BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Archivo de noviembre, 2014

Mario Kart roza la perfección / DLCs que dan ejemplo

Estas son las cosas que hacen que mi nintendero interior esté resurgiendo con fuerza. Lo tenían fácil, es verdad, porque soy un fan declarado de Mario Kart, pero también es cierto que la versión de Wii —la última de sobremesa— estaba en mi opinión bastante por debajo de la media a la que nos tiene acostumbrados la saga.

Sin embargo, con Mario Kart 8 se han resarcido. Nintendo ha hecho un trabajo impecable para Wii U. Para empezar, la alta definición le ha sentado de maravilla a la franquicia y ha convertido esta entrega, sin ninguna duda, en la más bonita y espectacular de todas. Aunque este avance visual habría valido de muy poco sin uno de los puntos fuertes del juego, el diseño de los circuitos, que son —como casi siempre— vistosos, trepidantes y muy imaginativos.

mario-kart

El resultado es maravilloso: un gran aeropuerto, un divertido descenso por una montaña nevada (en el que sólo se recorre el circuito una vez), una nueva versión del castillo de Bowser que no decepciona (el Bowser gigante de roca y fuego es una pasada)… Incluso los viejos circuitos desprenden un aire nuevo, Me encanta cómo se ven la Autopista Toad de Nintendo 64 y el Reloj Tic Tac de Nintendo DS, un recorrido que siempre deseé jugar en un televisor.

Por otro lado, la selección de corredor ha ganado mucho interés en Mario Kart 8. Ahora, además de seleccionar personaje, podemos escoger entre diferentes coches y motos, su tipo de rueda y su modelo de ala delta. La combinación de esos factores puede dar resultados muy interesantes como conseguir, por ejemplo, que corredores pesados como Wario o Donkey Kong ganen algo de agarre a costa de un poco de velocidad punta.

bowsercastlemk8

Me ha sorprendido mucho cómo, en esta ocasión, Nintendo ha sacrificado la diversión y locura de los objetos para potenciar la conducción. Este es, con diferencia, el Mario Kart en el que los objetos son menos decisivos. Mientras que en otras entregas casi no había carrera en la que cayeran uno o dos caparazones para el primero, aquí es extraño conseguir un objeto contundente, incluso yendo de los últimos. Raro es que salga una bala o una estrella, pero es que además, cuando salen, no resultan tan decisivas como antes (en ocasiones no sirven prácticamente para nada).

Al principio me molestó un poco este punto ya que, aunque los objetos a veces producían situaciones muy injustas, aportaban momentos hilarantes y no impedían que se notase la habilidad de conducción de cada jugador (los mejores casi siempre ganaban). Sin embargo, tras muchas horas de juego, tengo que reconocer que la diversión no se ha resentido ni un ápice. Son tan buenos los puntos buenos que las objeciones se quedan pequeñas.

Por desgracia, objeciones hay, un par de pegas que impiden que Mario Kart 8 sea perfecto. En primer lugar, no hay ninguna aportación significativa en cuanto a modos de juego y, en segundo y mucho más grave, se han cargado uno de los más divertidos, el modo batalla. Por alguna incomprensible razón, Nintendo ha pasado de crear circuitos específicos para este modo y ha reutilizado varios del juego que obviamente no están pensados para esta guerra de explotar globos. No es la única metedura de pata de este modo que ha perdido toda la gracia.

Se lo perdono, no pasa nada. No sólo porque el juego en sí ya sea una maravilla sino porque además Nintendo le sigue poniendo cariño y acaba de lanzar un DLC que debería servir de ejemplo al resto de compañías. La primera ampliación incluye tres personajes, cuatro vehículos y ocho nuevos circuitos por 8 euros. Lo mejor de todo es que el año que viene llegará una expansión con un contenido equivalente y se pueden adquirir las dos (medio juego) por sólo 12 euros.

Entre los nuevos personajes destaca Link, ya que los otros dos son nuevas versiones de Mario y Peach. Aunque lo verdaderamente impresionante vuelven a ser los circuitos, donde encontramos desde trepidantes recorridos como el de la Ruta Dragón hasta el retorno de la exigente Senda Arco Iris de SNES y homenajes a The Legend of Zelda (un recorrido por Hyrule), F-Zero y el clásico de motocross Excitebike.

Mario Kart 8 se ha convertido en un argumento más que contundente para hacerse con una Wii U. ¡Imprescindible!

Ya nos hemos asentado en Draenor

He vuelto a World of Warcraft, definitivamente, para quedarme durante una larga temporada. No soy el único, millones de jugadores han retornado a Azeroth para asistir a la segunda apertura del Portal Oscuro. Esta vez, el destino no es Terallende sino Draenor, la versión primigenia de ese mundo antes de ser destrozado por magias oscuras, y no podría ser más bonito y espectacular.

No tengo quejas. Creo que Blizzard ha dado en el clavo y nos ha regalado la expansión más emocionante desde aquel lejano The Burning Crusade. El primer día y medio leí muchas quejas. Que si no es normal que se colapsen los servidores, que si el lag era insoportable… Lo cierto es que, aun siendo normal que sucedan estos contratiempos —dada la gran cantidad de jugadores conectados al mismo tiempo y concentrados en un mismo lugar—, en esta ocasión todo fue increíblemente bien, al menos en mi servidor.

world_of_warcraft_warlords_of_draenor_duyuru_videosu_original

La primera noche hubo una caída al poco de dar el pistoletazo de salida a la nueva expansión. Fue brevísima, no hubo pausa, desconexión y conexión inmediata. La latencia fue especialmente significativa el viernes por la tarde, pero tan sólo duró unas pocas horas. Por lo demás, el juego fue como la seda, algo admirable dada la cantidad y calidad del contenido. Parece ser que en muchos otros servidores sí hubo problemas y, de hecho, Blizzard ha decidido regalar cinco días de juego por las molestias. Yo, por mi parte, no tengo queja.

Me encanta Warlords of Draenor, no lo niego. Me gusta la trama (los viajes al pasado suelen dar buenos resultados) y me maravilla cómo está contada, con gran cantidad de cinemáticas y —a diferencia de lo que sucedía en la mayor parte de Pandaria y acercándose de nuevo un poco más a Cataclysm— utilizando las misiones como vehículo narrativo y no como mero relleno.

El desarrollo también ha ganado en interés una barbaridad. Es admirable todo lo que rodea a la ciudadela, nuestro asentamiento permanente en Draenor: los edificios que construimos, nuestros seguidores, las posibilidades exclusivas que nos ofrecen unos y otros… Pero no es lo único.

Me apasiona que haya tesoros escondidos por el mundo, le da al juego un toque aún más aventurero. En la misma línea, es maravilloso no poder volar, ni siquiera cuando se alcanza el nivel 100. En Blizzard están considerando la posibilidad de no implementar esa opción a corto plazo. Tarde o temprano lo harán, pero lo cierto es que la sensación de riesgo y sorpresa que aporta desplazarse siempre por tierra no tiene precio. Además, algunas mecánicas, como los citados tesoros, perderían todo el sentido con monturas voladoras.

También es muy buena idea la abundancia de rares, monstruos poco comunes que campan a sus anchas por Draenor y que también contribuyen a nuestro progreso, con recompensas muy interesantes por un lado (desde equipo de gran calidad hasta juguetes) y con recursos para nuestro asentamiento por otro.

La sensación global es la de que este nuevo continente es inmenso y hay infinidad de cosas por hacer, tareas y misiones que nos llevará meses completar, horas y horas de explorar, combatir y colaborar. Porque recordemos que uno de los principales factores que hicieron grande al WoW fue su factor social, algo que se ha ido perdiendo con los años y que puede que ahora vuelva a tomar fuerza.

Blizzard ha cumplido su parte, ahora nos toca a los jugadores cumplir la nuestra y darle vida y buen rollo a este nuevo mundo que se abre entre nosotros.

¡Nos vemos en Draenor!

La clave de ‘Sunset Overdrive’

Se aproxima la campaña navideña y Microsoft va configurando un potente catálogo para Xbox One. Una de las grandes estrellas de la última remesa de lanzamientos es Sunset Overdrive, una nueva franquicia que se aleja de los géneros de moda y apuesta por una locura en mundo abierto que mezcla acción en tercera persona, toques plataformeros y un desarrollo vertiginoso que recuerda a cosas como Tony Hawk o Jet Set Radio.

gamenewsimg_33824_2_normal

El resultado no es una obra maestra. La historia es simplona (una nueva bebida energética ha transformado a los consumidores en mutantes y somos uno de los pocos humanos que no se han visto afectados), a las misiones les falta originalidad, las mecánicas se hacen un poco repetitivas tras unas horas de juego… Y aun así, Sunset Overdrive tiene magia, un algo que hace que los juegues con alegría y despreocupación.

Es frenético, desenfadado, casi gamberro, y tiene mucho humor, a menudo tontorrón pero innegablemente efectivo. Vamos, que ofrece diversión directa sin complicaciones. ¿La clave del triunfo? Tiene ese puntillo loco y adictivo que tenían los primeros GTA (los de perspectiva aérea), el desenfrenado Hulk: Ultimate Destruction, Saints Row —en algunos momentos— o incluso Goat Simulator, ya que, al fin y al cabo, la gracia está en hacer el cabra.

Tenemos que saltar, grindar, correr por las paredes, rebotar en ellas y disparar a todo bicho vivientes que se nos ponga a tiro con mil y un armas diferentes, instrumentos muy locos que constituyen uno de los puntazos del juego: lanzadores de vinilos, ositos de peluche explosivos, disparadores de pringue…

No hace falta más. Sunset Overdrive no será perfecto pero ofrece lo que cabe exigirle a cualquier videojuego: diversión.

‘Overwatch’ y otras sorpresas de Blizzard

El pasado viernes tuve el honor de ver en directo, junto a los responsables de prensa de Blizzard en España, el evento de apertura de la BlizzCon 2014. ¿Qué podíamos esperar? La compañía siempre tiene algún as guardado bajo la manga de cara a su gran convención anual. Aun así, creo que nadie se esperaba casi nada de lo que mostraron aquella tarde.

Lo que estaba claro desde hace tiempo es que por fin sabríamos algo de la segunda expansión de Starcraft II. Poca sorpresa por este lado, aunque no por ello menos interesante. Legacy of the Void nos mostrará desde el punto de vista de los Protoss el final de la historia iniciada con SCII. Lo curioso de esta nueva expansión es que puede jugarse sin necesidad de tener la primera, Heart of the Swarm.

Overwatch_0

El plato fuerte, lo que nadie se esperaba, era la llegada de una nueva franquicia, Overwatch, un shooter multijugador online en primera persona de batallas por equipos. Con esta especie de Team Fortress 2, Blizzard se lanzará a cubrir uno de los géneros que aún no dominan. Tienen muchas posibilidades de destacar. A simple vista, al juego no le faltan virtudes.

Para empezar, el diseño es maravilloso. Con un vídeo de presentación que casi parecía el tráiler de una nueva película de Disney (me hizo pensar en Big Hero 6), Blizzard presentó a una serie de héroes y villanos que no tardarán en ganarse un hueco en la lista de personajes icónicos de la compañía.

A nivel visual, es colorido y nítido y, en el terreno jugable, parece accesible y variado, con toques estratégicos gracias a armas y poderes muy originales que lo alejan del típico mata-mata. También me llamó mucho la atención el hecho de que, a pesar de desarrollarse en perspectiva subjetiva, ciertas habilidades cambian la acción a tercera persona.

Aún no se sabe mediante qué modelo de negocio funcionará Overwatch ni si verá o no la luz en alguna plataforma que no sea el PC. Si tengo que apostar, yo diría que lo que más le pega es el free-to-play y, además, que tarde o temprano también saldrá para consola, ya que posee una mecánica ideal para ello.

Donde ya ha demostrado su viabilidad el free-to-play es en Hearthstone. A Blizzard le está funcionando de maravilla su juego de cartas y lo que comenzó siendo un proyecto menor está empezando a ganar entidad. Aquí también se esperaban novedades, noticias sobre una segunda expansión. Y eso fue exactamente lo que se anunció. Lo que nadie esperaba era la temática, Goblins vs. Gnomos, y aún menos la fecha de lanzamiento: ¡el mes que viene! Gozo y algarabía, algo insólito en Blizzard, la compañía de las esperas eternas, ¡el anuncio de nuevo contenido un mes y su lanzamiento para el siguiente!

El problema de esta nueva remesa de 120 cartas es que Blizzard va a otenciar lo más criticado del juego hasta el momento, la aleatoriedad, pero aún está por verse cómo afectará realmente al meta. Yo imagino que las cartas con mayor carga de azar acabarán por no jugarse en competitivo pero harán mucho más divertidas las partidas de arenas. Ya veremos, me reservo los comentarios para cuando vea la luz.

Heroes_Of_The_Storm_68283

Por último, sobre Heroes of the Storm no hubo grandes novedades salvo la llegada de la primera beta cerrada (el próximo 13 de enero) y la presentación de unos cuantos nuevos héroes muy esperados: Jaina, Thrall… ¡y The Lost Vikings! Es un deseo que llevaba años pidiendo. De hecho, fue gracioso que hicieran el anuncio pocos minutos después de que yo vaticinase en voz alta (y en tono de broma, claro) que la gran sorpresa sería The Lost Vikings 3.

Y todo esto, el año en que se cumplen dos décadas de Warcraft y una de World of Warcraft y a sólo unos días de que se ponga en marcha Warlords of Draenor, la quinta expansión del exitoso MMORPG.

Notable alto para Blizzard. Esta ha sido, sin duda, la BlizzCon más emocionante en años.

‘Bayonetta 2’, una obra maestra vendeconsolas para Wii U

Se veía venir. Bayonetta 2 estaba destinado a convertirse en uno de los juegos más importantes del catálogo de la consola de sobremesa de Nintendo. Lo que no me esperaba es la tremenda contundencia con la que esta aseveración iba a hacerse cierta. La obra de Platinum Games no sólo mantiene las virtudes de la primera entrega —ya de por sí sobresaliente— sino que las eleva a cotas dignas de pasar a la historia de los videojuegos.

bayonetta-2-N

El juego es divertido, espectacular y muy, muy rejugable. La aventura, intachable a nivel gráfico, está cargada de sorpresas visuales, situacionales y argumentales y mucho humor. Además, el control es perfecto. En definitiva, estamos ante el mejor exponente de acción en tercera persona de ¿la actual generación?

No sabría decirlo. Tengo que reconocer que me he equivocado mucho con Wii U y me alegro por ello. Desde el principio pensé que siempre se la vería como una consola obsoleta, de una generación pasada. Pero no, en parte por los buenos lanzamientos que ha venido recibiendo durante el último año y en parte por lo mucho que les está costando destacar a PlayStation 4 y Xbox One, la máquina de Nintendo se ha alzado como una serie competidora sin necesidad de recurrir al público casual que disparó las ventas de Wii.

febayonetta-2

Bayonetta 2 se ha convertido en una pieza muy importante en este puzle. Es innegable que juegos como Mario Kart 8 y Super Smash Bros son un reclamo infalible para vender millones de consolas, pero el público potencial de esos títulos son nintenderos o jugadores que sienten cierta simpatía por las franquicias de Nintendo. En cambio, Bayonetta 2 es un arma clave para conquistar a los jugadores que reniegan de Mario, Pikmin y similares.

Son millones de jugadores en todo el mundo los que lloraron al descubrir que la segunda aventura de su amada Bayonetta sólo podría jugarse en Wii U. También son muchos los que, con una actitud más que infantil, han insultado a Platinum Games por no lanzar el juego en las consolas de Sony y Microsoft. ¿Tan complicado es entender que es Nintendo la que ha dado su apoyo económico a los desarrolladores y ha permitido que el juego vea la luz?

Supongo que muchos de los primeros —los segundos son demasiado haters como para ceder— acabarán haciéndose con una Wii U para jugar a Bayonetta 2. Lo harían aunque el juego fuese una mera ampliación de la primera parte, pero es que además esta secuela no es sólo eso, sino que nos encontramos ante un hack ‘n’ slash casi perfecto, el gancho perfecto para que muchos descubran las muchas cosas buenas que tiene Nintendo (sin olvidar los peros, que conste).

Como colofón, el juego incluye el primer Bayonetta íntegro, para los nintenderos que nunca pudieron disfrutar de él.

Estoy deseando ver las cifras de ventas de la campaña navideña. Nos permitirá sacar muchas conclusiones.

‘Ian’s Eyes’ o cómo ser el perro lazarillo de un niño invidente durante un apocalipsis zombi

Ya lo comenté hace un par de semanas. A pesar de los más llamativos stands de Nintendo, Sony y Microsoft, uno de los puntos más interesantes de la reciente Madrid Games Week fue el área dedicada a los juegos indies españoles. La zona desprendía mucha más frescura que el resto de puestos del pabellón juntos.

Un montón de jóvenes desarrolladores mostraban emocionados sus creaciones a cualquier visitante que mostrase cierto interés, algo muy de agradecer que hace que ya desde el primer momento despierta tu simpatía hacia el proyecto.

C4

Me gustó pasear por allí y comprobar una vez más que hay vida más allá de las manidas franquicias de siempre. Dejando a un lado esa joyita —ya bastante conocida— de deliciosa dificultad a la antigua llamada Gods will be watching, hubo un título que me llamó mucho la atención, Ian’s Eyes.

Este pequeño juego quizá no era el mejor y desde luego no era el más pulido, pero creo que es el que tiene más potencial. La aventura nos mete en el pellejo del perro de Ian, un niño invidente que llega a su primer día de colegio justo el día en el que ha comenzado un apocalipsis zombi. Como perro lazarillo debemos proteger al pequeño de la amenaza de los no-muertos.

Podemos movernos sigilosamente, ladrar para atraer a las peligrosas criaturas hacia una zona y despejar el camino, guiar al niño por los pasillos y salas de la escuela y ayudarles a ambos a resolver puzles. El resultado es un survival horror muy interesante que habría ganado mucho exprimiendo más las habilidades del can —¿qué tal aprovechar el olfato del animal o permitirle morder en determinadas circunstancias?—, pero que aun así tiene su chispa.

Definitivamente, mi voto es para el modesto Ian’s Eye, que está luchando por conseguir los apoyos necesarios para ver la luz en Steam. No van mal, espero que lo consigan.

Pero no sería justo olvidar otros juegos más que interesantes que también pasaron por la Madrid Games Week y que ya han logrado su hueco en la popular plataforma de distribución online. Destacan el espectacular Ziggurat, un FPS protagonizado por un hechicero, y The Guest, una aventura gráfica de terror en primera persona.

La mención especial se la lleva Ghosts`n DJs, una gamberrada homenaje a Ghosts’n Goblins que cambia la atmósfera fantasmagórica del clásico de Capcom por una temática musical en la que los villanos son gente como Devil Gueta, Paris Sheraton y Steve Sushi. Este juego es obra del DJ y productor de música house Daniel Manzano, más conocido como Dr. Kucho! Él también está en la competición por conseguir que su juego llegue a Steam. Gracia y encanto no le falta a su criatura. Suerte también para Manzano.