20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘gears of war’

Un postre llamado Gears of War Judgment

La actual generación de consolas hace sonar sus últimos compases antes de dar paso a las máquinas que conformarán la siguiente. Y la melodía, como siempre al final de un ciclo, suena armoniosa y casi perfecta, construida a partir del aprendizaje de años en los que la banda sonora ha tenido sus altibajos. Las piezas que componen el aria final suelen brillar y recordarnos —dejándonos de paso una agradabilísima sensación— por qué hemos disfrutado tanto con el concierto que ya finaliza.

gowj

Abandonando ya la metáfora musical, es innegable que el año del relevo generacional de cada consola suele venir acompañado de títulos que demuestran la experiencia acumulada de los desarrolladores. En ocasiones son juegos que explotan al máximo las capacidades técnicas de la máquina en cuestión, mientras que otras veces simplemente se convierten en el resumen perfecto de lo que han dado de sí los muchos meses precedentes. Este es el caso de Gears of War Judgment.

Marcus Fénix, los Locust, las Lancer… se han convertido en símbolos de la actual generación, en una innegable referencia a una de las sagas más importantes de los últimos años. Gears of War Judgment no es la culminación de la franquicia, no es su mejor exponente, es su dulce postre, su deliciosa despedida.

gears-of-war-judgment-gameplay

Con un argumento que comienza pocas jornadas después del célebre y dramático Día de la Emergencia, esta precuela de Gears of War llega para hacernos degustar por última vez las bondades que han encumbrado a la franquicia al éxito. Mucha acción, sistema de coberturas, cooperativo soberbio, divertido multijugador online y Locust, infinidad de Locust.

Salvo un sistema que permite aumentar la dificultad de algunos desafíos puntuales para obtener ciertas recompensas, Judgment no ofrece nada realmente novedoso o sorprendente. Es más de lo mismo, sí, pero es que eso es lo que pretendía People Can Fly (esta vez Epic Games sólo ha actuado como equipo de apoyo). La aventura es un homenaje a Gears of War y un regalo para los fans, y como tal hay que disfrutarlo.

Los próximos Gears of War —si llegan— serán para alguna consola futura, aunque habrá que ver si logran mantener su espíritu intacto ahora que el corazón de la franquicia, Cliff Bleszinski, ya no está en Epic Games.

E3 2011: Reimpulsando Kinect en la 360

Microsoft sigue confiando en el potencial de su invento y así lo demostrará en su conferencia del E3 de Los Ángeles, donde recurrirá a un aval con mucha Fuerza: Star Wars Kinect. Este juego, que levantó pasiones cuando fue desvelado, focaliza el entusiasmo de miles de jugadores que aún confían en que Kinect es sólo un invento para juegos familiares de corte simplón. Reconozco que el título me llama la atención pero, hasta que no vea cómo se juega, no me fío.

Uno de los rumores más insistentes, y yo creo que también uno de los que mayor credibilidad tienen, gira en torno a la presentación del soporte de tecnología 3D para Xbox 360. A estas alturas de la película yo lo daría casi por hecho. En cuanto a juegos nos vamos a encontrar con dos grandes cabezas de cartel: el largamente esperado Gears of War 3 y un nuevo Halo. Como en el caso de PS3, “la guarnición” se presenta más que suculenta con multiplataformas como Bioshock Infinite, Ninja Gaiden 3, GTA V, Batman: Arkham City, Hitman: Absolution, The Elder Scrolls 5: Skyrim, etcétera.

Juegos viejos, diversión actual

Se acabó el periodo vacacional, se acabó una larga y relajante temporada en la que he tenido tiempo de coger fuerzas y de jugar bastante. Cinco juegos han acaparado casi toda mi atención, pero no han sido ni Super Mario Galaxy 2, ni Starcraft II, ni Dragon Quest IX ni ningún otro juego actual. Éstos me los reservo para septiembre.

El verano lo he aprovechado para saldar cuentas pendientes (y tengo muchas), para jugar a esos “must have” a los que jamás jugué o que sólo probé durante un par de horas. Hay títulos que se deben jugar… y ha llegado el momento de hacerlo. Os cuento con qué me he divertido en agosto:

Half-Life (PC)

La plataforma con la que tengo más deudas pendientes es, sin lugar a dudas, el ordenador. Tardé muchos años en tener un PC decente y, por tanto, mi infancia y juventud estuvieron más marcadas por las consolas que por los ordenadores. ¿Y qué mejor forma de congraciarse con el PC que jugando a esta maravilla? Me lo descargué hace unos meses de Steam, aprovechan una oferta que ofrecía packs completos de juegos con descuentos de hasta un 70%.

No pude tomar mejor decisión. He corroborado que Half-Life es una joya. No lo dudaba, pero comprobarlo no es lo mismo que simplemente saberlo. Para mí ha supuesto un auténtico placer descubrir que este shooter subjetivo es muchísimo más que un “mata. mata” sin control, es una aventura, una aventura muy inteligente, con muchos puzles y momentos de acción que debemos afrontar con mentalidad estratégica. Además es largo, larguísimo (varias veces creí haber llegado al final y varias veces erré), muy variado y con una historia que se adapta a la perfección al desarrollo. ¿No lo has jugado? ¡Hazlo!

Paper Mario (Nintendo 64)

No se puede decir que Nintendo 64 tuviera una cantidad inabarcable de juegazos. Sin embargo, a pesar de haber sido en su día propietario de una (que aún conservo bien guardadita bajo la cama), me quedaron algunos juegos importantes sin probar. Paper Mario es uno de ellos. Ahora, gracias a la consola virtual de la Wii, he tenido la oportunidad de saldar esta deuda pendiente. Mi veredicto es positivo: me ha sorprendido descubrir que el título es un digno heredero de aquel viejo Mario RPG de Super Nintendo que abrió una brecha enorme entre Nintendo y Squaresoft.

De aquella primera incursión de Mario en el género rolero se conservan algunas cosas, como los comandos de acción que otorgan bastante dinamismo a las batallas por turnos (da a tal botón en determinado momento, mueve el stick . La historia, pese a plantear el típico secuestro de la princesa Peach, tiene toques muy simpáticos, personajes con carisma y tramas secundarias bastante curiosas. Además, el juego tiene una longitud considerable. Si eres de los que buscan, rebuscan, leen y releen todo (como es mi caso), la aventura puede llegar fácil a las 40 horas de juego.

Gears of War (Xbox 360)

Muy poco tiempo de mi vida le había dedicado a esta saga, demasiado poco. Este verano me he resarcido y, del mismo modo que me ha pasado con Half-Life, he comprobado que no es lo mismo saber que algo es bueno que disfrutar plenamente de lo bueno que es. Pese a estar protagonizado por tipos vigoréxicos sin demasiada facilidad de palabra pero sí de gatillo, el juego dista mucho de ser un producto realizado por y para descerebrados. Gears of War es una oda a los juegos de acción del mismo modo que Rambo lo es a las películas del mismo género.

Lo que más me ha impresionado a sido el modo cooperativo. Raro es el juego que no gana enteros en un modo para dos jugadores, pero el Gears se lleva la palma. El multijugador no es un mero añadido sino uno de los puntos fuertes de la aventura. Todo está perfectamente medido para que la cooperación sea fundamental, ingeniosa y, por ende, generadora de grandes satisfacciones y múltiples choques de mano con el compañero. Los momentos de “tu avanzas, yo te cubro”, la separación por varios caminos, el práctico sistema de cobertura, los toques de variedad que ofrecen las diferentes armas, momentos como el uso de un vehículo de guerra o el tránsito por zonas oscuras en las que hay que generar focos de luz… Todos los sobresalientes recibidos por este juego son merecidos.

Devil May Cry (PlayStation 2)

En su día apenas jugué un par de horas a Devil May Cry. Habitual referencia del hack and slash (a pesar de que no fue el primer juego de este género), tiene virtudes más que suficientes para haberse convertido en el clásico que ya es. El carisma de Dante, su chulería tanto en los diálogos como en la forma de moverse y de combatir, es quizá el mayor reclamo del juego. Hoy día hay muchos juegos que siguen los pasos de DMC, pero cuando el título vio la luz supuso todo un golpe de aire fresco.

Su ambientación gótica y el logrado ambiente sobrenatural que cubre trama y desarrollo también aportan un importante toque de personalidad. Podríamos decir que DMC era una especie de versión dinámica de Resident Evil, ya que presenta una atmósfera y estilo gráfico similar pero simplificando los puzles y sustituyendo la calma tensa por una lluvia de espadazos y disparos. Algo que no recordaba: la dificultad, bastante elevada comparada con la de la mayoría de juegos de la época. Hay momentos en los que te matan y no te enteras. Algunos jefazos te pueden liquidar de tres golpes. Pero bueno, eso no hace más que convertirlo en un reto mayor.

Final Fantasy III (Nintendo DS)

Este RPG no lo estoy jugando por ser un imprescindible sino porque lo empecé hace ya más de un año y medio y me lo quiero terminar. No os engañéis, la constancia no es siempre una virtud, a menudo puede ser una condena. El remake de Final Fantasy III para Nintendo DS tenía muy buena pinta, sí, la intro mola y el juego es bonito, pero la aventura es repetitiva e insulsa como ella sola. Pero como soy tan cabezón, tengo que terminar todo lo que empiezo… y esto me está hacendo sufrir más que la parte final de la Divina Comedia.

La historia no tiene ningún interés, los combates son aburridos, las estadísticas de ataque, defensa y daño no están bien niveladas, los personajes son más planos que Paper Mario… Por fortuna ya estoy en el final del juego. Si Zeus quiere, lo terminaré en menos de una semana y lo relegaré al olvido. Espero no sufrir efectos secundarios.

¿A qué habéis jugado vosotros este verano?

Destinos vacacionales virtuales: Sera

Como si fuera una plaga, la raza humana arrasa con todo lo que se pone en su camino. Ese es el caso de Sera, un planeta explotado hasta tal punto que sus fuentes de energía llegaron al borde de la extinción. El descubrimiento de una nueva sustancia de la que se podía extraer energía desató una cruenta guerra que tuvo un trágico final para todas las partes en disputa: la monstruosa raza Locust emergió de las profundidades de la corteza terrestre, donde habitaban desde hacía años, y ocasionaron una auténtica masacre.

Sera se presenta ahora como un mundo desolado, poco turístico, pero realmente interesante para biólogos, geólogos y antropólgos. Muy oscuro y árido, todos sus parajes están plagados de criaturas mortales de las que es mejor mantenerse alejado si no se dispone de mucha munición o de un fornido militar que le defienda.

Críticas con humor a la española


ACTUALIZACIÓN: Como bien dice Nintendetor en los comentarios, se han cargado todo el canal de Pexter en YouTube, vídeos incluidos. ¿El motivo? Pues el típico de la propiedad intelectual, por eso de utilizar los vídeos de Game Trailers y tal. Debido al creciente número de visitas, al final le han echado el ojo y se han cargado sus análisis. Eso hace que me sienta un poco culpable, la verdad, sobre todo porque ha coincidido con la publicación de este post. En fin, vuelvo a desearle a Pexter la mejor de las suertes. Viendo las opiniones encontradas que genera su estilo, seguro que acaba teniendo éxito.

Hace ya bastantes meses le dediqué un artículo a The Angry Video Game Nerd, un tipo que se dedica a hacer divertidas y ácidas reviews de videojuegos antiguos y de una calidad ínfima. Vamos, que se dedica a darles cera a diestro y siniestro.

Sin embargo, sus vídeos tienen un gran inconveniente: el que no sepa algo de inglés, poca gracia les va a encontrar. Algunos altruistas le han puesto subtítulos en español a unos cuantos, pero no son demasiados.

Siempre pensé que estaría bien tener unos vídeo-análisis parecidos en castellano. Pues bien, ayer, gracias a un amigo, descubrí a Pexter. No es comparable a The Angry Video Game Nerd, al menos de momento, pero tiene su chispa. Cuando vi uno de sus vídeo-análisis y escuché su voz por primera vez, en mi alma pugnaron la gracia y la grima… Por fortuna, acabó ganando la primera.

Pexter tiene su propio canal en YouTube y colabora en el blog Excentric Gamers!. Aquí os dejo un vídeo que sirve muy bien como presentación de Pexter, un vídeo que “se ha hecho sólo para hypear y ganar visitas en el blog”.

Por último, os dejo un par de VideoAnalicis (hechos sobre vídeos de Game Trailers). Éste de Gears of War 2 es el primero que vi yo. Si sois muy fans del juego y no tenéis sentido del humor, igual no os hace demasiada gracia:

Finalmente, uno de Wii Sports. Si no os ha gustado el tono de los dos anteriores, no os aconsejo que veáis éste:

¡Un saludo, Pexter! Te deseo mucha suerte en el mundillo y te animo a seguir probando suerte en Game Trailers, Game Pro TV o cualquier otro medio especializado, aunque con la dichosa crisis… el tema está complicado.

Gears of War 2, la victoria se alcanza a tiro limpio

No hay muchas dudas sobre cuál ha sido el mejor juego de la temporada para Xbox 360: la secuela de Gears of War. ¿Por qué? El catálogo de la consola de Microsoft es muy amplio y posee muchos títulos de gran calidad. Además, teniendo en cuenta todo el tiempo que ha pasado desde el lanzamiento de Gears of War, este Gears of War 2 se queda un poco escaso de novedades.

Pero claro, eso es quizá lo único negativo que puede achacársele al juego. Todo lo demás es una bomba, casi igual al anterior, pero una bomba al fin y al cabo. ¿Para qué cambiar algo que funciona? Bleszinski tenía una buena fórmula entre manos y ha decidido reutilizarla. Es evidente que no ha decepcionado.

En mi opinión, el éxito radica en la simplicidad de concepto: avanzar y disparar a saco por unos caminos predeterminados. Esa mecánica a priori tan sencilla es la que ha conseguido elevar a la categoría de clásicos a juegos como Contra, Super Probotector, Gunstar Heroes o Turrican entre muchísimos otros. Acción directa y muy divertida.

Pero claro, también hay mucho shooter malete. Lo que hace que el juego sea redondo y enganche del todo es su argumento, típico pero bien llevado y con unos personajes carismáticos, y un apartado técnico sobresaliente que sorprende a cada paso.

Otro gran acierto es el planteamiento de situaciones variadas y originales. A diferencia de muchas aventuras, en las que podemos hacer mil movimientos que luego son completamente inservibles, en Gears of War 2 cada habilidad y cada arma tienen su utilidad, su momento de gloria. Y, por supuesto, el multijugador cooperativo que tanto se echa de menos en este tipo de juegos y que en el Gears está curradísimo.

Hace mucho tiempo, casi un año ya, os hablé de un amigo que me contaba que no le gustó el Assassin’s Creed y que estaba desencantado con los videojuegos. Pues bien, ese mismo amigo me contaba ayer que ha recuperado la afición a las consolas precisamente gracias al Gears of War.

Cuando un gamer devoto de los juegos japoneses y defensor acérrimo de los JRPGs abandona el Persona 3 en la estantería para pasarase ocho veces el Gears of War, por algo será…

¿Qué tiene Gears of War 2 para ser tan bueno?

El PC se queda sin Gears of War 2

Ya está más que claro que el PC está abocado a vivir de juegos exclusivos si quiere mantener el ritmo de la industria. Los juegos multiplataforma son cada vez menos rentables en sus versiones para ordenador.

La última víctima de este hecho ha sido Gears of War 2. Mientras que la primera entrega vio la luz para Xbox 360 y también para PC, la segunda se quederá en exclusiva para la consola de Microsoft. ¿Por qué? Cliff Bleszinski, que estuvo hace un par de semanas presentando el juego en Madrid, ha dado algunas explicaciones al respecto.

El motivo principal, según Bleszinski, es la piratería. “Una persona que es tan inteligente como para adquirir un buen ordenador y actualizar su tarjeta gráfica, es lo suficientemente inteligente como para saber qué es BitTorrent y cómo es posible piratear software“, en una entrevista concedida a TVG.

Estoy completamente de acuerdo con él. La industria de los videojuegos en PC no está en su mejor momento, se encuentra en una etapa de cambio en la que la mayoría de los títulos resultan poco rentables mientras que unos pocos se comen la mayor parte del pastel: Half Life, World of Warcraft, Los Sims, Spore

Los cambios siempre son traumáticos y la situación no se estabilizará hasta que las compañías aprendan a adaptar su filosofía de lanzamientos al PC tan bien como han sabido hacerlo Blizzard o Electronic Arts.

Además, junto al problema de la piratería, los juegos de PC tienen complicaciones añadidas, como las configuraciones de hardware que a menudo dan a los usuarios problemas de compatibilidad. Un jugador ocasional siempre preferirá la sencillez e inmediatez de una consola a las dificultades técnicas de un ordenador, por pequeñas que nos puedan parecer éstas a jugadores más experimentados.

Por estos motivos, el PC se ha convertido en algo secundario para Epic Games. Su éxito en Xbox 360 les resulta más que suficiente. Seguro que muchos jugadores de ordenador lamentan la decisión que les ha dejado sin Gears of War 2. Lo mismo sucederá con muchos usuarios de PlayStation 3, que seguro que veían en el PC una oportunidad para probar esta suculenta exclusiva de la competencia.

¿Os parece lógica la decisión de Microsoft?

La Play 3, la 360 y las 101 secuelas

Haciendo un repaso a los juegos que se mostraron en el Showcase de San Francisco para la Xbox 360 y en el PlayStation Day para la PS3 casi me dan ganas de llorar por la tremenda falta de originalidad.

El nombre de la inmensa mayoría de los juegos termina en un numerito y, lo que es más triste, los lanzamientos más esperados se encuentran en este saco. No pongo en duda que Gears of War 2 o Ninja Gaiden 2 vayan a ser impresionantes, las pantallas y vídeos hacen prever lo mejor.

Por fortuna, la popular expresión “segundas partes nunca fueron buenas” no se cumple en los videojuegos. Hay segundas partes excelentes, que superan incluso a los originales. Y también terceras, cuartas, quintas partes soberbias. Pero se echan muchísimo en falta ideas frescas.

Pocas veces una secuela da un giro radical a una saga y está claro que ninguno de los títulos presentados para las consolas de Sony y Microsoft se va a convertir en una de esas excepciones.

Haciendo un análisis más exhaustivo, ¿qué tenemos? Pues para la Xbox 360 están las citadas secuelas de Gears of War y Ninja Gaiden (a puntito de salir). También verá la luz Fable 2 que, por muy buenas pintas que tenga y muchas promesas que haga el señor Peter Molyneux, no acaba de convencerme. Temo que, al igual que sucedió con el primer Fable, el juego termine por no cumplir las expectativas.

Después está el nuevo Viva Piñata, seguramente una especie de ampliación de una idea buena pero ya conocida, y Banjo Kazooie: Nuts & Bolts, la resurrección del clásico personaje de Rare. Confío en que este Banjo sea bueno, ya que en Rare hay mucho talento, bastante contenido desde que se “divorciaron” de Nintendo pero talento al fin y al cabo. Eso sí, me surge una duda: ¿por qué Banjo ahora es cúbico?

Ahora salto a PlayStation 3. No hacen falta muchas líneas, porque mucho no se mostró en el PlayStation Day. Veamos, Killzone 2, Resistance 2 y Motorstorm 2 fueron los juegos más destacables. Molan, sí, ¿pero alguien espera algo realmente revolucionario de ellos?

¿Qué más? SingStar y Buzz pululando por ahí y Home en el horizonte.

Si abandonamos las secuelas, nos damos de bruces con Too Human, un juego que nunca acaba de salir y que encima no pinta nada bien. ¡Pues menudo panorama!

¡Pero no desesperemos! Hay esperanza, tanto para unos como para otros. En PlayStation 3 la esperanza tiene un nombre: el gran experimento de física Little Big Planet.

La joyita de Xbox 360 no es ninguna superproducción. Se trata de un título para Xbox Live Arcade que bajo el larguísimo nobre de Penny Arcade Adventures: On the Rain-Slick Precipice of Darkness, Episode One esconde el trabajo del mismísimo Ron Gilbert, creador del mítico Monkey Island.

Por último, otra promesa, el sorprendente Mirror’s Edge de DICE y EA, un multiplataforma que llegará tanto a la nueva generación como a PC.

De los juegos presentados en estos eventos, ¿cuáles esperáis con más ganas? Por otro lado, ¿no creéis que cada vez se nota más la falta de imaginación de los desarrolladores?