20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘paper mario’

Juegos viejos, diversión actual

Se acabó el periodo vacacional, se acabó una larga y relajante temporada en la que he tenido tiempo de coger fuerzas y de jugar bastante. Cinco juegos han acaparado casi toda mi atención, pero no han sido ni Super Mario Galaxy 2, ni Starcraft II, ni Dragon Quest IX ni ningún otro juego actual. Éstos me los reservo para septiembre.

El verano lo he aprovechado para saldar cuentas pendientes (y tengo muchas), para jugar a esos “must have” a los que jamás jugué o que sólo probé durante un par de horas. Hay títulos que se deben jugar… y ha llegado el momento de hacerlo. Os cuento con qué me he divertido en agosto:

Half-Life (PC)

La plataforma con la que tengo más deudas pendientes es, sin lugar a dudas, el ordenador. Tardé muchos años en tener un PC decente y, por tanto, mi infancia y juventud estuvieron más marcadas por las consolas que por los ordenadores. ¿Y qué mejor forma de congraciarse con el PC que jugando a esta maravilla? Me lo descargué hace unos meses de Steam, aprovechan una oferta que ofrecía packs completos de juegos con descuentos de hasta un 70%.

No pude tomar mejor decisión. He corroborado que Half-Life es una joya. No lo dudaba, pero comprobarlo no es lo mismo que simplemente saberlo. Para mí ha supuesto un auténtico placer descubrir que este shooter subjetivo es muchísimo más que un “mata. mata” sin control, es una aventura, una aventura muy inteligente, con muchos puzles y momentos de acción que debemos afrontar con mentalidad estratégica. Además es largo, larguísimo (varias veces creí haber llegado al final y varias veces erré), muy variado y con una historia que se adapta a la perfección al desarrollo. ¿No lo has jugado? ¡Hazlo!

Paper Mario (Nintendo 64)

No se puede decir que Nintendo 64 tuviera una cantidad inabarcable de juegazos. Sin embargo, a pesar de haber sido en su día propietario de una (que aún conservo bien guardadita bajo la cama), me quedaron algunos juegos importantes sin probar. Paper Mario es uno de ellos. Ahora, gracias a la consola virtual de la Wii, he tenido la oportunidad de saldar esta deuda pendiente. Mi veredicto es positivo: me ha sorprendido descubrir que el título es un digno heredero de aquel viejo Mario RPG de Super Nintendo que abrió una brecha enorme entre Nintendo y Squaresoft.

De aquella primera incursión de Mario en el género rolero se conservan algunas cosas, como los comandos de acción que otorgan bastante dinamismo a las batallas por turnos (da a tal botón en determinado momento, mueve el stick . La historia, pese a plantear el típico secuestro de la princesa Peach, tiene toques muy simpáticos, personajes con carisma y tramas secundarias bastante curiosas. Además, el juego tiene una longitud considerable. Si eres de los que buscan, rebuscan, leen y releen todo (como es mi caso), la aventura puede llegar fácil a las 40 horas de juego.

Gears of War (Xbox 360)

Muy poco tiempo de mi vida le había dedicado a esta saga, demasiado poco. Este verano me he resarcido y, del mismo modo que me ha pasado con Half-Life, he comprobado que no es lo mismo saber que algo es bueno que disfrutar plenamente de lo bueno que es. Pese a estar protagonizado por tipos vigoréxicos sin demasiada facilidad de palabra pero sí de gatillo, el juego dista mucho de ser un producto realizado por y para descerebrados. Gears of War es una oda a los juegos de acción del mismo modo que Rambo lo es a las películas del mismo género.

Lo que más me ha impresionado a sido el modo cooperativo. Raro es el juego que no gana enteros en un modo para dos jugadores, pero el Gears se lleva la palma. El multijugador no es un mero añadido sino uno de los puntos fuertes de la aventura. Todo está perfectamente medido para que la cooperación sea fundamental, ingeniosa y, por ende, generadora de grandes satisfacciones y múltiples choques de mano con el compañero. Los momentos de “tu avanzas, yo te cubro”, la separación por varios caminos, el práctico sistema de cobertura, los toques de variedad que ofrecen las diferentes armas, momentos como el uso de un vehículo de guerra o el tránsito por zonas oscuras en las que hay que generar focos de luz… Todos los sobresalientes recibidos por este juego son merecidos.

Devil May Cry (PlayStation 2)

En su día apenas jugué un par de horas a Devil May Cry. Habitual referencia del hack and slash (a pesar de que no fue el primer juego de este género), tiene virtudes más que suficientes para haberse convertido en el clásico que ya es. El carisma de Dante, su chulería tanto en los diálogos como en la forma de moverse y de combatir, es quizá el mayor reclamo del juego. Hoy día hay muchos juegos que siguen los pasos de DMC, pero cuando el título vio la luz supuso todo un golpe de aire fresco.

Su ambientación gótica y el logrado ambiente sobrenatural que cubre trama y desarrollo también aportan un importante toque de personalidad. Podríamos decir que DMC era una especie de versión dinámica de Resident Evil, ya que presenta una atmósfera y estilo gráfico similar pero simplificando los puzles y sustituyendo la calma tensa por una lluvia de espadazos y disparos. Algo que no recordaba: la dificultad, bastante elevada comparada con la de la mayoría de juegos de la época. Hay momentos en los que te matan y no te enteras. Algunos jefazos te pueden liquidar de tres golpes. Pero bueno, eso no hace más que convertirlo en un reto mayor.

Final Fantasy III (Nintendo DS)

Este RPG no lo estoy jugando por ser un imprescindible sino porque lo empecé hace ya más de un año y medio y me lo quiero terminar. No os engañéis, la constancia no es siempre una virtud, a menudo puede ser una condena. El remake de Final Fantasy III para Nintendo DS tenía muy buena pinta, sí, la intro mola y el juego es bonito, pero la aventura es repetitiva e insulsa como ella sola. Pero como soy tan cabezón, tengo que terminar todo lo que empiezo… y esto me está hacendo sufrir más que la parte final de la Divina Comedia.

La historia no tiene ningún interés, los combates son aburridos, las estadísticas de ataque, defensa y daño no están bien niveladas, los personajes son más planos que Paper Mario… Por fortuna ya estoy en el final del juego. Si Zeus quiere, lo terminaré en menos de una semana y lo relegaré al olvido. Espero no sufrir efectos secundarios.

¿A qué habéis jugado vosotros este verano?