han acaparado casi toda mi atención, pero no han sido ni Super Mario Galaxy 2, ni Starcraft II, ni Dragon Quest IX ni ningún otro juego actual. Éstos me los reservo para septiembre.

El verano lo he aprovechado para saldar cuentas pendientes (y tengo muchas), para jugar a esos “must have” a los que jamás jugué o que sólo probé durante un par de horas. Hay títulos que se deben jugar… y ha llegado el momento de hacerlo. Os cuento con qué me he divertido en agosto:

Half-Life (PC)

La plataforma con la que tengo más deudas pendientes es, sin lugar a dudas, el ordenador. Tardé muchos años en tener un PC decente y, por tanto, mi infancia y juventud estuvieron más marcadas por las consolas que por los ordenadores. ¿Y qué mejor forma de congraciarse con el PC que jugando a esta maravilla? Me lo descargué hace unos meses de Steam, aprovechan una oferta que ofrecía packs completos de juegos con descuentos de hasta un 70%.

No pude tomar mejor decisión. He corroborado que Half-Life es una joya. No lo dudaba, pero comprobarlo no es lo mismo que simplemente saberlo. Para mí ha supuesto un auténtico placer descubrir que este shooter subjetivo es muchísimo más que un “mata. mata” sin control, es una aventura, una aventura muy inteligente, con muchos puzles y momentos de acción que debemos afrontar con mentalidad estratégica. Además es largo, larguísimo (varias veces creí haber llegado al final y varias veces erré), muy variado y con una historia que se adapta a la perfección al desarrollo. ¿No lo has jugado? ¡Hazlo!

Paper Mario (Nintendo 64)

No se puede decir que Nintendo 64 tuviera una cantidad inabarcable de juegazos. Sin embargo, a pesar de haber sido en su día propietario de una (que aún conservo bien guardadita bajo la cama), me quedaron algunos juegos importantes sin probar. Paper Mario es uno de ellos. Ahora, gracias a la consola virtual de la Wii, he tenido la oportunidad de saldar esta deuda pendiente. Mi veredicto es positivo: me ha sorprendido descubrir que el título es un digno heredero de aquel viejo Mario RPG de Super Nintendo que abrió una brecha enorme entre Nintendo y Squaresoft.

De aquella primera incursión de Mario en el género rolero se conservan algunas cosas, como los comandos de acción que otorgan bastante dinamismo a las batallas por turnos (da a tal botón en determinado momento, mueve el stick . La historia, pese a plantear el típico secuestro de la princesa Peach, tiene toques muy simpáticos, personajes con carisma y tramas secundarias bastante curiosas. Además, el juego tiene una longitud considerable. Si eres de los que buscan, rebuscan, leen y releen todo (como es mi caso), la aventura puede llegar fácil a las 40 horas de juego.

Gears of War (Xbox 360)

Muy poco tiempo de mi vida le había dedicado a esta saga, demasiado poco. Este verano me he resarcido y, del mismo modo que me ha pasado con Half-Life, he comprobado que no es lo mismo saber que algo es bueno que disfrutar plenamente de lo bueno que es. Pese a estar protagonizado por tipos vigoréxicos sin demasiada facilidad de palabra pero sí de gatillo, el juego dista mucho de ser un producto realizado por y para descerebrados. Gears of War es una oda a los juegos de acción del mismo modo que Rambo lo es a las películas del mismo género.

Lo que más me ha impresionado a sido el modo cooperativo. Raro es el juego que no gana enteros en un modo para dos jugadores, pero el Gears se lleva la palma. El multijugador no es un mero añadido sino uno de los puntos fuertes de la aventura. Todo está perfectamente medido para que la cooperación sea fundamental, ingeniosa y, por ende, generadora de grandes satisfacciones y múltiples choques de mano con el compañero. Los momentos de “tu avanzas, yo te cubro”, la separación por varios caminos, el práctico sistema de cobertura, los toques de variedad que ofrecen las diferentes armas, momentos como el uso de un vehículo de guerra o el tránsito por zonas oscuras en las que hay que generar focos de luz… Todos los sobresalientes recibidos por este juego son merecidos.

Devil May Cry (PlayStation 2)

En su día apenas jugué un par de horas a Devil May Cry. Habitual referencia del hack and slash (a pesar de que no fue el primer juego de este género), tiene virtudes más que suficientes para haberse convertido en el clásico que ya es. El carisma de Dante, su chulería tanto en los diálogos como en la forma de moverse y de combatir, es quizá el mayor reclamo del juego. Hoy día hay muchos juegos que siguen los pasos de DMC, pero cuando el título vio la luz supuso todo un golpe de aire fresco.

Su ambientación gótica y el logrado ambiente sobrenatural que cubre trama y desarrollo también aportan un importante toque de personalidad. Podríamos decir que DMC era una especie de versión dinámica de Resident Evil, ya que presenta una atmósfera y estilo gráfico similar pero simplificando los puzles y sustituyendo la calma tensa por una lluvia de espadazos y disparos. Algo que no recordaba: la dificultad, bastante elevada comparada con la de la mayoría de juegos de la época. Hay momentos en los que te matan y no te enteras. Algunos jefazos te pueden liquidar de tres golpes. Pero bueno, eso no hace más que convertirlo en un reto mayor.

Final Fantasy III (Nintendo DS)

Este RPG no lo estoy jugando por ser un imprescindible sino porque lo empecé hace ya más de un año y medio y me lo quiero terminar. No os engañéis, la constancia no es siempre una virtud, a menudo puede ser una condena. El remake de Final Fantasy III para Nintendo DS tenía muy buena pinta, sí, la intro mola y el juego es bonito, pero la aventura es repetitiva e insulsa como ella sola. Pero como soy tan cabezón, tengo que terminar todo lo que empiezo… y esto me está hacendo sufrir más que la parte final de la Divina Comedia.

La historia no tiene ningún interés, los combates son aburridos, las estadísticas de ataque, defensa y daño no están bien niveladas, los personajes son más planos que Paper Mario… Por fortuna ya estoy en el final del juego. Si Zeus quiere, lo terminaré en menos de una semana y lo relegaré al olvido. Espero no sufrir efectos secundarios.

¿A qué habéis jugado vosotros este verano?

Duelo gráfico entre Xbox 360 y PS3

Un clásico de los debates consoleros: ¿qué plataforma tiene mejores gráficos?, ¿la Super o la Mega Drive?, ¿la Play o la Saturn?, ¿la Dreamcast o la Play 2? En la nueva generación se ha repetido esta pregunta con la PlayStation 3 y la Xbox 360 como contrincantes (sería ridículo incluir a la Wii aquí).

Nunca me han importado demasiado los gráficos, menos aún en las potentes máquinas actuales. Muy chapucero tiene que ser un juego hoy día para mostrar un apartado visual pobre. A la hora de comparar consolas, el catálogo de juegos resulta mucho más determinante que cualquier aspecto técnico. Aun así, siempre hay personas ansiosas por encontrar el más mínimo detalle gráfico que ponga a su consola por delante de la rival.

No hay que rebuscar mucho por Internet para encontrar decenas de comparaciones y discusiones sobre los gráficos de la Xbox 360 y de la PS3: que si el Assassin’s Creed se ve mejor en la 360, que si la Play 3 es técnicamente superior, que si Metal Gear Solid 4 nunca se vería igual en la consola de Microsoft…

He recopilado algunas de las comparaciones gráficas que circulan por la Red y yo y mi vista defectuosa no hemos notado apenas una mínima diferencia entre los juegos de una consola y los de otra:

– Bioshock:

– Soul Calibur IV:

– Grand Theft Auto IV:

– Race Driver:

– Devil May Cry IV:

– Assassin’s Creed:

¿Has notado las diferencias entre unas y otras versiones? Si es así… ¡enhorabuena!, tu capacidad visual te acredita para trabajar como maestro de pista de un circo de pulgas, como superhéroe voyeur a tiempo parcial o como localizador de características no vomitivas en Superman 64.

Ahora en serio, ¿alguien nota alguna diferencia gráfica significativa?